La violencia de los desprecios.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • JESÚS PICHEL MARTÍN

    14/09/2008

Vaca multicolor

Se quejaba este Diario, con razón, del trato irrespetuoso con que algunos medios se refieren a la ministra de Fomento Dña. Magdalena Álvarez, de ese “Maleni”, entre familiar y despectivo, que suelen emplear para citarla. Viene de lejos la cosa. Ya en abril pasado Antonio San José publicó un excelente artículo en este mismo periódico (ver “Qué graciosos son algunos”, del 17 de abril de 2008) sobre este asunto, centrándose en los desprecios machistas que alguna prensa dedicó a las recién nombradas ministras.

<!–

Que nuestra cultura y nuestros usos lamentablemente rezuman aún categorías machistas y desigualdad de género no es ningún secreto. Al contrario, bien parece que, para muchos, siguen siendo norma y motivo de orgullo. No hace mucho, un lector escribía en su comentario a algún artículo que “no ha nacido mujer que me dé órdenes”, así, con la altanería y la chulería propias de quien se cree naturalmente al mando.

Esas categorías (como formas de ordenar y comprender el mundo) se manifiestan continuamente con rostros y formas distintos: en el reparto de tareas en el hogar (si es que lo hay), en los puestos directivos de la mayoría de las empresas privadas, en la diferencia de sueldos, en los chistes, en las miradas descaradas, en el lenguaje callejero (y, como se ve, periodístico), en las agresiones físicas y psíquicas dentro o fuera del hogar. Todas estas (y aún otras muchas más) son formas de ejercer violencia, violencia auténtica, no figurada, contra las mujeres.

Por supuesto que esas conductas no tienen unas la misma gravedad que otras, pero lo relevante es que todas pertenecen a una misma forma de entender el mundo y las relaciones entre los humanos; a una misma estructura patriarcal en la que unos ejercen el papel dominante y otras el de dominadas; a una misma cultura en la que unos se viven como quienes deben mandar y otras como quienes deben obedecer. Y lo peor es que aún hay quienes (hombres o mujeres) lo entienden como algo “natural”.

Queda mucho, mucho trabajo por hacer para que estas cosas repugnen a cualquier persona, muchísimo para que sean impensables entre gente civilizada. Mientras, me temo que las mujeres tendrán que soportar (y rebelarse, y denunciar) la violencia de los desprecios.

Jesús Pichel Martín es Profesor de Filosofía

Anuncios

2 comentarios en “La violencia de los desprecios.

  1. Pues parece que después de las amanazas y la chulería de “Maleni” ayer en el Congreso, no sólo siguen esas actitudes machistas en muchos hombres sino que algunas mujeres parecen estar copiándolas, siendo muy grave que en este caso sea una “señora” ministra a la que pagamos todos. Como mujer, lo de la paridad me parece una “parida” más bien, ya que a los cargos públicos deberían acceder las personas más preparadas, no siendo requisito indispensable ser de uno u otro sexo, sino de más o menos calidad humana y cualificación profesional para el cargo que van a ocupar, ambas condiciones totalmente ausentes en “la” Maleni (uso el artículo porque es lo que le cuadra delante del nombre, dada la chusquera actitud de la que hace gala SIEMPRE.
    Ya no sólo pido dimisión sino disculpas públicas a TODOS los que le pagamos, estemos o no en el Congreso, por hacerse el “machito” y a menazar e insultar con su actitud a uno de nuestros representantes, sea del partido que sea. A mí ella NO ME REPRESENTA para nada, y menos a las víctimas del accidente de Barajas que no han hecho más que ver cómo uno y otro día su tragedia personal figuraba como cabecera de todas las noticias nacionales por una u otra filtración. Por las mismas, deberían hacer una revisión de la educación que muestran nuestros altos cargos públicos, ya que si uno de nosotros respondemos así en nuestro lugar de trabajo nos ganamos una buena amonestación, sino un despido, y les pagamos un buen sueldo como para que den ejemplo de la corrección democrática que tanto nos venden y que tan poco practican. Además, las preguntas venían avaladas por el famoso fax que todas las agencias de prensa habían recibido previamente. !Maleni, hija…..corrígete que dejas muy mal al Gobierno y en especial a las mujeres, ah, y procura no tartamudear ni temblar tanto cuando vas a ponerte chulica que no se te entiende bien y vamos a tener que pagarte un intérprete de “andaluz nervioso”!

  2. Como no sé dirigirme a Ud. por otro lado; este comentario es para agradecerle el artículo que ha escrito sobre la violencia machista que algunos “hombres” cometen contra las mujeres que dicen amarlas.
    Yo sé que todos los hombres no son iguales, porque yo no soy igual que todas las mujeres.
    La EpC tenía que haber empezado hace mucho tiempo en las escuelas. Sin embargo la religión responsable y culpable del sometimiento de la mujer al hombre, está tan arraigado en las mujeres que creo que habría que hacer pedagogía en las mujeres desde ya, para hacerles entender a través de sus hijos la necesidad de educarlos como personas independientes y autónomas a ambos sexos. Y la importancia que tiene para la mujer tener una formación para un puesto de trabajo, para que sea valorada en igual de condiciones que el hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s