Consumo ecológico en Navidad.

No sólo contribuye a preservar el medio ambiente, sino al ahorro económico

Las fiestas navideñas no tienen por qué ser necesariamente sinónimo de despilfarro. Asumir una serie de pautas de consumo ecológicas no sólo permitirá reducir nuestro impacto en el medio ambiente, sino que además se traducirá en un importante ahorro para nuestro bolsillo.

  • Autor: Por ALEX FERNÁNDEZ MUERZA
  • Fecha de publicación: 18 de diciembre de 2008


– Imagen: Klaus Post

Compras ecológicas

Un primer paso en el consumo ecológico y económico navideño consiste en rechazar, siempre que se pueda, las bolsas de plástico de usar y tirar, y en todo caso, aprovecharlas al máximo, reutilizándolas, o trayendo de casa bolsas de tela o carritos de compra. Y en los desplazamientos, utilizar el transporte público o compartir el vehículo pueden ayudar a mitigar la contaminación causada por el uso del vehículo privado.

En el apartado de alimentación, es preferible acudir a productos frescos y de temporada y a poder ser producidos de forma local. En el caso de los productos perecederos, se pueden conservar en el congelador para que aguanten más tiempo. De esta manera, no sólo se reduce la cantidad de dinero gastada, sino también la generación de residuos y su correspondiente impacto ambiental.

Por su parte, los regalos ecológicos permiten no sólo ser respetuosos con el medio ambiente, sino también originales. Un viaje de ecoturismo por ejemplo, puede servir como regalo sorprendente que permitirá a sus destinatarios gozar de unas navidades diferentes. En cuanto a los juguetes, además de priorizar los que tengan carácter educativo y valores de respeto y cuidado del medio ambiente, conviene fijarse en los que estén fabricados con materiales reciclados y reciclables. Y si resulta misión imposible no regalar un juguete a pilas, se puede recurrir a las recargables que no contengan plomo.

Símbolos navideños


– Imagen: Javier Neira

Árbol de Navidad natural o artificial: esa es la cuestión. Ambos tienen sus ventajas y sus inconvenientes medioambientales, pero en cualquier caso, una utilización responsable ayudará a reducir su impacto. En el caso de los naturales, conseguirlo con raíces y suficiente cepellón (tierra adherida), regarlo y alejarlo de la calefacción puede mantenerlo con vida hasta que lo depositemos en un punto de recogida tras el periodo festivo. Por su parte, un árbol artificial de buena calidad y elaborado con materiales respetuosos con el ambiente puede durarnos muchos años.

En cuanto a los adornos navideños, una opción es elaborarlos en casa a partir de materiales reciclados. Los pequeños de la casa pueden así de paso disfrutar de esta distracción que sirve además de estímulo para proteger el medio ambiente.

Por su parte, las luces navideñas pueden dosificarse mediante temporizadores y lámparas de bajo consumo. Asimismo, en el momento de enviar tarjetas de felicitación, los más tradicionales pueden decantarse por ejemplares elaborados con materiales reciclados y de carácter solidario, mientras que los usuarios de Internet pueden utilizar el correo electrónico o las felicitaciones virtuales que pueden conseguirse en la red.

Las tres erres, también en Navidad

En Navidades, cada día se generan dos kilos de basura, de los que la mitad son envoltorios y embalajes

Las fechas navideñas son uno de los momentos del año más intensos en la generación de residuos: cada día se generan dos kilos de basura, de los que la mitad son envoltorios y embalajes, según Ecologistas en Acción. Por ello, la política ecológica de las tres erres (Reducir, Reutilizar, Reciclar) tiene que estar todavía más presente entre los consumidores.

En este sentido, comprar sólo lo estrictamente necesario, prescindiendo de los envoltorios innecesarios y los envasados en bandejas de plástico o poliestireno; así como de los productos de “usar y tirar”, como manteles de papel y vasos plásticos son algunas de las primeras medidas en la reducción de nuestro impacto medioambiental. Posteriormente, una vez que tengamos un producto, se debe procurar alargar al máximo su vida útil y reaprovecharlo para evitar que acabe en la basura. Y cuando llegue ese momento, tratar de separar los residuos de forma correcta para que su reciclado sea lo más eficiente posible, como explica la Escuela de Reciclaje de CONSUMER EROSKI.

Ahorrar en energía


– Imagen: Daniel Lobo

El gasto energético es otro de los conceptos que también se dispara en Navidades: los expertos calculan que el consumo de electricidad se incrementa hasta en un 20%, principalmente por un mayor uso de la calefacción y la luz. Para reducir este gasto, y su correspondiente impacto medioambiental, se pueden asumir diversos consejos.

Por ejemplo, se pueden utilizar bombillas de bajo consumo, sistemas basados en energías renovables o aparatos que consuman poca electricidad, o que incluso no la necesiten. Por ejemplo, un buen regalo para ahorrar energía a partir de estas navidades puede ser un electrodoméstico eficiente de clase A o superior (A++). El gasto en calefacción también se puede reducir si se enciende estrictamente lo necesario, tanto en temperatura como en tiempo.

Navidad sostenible.

  • 02/12/2008
  • navidad_aj

     Foto: Santi M.B.

     

    El Ayuntamiento de Pamplona y las asociaciones de comerciantes de la zona centro de la ciudad, Casco Antiguo y Ensanche, han trabajado para que la decoración de las calles durante la Navidad sea respetuosa con el medio ambiente. Según el consistorio de la capital navarra, ésta es una dinámica que ha hecho que desde la Navidad de 2004 el consumo energético derivado de la ornamentación navideña se haya reducido en un 75%. Una medida que reduce el derroche energético, y que en estos tiempos de crisis permite reducir costes.

    Según el Ayuntamiento, la primera manera de apoyar la sostenibilidad en estas fechas es fomentando las visitas al centro de la ciudad y a sus barrios a pie, evitando el uso de coches y motos. Por otro lado, la elección de elementos ornamentales de alumbrado disponen de componentes de bajo consumo y mayor eficiencia energética.

    Éstos se han instalado en lugares en los que se busca el mayor impacto estético, “de forma que sin necesidad de otorgarles una presencia excesiva tengan el máximo aprovechamiento, evitando así la contaminación lumínica.

    La feliz NaviLED de Barcelona
    La Concejalía de Medio Ambiente de Barcelona, ha inaugurado cuatro abetos de Navidad sostenibles que podrán utilizarse durante varios años. Son estructuras de acero de 12 metros de altura que funcionan con energía solar gracias a una hojas que captan la luz y a una placa fotovoltaica.

    Durante el día, los abetos lucirán elementos tornasolados que, ya por la noche, servirán para alimentar unas lámparas de leds de colores. Además hay otros dos árboles que se iluminan al pedalear sobre tres bicicletas gracias a una dinamo.

    Andalucía lidera la generación de electricidad con biomasa a nivel nacional

    Economía y Empresas

    Actividad Económica

    Las 15 plantas instaladas en la comunidad producen el 30% de esta energía del total español

     

    Andalucía, 21 de agosto de 2008

    Se utiliza como combustible restos de invernadero, orujo, orujillo y madera.

    Andalucía lidera la generación nacional de electricidad con biomasa con 15 plantas que suman 164,2 MW, el 30% del total español, lo que supone electricidad anual para más de 246.300 viviendas. Estas plantas utilizan como combustible restos de invernadero, orujo, orujillo y madera. La mayor parte de estas plantas se sitúa en la provincia de Córdoba (8), mientras que el resto están ubicadas en las de Almería (2), Huelva (1), Jaén (2) y en Málaga (2). En Andalucía existe una gran tradición de consumo de biomasa, debido principalmente a la existencia de industrias de aceite de oliva y al sector agroalimentario. En estos últimos años, el incremento en el uso de la biomasa ha sido del 10%, lo que supone más del 80% del consumo primario de energías renovables en la Comunidad Autónoma.

    A esta energía hay que sumar la que se obtiene de las 13 plantas de biogás, que provienen de plantas de tratamiento de aguas residuales y desgasificación de vertederos de residuos sólidos urbanos, que aportan otros 16,2MW.

    Además, la región cuenta con cinco plantas de producción de biodiésel en funcionamiento (2 en Almería, 1 en Jaén y 2 en Sevilla), que producen 181 ktep/año (toneladas equivalentes de petróleo). A esto hay que sumar otros dos proyectos de producción de ETBE ya en marcha, situados en la localidad gaditana de San Roque y en Palos de la Frontera (Huelva).

    En la comunidad existen también otras 17 plantas de biodiésel proyectadas o en construcción que podrían aportar el 37,6% del carburante que se consuma en la región en el año 2010, lo que supondría superar los objetivos que fija la formativa europea para ese año.

    Estos 17 proyectos aportarán un total de 2.418 ktep/año. La puesta en marcha de estas plantas conllevará una inversión aproximada de 581 millones de euros y la creación de 380 puestos de trabajo directos en el proceso de fabricación de biodiésel.

    Biomasa térmica

    Andalucía cuenta con una tradición industrial muy significativa de generación de energía térmica con biomasa, asociada principalmente a la industria oleícola. El consumo de biomasa para usos térmicos durante el año 2007 fue de 573,4 ktep, un 56% más que el año anterior, gracias sobre todo a la buena cosecha olivarera de la campaña 2006-2007, que ha supuesto un consumo mayor en la industria oleícola, y al aumento del uso de biomasa en el sector residencial.

    El uso intensivo y más eficiente de la biomasa requiere contar con combustibles estandarizados y normalizados. En este sentido, los denominados pellets (biomasa densificada de pequeño tamaño), ofrecen la posibilidad de mejorar los sistemas de combustión.

    En Andalucía, este campo está experimentando una gran ampliación y actualmente la comunidad se ha convertido en la primera región española en producción de este biocombustible, con 13 plantas de fabricación de pellets que han recibido de la Agencia Andaluza de la Energía más de 10 millones de euros en incentivos. De éstas, tres están en funcionamiento, dos en la provincia de Córdoba y una en la de Granada, y producen 16.500 tep. Además, se encuentran en construcción otras tres plantas, todas en la provincia de Jaén, y existen otros proyectos que se encuentran en fase incipiente.

    Andalucía cuenta con un importante potencial de biomasa que supera los 3.300 ktep anuales. De ellos, más de 1.400 ktep provendrán de residuos agrícolas (poda de olivar, restos de algodón, restos de cultivos de invernadero), aunque también se puede aprovechar biomasa de residuos forestales, industriales (orujillo, huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos, astillas, etc.), ganaderos y aquella procedente de los cultivos energéticos, sembrados expresamente para este fin.

     

    Premio Desarrollo Sostenible 2008.



         
     

    Como cada año Ecología y Desarrollo quiere reconocer públicamente el trabajo y el prestigio alcanzado por una persona o un grupo de personas en distintos campos de la sostenibilidad por medio de nuestros Premios al Desarrollo Sostenible.
    Este año los premios han recaído sobre dos figuras de especial relevancia en el ámbito medioambiental:

     

    Antonio Estevan y José Luis Martínez.

     

    Antonio Estevan y José Luis Martínez.

     


    Antonio Estevan

    Especialista en planificación territorial y ambiental, principalmente en las áreas de transporte, agua y energía. Ingeniero industrial y diplomado en Urbanismo, Antonio Estevan ha contribuido a la fundación de varias de las entidades más prestigiosas en el panorama español actual, como por ejemplo la red de consultores ambientales Gea21 o Fundación Nueva Cultura del Agua, en la que jugó un destacado papel tanto en la argumentación técnica de la lucha contra el trasvase del Ebro como en el nacimiento de los movimientos sociales que se generaron en Valencia a raíz de este conflicto.


    Ha sido asesor en materia de transporte de importantes instituciones nacionales e internacionales y entre sus publicaciones caben destacar Hacia la reconversión ecológica del transporte en España (La Catarata, 1996), en colaboración con Alfonso Sanz Alduán o La eficiencia del agua en las ciudades (Bakeaz, 2000) coordinado junto con Víctor Viñuales.
    Actualmente dedica sus esfuerzos al estudio del coste energético de los usos del agua en el ciclo de vida de los productos y está jugando un papel central en la articulación de acuerdos sociales por una nueva cultura del agua en Valencia.

    José Luis MartínezLuchador incansable por la paz, la justicia y solidaridad, su trayectoria se remonta años atrás, pero enseguida centra su actividad en el ámbito de la sostenibilidad: desde los míticos “Ecofontaneros” hasta su actual liderazgo en ámbitos como la Plataforma en defensa de las montañas, pasando por la lucha contra el Plan Hidrológico Nacional entre otros, José Luis es un ejemplo de ética, compromiso y liderazgo, en una búsqueda permanente de encuentros y consensos entre quienes quieren hacer posible la sostenibilidad.