EL PALACIO DE LA ÓPERA, LAS INSTALACIONES DE LA COPA DEL AMÉRICA, EN VALENCIA HACEN AGUA TODOS LOS EDIFIVIOS QUE NOS HAN COSTADO MILES DE MILLONES DE €…Y LOS SERVIVIOS PÚBLICOS BAJO CERO.

Veles e Vents también hace agua

Los problemas de humedad invaden las terrazas del edificio de invitados

MIQUEL ALBEROLA – Valencia – 29/10/2007

 

Los edificios emblemáticos de Valencia no superan la prueba del agua. Si el Palau de les Arts ha tenido que suspender su programación por las consecuencias de las inundaciones que ha sufrido por las tormentas del 21 de septiembre y del 11 de octubre, el edificio de invitados de la Copa del América no está para menos. Los albañiles están procediendo desde hace algunos días al desmontaje del suelo de las terrazas porque con las lluvias el agua se encharca y filtra hacia las plantas inferiores. El aparcamiento también ha resultado inundado.

 

 

La noticia en otros webs

ACM deriva toda la responsabilidad de los desperfectos hacia el Consoricio

La gestión del edificio corría a cargo de America’s Cup Management (ACM) hasta el pasado 30 de septiembre, sin embargo, ante la situación de paréntesis abierta tras el inicio del proceso judicial entre el Oracle y la empresa que gestiona los derechos de la Copa, las responsabilidades se difuminan, puesto que el Consorcio Valencia 2008 no ha llegado a constituirse y el de 2007 ya no existe. Fuentes de ACM derivaron ayer toda responsabilidad hacia el Consorcio, al que “hace tiempo” se le está pidiendo que arregle los “numerosos desperfectos”. “La explotación es de ACM, pero las infraestructuras siguen siendo del Consorcio”, explicaron. Este periódico trató ayer, sin éxito, de contactar con representantes del Consorcio, que está integrado por el Ayuntamiento de Valencia, el Gobierno y la Generalitat.

No es la primera vez que el Foredek de la Copa del América, que en septiembre de 2006 fue distinguido con el prestigioso premio de arquitectura LEAF Awards, tiene problemas debido a la celeridad con la que fue levantado. Su propio arquitecto, el británico David Chipperfield, llegó a declarar que la calidad de la construcción era “una porquería”. Algunos de los acabados se deterioraron a los días de su inauguración y tuvieron que ser restaurados o reemplazados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s