Las mujeres reinventan el feminismo.

 

mujeres_islam

MAGDA BANDERA – Madrid – 08/03/2009 09:00
Sonia Nuñez sigue un ritual. Inaugura su curso sobre Género y medios de comunicación en la Universidad Rey Juan Carlos, con una pregunta a sus estudiantes: “¿Existe discriminación por razón de sexo?” La respuesta es casi unánime: “No”. Lo curioso es que las chicas suelen contestar con más contundencia que sus compañeros. Ellos son “bastante más cautos”, temen que se les tache de machistas, dice esta especialista en género.

A continuación, Nuñez saca su informe favorito, Las académicas en cifras, elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencia en 2007, y les pide comparar el número de licenciadas con el de catedráticas. El rechazo ante la desproporción también es generalizado. Todo cambia cuando la profesora propone cuotas para acabar con esa desigualdad. “Entonces muchas jóvenes las aprueban, siempre que sean temporales y tengan fecha de caducidad. Ellos, en cambio, se muestran totalmente reacios”, compara Nuñez.

Existe un peligroso espejismo de igualdad, alertan las más conscientes

Crear conciencia sobre la discriminación que aún sufren las mujeres no es fácil en un país donde se ha alcanzado la igualdad formal, dicen las feministas. Algunas de ellas incluso evitan definirse como tales. “La palabra feminismo produce cierto rechazo entre las jóvenes. Las leyes han avanzado mucho y el machismo es más sutil. Por eso, muchas chicas creen que ya no hay nada que reivindicar y piensan que el feminismo busca la superioridad de la mujer”, afirma Mayka Cuadrado, secretaria general de la Federación Mujeres Jóvenes.

Revuelo en las sillas

“Otra de las razones por las que muchas consideran que el feminismo es una rémora del pasado es la falta de renovación de los mensajes”, explica Carmen Castro, responsable de la web singenerodedudas.com. Esta economista, de 41 años, es consciente de que usar términos como “patriarcado” hace que se remuevan las sillas en algunos foros.

Las nuevas feministas huyen del encorsetamiento

Buena parte de las nuevas feministas también critica que no haya relevo generacional. “Sienten que las mayores las tratan como a las jóvenas a las que les falta experiencia”, agrega Castro.

Para esta ciberfeminista, los grupos de mujeres que se han creado en los últimos años en Internet han aportado aire fresco al movimiento. Muchas de estas comunidades son plurales y huyen del encorsetamiento. Militan en movimientos globales y combinan su feminismo con la preocupación por el medioambiente y la desigualdad a todos los niveles.

Otra característica común en los espacios de mujeres en la Red es la ausencia de líderes. En ellos se busca coordinar la acción política y compartir experiencias. Nuñez considera que ese intercambio es fundamental para desenmascarar la persistencia “del techo de cristal y el suelo pegajoso” que aún limita el progreso de las mujeres. “El problema es que asumen que, si no llegan a más, se debe a que, en esencia, tienen menos ambición o prefieren tener hijos”, resume.

La filósofa Amelia Valcárcel, uno de los referentes del feminismo en España, aún va más allá: “Existe un espejismo de igualdad en el mundo occidental que conduce al ¿Qué más queréis, si ya sois iguales? y a que las mujeres crean que no progresan porque no son válidas, no por las barreras sociales”. Por eso, la autora de Feminismo en el mundo global (Cátedra) apuesta por la renovación. “Patriarcado es una palabra muy buena, pero para crear conciencia en su grupo de edad, las más jóvenes tienen que inventar su propio medio y su lenguaje”, anima Valcárcel. También les aconseja recordar que las conquistas no son irreversibles.

1236467510817feministasdetalledn1

Anuncios

España baja al puesto 17 de la clasificación internacional de igualdad de género

Los países nórdicos vuelven a ocupar las primeras posiciones del ranking

  • Fecha de publicación: 13 de noviembre de 2008

Noruega, Finlandia, Suecia e Islandia son, un año más, los países con menor desigualdad entre hombres y mujeres del mundo. Todos alcanzan notas por encima del ocho, según la clasificación que elabora todos los años el Foro Económico Mundial (FEM) y que fue presentada ayer. Al final de la tabla aparecen Pakistán, Arabia Saudí, Chad y Yemen.

España, que en 2007 entró por primera vez en el club de los diez países más paritarios, baja en esta ocasión hasta el puesto 17 del ranking. El Foro considera que nuestro país ha cubierto en casi un 73% la brecha de igualdad que aún discrimina a las mujeres en la vida económica, política y social.

El informe documenta la evolución de la igualdad de género en 130 países, que suman más del 90% de la población mundial, a partir de indicadores como la participación de las mujeres en la vida económica y laboral, salarios, la representación política, la educación, sanidad y expectativa de vida.

Las españolas se colocan a la cabeza en cuanto a acceso a la educación secundaria y universitaria, y también en esperanza de vida

Lo que ha hundido a España en la lista es la diferencia de salarios. Las españolas siguen ganando de media entre un 25% y un 30% menos que sus colegas masculinos de igual categoría y en el mismo puesto de trabajo. En este punto concreto, somos uno de los siete países más desiguales del mundo, el 124 de 130.

Por el contrario, las españolas se colocan a la cabeza en cuanto a acceso a la educación secundaria y universitaria, y también en esperanza de vida. Están en sexto lugar en número de ministras, en octavo en representación parlamentaria y, del uno al siete, alcanzan una nota de 3,6 en presencia en los órganos de decisión empresarial y económica.

Otros países europeos que han perdido posiciones respecto a la clasificación del año pasado son Alemania, del puesto siete al 11, y Reino Unido, del 11 al 13. En cambio, Francia ha ganado 36 puestos para colocarse en el escalón número 15, y Suiza pasa del 40 al 14.

Escepticismo del Ministerio

El Ministerio de Igualdad ha acogido con escepticismo los datos del informe del Foro Económico Mundial referidos a España. El departamento que dirige Bibiana Aído ha insistido en que nuestro país “sigue en los puestos de cabeza en el ranking mundial” de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres como demuestran estadísticas y estudios nacionales e internacionales.

El estudio del FEM “mide la disminución de la brecha de género que se da en un país respecto a su situación un año antes”, ha precisado el Ministerio, que ha recalcado que no se trata de una comparativa entre países.

Igualdad ha recordado que la brecha salarial en España ha disminuido 1,2 puntos

Por eso, dice, se dan resultados “tan paradójicos como que Filipinas se sitúe por delante de España en materia de igualdad o que Mozambique haya pasado del puesto 43 en 2007 al 18 en 2008”.

Además, el Ministerio ha recordado que, según la última encuesta de estructura salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE), la brecha salarial en España ha disminuido 1,2 puntos.

También ha querido destacar que el porcentaje de ministras ha crecido del 43,65% en 2007 al 52,94% este año y el número de diputadas se mantiene en torno al 36%, mientras que la presencia de mujeres en los parlamentos autonómicos ha pasado del 35% en 2004 al 41,62% actual.

Las mujeres cobran 5.800 euros menos al año que los hombres.

mujer_trabajadora1

El salario medio femenino se situó en 16.245 euros anuales en 2006 y el masculino, en 22.051

  • Fecha de publicación: 6 de noviembre de 2008

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres siguen siendo notables. En 2006, las féminas trabajadoras cobraron, de media, un 26,3% menos que los varones, según los datos definitivos de la Encuesta de Estructura Salarial publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Mientras el salario medio femenino se situó en 16.245,17 euros anuales en 2006, el masculino lo hizo en 22.051,08 euros, siendo la diferencia entre ambos de algo más de 5.800 euros.

Esta brecha podría matizarse en función de distintas variables, como el tipo de contrato, de jornada, de ocupación, la antigüedad o el tamaño de la empresa, factores todos ellos que influyen en las retribuciones, indica el INE, que también aprecia diferencias salariales entre regiones, actividades económicas, titulaciones o edad.

Además, por primera vez la encuesta tiene en cuenta la variable de la nacionalidad. En este sentido, señala que los extranjeros no procedentes de la Unión Europea o de Estados Unidos cobran menos que el resto. Así, en 2006 los salarios de los inmigrantes fueron entre un 25% y un 35% inferiores al promedio, mientras los norteamericanos y los europeos cobraban sueldos por encima de la media española.

El informe añade que el salario bruto medio de los españoles alcanzó en el año analizado los 19.680,88 euros anuales, frente a los 60.342,39 euros de los directivos de empresas y los 42.894,55 de los gerentes, lo que supone una diferencia del 206,6% y del 118%, respectivamente.

Las mujeres, principales demandantes de la Renta Básica de Emancipación

 

Publicado el 01/10/2008, por Expansión.com

Más de 44.600 jóvenes cobra estas ayudas para vivienda, de los que el 55,85% son del sexo femenino. El número de beneficiarios que reciben la Renta Básica de Emancipación se ha incrementado un 105,86% en el tercer trimestre al sumar a 22.943 perceptores más, según los últimos datos del Tesoro, del 30 de septiembre.

Así, casi la mitad de los jóvenes que han obtenido una resolución positiva en su comunidad autónoma -el 49,26%- ya están cobrando. El Ministerio de Vivienda ha ordenado el pago del 100% de las ayudas en las que se ha comprobado previamente el pago del alquiler.

Como ya se detectó en los primeros meses, las mujeres siguen siendo las principales demandantes de la Renta Básica de Emancipación siguiendo la resolución de las solicitudes y el abono de la ayuda porcentajes y ritmos similares. En concreto, al finalizar septiembre un 55,85% de quienes percibían los 210 euros de la RBE eran mujeres, en comparación con un 44,15% de hombres.

Enlaces Relacionados

La violencia de los desprecios.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • JESÚS PICHEL MARTÍN

    14/09/2008

Vaca multicolor

Se quejaba este Diario, con razón, del trato irrespetuoso con que algunos medios se refieren a la ministra de Fomento Dña. Magdalena Álvarez, de ese “Maleni”, entre familiar y despectivo, que suelen emplear para citarla. Viene de lejos la cosa. Ya en abril pasado Antonio San José publicó un excelente artículo en este mismo periódico (ver “Qué graciosos son algunos”, del 17 de abril de 2008) sobre este asunto, centrándose en los desprecios machistas que alguna prensa dedicó a las recién nombradas ministras.

<!–

Que nuestra cultura y nuestros usos lamentablemente rezuman aún categorías machistas y desigualdad de género no es ningún secreto. Al contrario, bien parece que, para muchos, siguen siendo norma y motivo de orgullo. No hace mucho, un lector escribía en su comentario a algún artículo que “no ha nacido mujer que me dé órdenes”, así, con la altanería y la chulería propias de quien se cree naturalmente al mando.

Esas categorías (como formas de ordenar y comprender el mundo) se manifiestan continuamente con rostros y formas distintos: en el reparto de tareas en el hogar (si es que lo hay), en los puestos directivos de la mayoría de las empresas privadas, en la diferencia de sueldos, en los chistes, en las miradas descaradas, en el lenguaje callejero (y, como se ve, periodístico), en las agresiones físicas y psíquicas dentro o fuera del hogar. Todas estas (y aún otras muchas más) son formas de ejercer violencia, violencia auténtica, no figurada, contra las mujeres.

Por supuesto que esas conductas no tienen unas la misma gravedad que otras, pero lo relevante es que todas pertenecen a una misma forma de entender el mundo y las relaciones entre los humanos; a una misma estructura patriarcal en la que unos ejercen el papel dominante y otras el de dominadas; a una misma cultura en la que unos se viven como quienes deben mandar y otras como quienes deben obedecer. Y lo peor es que aún hay quienes (hombres o mujeres) lo entienden como algo “natural”.

Queda mucho, mucho trabajo por hacer para que estas cosas repugnen a cualquier persona, muchísimo para que sean impensables entre gente civilizada. Mientras, me temo que las mujeres tendrán que soportar (y rebelarse, y denunciar) la violencia de los desprecios.

Jesús Pichel Martín es Profesor de Filosofía

La igualdad no llega a los ayuntamientos.

La participación actual de las mujeres en la política local supone un 17% más que en 2003, aunque sólo suponen el 15% de los elegidos

 

 

SERVIMEDIA – Madrid – 25/08/2008 13:59
En España hay un total de 8.112 alcaldes, de los que son mujeres 1.221, lo que supone el 15% de los elegidos en los comicios municipales de 2007, según un estudio realizado por el Ministerio de Administraciones Públicas para definir el perfil de los alcaldes españoles.

Del total de los 66.132 concejales españoles, 20.436 son mujeres (31%). La participación de las mujeres en la política local ha crecido desde los comicios de 2003, en que salieron elegidas 177 alcaldesas más y 3.832 concejalas más, lo que significa un incremento del 17% y del 23%, respectivamente.

El perfil del alcalde español es el de un hombre, de entre 46 y 65 años, con estudios de bachillerato o equivalente y cuya actividad profesional está relacionada mayoritariamente con el sector servicios, según el Registro de Representantes Electos del Ministerio de Administraciones Públicas.

El partido que menos mujeres alcaldesas tiene es CiU, con el 9,98%, mientras que en el otro extremo se sitúa el PNV, con un 17,74% de féminas al frente de los consistorios en los que gobierna. El PP tiene en la actualidad un 14,38% de alcaldesas y un 29,06 por ciento de concejalas, mientras que el PSOE cuenta con un 16,91% de alcaldesas y un 34,71% de concejalas.

Concejales más jóvenes y con más estudios

Los representantes electos en 2007 son más jóvenes que sus predecesores. Crece especialmente el porcentaje de alcaldes y concejales que tienen edades comprendidas entre los 26 y 45 años.

Además, la participación de las mujeres es significativamente mayor en los estratos más jóvenes.

Respecto a su formación, el 17,89% de los 66.132 representantes electos tiene estudios superiores, porcentaje que aumenta hasta el 33,78% si se toman en consideración las diplomaturas o estudios equivalentes.

El 59,31% han cursado bachillerato, ESO o FP I o II y algo más del 7% no ha completado sus estudios o no los tiene. No existen diferencias significativas entre concejales y alcaldes en este aspecto y, con carácter general, las mujeres tienen una formación superior a los hombres, teniendo en cuenta, además, que sólo represntan al 31% total de los representantes locales

La mayoría de los concejales electos trabaja en actividades relacionadas con el sector servicios (el 36,23%); el 19,25% se ocupa en actividades del sector público o la Administración, el 12,02% realiza actividades agrícolas y el 7,20%, de carácter industial.

Por otra parte, el 10,50% son empresarios con trabajadores a su cargo y el 14,80% no tiene ocupación profesional al tratarse de jubilados, desempleados o personas dedicadas a las labores del hogar.