VUELVEN LOS CUERVOS.

POLÍTICA

Se beneficiaría así de una ventajosa recalificación de terrenos

Villalonga, dispuesto a comprar el Valencia C.F.

IGNASI PELLICER/VALENCIA

El ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, podría dar un pelotazo urbanístico en Valencia si finalmente consigue hacerse con los negocios del Valencia C.F. Según ha podido saber El Plural, ultima con el propietario del club y hasta ayer presidente, Juan Soler, la compraventa de sus acciones. El ex amigo de Aznar se beneficiaria así de una provechosa recalificación de terrenos que la alcaldesa de Valencia regaló a la familia Soler para construir un hotel de lujo al lado del nuevo estadio.

<!–

Si el ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, entra finalmente en la explotación de una parte de los negocios del Valencia C.F. “no vendrá solo”, auguran a El Plural fuentes empresariales valencianas que han seguido de cerca la última etapa del club cuyo presidente, Juan Soler, presentó ayer su dimisión a la junta directiva.

Mismos objetivos
El relevo en la presidencia valencianista -que asume ahora el hasta ayer vicepresidente, Agustín Morera, hombre de confianza de Juan Soler- no cambia en nada los objetivos que persiguen Juan Villalonga y Juan Soler. Aquel quiere comprar acciones y éste tiene ganas de venderlas. Soler, de todas formas, sin ser ya presidente del club, sigue siendo el máximo accionista del Valencia C.F.

400 millones de euros
Para que Juan Villalonga – ex amigo del alma de Aznar que amasó una colosal fortuna en Telefónica – llegue a un acuerdo con la familia Soler, se tienen que ventilar previamente unas compraventas de acciones; renegociar varios derechos adquiridos de suelo y liberar avales de pagos pendientes. En total son 400 millones de euros, más o menos. Se dice que Villalonga “tiene dinero”, pero no tanto como para haberse plantado en Valencia, como lo hizo el pasado 26 de febrero, y negociar directamente con Juan Soler la compra de una parte, o de la totalidad, de las 70.000 acciones propiedad de su familia por unos 65 millones de euros.

Fútbol y promociones urbanísticas
A Villalonga le acompañó en esta negociación el ex directivo del Valencia C.F., Vicente Soriano, promotor urbanístico y gestor de suelo en la costa valenciana. Es el segundo accionista del club “ché”, con 10.000 títulos de la SAD, Sociedad Anónima Deportiva. Villalonga, según se ha sabido, trajo debajo del brazo un ambicioso plan de explotación que apunta a una facturación anual de unos 400 millones de euros, cuatro veces la actual del club valencianista.

Nuevo estadio
Ni Villalonga, ni Soriano dan suficiente caché financiero para asumir las multimillonarias operaciones del Valencia C.F. a corto y medio plazo, se asegura por círculos valencianistas. La joya del club es la construcción del nuevo estadio de Mestalla, con una inversión de 338 millones de euros y que abrirá sus puertas en 2009.

Un regalo del Ayuntamiento
El terreno lo ha cedido al Valencia C.F. el ayuntamiento, a través una ventajosa y “barata permuta”, según denuncia la oposición socialista, rematada con una escandalosa recalificación de terrenos. Éste fue el mejor regalo para la familia Soler del Ayuntamiento, entregándole una parcela, a la vera del flamante estadio futurista, para la construcción de un hotel de lujo de 20 alturas. Su valor, una vez construido, será de 120 millones de euros. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) prohibía cualquier cambio de uso, pero la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, del PP, le dio la vuelta “por el bien de toda la afición valencianista” se dijo desde el consistorio.

¿Aterrizaje del madridista Baldasano?
En las negociaciones de Villalonga con los Soler, se especula que vaya de “tapado” el conocido madridista, Arturo Baldasano, dos veces candidato frustrado a la presidencia blanca y experto en negocios de banca privada y en inversiones financieras de altos vuelos. Baldasano conoce al ex presidente de Telefónica desde que este le nombrara máximo responsable del Terra. Ambos se beneficiaron del “pelotazo” de las “stock opcions” con 500 millones de euros de plusvalías para directivos de la multinacional tecnológica. Villalonga se embolsó, además, 5.500 millones de pesetas por rescindir su contrato. Desde entonces reside en Londres.

Intento de compra del Liverpool
Baldasano fue el factotum y director general del banco de negocios “Promobanc”, de sólida raigambre valenciana. El negocio quebró, tras una serie de operaciones muy arriesgadas de compraventa de suelo y otros activos ligados a la especulación urbanística. A Villalonga y Baldasano, se les recuerda también como “asociados” en una operación fallida, hace dos años, para comprar el club inglés Liverpool, que entrena Rafa Benítez, ex mister del Valencia C.F.

Sin apoyo del campismo
En clave política valenciana, Juan Villalonga dicen que está huérfano. Tiene pocos vínculos con el PP valenciano y son del bando zaplanista, condenado al ostracismo por el campismo, en la lucha fraticida entre Eduardo Zaplana y Francisco Camps. El abogado valenciano, José María Mas Millet, quien fuera secretario del consejo de administración del grupo Telefónica y presidente de Antena 3 con Villalonga, mantiene abierto un despacho profesional en Valencia, pero sin influencia con el campismo triunfante. Prueba de ello, su yerno, José Luis Colvée, antes un “todo terreno” zaplanista, ahora ha abrazado el campismo para siga recibiendo subvenciones públicas una empresa suya de negocios por internet.

Anuncios

LA CORRUPCIÓN DEL PP EN MADRID POR EL CASO GUATEQUE ALCANZA DE LLENO AL FRANCISCO CAMPS, PRESIDENTE DE LA GENERALITAT VALENCIANA.

camps-paco.jpg

viernes, 18 enero 2008

LA CORRUPCIÓN DEL PP EN MADRID POR EL “CASO GUATEQUE” ALCANZA DE LLENO AL PRESIDENTE VALENCIANO, FRANCISCO CAMPS, TRAS SER IMPUTADO, LUIS ARMADA, VICECONSEJERO DE ESPERANZA AGUIRRE Y TAMBIÉN VICEPRESIDENTE DEL PUERTO DE VALENCIA (APV)…

El “caso Guateque”, de corrupción continuada del PP en Madrid, se ha alargado hoy hasta salpicar de lleno a la mismísima cúpula del PP de la Comunidad Valenciana, (el presidente Francisco Camps, el primero), a raíz de que el juez de instrucción haya citado como imputado al actual vice-consejero de de Urbanismo del gobierno madrileño de Esperanza Aguirre. Resulta que el mismo sospechoso, Luis Armada, ocupa actualmente una de las vicepresidencias del Puerto de Valencia (APV). Llegó a este cargo- que por estatutos correspondía a un empresario – por deseo expreso de la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre y el enchufe directo del presidente Camps.

Según recuerdan a CONFIDENCIAL 7D fuentes de la dirección portuaria en Valencia, el ahora imputado en el “caso Guateque”,  Armada, era antes vocal del consejo de administración del puerto valenciano, desde 2005. Tras una reunión “tête-a-tête”, entre Esperanza Aguirre y Francisco Camps – a principios de 2006 –  la presidenta madrileña le pidió al valenciano Camps que nombrara a Armada vicepresidente “ a la primera ocasión”. Y así sucedió, en marzo de 2007, cuando dejo libre su puesto de vicepresidete el empresario, Francisco Ros.

Dos altos empresarios sacrificados por Armada. Para imponer a Luis Armada en la vicepresidencia portuaria de Valencia se tuvieron que “desactivar” dos candidaturas de peso para el mismo puesto: la del presidente de la patronal regional, Rafael Ferrando y la del presidente de la patronal del sector de la cerámica, el castellonense, Fernando Diago. “Los dos se quedaron rabiando y con las ganas…”, comentan las mismas fuentes a casi un año vista de la componenda entre los presidentes del PP para nombrar a su favorito. Al final, matizan, el presidente del Puerto de Valencia, Rafael Aznar, cumplió los deseos del presidente, Francisco Camps, quien haciendo este “favor” a Esperanza Aguirre “debió recibir a cambio algunas contrapartidas…”

Protegido por Aguirre y Camps, con un  pie en la cárcel.  Armada, actual viceconsejero de Transportes, que ha sido citado a declarar como imputado por el juez Santiago Torres por su labor entre 1997 y 2003 al frente de la Gerencia de Urbanismo del ayuntamiento de la capital. El juez Torres dirige la investigación contra una presunta trama de venta de licencias en el Ayuntamiento de Madrid. La citación judicial recoge que el Juzgado de Instrucción número 32 tomará declaración a Armada el próximo 23 de enero a las 12 del mediodía en calidad de imputado.

De Madrid a Valencia, con una la hoja de servicios sucia. Armada había sido gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid en la última etapa de José María Álvarez del Manzano, en cuyo cargo fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 20 “por un delito de desobediencia” a una multa de 7.200 euros e inhabilitación especial para empleo o cargo público durante un año y cuatro meses. Según el juez, Armada no había procedido al derribo parcial de la iglesia Nuestra Señora de las Fuentes, construida de forma ilegal demasiado cerca de un bloque de pisos en Fuencarral. Tras recurrir el fallo judicial, la nueva sentencia firme mantuvo la condena de inhabilitación aunque sólo para ese cargo, lo que le permitió inmediatamente desempeñar el que ocupa en la actualidad con el Gobierno de Esperanza Aguirre.