Alonso, nuevo portavoz del PSOE en el Congreso.

jose-antonio-alonso.jpg

PÚBLICO.ES – 24/03/2008 15:15
José Antonio Alonso, hasta ahora ministro de Defensa, ha aceptado la propuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para ser el próximo portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, según adelantaron a Público fuentes socialistas.

Alonso, que había mostrado algunas dudas cuando se le preguntaba sobre si aceptaría el reto de Zapatero, del que es amigo desde la infancia, sustituirá en esa responsabilidad a Diego López Garrido.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, anunció esta misma mañana que Zapatero deseaba que Alonso fuera el próximo portavoz y que su nombramiento estaba pendiente de una conversación que iba a producirse durante la mañana de hoy. Alonso es un “magnífico ministro y un magnífico político, que tiene todas las cualidades para ser un brillante portavoz”, dijo Blanco. 

También se barajaba el nombre Ramón Jáuregui para ponerse al frente del grupo parlamentario socialista en el Congreso, de quien Blanco dijo que era una opción que también se contemplaba ya que el dirigente socialista vasco es un político “de primer nivel”.

Blanco también adelantó que sería una una mujer quien relevase a Joan Lerma como portavoz del PSOE en el Senado, como ya se ha confirmado: será la concejala de Urbanismo en el Ayuntamiento de Vigo, Carmela Silva.

Zapatero busca en Alonso su propio ‘Rubalcaba’

El presidente regresó de Doñana, recibió a José Blanco y habló con el ministro de Defensa

PÚBLICO – Madrid – 23/03/2008 23:16
José Luis Rodríguez Zapatero abandonó el domingo el Palacio de Marismillas, en el Coto de Doñana, para trasladarse al Palacio de la Moncloa. Fuentes informadas dijeron a este periódico que el presidente en funciones recibió ayer mismo en Madrid al secretario de Organización del Partido Socialista, José Blanco, para preparar la reunión de la comisión ejecutiva convocada hoy lunes 25. El tema central: propuesta de nombramiento del portavoz del grupo parlamentario. El próximo miércoles, día 27, dicha propuesta se llevará a la reunión inaugural del Grupo Socialista en el Congreso.

Otras fuentes consultadas apuntaron, también, que el presidente convocó a laMoncloa al ministro de Defensa en funciones, José Antonio Alonso, también de regreso en Madrid después de pasar unos días de vacaciones en la finca propiedad del Ministerio de Medio Ambiente en el Coto Nacional de Quintos de Mora, en la provincia de Toledo.

La idea de Zapatero es que necesita en la primera línea a un hombre de su generación que pueda transmitir un mensaje directo

Público sí ha podido confirmar que el presidente y el secretario de Organización el PSOE han mantenido contactos telefónicos durante estos días de vacaciones. Asimismo, el ministro de Defensa también conversó telefónicamente durante estos días con el presidente.

Sin duda, el nombramiento del portavoz del Grupo Parlamentario Socialista se ha convertido en la decisión preliminar clave, y si acaso decisiva, de la acción política del futuro Gobierno. En ese portavoz, el presidente está buscando su propio Rubalcaba.

¿Qué quiere decir esto? Que el presidente necesita una figura de referencia política, su alter ego, al decir de una fuente consultada, que represente la acción gubernamental mañana, tarde y noche, dejando al presidente la tarea de ejercer el liderazgo nacional como presidente del Gobierno.

Durante la pasada legislatura esa representación estaba bifurcada: Zapatero era la referencia del Gobierno y Blanco, la del partido. Una tercera persona ejercía en cierto modo también de referencia: Alfredo Pérez Rubalcaba, primero desde el puesto de portavoz del grupo parlamentario, y más tarde desde el Ministerio del Interior. Es más: desde Interior mantuvo el control directo de la actividad del grupo parlamentario. Una cuarta persona, en fin, completaba la representación: la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, aunque limitándose a presentar la información del Consejo de Ministros semanal.

Zapatero apuesta ahora por encontrar su propio Rubalcaba. Un hombre de referencia política central aún cuando no tome asiento en el Consejo de Ministros. El portavoz parlamentario representaría a Zapatero, al Gobierno y al PSOE. La función que ha diseñado Zapatero y sobre la que seguía dando la noche del domingo, algunas pinceladas, supondría reforzar notablemente las apariciones públicas de De la Vega, por un lado, y permitir a José Blanco concentrarse más en sus funciones internas de organización del partido, saliendo de los focos públicos.

El Rubalcaba de Zapatero, hasta el domingo por la tarde, según las fuentes consultadas, era José Antonio Alonso.

La idea de Zapatero es que necesita en la primera línea a un hombre de su generación que pueda transmitir un mensaje directo, inequívocamente identificado con el presidente. Rubalcaba, que cumplirá 57 años el próximo 28 de julio, ha cumplido un papel político fundamental en la pasada legislatura y Zapatero estima, según fuentes informadas, que debería permanecer en el Gobierno como ministro del Interior.

El presidente estima que Rubalcaba debería permanecer en el Gobierno como ministro del Interior

En cambio, el presidente ha valorado para el nuevo papel a un hombre más estrechamente vinculado a su propia trayectoria personal.

José Antonio Alonso, casado, con un hijo, cumplirá el próximo viernes 28 de marzo 48 años. ¿Será el puesto de superportavoz el regalo del presidente para su cumpleaños? La noche del domingo, el presidente seguía deshojando la margarita, o al menos, parecía encaminarse hacia la decisión.

Y Alonso, ¿se ve a sí mismo para el papel diseñado por Zapatero?

Alonso es amigo de la infancia del presidente. Ambos han compartido estudios básicos y superiores; Alonso estudió la carrera de derecho en la Universidad de León. Con 25 años, ya era, en 1985, juez. Cuatro años más tarde, en 1989, fue nombrado juez penal en Madrid, y poco después, magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid. Entre 1994y 1998, actuó como portavoz de la asociación Jueces parala Democracia.

Zapatero ofreció a Alonso, antes de las Navidades de 2003, ir en las listas del PSOE al Congreso eleccionesde 2004. Alonso consultó cierto tiempo con la almohada y con su esposa. Finalmente aceptó ir de número uno por León como independiente. Con su acta de diputado y siendo más tarde nombrado ministro del Interior y posteriormente de Defensa, Alonso seguía, al menos hasta la noche del domingo, sin tener carné del PSOE.

Pero, a la pregunta directa sobre si Alonso tiene la convicción de que puede ser, o podría serlo al cabo de cierto tiempo, el Rubalcaba de Zapatero, las fuentes señalan que el amigo del presidente no oculta sus dudas.

Alonso siempre ha preferido ser ministro de Justicia a fin de aprovechar su conocimiento del medio y sus excelentes relaciones. Pero esta preferencia por Justicia no le impidió en la legislatura pasada aceptar Interior y Defensa.

A Alonso le preocupa, dijeron las fuentes, su escasa experiencia en los enjuagues parlamentarios o su falta de práctica en el arte de la oratoria. Aunque está en condiciones de advertir, en la propuesta que diseña Zapatero, una plataforma a partir de la cual saltar al primer plano de la acción política, más allá de la técnica parlamentaria, no está del todo seguro de que el papel esté hecho a su medida o de que sea el hombre para interpretar ese personaje.

Zapatero tiene que proponer y Alonso responder.