La Ecociudad de Sarriguren, galardonada con el Premio Europeo de Urbanismo 2008

jueves, 25 de septiembre de 2008

El Consejo Europeo de Urbanistas le ha otorgado el premio, máximo galardón en la categoría de Medio Ambiente y Sostenibilidad, por su ejemplo de integración de los valores ambientales dentro de un entorno urbano

El Consejo Europeo de Urbanistas ha concedido a la Ecociudad de Sarriguren el Premio Europeo de Urbanismo 2008, en la categoría de Medio Ambiente y Sostenibilidad, máximo galardón oficial en esta materia, que distingue con periodicidad bienal a las mejores prácticas en la Europa de los 27.

El consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, Carlos Esparza, ha dado a conocer hoy la concesión de este premio en el transcurso de una rueda de prensa en la que también han participado el alcalde del Valle de Egüés, Josetxo Andía; y el arquitecto y diseñador de la Ecociudad de Sarriguren, Alfonso Vegara.

En este acto informativo, el consejero Esparza ha destacado que “la concesión de este premio supone una satisfacción doble para el Gobierno de Navarra, porque la Ecociudad de Sarriguren, con un 100 por cien de vivienda protegida, representa el reflejo claro de la política del Ejecutivo foral por integrar todos estos conceptos de ahorro energético, diseño ecológico, accesibilidad y medio ambiente en las promociones de vivienda pública”.

Carlos Esparza ha recordado también que el proyecto de Sarriguren, desarrollado a iniciativa del Gobierno de Navarra, alberga más de 5.000 viviendas, de las que el 53% de las viviendas construidas o en construcción son de protección oficial, y el 46% son de precio tasado. “Ello indica -ha destacado el consejero-, que esta Ecociudad, premiada por su calidad urbanística y medioambiental, alberga un 100% de viviendas con algún nivel de protección”.

El Premio Europeo de Urbanismo es un galardón que otorga cada dos años el Consejo Europeo de Urbanistas, asociación profesional que agrupa a los urbanistas europeos e integrada por un total de 24 asociaciones de otros tantos países europeos (España, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Alemania, Grecia, Francia, Estonia, Irlanda, Italia, Chipre, Malta, Hungría, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Reino Unido, Serbia, Islandia, Suiza y Turquía). El Consejo trabaja como un lobby profesional dentro de Europa con el fin de formar a las y los profesionales en arquitectura y urbanismo en temas de cohesión y desarrollo sostenible, para definir así una estrategia común en cuanto a ordenación y planeamiento en Europa.

La Justicia reactiva la investigación sobre Fabra.

La jueza envía a agentes de la Policía Judicial y un perito a recabar una veintrena de oficinas bancarias datos de todas las cuentas del presidente del PP de Castellón y su familia

BELÉN TOLEDO – Castellón – 24/09/2008 17:18
Un perito acompañado por agentes de la Policía Judicial visitó ayer varias oficinas bancarias de Castellón. En cada una de ellas pidió toda la información sobre los movimientos en los últimos cinco años de las cuentas bancarias de Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón y máximo responsable del PP de esta provincia. Solicitaron también los datos de las cuentas de su esposa y sus hijos, según fuentes de la acusación.

La información bancaria que no fue facilitada en la misma mañana de ayer deberá llegar a manos del perito en los próximos días, informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Las sucursales visitadas fueron en torno a una veintena. A la espera del informe que elaboren los peritos, de momento se desconoce el número total de cuentas bancarias existentes a nombre de Carlos Fabra, aunque un informe de la Agencia Tributaria elaborado en 2005 señala que ya en el año 1999 eran 24, repartidas en 15 entidades bancarias diferentes.

Con este último movimento, el caso Fabra comienza a agilizarse después de casi cinco años de retrasos provocados por los ocho cambios de juez y los cuatro de fiscales que ha padecido el Juzgado número 1 de la localidad castellonense de Nules, que instruye la causa. El líder del partido conservador en Castellón está acusado de nueve delitos, entre los que se cuenta la malversación de fondos, el fraude fiscal, el cohecho y el tráfico de influencias.

La decisión del perito y los agentes de la Policía Judicial de acudir personalmente a las oficinas y entregar los requerimientos en mano a sus responsables en lugar de solicitar la información por correo ordinario pretendía eludir una “nueva demora de meses”, explicó el TSJ en una nota informativa.

La investigación de los movimientos en las cuentas bancarias del presidente de la Diputación es un paso fundamental para la instruir el caso. Según fuentes de la investigación, el Juzgado de Instrucción solicitó el inicio de las pesquisas en el año 2005, pero éstas no comenzaron hasta 2006 porque un recurso presentado por el acusado hizo necesario el consentimiento de la Audiencia de Castellón.

Examen a su patrimonio

Fue entonces cuando los peritos judiciales comenzaron la tarea de revisar todas las pruebas que la acusación particular y la Fiscalía han recogido a lo largo de la instrucción. En primer lugar, revisaron todos los tomos de la causa. Después, accedieron a los registros de organismos públicos como la Agencia Tributaria.

El paso siguiente dio comienzo ayer. A juzgar por el método utilizado en esta ocasión por el Juzgado, el nada habitual de la visita en persona del perito a las entidades bancarias, se ha elegido el procedimiento de urgencia.

Los periodistas preguntaron ayer por la mañana a Carlos Fabra su opinión sobre el recorrido que, en ese mismo momento, hacía la Policía Judicial por los bancos de Castellón en busca de información sobre el uso que hace de su dinero. Según informa Europa Press, el presidente de la Diputación aseguró “no estar nada nervioso” y añadió que “si eso forma parte del procedimiento, me parece muy bien que se mire con toda pulcritud”. “A mí me parece muy bien”, añadió, “si van con un mandamiento judicial a investigar lo que llevan investigando hace cuatro años y que se les ha remitido en reiteradas ocasiones por parte de la entidad bancaria”.

Descalificaciones a los medios

Además de expresar su tranquilidad y satisfacción ante las visitas de los peritos a varios bancos de Castellón, ayer Carlos Fabra arremetió una vez más contra los medios de comunicación: “Lo que sí que es sorprendente, para quien cree que esto funciona como debería funcionar, es que sea la Cadena Ser, vinculada al Gobierno, la que dé la noticia porque esto debería ser un secreto sumarial”. No es la primera vez que el presidente de la Diputación trata de desacreditar a los medios que se interesan por la investigación judicial.

Las descalificaciones con las que el líder conservador responde a cualquier pregunta sobre las acusaciones que pesan sobre él alcanzan también a sus rivales políticos. El pasado 29 de julio, pronunció las palabras “hijo de puta” segundos después de escuchar al portavoz socialista en la Diputación, Francesc Colomer. Hacía solo unos segundos que el Pleno había terminado y la megafonía de la sala no llegó a reproducir el insulto, que sí fue captado por los micrófonos de un medio de comunicación. Hace poco más de una semana, en el primer pleno de la temporada política en la institución, Fabra se negó a pedir una disculpa pública.

Ocho jueces desfilan por un caso sin resolver

La instrucción del ‘caso Fabra’ comenzó a finales del año 2003 y todavía no ha terminado. La causa recayó sobre el juzgado número 1 de Nules. En estos años ha habido ocho cambios de jueces y cuatro de fiscales. En el mes de julio, la plaza quedó desierta. Ante los retrasos, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) pidió en julio refuerzos para los juzgados afectados. Solicitó “dos juzgados bis compuestos cada uno de ellos por un juez, un secretario judicial, un gestor y dos tramitadores”.

El CGPJ atendió los requerimientos del TSJ y creó las plazas de juez necesarias para la ampliación. El Ministerio de Justicia formalizó el trámite siguiente: el de dar el visto bueno al refuerzo.

El último paso en este proceso corresponde a la Consellería de Justicia valenciana, a la que corresponde dotar de los medios humanos y materiales necesarios a los nuevos juzgados. El pasado día 19, la Generalitat comunicó que no enviaría los funcionarios correspondientes hasta el primer semestre del año próximo. Argumentó que es cada seis meses cuando se hace el reparto de medios para los diferentes juzgados de la comunidad.

En julio, el PSOE presentó una moción en la Diputación de Castellón para que la institución pidiera más medios para el juzgado de Nules. La respuesta del PP fue sustituir la propuesta por otra en la que se solicitaba el refuerzo de todos los juzgados de la provincia.

La vida ejemplar del ciudadano Fabra.

JOAN GARÍ – Castellón – 25/09/2008 08:10

Quizá nunca lo sospechó, pero Victorino Fabra Gil, alias el agüelo pantorrilles, hizo algo más que batirse el cobre contra los carlistas en el Maestrazgo durante la segunda mitad del siglo XIX. Su alias, en valenciano castellanizado, lo debe a la costumbre de usar calzón corto, pero su fe liberal no fue mucho más larga: pronto se pasaría con sus huestes al Partido Conservador y, desde allí, controlaría una provincia convulsa.

Sin saberlo, estaba inaugurando una fecunda saga de políticos castellonenses que, durante más de 100 años, impregnaría la política local con los aromas afrutados del caciquismo. Él fue el tío del bisabuelo de Carlos Fabra Carreras (Castellón, 1946), actual presidente de la Diputación de Castellón. Le seguirían Victorino, Hipólito y Plácido, tres sobrinos que para sí hubieran querido los papas Borgia. La Diputación de Castellón, de hecho, parece hecha a medida de los Fabra. Al fin y al cabo, Carlos la heredó de su padre Carlos Fabra Andrés, y este del suyo, Luis Fabra Sanz.

Del franquista Fabra Andrés, que fue alcalde de la ciudad en la durísima posguerra y ahora da nombre a un trofeo de golf, leí hace poco una necrológica retrospectiva en un periódico local donde se le atribuía “el gran despegue de Castellón como una ciudad moderna, abierta, luminosa y mediterránea” (sic).

Inconfundible estampa

Cada Fabra ha añadido su granito de arena a la leyenda. Carlos, por ejemplo, tiene una inconfundible estampa gracias a sus sempiternas gafas de cristales ahumados. En realidad, oscurece su visión no para infundir temor a sus enemigos, sino para ocultar un ojo de cristal que perdió en una reyerta infantil. Con esa vista sesgada tiene en un puño a su partido y a la provincia. No contento con ello, en las últimas elecciones aupó a su hija Andrea Fabra al senado.

Andrea está casada con Juan José Güemes, consejero de Sanidad de Esperanza Aguirre y está incluida, por cierto, en el sumario que se sigue contra su padre por múltiples delitos.

Con su vista sesgada tiene en un puño a su partido y a toda una provincia

Antes de que los abruptos términos cohecho, prevaricación y tráfico de influencias se dieran de bruces con él, Carlos Fabra era un ciudadano ejemplar que se dedicaba al honrado negocio de la política, como todos sus antepasados. No hace mucho tiempo, Mariano Rajoy tuvo que utilizar ese apelativo –“ciudadano ejemplar”– para referirse al todopoderoso presidente de la Diputación, pero para entonces la vida había deparado a Fabra la inmersión en una kafkiana causa judicial urdida por un socio despechado. Vicente Vilar, en efecto, le acusó de haber mediado ante altas instancias del Gobierno de

Aznar para legalizar fraudulentamente determinados productos fitosanitarios. Vilar cumple actualmente condena por haber violado a su esposa (nadie es perfecto).

Acostumbrado a que nadie le tosa y a que todos le besen la mano, Fabra no lleva bien ser objeto de una eternizada investigación judicial que busca saber, entre otras cosas, cuál es el origen de los 600.000 euros que en 1999 tenía repartidos en 19 cuentas. Para un hombre al que la declaración de la renta le sale a devolver no es una pregunta baladí.

A la justicia, sin embargo, también le interesa saber si es cierto que medió en el Ministerio de Agricultura para conseguir la legalización de los fitosanitarios de marras. Algunos ex ministros de Aznar fueron citados a Nules para aclarar esos asuntillos, aunque prefirieron pudorosamente testificar por escrito.

Fabra se ha convertido ya en icono del conservadurismo más recalcitrante

Cinco años después, el llamado caso Fabra es un molesto legajo que los jueces de Nules se van sacudiendo de encima uno tras otro. Ya van ocho jueces y cuatro fiscales. Mientras tanto, al interfecto le ha tocado varias veces la lotería (millones de euros, ya ven) y, de paso, tuvo a bien atribuir a la madre del jefe de la oposición en la Diputación –Francesc Colomer– un oficio poco halagüeño. A lo mejor tiene razón él y, en ese caso, “hijo de puta” sería una frase habitual en boca de cualquier castellonense de buen linaje, y ser agraciado con la suerte de la loto es lo propio de todo multimillonario que dedique algunos eurillos a la cosa del azar. En caso de no tener razón, sin embargo, mentar la madre seguiría siendo algo muy feo –y más para todo un presidente de Diputación– y el truco de la lotería un sistema muy acreditado para, presuntamente, blanquear dinero.

Estatus de héroe

El episodio en que Fabra mentaba a la madre de Colomer originó un corolario divertido al tiempo que patético, cuando un equipo del programa Caiga quien caiga de La Sexta intentó entrevistarle durante el pleno que siguió al insulto. Ni que decir tiene que ni siquiera pudieron acercarse al presidente, protegido inopinadamente por una guardia de armarios del canal Intereconomía. Este episodio parece revelar que Fabra se ha convertido ya en un icono de los sectores del conservadurismo más recalcitrante y su impunidad judicial está a punto de granjearle el estatus de héroe para los que admiran la dureza, al tiempo en la mano y en el rostro.

Genio y figura, Carlos Fabra aguanta lo que le echen. Harán falta otros ocho jueces juntos para su caso y otros cinco años, si cabe, de suspense judicial. Sólo en ese momento, este “ciudadano ejemplar” dejará de sonreír bajo la sombra alargada de su nariz, aunque puede que ni siquiera entonces deje de rellenar distraídamente la bonoloto, contemplando la visión especular del retrato del agüelo pantorrilles.

Joaquin Estefanía: “Socialismo para ricos”

 

La impaciencia por saber si sería aprobado y conocer la letra pequeña del plan de rescate financiero de la Administración Bush, ha impedido detenerse con la atención debida en la quiebra de la principal caja de ahorros de EE UU, Washington Mutual (WaMu). Esa quiebra -la mayor de una entidad financiera en la historia americana- supone otro salto cualitativo en la naturaleza de la crisis. ¿Por qué? Porque esta vez ya no se trata de una institución mayorista, como por ejemplo Lehman Brothers, sino que su caída tiene consecuencias sobre los ahorros de decenas, o acaso, centenares de miles de ciudadanos: Main Street, no Wall Street.

 

Estados Unidos

A FONDO

Capital:
Washington.
Gobierno:
República Federal.
Población:
290.000.000 (2004)

<!–

Enlace Ver cobertura completa

–>

La noticia en otros webs

WaMu no es un caso más de bancos que desconfían de bancos en el interbancario, sino de ciudadanos afectados en su confianza hacia el funcionamiento del sistema financiero minorista (como el británico Northerm Rock, que hubo de ser nacionalizado). Desde el principio de la semana pasada, casi 18.000 millones de dólares fueron retirados de las oficinas de WaMu, generando una espiral de pánico. La intervención de la Administración Bush facilitando la compra de WaMu por JP Morgan Chase -evitando cualquier tipo de subasta a la que hubieran podido acceder otros bancos, porque no había tiempo para la misma- ha logrado detener por el momento ese pánico de las ventanillas.

Que la crisis financiera ha traspasado directamente, por primera vez de modo tan nítido, el ámbito de la aristocracia bancaria y ha llegado al conjunto de los ciudadanos, lo demuestran las primeras reacciones en la calle contra el plan de rescate de Bush. En las manifestaciones a las puertas de la Bolsa de Nueva York se ha calificado a esta solución de ayuda al sector financiero como “socialismo para los ricos, liberalismo para los demás”, tan familiar a los neoliberales, como enseña la historia, en todas las mutaciones de idéntica índole. Los ciudadanos se encuentran inmersos en el clásico dilema del prisionero de la teoría de juegos (William Poundstone, editorial Alianza, 1992), un modelo de conflictos muy frecuente en la sociedad: cada jugador, de modo independiente, trata de aumentar al máximo su ventaja sin importarle el resultado del otro jugador, y sin embargo ambos jugadores obtendrían un resultado mejor si colaborasen; desafortunadamente para los prisioneros, cada jugador está incentivado por sus propios intereses (en este caso económicos) para defraudar al otro, incluso tras prometerle colaborar. Los ciudadanos se han encontrado en el dilema de apoyar la intervención o la barbarie. Por hacer unas comparaciones cercanas: si el rescate se elevase finalmente hasta un monto total de 700.000 millones de dólares, equivaldrá a vez y medio el coste de la guerra de Irak (sin tener en cuenta los gastos colaterales de la última, estudiados por Stiglitz); la ayuda a África, comprometida en la ONU pero no desembolsada por las potencias donantes, será tan sólo una décima parte del monto de esas ayudas al mundo de las finanzas.

Sorprende por ello el endoso de oficio de las mismas que hizo el presidente del Gobierno español, Rodríguez Zapatero, en Nueva York, alegando que se trata de una “circunstancia excepcional” y que su objetivo es “romper la dinámica de restricción de crédito”. Entonces, ¿por qué se ha negado a instrumentar aquí algo similar? Ya sabemos que las particularidades son otras, pero la restricción de crédito a las empresas es real. No hay que más que hablar con los titulares de las últimas, que consideran que el estrangulamiento del crédito es la dificultad central de nuestra coyuntura.

Pendientes de conocer las tripas de los Presupuestos Generales del Estado -de los que se han avanzado las líneas maestras- se pueden reproducir los versos que en 1959 escribió Jaime Gil de Biedma a su amigo Juan Marsé (Noche triste de octubre), que parecen elaborados para hoy mismo: “Definitivamente / parece confirmarse que este invierno / que viene, será duro. / Adelantaron / las lluvias, y el Gobierno / reunido en consejo de ministros, / no se sabe si estudia a estas horas / el subsidio de paro / o el derecho al despido, / o si sencillamente, aislado en un océano, / se limita esperar que la tormenta pase / y llegue el día, el día en que, por fin/ las cosas dejen de venir mal dadas” (por la transcripción, Rodolfo Serrano, periodista y poeta).

Opinión: 2010. Andrés García Reche.

Ya sé que a la mayoría de la gente le importa un bledo lo que ocurra en el interior del acelerador de partículas LHC. Ellos están más interesados por otros asuntos realmente serios, como la crisis económica, o por frivolidades relacionadas con la sorprendente juventud de Isabel Preysler o las últimas declaraciones de Javier Bardem tachando de estúpidos a los estúpidos que le critican por venderse a Hollywood.

La noticia en otros webs

Pero están muy equivocados. Lo que está ocurriendo (o no ocurriendo, que ya veremos) en Ginebra es mucho más importante en sus vidas, y además a más corto plazo. Naturalmente puede ocurrir que se descubra, sin más, el bosón de Higgs y acabemos por fin comprendiendo la verdadera naturaleza de la materia y todo lo que de ello se deriva (incluyendo a M. Fraga, al lehendakari Ibarretxe y a José Montilla). Esto es al menos lo que pretenden los miles de científicos implicados en el trascendental asunto, aunque los gobiernos que financian el invento, con más de 6.000 millones de euros, todavía no entiendan muy bien la finalidad del mismo.

El problema es que existen otros científicos más heterodoxos que mantienen que el costoso experimento, una vez alcanzada su velocidad de crucero allá por el 2010, podría generar un número indeterminado de agujeros negros capaces eventualmente de engullir toda la materia que encuentren a su paso, incluyéndonos a nosotros mismos. O sea, una gigantesca eutanasia que no dejará títere con cabeza. Ni sin cabeza. Nada. Incluso se han atrevido a presentar sendos recursos ante los tribunales de justicia pidiendo la interrupción preventiva de las pruebas basados en la mera probabilidad de que ello ocurra.

No hace falta insistir en que son estos últimos los que tienen razón. Es sabido que si existe la menor posibilidad de que una catástrofe ocurra, con toda seguridad ocurrirá. Eso es así. Sin embargo, creo que se equivocan radicalmente al intentar evitarlo por vía judicial. A fin de cuentas sería un final bastante elegante para este planeta contaminado, hortera, violento y desigual. Después de tantos años de civilización depredadora no se me ocurre otro modo menos cruel de acabar con la estupidez humana (¿no te parece, Bardem?).

El problema, claro está, es que todos desapareceríamos a la vez y no solo aquellos que a nosotros nos gustara que lo hicieran. Pero ese es el coste inevitable que habrá que asumir por el bien de la ciencia, el bosón, Higgs, y la madre que lo parió.

En otras palabras, que si usted va de progresista por la vida, le aconsejo que no se le haga ya la boca agua pensando que por el agujero negro se van a ir Pedro J., Jiménez Losantos, Isabel San Sebastián, Maria Patiño, Urdaci, M. A. Rodríguez, Aznar, Ricardo Costa, G. W. Bush, Acebes, Font de Mora’s Education for the citizen y Amando de Miguel, todos juntos. Nada de eso, porque da la casualidad de que detrás de ellos también se irá usted y la pandilla de rojos que le acompañan.

Además, como, ahora sí, se confirmará la existencia de universos paralelos, allí se los volverá a encontrar a todos, y puede que hasta mucho más juntos que antes. O sea, que por este lado no le veo ventajas manifiestas. En realidad lo único que sí podemos afirmar con toda rotundidad es que en 2010 ya no habrá crisis económica (al menos en este mundo). No todo han de ser malas noticias.

Aunque bien mirado, también es una pena ahora que Rajoy, gracias a ella, por fin se había hecho ilusiones.

CONAMA 9 premiará al municipio más sostenible

La Fundación CONAMA convoca la primera edición del Premio a la sostenibilidad local, un concurso al que optan todos aquellos municipios que participen en el  II Encuentro Local, que se realizará durante la celebración del Congreso del 1 al 5 de diciembre. 
 

CONAMA 9 premiará a aquel municipio con el proyecto más emblemático que contribuya al desarrollo sostenible dentro del ámbito local.  Podrán optar a este premio todas las entidades locales de España (ayuntamientos, mancomunidades, cabildos, consejos insulares, y otras

 

redes locales.) Existen dos modalidades atendiendo a la población total, una para municipios de menos de 20.000 habitantes y otra para entidades locales de entre 20.000 y 50.000 habitantes ambos inclusive. Para cada una de estas se otorgará un premio principal y tres accésit.
 

 

Sólo se valorarán aquellos proyectos que se hayan desarrollado a partir de noviembre de 2006 y que guarden estrecha relación el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Para la selección de los premiados se valorarán la innovación, el esfuerzo, los objetivos del proyecto, la metodología,  el carácter ejemplarizante y los resultados obtenidos. De igual forma, no se tendrán en cuenta aquellos proyectos que ya hayan sido condecorados o reconocidos con anterioridad.
 

El jurado estará presidido por Gonzalo Echagüe presidente de la Fundación CONAMA con la colaboración de representantes de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y distintas personalidades que han desarrollado un extenso trabajo a favor de la sostenibilidad local.
 

Todos aquellos municipios que deseen concursar deberán enviar una copia del proyecto  antes del 15 de octubre 
 

Además del Encuentro Local, CONAMA 9 albergará más de 120 actividades que se componen por grupos de trabajo, mesas redondas, jornadas técnicas, debates de actualidad, salas dinámicas y actividades especiales, entre las que se encuentra El sexto Encuentro Iberoamericano de Medio Ambiente.
 

Bases del concursoBoletín de inscripción

¿Qué rol se espera del ser humano en el nuevo tejido productivo?

 

Llegará un momento, en la línea histórica y progresiva de nuestra especie, en el cual la velocidad de desarrollo y actualización de profesionales, la demanda del consumo, las necesidades de expansión de la economía y del propio conocimiento, entendido como fuente de información, será tan abismal que estaremos presenciado una verdadera singularidad del sistema, un verdadero crash.

Irremediablemente, los propios e innatos defectos del sistema llevará a un cisma en el que el juego, tal y como lo conocemos actualmente, perderá todo sentido. Las cartas barajadas al comienzo, lejos de repartirse y convertirse en un balance neto, fiel a las reglas del libre mercado y del régimen internacional “de facto”, llevará a una clara descomposición de la sociedad basada en el aumento y diferenciación de clases sociales, incremento sustancial de la pobreza.
A medida que la población mundial crece y se integra en el círculo dorado del consumo y comercio mundial, del mercantilismo puramente legítimo, aunque egoísta, las demandas y explosión de recursos necesarios tenderá a quebrar el planeta.
Para mantener dicha vorágine ya no sólo será necesario un time-to-market cada vez más inmediato o unas previsiones cortoplazistas más prolongadas en los tiempos de análisis.
Muchos coinciden en afirmar que la Revolución Industrial significó no sólo un cambio profundo en nuestra historia económica y social, nuevas interacciones y una nueva visión de la sociedad y el desarrollo humano. Hemos visto en el último siglo numerosos avances y nuevas revoluciones que han cambiado el paradigma de nuestra existencia de un modo absoluto, tanto que hemos olvidado nuestros orígenes o el verdadero sentido de la vida, si alguna vez lo conocimos. Luego vino el transistor, la informática y electrónica, la genética y la biología, y un largo etcétera que se irá sucediendo a lo largo de las próximas décadas, avances espectaculares en neurología, ciencias de la salud, nanotecnología… un proceso basado en los pilares de reducción, aceleración, bajo costo… un ciclo cada vez más corto.

¿Qué rol se espera del ser humano en el nuevo tejido productivo? Parece que nos dirigimos hacia un perfecto organigrama controlado por máquinas pensantes, estresante locomotora de productividad y crecimiento infinito.

 

Me resulta especialmente gracioso que se base el desarrollo de las sociedades en cuestiones tan suscintas como el PIB, or the GDP. Los fanáticos de las finanzas estatales y economistas irresponsables basan sus argumentos en cuestiones tan simples como un porcentaje que no suele reflejar ni los precios, IPC, o el índice de pobreza o el margen salarial del nivel más bajo de la sociedad. ¿Deberíamos construir una sociedad de mínimos o de máximos? ¿Debemos contentarnos con la no tan virtuosa y justa “media”?
Si existen modelos matemáticos de comprobado rigor y de mayor eficiencia de ajuste a los parámetros reales de vida, ¿por qué seguimos aplicando unas variables tan efímeras como cínicas que no nos aportan ninguna información útil?.
Publicado en Plataforma Progresista-Juvenil “AVANZA”