Los disturbios por la muerte de un joven a manos de un policía se recrudecen en Grecia.

20081207elpepuint_9

El agente que disparó anoche en Atenas contra el adolescente de 16 años ha sido detenido.- Las revueltas por muerte se han extendido por todo el país

AGENCIAS – Atenas – 07/12/2008

Los disturbios por la muerte a manos de la Policía de un joven de 15 años en las principales ciudades griegas se han recrudecido en las últimas horas. Los manifestantes, vestidos de negro, y armados con adoquines, bates y cócteles Molotov han destruido más de cuarenta establecimientos solo en la capital griega, calcinando una veintena de vehículos, y causando heridas al menos 24 agentes.

A FONDO

Capital:
Atenas.
Gobierno:
República.
Población:
10,722,816 (est. 2008)

<!–

Enlace Ver cobertura completa

–>

La noticia en otros webs

La detención de un agente de la policía de 37 años acusado de disparar ayer contra Alexandros Grigoropulos, un estudiante de 16 años que participaba en una protesta y que murió a causa de estos disparos, no ha aplacado los ánimos de los manifestantes. El fiscal encargado del caso ha presentado los cargos de “asesinato intencionado y uso ilegal de arma” contra el detenido. Un segundo agente ha sido también detenido acusado de “colaboración en asesinato”. Antes de ser arrestados, ambos policías habían sido suspendidos de sus cargos.

En un comunicado difundido esta mañana, la Policía afirmaba que los agentes fueron atacados de nuevo cuando se bajaron del vehículo y se dirigieron hacia los manifestantes para arrestarlos, por lo cual uno de ellos hizo un disparo con un cartucho de fogueo y el otro disparó tres veces con su revolver de servicio, hiriendo al menor, que fue trasladado al hospital. El estudiante fue alcanzado en el tórax por una bala y murió a consecuencia de la grave herida poco más tarde.

Contrariamente a la versión oficial, una joven que se encontraba en el lugar de los hechos ha declarado a la televisión privada Alpha que “los manifestantes no atacaron a los policías con objetos ni con bombas incendiarias”, mientras que un taxista ha asegurado que vio cómo “el policía disparó contra el muchacho a sangre fría”. Otros canales y emisoras atenienses ha recogido testimonios según los cuales la provocación contra los policías fue “sólo de insultos”.

Estos acontecimientos recuerdan al caso de Michalis Kaltezas, un joven de 15 años que en 1985 resultó muerto durante una manifestción en el barrio de Exarchia a causa de un balazo de un policía.

Protestas en las calles

Cientos de manifestantes han reanudado las protestas, tras un breve parón, contra la Policía griega principalmente en las ciudades de Atenas y Tesalónica.

Las protestas se han concentrado particularmente en la avenida Alexandras, en el centro de Atenas, donde los manifestantes han arrojado decenas de cócteles molotov contra las fuerzas antidisturbios. “Han destrozado dos concesionarios, un supermercado está ardiendo y al menos cuatro personas permanecen atrapadas en la tercera planta”, ha indicado un agente de Policía.

Las brigadas antidisturbios se encuentran desde altas horas de la noche en las calles de las principales ciudades griegas (Patras, Salónica, Ioannia) para repeler con gases lacrimógenos a los manifestantes que van armados con piedras, maderas y bombas incendiarias y muchos de los cuales se han refugiado en instituciones universitarias para evitar ser detenidos.

“Nunca he vivido algo así”, ha asegurado Hara Christopolou, de 27 años, y residente en el barrio de Exarchia, donde el joven Grigoropulos recibió el mortal disparo. “He intentado salir de casa pero hay gases lacrimógenos por todos lados y las calles están llenas de jóvenes vestidos de negro”.

En Tesalónica, más de 1.000 repetía el lanzamiento de objetos al cántico de “asesinos de uniforme”, dirigidos contra la Policía, a pesar del llamamiento a la calma realizado hoy por el primer ministro Costas Karamanlis, quien se ha disculpado públicamente ante los padres del fallecido. “No hay nada que pueda hacer para aliviar su dolor, pero les garantizo que el Estado actuará para que la tragedia de ayer para que no se repita”.

Más de 30 tiendas, 16 sucursales de bancos y cerca de 20 vehículos quedaron destruidos anoche por la acción de los jóvenes, que lanzaron piedras y desataron varios incendios, según una evaluación provisional de los daños materiales de los bomberos. Al menos 24 policías han resultado heridos en estos choques.

Anuncios

Suspenso general para la EpC en inglés de Camps.

POLÍTICA

El fracaso escolar en el original sistema promete ser alarmante

MARCOS PARADINAS

Este año, en la Comunidad Valenciana, el interés por las notas de navidad ha transcendido más allá de los alumnos. Y es que muchos son los que esperan saber cómo funciona el experimento del Gobierno de Camps para impartir Educación para la Ciudadanía (EpC) en inglés y con el profesor de inglés junto al de la asignatura. De momento, las primeras pesquisas apuntan a una calificación: suspenso general.

<!–

Desde el 30 de septiembre los directores de los centros de la Comunidad ya avisaron de que el resultado podría ser catastrófico. Los alumnos de segundo de la ESO que debían cursar EpC obtuvieron un 4,1 de media en las pruebas sobre su conocimiento del inglés.

Tres de cien
Según el análisis realizado por el diario Levante, que ha consultado a varios responsables de institutos públicos, los resultados finales pueden ser una catástrofe. En el instituto público Ballester Gozalvo de Valencia han aprobado tres del centenar de alumnos matriculados entre sus cuatro grupos. El examen, dependiente del departamento de filosofía, se ha hecho en inglés, pero los alumnos podían contestar también en castellano o valenciano. Las clases de esta materia se dieron según regula la consejería de educación: en inglés y con un profesor enviado por el Gobierno regional.

“No se han enterado de nada”
“Los estudiantes no se han enterado de nada del contenido. Se quería saber si habían comprendido algo en inglés y se ha demostrado que sólo tres alumnos han captado el sentido. Por mucho que el profesor ponga de su parte, es imposible que los alumnos puedan entender temas tan abstractos” señaló un responsable del centro al diario.

Los cálculos alicantinos
El caso de Alicante también es preocupante. Allí sólo han aprobado los exámenes de EpC dos alumnos de cada aula, de un total de nueve clases con 25 alumnos cada una.

Al borde de la ley
En el IES La Patacona de Alboraia decidieron tomar otra dirección. Allí las clases se dan en castellano. En el centro aseguran que EpC se suele dar en una de las dos lenguas oficiales, aunque el profesor de inglés está presente en la clase, como quiere la consejería. Las notas, pendientes de entrega, rozan el aprobado general.

Felicitaciones privadas
Pero no todo serán malas noticias para Francisco Camps y su consejero de Educación, Alejandro Font de Mora. Por ejemplo, en el colegio privado Fasta Madre Sacramento de Torrent ha aprobado el 75% de alumnos. La alegría en el centro ha llegado a tan altas cotas que han enviado una carta, en inglés obviamente, a Font de Mora, para felicitarle por la idea de enseñar EpC en la lengua de Shakespeare.

Miles de personas salen a la calle contra el capitalismo inhumano

766959
PÚBLICO – Madrid – 15/11/2008 23:16

Las principales ciudades españolas gritan su indignación por la especulación financiera

“¡La crisis, que la paguen ellos!” Ese fue el lema que unió el sábado a miles de personas en las principales ciudades de España. No se ideó en un despacho, sino en Internet, y de allí saltó a la calle el mismo día en que los líderes de los países más poderosos del mundo se reunían en Washington (EEUU), en la Cumbre del G-20, una cita que, con el telón de fondo de la crisis financiera internacional, pretendía nada menos que “refundar el capitalismo”.

Paga tú la crisis

Cientos de personas elevaron en la Puerta del Sol de Madrid decenas de pancartas en contra del capitalismo salvaje. Lo que empezó como una concentración, terminó por convertirse en una marcha que recorrió los puntos de poder de la capital. Ante las sedes del Banco de España, la Bolsa o el Congreso de los Diputados se escucharon los siguientes mensajes: “Paga tú tu crisis”, “a bancos salváis, a pobres robáis”, o “el capitalismo es el terrorismo”. Asociaciones como Ecologistas en Acción también desplegaron su propio mensaje: “¿Crisis de qué? ¿Crisis de quién? Necesitamos menos para vivir mejor”.

Ricardo García Zaldívar, presidente en España de ATTAC (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras especulativas y la Acción Ciudadana), explicaba por qué asociaciones como la suya no legitiman la reunión de este fin de semana: “Creemos que no hay que hablar ni de G-8, ni de G-21, sino de la humanidad, de países ricos y países pobres, de movimientos sociales y de sociedad civil”, y continuaba: “Estamos muy preocupados porque precisamente los que nos han metido en esta historia quieren ahora hacer de salvadores”.

Socialización de las pérdidas

En la misma línea, Javier, un trabajador social de Madrid de 27 años, explicaba: “Estoy aquí contra la socialización de las pérdidas y la privatización de las ganancias. Me parece una vergüenza que ahora nos quieran hacer pagar a nosotros por lo que nos están haciendo, precisamente a nosotros”.

“Es una vergüenza que nos hagan pagar lo que ellos han hecho”

También en la plaza de Catalunya, en Barcelona, donde se reunieron alrededor de 500 personas, se oían voces que apuntaban al mismo argumento: “La crisis, que la paguen los ricos”. Oleguer Bohigas, uno de los organizadores del acto, explicaba: “Refundar el capitalismo es un eufemismo para darnos más medicina neoliberal”.

Por su parte, Cintia, una argentina del colectivo Clase contra clase, “de ideología marxista”, opinaba: “La gente, lo que necesita es pronunciarse; hay mucha bronca con eso de que los gobiernos hayan salvado la banca pero cada vez haya más desempleados”.

“Bankeros, vuestra crisis es nuestra ruina”. Era una de las pancartas que podía leerse en la concentración frente al Ayuntamiento de Sevilla. Allí, unas 300 personas recorrieron los escasos metros que les separaban del Banco de España en un acto vigilado en todo momento por la Policía Nacional.

Encima, el Gobierno les salva

También en Valencia unas 400 personas se reunieron en la Plaza del Ayuntamiento. Lo que más dolía, la hipoteca: “Hay gente a la que el banco le quita el piso por no poder pagar, ¡y encima el Gobierno le saca del bolsillo el dinero para salvar a esos mismos bancos!”, resumió Estefanía, de 25 años, que hasta hace unas semanas trabajaba en un supermercado.

Aunque las protestas no fueron convocadas por un único colectivo, las palabras de Sonsoles en Madrid podrían resumir lo que todos, en todas las ciudades pensaban ayer: “Hay que mojarse, todo esto nos tiene que llevar a algo. Hay que pedir explicaciones y hay que escuchar las distintas voces que se manifiestan y que se expresan”.

Los sindicatos aseguran que el 85% de los centros educativos participa en los encierros

educación PARA LA CIUDADANÍA

 

  

   

Para mañana está prevista una concentración simultánea en Castelló, Alicante y Valencia en las delegaciones de la Generalitat bajo el lema “Con esta educación, Font de Mora dimisión”.

EFE Entre el 80 y el 85 por ciento de los 360 centros de la Comunitat Valenciana están participando activamente en los encierros, asambleas y concentraciones organizadas por los sindicatos FE-CCOO, FETE-UGT y STEPV-Iv para protestar por la impartición en inglés de la asignatura EpC.

Según han indicado hoy a EFE fuentes de STEPV-Iv, la mayoría de los centros educativos de la provincia de Valencia y algunos de Castellón y Alicante se están sumando hoy a diferentes horas a los encierros convocados por los sindicatos para el día de hoy.

Estos “encierros simbólicos”, puesto que las clases se están desarrollando con normalidad, van acompañados de asambleas en las que se les informa tanto a los alumnos como a los padres sobre el conflicto creado por la Conselleria de Educación al obligar a los centros a impartir EpC en inglés.

Las mismas fuentes han explicado que algunos centros por motivos de organización no han podido sumarse a las protestas de hoy, pero se sumarán la próxima semana.

En este sentido, STEPV-Iv ha explicado que esta tarde, alrededor de las 19.30, los sindicatos asistirán al encierro en el Instituto Isabel de Villena de Valencia para sumarse a la iniciativa de los centros.

Asimismo, para mañana está previsto una concentración simultánea en Castellón, Alicante y Valencia en las delegaciones de la Generalitat Valenciana bajo el tema “Con esta educación, Font de Mora dimisión”.

Las próximas concentraciones acordadas por la plataforma se celebraran los próximos días 20 y 27 de octubre en las tres capitales valencianas.

En el día de ayer, FE-CCOO, FETE-UGT y STEPV-Iv abandonaron la Junta de Portavoces de la Mesa Sectorial de Educación, al no obtener “una respuesta positiva del director general de Personal, David Barelles, para resolver el conflicto de Educación para la Ciudadanía”.

Los tres sindicatos han pedido la convocatoria de una próxima reunión presidida por la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, para reconducir la situación.

Los trabajadores sin papeles plantan cara a Sarkozy.

Unos mil extracomunitarios en huelga rechazan la política de inmigración francesa. Al Gobierno no le queda más remedio que empezar a hacer unas regularizaciones que se negaba a hacer

 

 

ANDRES PÉREZ – CORRESPONSAL EN PARÍS – 08/06/2008 20:27
Un aroma delicioso de yassa, un plato africano, sale de un fast-food de los Campos Elíseos de París. No es una escena del diálogo de civilizaciones protagonizado por una hamburguesa y un pollo. Simplemente, ha llegado la hora de la comida para 13 trabajadores sin papeles en huelga en este establecimiento de la cadena Quick. Los trece huelguistas originarios de Mali devoran golosos sus abundantes platos tradicionales, al lado de turistas americanos alucinados frente a su triste hamburguesa a precio de oro.

En la otra punta de París, el ministro francés de Identidad Nacional, Brice Hortefeux, podría llevarse el mismo susto si pasara por delante del muy popular restaurante Chez Papa de la rue Lafayette. En lugar de salir efluvios del célebre cassoulet de esta mesa popular, especializada en platos tradicionales del sur de Francia, los aromas son hoy de especias africanas. Y es que uno de los principales chefs de Chez Papa es Issaga, senegalés sin papeles, también en huelga. El mismo chef que deleita a diario a cientos de parisinos con platos tradicionales franceses, ahora deleita a sus 38 camaradas en este combate.

Como el Quick de los Campos Elíseos o el Chez Papa de la rue Lafayette, unos cincuenta establecimientos de la región de París, buena parte de ellos restaurantes, siguen con protestas y ocupados desde el 15 de abril pasado por trabajadores extracomunitarios que, desde hace años, van al trabajo cada día, cotizan, pagan impuestos y llevan a sus hijos a la escuela. Y todo ello pese a que, en cualquier momento, un control de la Policía puede llevarlos a un centro de retención y a una expulsión.

Una acción colectiva exitosa

Se trata de un movimiento nunca antes vivido en este país. Una protesta con la que los sin papeles, los Sans’Pap’, están consiguiendo salir a la luz. Gesta mayor, tal como está el patio. Que se hable de ellos no como clandestinos, irregulares, ilegales, vagos y toda esa retahíla de tópicos banalizada en este país. Han conseguido que se hable de ellos en su calidad de trabajadores privados de papeles cuya contribución es indispensable a la economía francesa.

La acción reúne a casi mil Sans’Pap’, según el sindicato CGT y la asociación Droits Devant!, que coordinan el movimiento. De momento, ya han conseguido que las prefecturas acepten a tramitación la práctica totalidad de sus dossieres para la regularización de permisos de residencia. Todo un éxito sin otro precedentes en Sarkolandia.

Según la CGT, “ya ha habido 350 regularizaciones en París y su región”, y el movimiento va in crescendo. A las 1.000 demandas ya presentadas, van a sumarse en breve otras 400, y 1.000 más esperan obtener luz verde.
El Ministerio de Inmigración e Identidad Nacional, por su parte, sólo reconoce hasta el momento 260 regularizaciones y prefiere hablar poco del tema, porque tiene todas las de perder con esta acción colectiva.

Con las últimas leyes, de 2006 y 2007, endureciendo las condiciones de residencia y de trabajo de los extracomunitarios, Sarkozy creía haber dado satisfacción a su electorado xenófobo y, al mismo tiempo, haber puesto orden en una Francia juzgada  “laxa con la inmigración”.

En realidad, como Francia es un país donde seguir comiendo cassoulet a precio asequible sólo es posible gracias a buenos chefs senegaleses, esas leyes metieron al aparato productivo en un lío mayúsculo. Muchos empresarios, hasta entonces contentos de recurrir a la mano de obra barata Sans’Pap’, prefirieron empezar a exigir papeles –aunque fueran falsos– o despedirlos a partir de febrero de 2008.

Todo podría haber funcionado como una purga silenciosa, un blanqueo sin ruido de la mano de obra. No contaban con que muchos Sans’Pap’, al ver venir el toro, se habían afiliado a la CGT, contactado a Droits Devant! y preparado la movilización.

Bastó el ejemplo de la regularización, en febrero, en un sólo restaurante. El selectísimo La Grande Armée, donde las élites parisinas no podían soportar el follón montado por ocho Sans’Pap’ cocineros y friegaplatos, consiguió de las autoridades una regularización para poder volver a funcionar. La mecha prendió en seguida. Mil Sans’Pap’ en acción a la luz del día. Mejor la huelga que ser despedido, volver a la clandestinidad total y ser expulsado como las 25.000 personas deportadas en 2007.

“Somos la punta del iceberg”

Issaga, el chef de Chez Papa, sonríe. Dos meses sin sueldo, una huelga todavía no definitivamente ganada, pero este grandullón senegalés ya sonríe. “Con sus leyes, el Gobierno dijo que quería dar una patada en el hormiguero. Estoy seguro de que ahora se arrepiente de tanta patada”, dice.

“Es muy duro ver la televisión, y ver cómo hablan. Que si hay que levantarse temprano, que si salimos muy caros a la Seguridad Social… Sabemos que hablan de nosotros. Y nosotros trabajando, cotizando y, hasta ahora, sin poder replicar”, explica. “A partir de ahora, replicamos. Y no somos más que la punta del iceberg”, lanza como un guiño.

Atrapado por la incoherencia económica de su propuesta de cerrojazo, Nicolas Sarkozy se enfrenta ahora a la extensión probable del movimiento de asalariados Sans’Pap’:

Puestos ante la disyuntiva brutal de defenderse en su puesto de trabajo o ser expulsados, los extracomunitarios optan cada vez más por la primera opción. Todo un fracaso para la que fuera bautizada Derecha Cassoulet.