FRANCIA, LA IZQUIERDA HA VUELTO.

POLÍTICA

 

La mayoría de las grandes ciudades, incluida París, son socialistas

Francia: la izquierda ha vuelto

REYES MADRID

La izquierda – no meramente el Partido Socialista, sino el partido y su buena política de alianzas – ha ganado arrolladoramente las elecciones municipales y regionales francesas y su victoria altera por completo el panorama político creado por la victoria de la derecha en las presidenciales de mayo pasado.

<!–

 Las cifras permiten ser categóricos: ocho de las once mayores ciudades del país son para la izquierda, incluyendo París, y casi dos tercios de las mayores de 100.000 habitantes y también 59 Consejos Regionales de los 101 y eso porque ha recibido un total de casi el 52 por ciento de los votos frente al 44,5 de la derecha.

Disciplina y ganas de victoria
A destacar la disciplina y la eficacia de los acuerdos previos en este dato pequeño pero muy revelador: el número de sufragios obtenidos por el campo progresista es prácticamente idéntico en las municipales y las cantonales: 51,8 y 51,2. Esta conducta traduce el éxito de la flexible e inteligente política de arreglos pre-electorales o sobrevenidos tras la primera vuelta, que ya indicó una neta preferencia por la izquierda pero dejó abierta la cuenta final. 

El PS, sin volver formalmente a los días de la gauche plurielle, supo dar oportunidades y sitio a comunistas y Verdes. La elección de ayuntamientos o consejos (concejales y consejeros) lo permite.

La apuesta fallida de Bayrou
El célebre tercero en discordia, el MoDem (Movimiento Democrático, resultado de la reordenación de las viejas fuerzas del antiguo centro (Unión por la Democracia Francesa) de François Bayrou, es el gran perdedor de la jornada porque optó por una extravagante política de alianzas dependiente de las baronías locales y sus intereses y porque él mismo se empeñó en alcanzar por su cuenta y riesgo la alcaldía de Pau. Y fracasó.

Su fiasco confirmaría lo sabido: su excelente prestación en la primera vuelta de las presidenciales era resultado, sobre todo, de una conducta concreta del público que, sabedor de que lo definitivo estaba en la segunda, quiso mandar un mensaje a Nicolas Sarkozy y Segolène Royal… antes de votar a uno de los dos.

En algunas ciudades el PS no tuvo inconveniente en hacer arreglos con candidatos progresistas del MoDem, pero en la mayoría y en las áreas cruciales rehusó. Y atinó con esa línea.

Marsella y Burdeos
Varias grandes ciudades con decenios de ayuntamientos de derecha, como Toulouse por ejemplo, han caído del lado de la izquierda y el triunfo progresista no ha sido demoledor solo porque, por muy estrecho margen, la UMP de Sarkozy ha conservado la alcaldía de Marsella en la persona de Jean-Pierre Gaudin y, probablemente, por el voto en su favor de los votantes del Frente Nacional, allí numerosos, que decidieran concurrir.

En Burdeos el triunfo conservador era, en cambio, esperado y se evidenció ya en la primera vuelta: feudo de los gaullistas clásicos en los años incontables del prestigioso Chaban-Delmas, lo es ahora de quien entiende ser su sucesor, Alain Juppé.

Este antiguo primer ministro y verdadero creador de la UMP, es una criatura política de Jacques Chirac, y ha tenido que jurar a los vecinos que no hará nada en política fuera de ser regidor de la gran ciudad aquitana.

El PS y la señal al presidente
Ante la gran victoria, el PS, cauteloso y casi en vísperas de un crucial Congreso que debe reordenar y reforzar sus filas cancelando las divisiones internas, ha optado hábilmente por un perfil modesto, alabando a sus compañeros de estrategia electoral y probando que un cambio es posible y, por lo visto, deseado.

La señal enviada al Elíseo es un grito audible a miles de kilómetros de distancia y el prudente Le Monde titulaba ayer con la fórmula clásica de que el resultado es una sanción para el gobierno y su creador, el presidente Sarkozy. Y la señal traduce que la gauche est de retour (“la izquierda ha vuelto”).

En primera instancia, y se encargó de anunciarlo el primer ministro Fillon, nada cambiará y la agenda de reformas se mantiene y se esperará todo lo necesario a que ofrezcan resultados, según el discurso oficial. Pero ya está anunciado un cambio, formalmente menor, en el gobierno.

RETOMAMOS LA MARCHA.

rosa_roja.jpg

Despues de un par de días de resaca electoral y con la satisfacción en el cuerpo por la victoria del PSOE y la perspectiva de un segundo mandato de Zapatero como Presidente del Gobierno de España, vuelvo a retomar la actualización de los contenidos de ésta bitacora para dar cuenta y razón de lo que vaya aconteciendo en esta nueva legislatura que, después de transcurridos ya más de teinta años de aquellas primeras eleciones democráticas, tiene un dulce sabor de esperanza para la inmensa mayoría.

Se ha modificado la representación parlamentaria y la negociación política va a subrayar el trabajo legislativo de las Cortes Generales y el desarollo programático de las propuestas políticas anunciadas en las eleciones. Lo importante es que decaiga el ambiente de crispación y tensión que el PP ha venido alimentando durante los últimos cuatro años, que asuma su papel de principal partido de la oposición democrática y asuma realmente su responsanilidad política. Todos queremos vivir en paz y trabajar por un futuro de progreso solidario en beneficio de las personas y del respeto a los principios que sustentan un Estado democrático y de Derecho.

De nuevo comenzamos y este blog va a continuar trabajando humildemente, desde la libertad, la tolerancia y el compromiso democrático para aportar su pequeño grano de arena a la construción de un espacio público en el que impere el civismo y la ciudadanía; así que reemprendemos la marcha interrumpida por cuarenta y ocho horas de merecido descanso, agradeciendo a las mas de 190.000 personas que han tenido la bondad de hacer un clic en esta página durante los últimos doce meses.

Gracias a todos por visitar este rincon de la blogosfera en el que mi deseo es que podais encontrar sobre todo un espacio abierto para compartir ideas e ilusiones para construir un muno más habitable y una sociedad más justa.

Un ciberabrazo a tod@s.

Vicent Vercher Garrigós

Escrito dos días después del friunfo de Zapatero y de la buena gente.

GASPAR LLAMAZARES Y LA POSICIÓN POLÍTICA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA.

POLÍTICA

 03/01/2008

Gaspar Llamazares: “Cría obispos y te sacarán los ojos”

Comienzan a surgir voces que piden revisar los acuerdos con la Santa Sede

V.VADILLO

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, criticó la “actitud benevolente” que a su juicio el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha tenido con los obispos. A su entender, mantener los privilegios de la Iglesia católica no ha conseguido “aplacar, sino enardecer a la jerarquía eclesiástica más ultramontana”. Desde el Gobierno vasco y desde medios de comunicación como El País se ha insistido en que debe incidirse de forma “real” en la separación de poderes y la distinción de Iglesia y Estado.

“Cría obispos y te sacarán los ojos”, ha dicho Gaspar Llamazares en referencia a la manifestación que la jerarquía eclesial celebró el pasado día 30 en Madrid y que tomó un fuerte carácter político de crítica al Gobierno. El coordinador general de IU se preguntó si los socialistas esperaban “aplacar a la jerarquía ultramontana de la Iglesia católica manteniendo sus privilegios” en terrenos como la economía o la educación, y apuntó que esto “no se ha logrado”.

“Recuperar un estado aconfesional”
Por el contrario, advirtió, los obispos “están enardecidos y consideran que sus privilegios son justificación suficiente para cuestionar incluso el derecho a la sociedad civil y de la democracia a desarrollar medidas en materia legislativa”. Llamazares mostró su preocupación porque el Ejecutivo “no ha puesto a la Iglesia en el lugar que le corresponde en una sociedad democrática”, y le instó a “rectificar su política” y “recuperar un Estado aconfesional”.

Modificar los acuerdos con la Santa Sede
Tras conocer el comunicado que el PSOE ha hecho para criticar la actuación de la Iglesia en la manifestación por las familias, Llamazares pidió al Gobierno que reconsidere los acuerdos con la Santa Sede para modificar la situación de privilegio de la jerarquía católica. “Si el Gobierno no hace esto, no tiene razón para protestar”, advirtió.

Secularización
Algo parecido se reivindicaba ayer desde el editorial del diario El País. en este periódico se apunta hacia el deber del Gobierno de “abordar sin dilación” la “revisión de los acuerdos de 1976 y 1979 con la Santa Sede que sustituyeron, con un espíritu preconstitucional, al Concordato de 1953”. “Defender una secularización estricta del Estado no significa ir contra la Iglesia, sino ponerla en el lugar que le corresponde”, apunta el texto, que asegura que la del día 30 “no fue una manifestación en defensa de la familia -como si el Gobierno la atacara- sino un auténtico acto electoral en apoyo del PP”.

Separación Iglesia-Estado
Ante esto “deben reaccionar no sólo el PSOE y el resto de partidos -no lo hará el PP, por el que esa jerarquía hace campaña a dos meses de las elecciones- sino especialmente el Gobierno, ciñéndose a la Constitución, que proclama la separación Iglesia-Estado, una separación que no acaba de ser real”.

“Sociedad laica en su conjunto”
A esa separación de poderes se refirió también la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, quien apuntó que la Iglesia tiene “derecho a criticar en lo que no esté de acuerdo”, pero siempre que acepte “la separación de poderes” y, por tanto, que el Gobierno “representa a una sociedad civil, laica en su conjunto” y con “más de una creencia religiosa en su seno”.

“Respeto institucional”
Azcarate recordó que el Ejecutivo “legisla de acuerdo a las mayorías y minorías existentes en el Congreso de los Diputados” y que representa “la voluntad de la mayoría de la sociedad”. Esta voluntad, apuntó, “puede coincidir o no con la doctrina de la Iglesia católica”. A su juicio, esta institución tiene “el derecho legítimo a la discrepancia” siempre y cuando se haga desde “el estricto respeto institucional”.