José Tomás: “Camps me llamó, su mujer llorando… esperaba que dijera que él había pagado sus trajes. Pretendían que me comiera el marrón”.

30/08/2009

   El Plural / Política

  POLÍTICA

El sastre revela a El Plural que votó durante años al PP, “pero no tienen vergüenza”

CECILIA GUZMÁN

“El sastre”, “sastrecillo valiente”, “falso sastre” son algunos de los motes que ha tenido que escuchar José Tomás desde que se vio envuelto en el caso Gürtel por tener en su cartera de clientes a Francisco Camps y a otros cargos de la Generalitat valenciana. Tomás dice que ni sastre, ni valiente; simplemente un comercial de una cadena de tiendas que tenía además la responsabilidad de dirigir varias sucursales. Hace unos 17 años inició la relación con uno de sus principales compradores, un hombre que llegaría a tener mucho éxito en el mundo de la publicidad y la imagen, Álvaro Pérez (El Bigotes).

<!–José Tomás nos recibe en su casa y durante una charla distendida intenta mostrar quién es y cómo le ha cambiado la vida desde que salió a la luz este caso. “Llevo más de 40 años en este negocio, trabajando para la familia Hinojosa. Primero en Cortefiel, luego en Milano, y por último, en Forever Young, porque “Eduardo Hinojosa me vino a buscar y me ofreció dirigir varias sucursales”.

Su amistad con El Bigotes y Crespo
“Estoy mezclado en este caso porque yo conozco a los que ahora mismo están implicados. Álvaro Pérez, desde hace 17 ó 18 años; a Pablo Crespo [ex secretario de Organización del PP gallego y administrador de Orange Market], hace unos 11 años; a Francisco Correa, le he visto varias veces. Han sido clientes habituales, hasta que salió esto y comienzan a investigar y encuentran facturas con nombres de políticos, porque en las tiendas sí encuentran pruebas de que se les ha hecho ropa a políticos. Y el único que ha atendido a esos políticos soy yo, por eso llegan hasta mí”.

“Estaría en la cárcel”
Tomás explica por qué colaboró desde el primer momento con la policía judicial y la fiscalía. “Si no lo hubiera hecho, estaría en la cárcel, ¿y quiénes son ellos para taparles nada? Con lo que hay grabado, es que nadie sabe la cantidad de pruebas que tienen en el caso Gürtel. El archivo es inmenso. ¿Por qué me la iba a jugar yo…? Eso es lo que han pretendido, que yo me comiera el marrón”.

El despido
Al día siguiente de declarar ante el juez Baltasar Garzón, José Tomás recibe una carta de despido de Forever Young e inmediatamente comienza una campaña contra él por parte del PP, principalmente del portavoz de Justicia, Federico Trillo, y de la prensa afín, que se hace eco, como ABC y El Mundo. Es entonces cuando decide conceder una entrevista en la que cuenta lo que ya hemos ido sabiendo: que los altos cargos de la Generalitat adquirieron trajes en las tiendas Milano y Forever Young que eran pagados por las empresas de la trama Gürtel, y que Álvaro Pérez y Pablo Crespo se encargaban de todo.

Trillo “es una persona mala”
“Trillo es la persona más mala que hay en este país. Yo termino de declarar, recibo la carta de despido de Forever Young y hago las declaraciones a El País. Ese mismo día, yo estoy seguro de que se sentaron el señor Hinojosa y el señor Trillo para trazar su estrategia, puesto que lo que declaró Hinojosa fue textualmente lo que dijo Trillo en Onda Cero, lo mismo”. Y a partir de ahí empiezan las calumnias de El Mundo, ABC, la COPE e Intereconomía”.La comida con Correa e Hinojosa
“Hinojosa viene un día y me dice: ‘oye, organiza una comida y los invitamos a comer’. Él sabía la importancia de lo que facturaba este cliente, no sólo en trajes, compraban también grandes cifras en relojes, de 6000 y 7000 euros, porque Hinojosa organizaba también subastas de relojes. Entonces quedamos a comer Correa, Álvaro, Crespo, Hinojosa y yo. Hinojosa le planteó a Correa que él quería comprar un edificio en Alfonso XII, y buscaba otro socio porque una planta se la quedaba Botín, otra se la quedaba él, y una tercera se la ofrecía a Correa. Y éste dijo: ‘qué va, eso es un negocio demasiado grande para mí”.

 

“El PP está corrompido totalmente”
“Camps va a acabar como una persona mentirosa. Ahora mismo todo lo que pueda hacer contra él y contra el PP lo haré. He sido votante del PP durante muchos años, pero no tienen vergüenza. Está corrompido totalmente. Álvaro me contó lo que pasó en el Congreso de Valencia, entre bastidores. Él organizó el acto. Nadie se imagina lo que se vio allí, hubo casi puñaladas. La frase ‘Hijo de puta’ es la más suave que se dijo entre la cúpula popular. A mí me dice Álvaro: ‘He visto en política de todo… pero el comportamiento de todos estos me ha dado vergüenza ajena’. Camps apoyó a Rajoy, si no, no habría salido. La gente con peso dentro del PP estaba de él hasta las narices. Y todo lo que me ha contado de la época de Zaplana, a Álvaro le tocó quitar mucha mierda de ese”.

¿Ahora nadie conoce a Álvaro Pérez?
Sobre El Bigotes, Tomás se muestra sorprendido de que ahora los del PP digan que apenas le conocen. “Una persona que durante 12 años ha tenido la responsabilidad de que a cualquier sitio del mundo que fuera Aznar, o los dirigentes populares, él les montaba todos los actos. Ha hecho que ganaran todas las elecciones. Y no sólo me asombran los del PP, también algunos periodistas como Sáenz de Buruaga. Yo le conocí por Álvaro Pérez, me lo presentó él. Y los debates que ha hecho en Telemadrid después de abrirse el caso Gürtel son asquerosos. O Carlos Herrera, en Onda Cero, que en abril había cerrado con Álvaro Pérez un programa de cachondeo sobre políticos…hubo una comida entre Pablo Crespo, Carlos Herrera y Álvaro Pérez, y sin embargo Herrera se ha dedicado a difamarle y también ha dicho muchas mentiras sobre mí”.

Camps esperaba que yo dijera…
Tomás habla también sobre Camps. “Le envié un mensaje a través de su abogado: le he querido mucho, pero en la vida, cada uno tiene que apechugar con lo que le toca”. José Tomás está resentido con el presidente valenciano. “Me llamó varias veces a mi casa, desde el ocho de febrero, conversaciones de 40 minutos. La última, a la una de la mañana, su mujer llorando. Él me decía, ‘es mi mujer que está llorando, y también la mujer de Álvaro, que está fatal. Álvaro es un bocazas’. Yo se que lo que Camps esperaba es que yo dijera que había pagado él sus trajes. Le preocupaba si alguien tenía una factura a su nombre que la hubiera pagado otro”.

“Tú ignoras que ellos no pagan”
José Tomás explica que Álvaro Pérez y Pablo Crespo no cuidaban demasiado las apariencias. “Oye, –le decían- que ellos nunca paguen. Tú, de cara a ellos, ignoras que ellos no pagan. Y yo les respondía que a mí eso no me importaba. Les pasaba las facturas y ellos me las pagaban, y yo tenía mi opinión personal sobre todo aquello, pero me la reservaba”.

“Me consta que a Betoret le untaban”
“A mí no me consta si Camps decidió alguna adjudicación, pero Betoret…[ex jefe de gabinete de la Consellería de Turismo, imputado junto a Camps], éste sí me consta que le han untado. Un día comimos juntos y Álvaro me dijo, ‘ahora necesito que nos dejes solos, que éste se está haciendo de rogar’…”.

Luis Bárcenas dimite “temporalmente” como tesorero del PP.

POLÍTICA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Asediado por el caso Gürtel, el senador no espera al previsible suplicatorio del Tribunal Supremo

MARCOS PARADINAS

Luis Bárcenas ha dimitido este mediodía, después de reunirse con Mariano Rajoy, tras el comité ejecutivo del partido. El tesorero del PP había asegurado que dejaría su cargo si el Tribunal Supremo pedía el suplicatoria al Senado para imputarle. Finalmente, Bárcenas acudió como “imputado provisional” el pasado miércoles 22 a declarar y salió “muy contento” al haber podido demostrar “su inocencia”.

<!–Mariano Rajoy había dedicado parte del comité ejecutivo de hoy a defender su postura con respecto al caso Gürtel, habida cuenta de las críticas internas hacia su pasividad, sobre todo con el tesorero del partido: “Sé lo que estoy haciendo”. El líder del PP había defendido la “presunción de inocencia” de sus militantes, justo delante de Luis Bárcenas, que también había acudido a la reunión. La presencia del senador, a pesar de ser el tesorero, era ya de por sí un hecho reseñable ya que Bárcenas había aparecido lo básicamente indispensable en las reuniones del partido después de apuntarse a su posible implicación en la trama corrupta.

Adelantarse al Tribunal Supremo
Bárcenas habría dimitido después de reunirse con Rajoy, tras el comité ejecutivo. Hasta hoy, el tesorero manejaba dos opciones para presentar su dimisión: o que el Tribunal Supremo le imputase de manera definitiva por los delitos de cohecho y delito fiscal o que Mariano Rajoy se lo pidiese de manera personal. Según El País, habría sido la cercanía de la primera hipótesis lo que habría impulsado su dimisión. La imputación es ya casi inevitable y Rajoy y Bárcenas habrían querido adelantarse a que el Tribunal Supremo tramitase el suplicatorio al Senado.

Comunicados de PP y Bárcenas
La dimisión de Bárcenas (como tesorero nacional, no como senador” es sólo “provisional”. Así lo han remarcado tanto el Partido Popular como el propio Bárcenas, en sendos comunicados. El ya ex tesorero asegura en su comunicado que dimite “por lealtad al Partido Popular y a su presidente, Mariano Rajoy, y de común acuerdo con él” y que espera volver al cargo cuando demuestre definitivamente su “inocencia”. El PP, en su comunicado, asegura que confía plenamente en esa inocencia y que agradece a Bárcenas los 28 años de servicio al partido.

Evitar la fotografía
La permanencia de Luis Bárcenas había sido muy cuestionada en el PP tanto de manera pública, las menos de las veces, como en privado. No eran pocos los populares que querían que esta dimisión se hubiera producido antes. Así se hubiera podido evitar la fotografía histórica del pasado miércoles, con el tesorero del principal partido de la oposición entrando al Tribunal Supremo para declarar por graves delitos, más aún si se tiene en cuenta que maneja un presupuesto anual de 80 millones de euros.

Peso pesado
A día de hoy, Luis Bárcenas es el peso pesado de los populares imputados en el caso Gürtel. El entramado de presunta corrupción que asedia al PP ha afectado a un senador, a un diputado, a un por entonces eurodiputado, a tres diputados de la Asamblea de Madrid y a una contundente lista de alcaldes madrileños. Pero de todas las sospechas, las más contundentes pesaban sobre Bárcenas. Podría haber recibido hasta 1.353.000 euros de la trama corrupta, según las investigaciones. Además, su patrimonio se vio cuadruplicado en tan sólo cinco años, algo que el tesorero justifica a tenor de operaciones bursátiles exitosas, ya que su sueldo como tesorero no serviría como excusa.

Un crédito sospechoso
Uno de los episodios más polémicos de esta historia tenía su raíz en un crédito de 330.000 euros que Bárcenas pidió para devolver en billetes de 500 euros a los pocos meses. El tesorero del PP aseguró que el objetivo era adquirir un cuadro, operación que se vio frustrada, por lo que tuvo que devolver el dinero. Sin embargo, uno de los apuntes de la caja B de Correa, señala que la trama entregó, justo en esas mismas fechas, 330.000 euros a un tal “L.B.”. Ni un euro más, ni un euro menos.

Francisco Camps más cerca del banquillo.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    07/07/2009

El Zumbido

El PP resiste los envites de los tribunales sólo porque tiene un blindaje mediático capaz de amortiguar los mayores escándalos. En realidad, la prensa española está dividida entre quien tiene miradas sólo para los defectos del enemigo y ceguera para los aliados políticos y financieros. Y quienes tienen pretensiones de una cierta imparcialidad. Pero también hay un ranking de desvergonzados.

<!–El director de El Mundo es un especialista en aplicar la teoría del “tornillo sin fin” al mínimo descuido de la izquierda. Es un periodismo de perro de presa que no suelta el bocado aunque ya no quede ni el hueso. La fortuna personal de Pedro J. Debe ser proporcional a la falta de escrúpulos que tiene para seleccionar a sus víctimas que son tan estupidos en muchos casos que quieren negociar con él, pensando que lo mismo que al contrario de lo que le ocurre al escorpión, el supuesto periodista dejará de utilizarlo aunque el instinto le dicte el ataque y sus intereses también; es selectivo con sus víctimas: sus aliados están a salvo hasta el momento que dejen de tener utilidad.

Ocurre ahora en el PP que los escándalos del caso Gürtel todavía no le están pasando factura porque los medios de la derecha dura, que son muchos, restan importancia a lo que es obsceno y cada vez más indefendible. Invierten la contumacia con la que golpean a cualquier miembro del Gobierno en blindaje para los presuntos delitos de la oposición. Y eso va dibujando cada vez con más furor una división de las españas entre los que no quieren ver los defectos de los propios y los ciudadanos progresistas que tratan de ser imparciales con los déficit de los propios.

Ahora el Tribunal Superior del País Valenciano ha dado una vuelta de tuerca al proceso contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, porque ve indicios claros de un delito de cohecho. Casi nada. Mariano Rajoy se agarra a que “nadie se vende por unos trajes” sin recordar que la versión oficial mantenida por el que será acusado es que los trajes los pagó él. En esta España del PP empiezan a aparecer fenómenos berlusconianos en los que pronto saldrán Barcenas y Camps afirmando que los españoles saben como son y les quieren así. Bueno, es una posibilidad que resulta odiosa para casi todo el mundo pero ¿nadie se acuerda de que Silvio Berlusconi estuvo en la fastuosa boda de la hija de Aznar en El Escorial?

Carlos Carnicero es periodista y analista político.

Luis Bárcenas y el sindicato del crimen.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Fernando de Silva
  • FERNANDO DE SILVA

    16/06/2009

Sin la Venia

Luis Bárcenas, el hombre encargado de “controlar” las finanzas del PP, y a quién por su cargo se le debería de suponer una honestidad por encima de la media de los dirigentes de su partido, está a punto de engrosar la lista de imputados del llamado Caso Gürtel; tan sólo falta que el Tribunal Supremo acepte que existen indicios suficientes para considerarle como un presunto delincuente económico. La justicia es lenta pero demoledora para quienes piensan que ganando tiempo o mirando para otro lado las conductas delictivas desaparecen por arte de magia. Mariano Rajoy sigue equivocándose y pronto será engullido por la inmundicia que le rodea por todas partes; la corrupción no desaparece con las victorias electorales, pero sí contribuye a convertir a sus votantes en encubridores de sus fechorías, como está ocurriendo actualmente en la Italia de Berlusconi, un político sin escrúpulos que antaño compartía una buena amistad con Aznar.

<!–No han pasado tres meses desde que L.B., como así se le conoce en los libros de la caja B de la trama de Correa, se sentía perseguido y denunciaba al Juez Garzón ante el Consejo General del Poder Judicial; y el PP incluso se atrevía a presentar contra aquél una querella por prevaricación. Pero el tiempo se le está acabando, ya nadie le cree, y muy pronto su propio partido tratará de apartarle en un acto más de hipocresía propia de una derecha impropia de un régimen democrático.

El Partido Popular sufre una pandemia en la que el virus de la corrupción campa por sus fueros sin control, con la particularidad de que sus efectos pueden ser letales, y no curan en tres días como los de la gripe A. Y por el momento tan sólo cuentan con la vacuna de sus electores, que tarde o temprano les abandonarán por miserables.

La Agencia Tributaria, que ha tardado demasiado en reaccionar, parece que ha descubierto que las inversiones de Luis Bárcenas eran superiores a sus ingresos, y como tal circunstancia es imposible a menos que se demuestre un endeudamiento no reconocido, el fiscal y el juez instructor consideran que las pruebas practicadas son suficientes para su imputación por los delitos de fraude fiscal y cohecho, todo un ejemplo de saber hacer del tesorero del principal partido de la oposición.

Lo ahora descubierto parece ser la punta del iceberg de los negocios ilegales de un sindicato del crimen. No nos olvidemos de que Correa afirmaba en una conversación grabada: “Yo a Bárcenas le he llevado… 1.000 millones de pesetas. Yo, Paco Correa, le he llevado a Génova y a su casa“. Intuyo que lo percibido por Luis Bárcenas, al tratarse de una pieza clave del caso Gürtel, sólo representa la comisión recibida por el cobro de comisiones entregadas ¿a su partido?. En los tiempos del sindicato del crimen cuando el contable se quedaba con dinero de sus jefes le cortaban la cabeza o le tiroteaban; ahora el PP se conformará con “suspenderle cautelarmente de militancia”, y Rajoy mirará para otro lado.

Ahora Rajoy es cuestionado por su connivencia con la ausencia de ética en la política.

POLÍTICA

 

Hace un año el jefe del PP era criticado por falta de liderazgo

¿Y ahora qué decisión va a tomar Mariano Rajoy en relación al trío de aforados? Estos son Jesús Merino, diputado a escala nacional; Gerardo Galeote, aún eurodiputado, y Luis Bárcenas, senador popular por Cantabria y tesorero del partido.

<!–acabó la farsa, aunque algunos farsantes <i>marianistas</i> continúen jugando al equívoco y, sin duda, al cinismo en Génova 13. Durante meses, el jefe de la derecha –para proclamar la inocencia del terceto de presuntos implicados- se ha venido refugiando en el dato o la circunstancia procesal de que ninguno de los tres estaba imputado.

“Con carácter de urgencia”
Ahora ya están imputados y se les acusa de presuntos delitos de cohecho y contra la hacienda pública. Antonio Pedreira, juez instructor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ha remitido la causa al Tribunal Supremo y además ha exhortado a sus colegas a que llamen a declarar a los imputados “con carácter de urgencia” pues los hechos a investigar -ha precisado- pueden prescribir dentro de un mes.

“Nuevos hechos”
Pedreira subraya en su escrito al Supremo que él ha encontrado indicios de delito por los supuestos vínculos, de estos tres políticos del PP, con la trama o caso Gürtel. La actitud del juez del TSJM es compartida por la Fiscalía Anticorrupción. Pedreira reconoce que los últimos informes aportados por la Fiscalía y por la Agencia Tributaria le han llevado a elevar el sumario al Supremo, subrayando que ha “descubierto nuevos hechos” de modo que no descarta que los aforados “hayan podido incurrir en infracciones de naturaleza administrativa y penal”.

Un puñetazo
¿Y usted, Sr. Rajoy a que sigue esperando para dar un puñetazo en la mesa de su despacho? ¿Por qué no dice en voz alta que “hasta aquí hemos llegado”? Atrévase de una vez a declarar que los tres imputados no merecen formar parte del Partido Popular, que se les suspende de militancia y que serán de inmediato destituidos de sus cargos y responsabilidades.

El ridículo
Ayer la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, en La mirada crítica de Tele 5, preguntada por María Teresa Campos, no hizo más que el ridículo. Respondía como si fuera un robot e insistía de forma patética utilizando argumentos tan endebles como estólidos. ¡Cuánto le costó admitir a Sáenz de Santamaría que los políticos no sólo han de ser votados en función de su gestión, sino que han de serlo también por su honradez!

Emergente corrupción
Rajoy se ha abrazado en estos tiempos de emergente corrupción pepera a Francisco Camps y a Luis Bárcenas, los dos imputados de mayor relieve político del caso Gürtel. Los ha protegido y los ha amparado. Casi se ha convertido objetivamente en cómplice de ambos. Su conducta como candidato a la presidencia del Gobierno de España ha oscilado entre la cobardía y la incapacidad para regenerar su propio partido, atrapado por una mafia de sinvergüenzas muy bien relacionada con algunos de los mandamases de la derecha.

Política y negocios sucios
El hombre que, emulando a su padrino Aznar, se ha ofrecido en El Mundo para sacar a España de la crisis económica internacional, resulta que es sencillamente impotente a la hora de plantar cara a los profesionales del pelotazo o a los que confunden en su beneficio la política con los negocios sucios y, eso sí, suculentos. No le importa a Rajoy, ni poco ni mucho, que gentes como Carlos Fabra o los imputados de la saga Correa hayan alcanzado –sin rubor ni límite conocido- su enriquecimiento escandaloso gracias a métodos caciquiles o de rufianes posmodernos.

Ausencia de ética
Rajoy era hace un año cuestionado severamente por su falta de liderazgo. Ahora lo es por algo muchísimo más grave: su connivencia con la amoralidad o la ausencia de ética en la política.

Enric Sopena es director de El Plural

Las encuestas y la movilización de la izquierda.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    02/06/2009

El Zumbido

España es un universo electoral cuyo abanico más amplio entre los dos grandes partidos difícilmente encuentra más de tres puntos en las encuestas de intención de voto. Esta tozudez electoral responde a un encasillamiento ideológico político entre dos posiciones tan encontradas que en raras ocasiones se produce un trasvase significativo de voto que defina la alternancia.

<!–La técnica electoral del PP tradicionalmente ha sido volcarse en el electorado más fiel y más duro, renunciar a cualquier intento de abrirse hacia el centro y confiar en el desistimiento del votante socialista: su esperanza es que la abstención, una menor participación electoral le dé la victoria.

Esta metodología es una copia de la desarrollada por George W. Bush en sus últimas dos elecciones en las que consiguió ganar mediante la movilización del voto ultraconservador mientras que los candidatos demócratas no lograron entusiasmar a su electorado.

Ahora la crisis económica, el descontento social por las dificultades económicas –que son internacionales pero que el PP se empeña en nacionalizar- son la base de pensar que cuanto peor van las cosas para el país, mejor irán para ellos.

Y sin embargo no despegan en las encuestas porque los residuos tardofranquistas del PP asustan incluso a muchos discrepantes de las políticas socialistas. Sólo ver a Mayor Oreja mostrando comprensión con los curas pederastas y con el franquismo es un revulsivo suficiente para que muchos votantes potenciales salgan corriendo. Por eso en determinados momentos Mariano Rajoy y otros dirigentes del PP se retiran del escenario cuando aparece Jaime Mayor Oreja o Esperanza Aguirre.

Las elecciones del domingo son de una importancia vital para Mariano Rajoy que no tiene el respeto ni la adhesión mayoritaria de su partido entre otras cosas por su falta de carácter para desprenderse de la pesada herencia de José María Aznar.

Pero las encuestas pueden volver a fallar si a última hora, el votante de izquierda horrorizado con la pretendida escalada de Mariano Rajoy acude a las urnas. No será la primera vez que sucede.

Carlos Carnicero es periodista y analista político.