Taibo desenmascara a los neocons.

21 Nov 2008

Carlos Taibo publica nuevo libro. Y es altamente recomendable porque desenmascara a neoliberales, neocons y aznarianos. A los que se presentan bajo esa etiqueta, como el hombrecillo de las Azores, y a quienes actúan enmascarados, como la presunta dirigente sindical de CCOO María Jesús Paredes.

<!–

Tags:

–>

Categorías

El Rincon del Neocon: “La mala suerte de Rajoy”.

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Maria Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    18/10/2008

 

 

<!–

¿Se han preguntado porqué España es el único país medianamente importante de Europa, donde aún no se ha tenido que ir al rescate de un banco? No puede ser, desde luego, por la buena gestión del Banco de España en estos últimos años, ni mucho menos por el control que haya podido establecer nuestro nefasto gobierno. Todo obedece a un fenómeno poco tangible, pero no por ello menos demoledor: la mala suerte de Mariano Rajoy.

No, no, no se rían. Al principio en el partido también nos hacía mucha gracia esta ocurrencia difundida por una parte interesada de la prensa, pero poco a poco los hechos han ido ocupando el espacio de la razón y a estas alturas ya no albergamos la menor duda. Mariano es, por mucho que nos duela a todos, un hombre que no es que atraiga la mala suerte es que la fabrica en una especie de cadena de montaje.

Si en lugar de Mariano el líder de la oposición fuera nuestro añorado Aznar, les puedo asegurar que a estas alturas teníamos en España una crisis bancaria a la altura de la alemana, la francesa o la británica. El Gobierno estaría literalmente noqueado y el país a las puertas de unas elecciones anticipada que nos acabarían encumbrando al gobierno con una mayoría absoluta que iba a ser la envidia de toda Europa. Y sin embargo, miren como estamos.

Zapatero reuniéndose con los banqueros, nuestros banqueros, para transmitir juntitos una imagen de confianza. Y los sindicatos, en vez de estar manifestándose, como es su obligación, por la subida del paro, a partir un piñón con el gobierno. Hasta la familia real se pasa el día visitando los medios de comunicación izquierdistas, mientras se plantean pleitear contra el buenazo de Federico. El único bastión que nos permanece fiel es la Santa Madre Iglesia, y no se crean que lo tenemos seguro al cien por cien, que cualquier día se pone al mando un jesuita y también aquí nos acaban dando por detrás, y perdonen ustedes el grosero, pero ilustrativo ejemplo.

Por todo ello inicio desde aquí, una vez más, una campaña popular para pedirles a ustedes que me ayuden a convencer a Jose Mari de que vuelva, que lo necesitamos, que España lo necesita. Que no puede ser que sigamos siendo europeos de segunda, necesitamos hundir algún gran banco para poder mirar a la cara de tú a tú a nuestros hermanos mayores. Que lo de España es diferente, ya no tiene ninguna gracia.

Neoliberales y neocon están en franca desbandada ideológica.

POLÍTICA

 

¿Y si la izquierda estuviera ganando la batalla de las ideas?

Cuando se contempla el actual mapa político de Europa occidental es evidente que las acciones de la derecha están en alza. Es lo que hace el semanario estadounidense Newsweek en su edición de esta tercera semana de septiembre de 2008. En portada, una gran foto del nuevo líder de los socialdemócratas alemanes, Frank-Walker Steinmeier, tres más pequeñas de Gordon Brown, Segolene Royal y José Luis Rodríguez Zapatero, y este titular: “The lame left” (La izquierda coja). En páginas interiores, un artículo de Stefan Theil, razonable como suele ser habitual en Newsweek, señala que, mientras la izquierda no levanta cabeza en Francia e Italia pese a la impopularidad de Sarkozy y las trapacerías de Berlusconi, el laborista británico Gordon Brown parece agonizar y el mismísimo Zapatero pasa por un mal momento en España a causa de la crisis económica. En cuanto al espacio de los socialdemócratas alemanes, que ahora dirige Steinmeier, va achicándose entre el centro que les roba Angela Merkel y la izquierda radical de Oscar Lafontaine.

<!–

Pero eso no es todo. En un ejercicio de buen periodismo, Newsweek completa la información de Theil con un artículo de Sunder Katwala, secretario general de The Fabian Society, un think tank progresista de Londres, y ahí llegan las verdaderas sorpresas. Para empezar, el artículo de Katwala (Why Europe´s Left Can Rise Again) va ilustrado con una foto de Barak Obama, algo que subraya de modo instantáneo un hecho importante: los progresistas han regresado con fuerza a la escena política estadounidense y hasta es posible que ganen las elecciones presidenciales. Y ello con propuestas que, como señala el pie de foto de Newsweek, gustan al centroizquierda europeo: fin de la desastrosa aventura iraquí; sustitución en los asuntos internacionales del belicismo por la diplomacia, del unilateralismo por el multilateralismo, del fanatismo por el pragmatismo; instauración de un sistema de sanidad pública, subidas de impuestos a los más ricos para financiar políticas sociales; protección del medio ambiente…

En desbandada
Katwala va más allá. En su opinión, la izquierda occidental ya le ha ganado la batalla de las ideas a la derecha. Neoliberales y neocon están en franca desbandada ideológica. ¿Quién puede predicar en estos tiempos de crisis económica mundial el torticero dogma de que el mercado lo soluciona todo por sí mismo? ¿No ha sido la desregulación salvaje del sistema financiero estadounidense la causante de la crisis de las hipotecas basura? ¿No se enfrenta EE UU a un déficit público colosal por la política de supresión de impuestos a los ricos y a las grandes empresas de Bush? ¿No vemos más bien lo contrario: un regreso en el mismo EE UU al intervencionismo gubernamental y en todas partes una demanda de mayor peso y activismo del Estado? Y lo mismo al hablar de política internacional: ¿quién defiende hoy, aparte de Aznar, lo de Irak? ¿Quién cree que EE UU puede hacer de gendarme solitario del planeta?

Thacherista
De hecho, afirma Katwala, bastantes de los elementos más novedosos y atractivos de la nueva derecha europea están copiados de la izquierda. Por ejemplo, el ascendente líder conservador británico David Cameron no va de thacherista; al contrario, dice mostrarse preocupado por la ecología, la cultura, las políticas sociales, los inmigrantes y los discapacitados, intentando, y consiguiendo, ofrecer una imagen de derecha “nice” (agradable) y rechazando la de “nasty” (desagradable). Sarkozy, por su parte, ha sorprendido a todo el mundo al proponer un nuevo subsidio para los desempleados (la Renta de Solidaridad Activa) que piensa financiar con un nuevo impuesto a las rentas del capital (sí, sí, Sarkozy quiere subir los impuestos a los ricos).

“España plural”
Los más listos del PP están intentando hacer lo mismo en España, conscientes de que así, y sólo así, pueden evitar una movilización masiva de la izquierda en las elecciones. Por ejemplo, hace poco ha podido leerse en las páginas de Opinión de El País un interesante artículo de José María Lasalle criticando duramente a los neocon. Y millones de españoles acaban de ver en TVE a Alberto Ruiz Gallardón usando palabras como “talante” y “España plural”, proponiendo pasar de la economía del ladrillo a la del conocimiento, defendiendo las viviendas de alquiler y las de protección oficial y exhibiendo solidaridad con los discapacitados; todo ello muy a lo David Cameron.

No pienses en un elefante
La tesis de Katwala no es desdeñable, desde luego, y se desmarca de ese lamento tópico y pesadísimo de tanto progre (o más bien, ex progre) sobre la ausencia de ideas en el campo de la izquierda desde la caída de la Unión Soviética. Ideas las hay, lo que no hay en muchas ocasiones es capacidad para comunicarlas (“venderlas”, dirían algunos). La primera razón de este fenómeno es obvia: los medios de comunicación de masas son negocios costosísimos y son raros los empresarios de izquierdas. La segunda es la que apuntó Lakoff en su libro No pienses en un elefante, tan citado y tan poco leído y aún menos practicado: la incapacidad para presentar las ideas progresistas de un modo desacomplejado, sencillo, directo y atractivo.

Javier Valenzuela es periodista y escritor. Ha sido corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de ese periódico, así como Director General de Información Internacional de la Presidencia del Gobierno entre 2004 y 2006

Blog de Javier Valenzuela

Estados Unidos y la crisis económica: ¿Relación causa-efecto?

POLÍTICA

 

 

 

El Nobel de Economía, Stiglitz, encuentra en las políticas de Bush el origen

¿Son los neocon americanos los causantes de la crisis económica mundial?

VENTURA HABA

Don Mariano, farruco y campanudo, se dirige a Rodríguez Zapatero para que “explique el origen de la crisis”. Reclama muy legítimamente razones y argumentos sobre cómo salir del bache, pero sorprende esta insistencia en conocer del origen del frenazo económico cuyos síntomas son cada vez más preocupantes.

<!–

El origen parece claro. Tiene mucho que ver, si no todo, con la nefasta política practicada en los últimos años por EE.UU bajo la dirección de George W. Bush, el tipo en cuyo rancho tejano Aznar ponía los pies sobre la mesas, antes de que nuestro mostachudo nos situase en el mapa de la historia retratándose en la foto de las Azores.

De aquellos polvos…
Pues aquellos polvos trajeron estos lodos. Lo ha descrito con todo lujo de detalles el Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz en “The three trillion dólar war”. En este libro Stiglitz, en colaboración con Linda Bilmes, de la Universidad de Harvard, explican cómo una combinación de irresponsabilidad, fanatismo, ignorancia e insultante ausencia de estrategia, llevaron a Bush a embarcarse en la guerra de Irak. Un conflicto que, además de inmoral, ilegal e ilegítimo, ha destartalado las finanzas norteamericanas y tiene una más que directa relación con los acontecimientos que han llevado al mundo desarrollado a la recesión económica.

La factura neocon
Los costes de la guerra, la demanda de recursos para financiarla, el petróleo que lejos de bajar su precio se ha disparado, la inestabilidad planetaria provocada por una campaña antiterrorista errónea y desenfocada y la dejadez, junto a la incompetencia de los reguladores, para fiscalizar el sistema bancario norteamericano entregado a la enloquecida carrera de las sub prime, están en el origen de la crisis por el que pide explicaciones Rajoy. ¿A qué espera ZP para refrescarle la memoria a D. Mariano? Los fanáticos neocons nos han llevado al borde del precipicio.

El rincon del neocón: “El gobierno de la señorita Pépis”

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    19/04/2008

 

Un gobierno de la señorita Pepis

 

<!–

Si en la anterior legislatura Zapatero padeció el aislamiento del resto de mandatarios europeos, no quiero imaginar lo que va a ocurrir con este nuevo gobierno de la señorita Pepis que se ha montado. Nuestro país, otrora baluarte de la cultura judeocristiana, se ha convertido en el hazmerreír del Viejo Continente.

Mientras España se hunde en esta especie de sociedad rosa creada a imagen y semejanza de Sonsoles, nuestra ancestral misión como defensores de la masculinidad, recae ahora en países como Italia o Rusia. Que envidia daba ayer ver la rueda de prensa de dos hombres de verdad como Berlusconi y Putin, con sus sanos chistes sobre la belleza de las mujeres, sus viriles gracias a las periodistas que los entrevistaban y el orgulloso repaso que hicieron a su extenso historial como conquistadores.

¿Se pueden imaginar de qué hablará Zapatero en las reuniones de primeros ministros? Mientras Berlusconi o Putin, con los pies sobre una mesilla relatan, cerveza en ristre, su última hazaña en un bar de carretera, Zapatero dirá, con una especie de suspiro romántico: “¿Os he dicho ya que el niño de Carmencita, mi ministra de Defensa, ha dado sus primeros pasitos? ¡Estamos más orgullosos!”.

Esto desde luego con José Mari no pasaba, si había que poner los pies sobre una mesita, él era capaz de hacerlo con tanta hombría como cualquier ranger de Texas. En aquella época se nos respetaba, no había país que se atreviera a tosernos a la cara. Aún le tiemblas las piernas al moro cuando recuerda la gloriosa gesta de Perejil. ¿Qué hará Carmencita si los hijos de Mahoma vuelven a atacarnos, enviar unos peucos de lana a los soldados para que no pasen frío por la noche?