El ayuntamiento de Vitoria modifica el entramado vial para favorecer el uso de la bici.

  • Hoy es viernes, 19 de diciembre de 2008
  • Voy en bici, que llego tarde
  •  

     

     

     

    La iniciativa se plantea como una herramienta que busca invertir la tendencia al incremento en el uso del coche fomentando el transporte público y la bicicleta. De esta manera, será posible liberar el centro de la ciudad del tráfico y reducir tanto las emisiones de gases contaminantes como los niveles de decibelios ocasionados por el tráfico masivo.

    Los peatones compartirán espacio con ciclistas y vehículos pero la velocidad máxima de circulación se establece en torno a los 10 kilómetros por hora. Esta medida logrará paulatinamente liberar espacio público logrando reducir considerablemente los casi 2.000 kilos de NOx (Óxido de nitrógeno) que se emiten diariamente a la atmósfera y los umbrales de contaminación acústica que en el 45% de las calles de la ciudad superan los 65 decibelios.

    En el primer semestre de 2008 se ha elaborado una propuesta de desarrollo para la “fase 1” del proyecto, que debe estar concluido en el 2011. Los aspectos que contempla esta primera actuación es la creación de una nueva red de bicicletas, redefinir la estructura de transporte.

     
    Anuncios

    Las ‘slow cities’ abanderan la utopía del decrecimiento

    TENDENCIAS ‘BIO’

    Estos municipios buscan el bienestar de sus vecinos primando la calidad de vida frente a la rapidez de las grandes urbes

    Pese a que la mayoría de la sociedad se muestra escéptica con teorías económicas como la de Nicholas Georgescu-Roegen, existen grupos que no ven en el cambio de los valores del capitalismo una utopía.

    Éste es el caso de las llamadas slow cities, que se encuentran dentro de un movimiento nacido en Italia en 1999 al que diferentes municipios de ese país, Inglaterra y España se están sumando. Las ciudades cittá slow buscan el bienestar de sus vecinos atendiendo a principios alejados de los ritmos habituales de las grandes urbes, en las que prima la rapidez a la calidad de vida entre sus habitantes.

    Para conseguir este distintivo, el municipio, entre otras cosas, debe tener una población de menos de 50.000 habitantes, no ser capital de provincia y conservar el casco antiguo cerrado al tráfico. Además, debe cumplir con una serie de requisitos de carácter legislativo, medioambiental y turístico.

    Comer bien, disfrutar del silencio, respetar las tradiciones, el patrimonio y el medio ambiente son algunas de las directrices que siguen los ciudadanos que viven en lugares como Begur, Pals y Palafrugell, en la provincia de Girona, los de Mugía, en Vizcaya, y los de Pozo Alcón, en Jaén, y Nigüelas, en Almería.

    Cooperativas

    En las ciudades también existen iniciativas sociales que buscan cambiar algunos planteamientos capitalistas, como ocurre con las cooperativas de consumidores.

    Estos grupos están comprometidos con una alimentación más sana y una producción agraria sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Las cooperativas de consumidores defienden que la acción económica parta del núcleo local, y entienden el crecimiento como un incremento de las relaciones en redes sociales, y no como un beneficio económico. También buscan favorecer el acercamiento entre el mundo rural y el urbano implicando a campesinos, distribuidores y a los mismos consumidores. Su funcionamiento suele consistir en dividir la producción de verduras y hortalizas de la temporada en partes iguales que se reparten entre los socios.

    En Valladolid se encuentra la cooperativa Bajo el asfalto está la huerta (http://bah.ourproject.org), que fomenta la relación directa entre productores y consumidores. Y en Catalunya, desde la década de los 80 funciona Ecoconsum (http://www.ecoconsum.org), que agrupa a tres cooperativas y varias asociaciones de consumidores.

    LA RED ESPAÑOLA DE CIUDADES POR EL CLIMA SE REUNE HOY EN SU III ASAMBLEA PARA RATIFICAR EL MANIFIESTO DE KURSSAAL EN DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

    La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, inaugura hoy, en San Sebastián, la tercera Asamblea de la red española de ciudades por el clima, que concluirá mañana. Con anterioridad, está previsto que la ministra visite la exposición “La pasarela ecológica de Monpás” en el Victoria Eugenia y asista a la firma del manifiesto de ciudades por el clima en el Kursaal. De este modo, Odón Elorza logra otro respaldo a su apuesta por la pasarela de Monpás, que tiene el apoyo del Gobierno central y sufre las reticencias del departamento vasco de Medio Ambiente.

    Conflicto Ambiental. Curiosamente, este acto coincidirá con la presencia de la consejera vasca de Medio Ambiente, Esther Larrañaga, en San Sebastián, donde inaugurará la segunda edición del Seminario del Conflicto Ambiental. La III Asamblea de Ciudades es el foro ideal para conocer y debatir el Pacto de los Alcaldes y otras iniciativas de lucha contra el cambio climático a nivel local que ha puesto en marcha la Unión Europa en el campo de la energía, así como para convocar los II Premios a las Buenas Prácticas Locales por el Clima.

    Energía y movilidad sostenibles. La jornada matinal de la asamblea de la red española de ciudades por el clima cuenta con la participación de su presidente, el ex ministro Abel Caballero, además de Pedro Castro, máximo responsable de la Federación Española de Municipios y Provincias. Por la tarde, se verán varias ponencias, entre ellas la del propio alcalde donsotiarra, Odón Elorza, que hablará sobre el “Plan de lucha contra el cambio climático de San Sebastián” presentado a principios de este año. La jornada técnica de mañana, abierta al público, permitirá conocer las experiencias para alcanzar un modelo de gestión de energía y movilidad sostenibles.