Rajoy resiste en El Pardo de Génova.

A LA CONTRA
Ricardo Rodríguez
 
2 de junio de 2008
 
EL ANÁLISIS
La avería de Rajoy, la coacción a Mayor Oreja y el cabreo de Camps
 
Horas bajas del marianismo. Los votantes andan mosca con el PP y le vuelven la espalda. Con este telón de fondo, el líder está dispuesto a morir en el Pardo genovés.
 
 

MARIANO RAJOY
El presidente del PP navega hecho jirones: no tiene candidatura contraria clara, pero está teniendo agujeros en su barco.
 
 
La crisis del PP estallará tarde o temprano. Los pleitos de familia siempre causan daños irreparables. Al menos, el tenso y desabrido Comité Ejecutivo del partido celebrado este lunes ha servido para, como estaba previsto, transformar en un innegable desahogo las pulsiones autodestructivas que se han instalado en el centro-derecha. A tenor de cómo están las cosas, el lema elegido para el XVI Congreso Nacional suena a llamamiento desesperado a la unidad o a muy mala uva con su “Crecemos juntos”.

Las contradicciones que atenazan en estos momentos al Partido Popular no pueden estar más claras. El antimarianismo tiene como rostro visible a un Juan Costa convencido de que si el PP perdió las elecciones no fue por el programa ni por el discurso, sino porque Mariano Rajoy “no es un buen candidato”. De ahí la “crisis de ilusión” y la necesidad, siempre según el análisis de Costa, de alumbrar una nueva etapa y ello sólo es posible a través de una renovación generacional a fondo. Empezando por el número uno, claro.

Pero Juan Costa también registra su incapacidad para generar una lista alternativa a la de Mariano Rajoy. No dará su aval al actual líder del PP pero tampoco ha anunciado su candidatura. No hay aspirante al título. No existe. En su meritorio intento de dar un paso al frente, el alborotado Costa ha recibido calabazas hasta del ex presidente José María Aznar y ha tenido incluso, según cuentan algunos allegados, una grave refriega con el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, que le afeó su desmarque del apoyo que la organización regional presta a Rajoy. El malestar de Camps podría ser hasta comprensible teniendo en cuenta que su secretario general es Ricardo Costa.

En cualquier caso, Juan Costa no hace pie. Pero Mariano Rajoy navega hecho jirones hasta el punto de subyacer no pocas incógnitas en torno a la personalidad. Las malas lenguas mantienen que el sábado por la tarde el otrora favorecido por el dedazo aznarí rozaba el cielo tras exhibir en Valladolid el aluvión de marianismo y marianistas, pero que el domingo le entró la pájara. Como si el líder del Partido Popular fuera consciente de estar tratando desmesuradamente de salvar los muebles. He ahí el nudo de la cuestión, que angustia en el seno del PP y reproduce el sentir de los hombres del aparato, los que viven del partido y claman a diario por el cierre de filas.

Rajoy ha dejado a muchos descolocados. Pero su error más grave ha sido el de aferrarse al cargo. Fue la mejor forma de imponerse: Triturar cualquier intento de democracia interna en la organización. Aceptar la propuesta de Mariano Rajoy o el caos. El PP lleva demasiado tiempo sin debatir, acostumbrado a ser dirigido en el pasado con mano de hierro y guante de estraza, ni rastro de seda, por Aznar. Después de los triunfos de 1996 y de 2000 y del “accidente” de 2004 – tan convencidos todos de que, al fin y a la postre la vuelta al Poder era cuestión de tiempo -, ¿a quién le interesaba el debate?

Un partido que ha sido gobernado con mano de hierro por un líder autoritario como Aznar; que se convirtió en el terreno abonado para toda clase atrofias, es una formación enferma. Rajoy no se da cuenta de que la dolencia del PP no se cura con una simple aspirina y guardando cama hasta el conclave de Valencia. El partido está podrido por dentro. Un aparato que, como denuncian en privado algunos eurodiputados, recoge los avales de la aplastante mayoría de los comandados por Jaime Mayor Oreja bajo la amenaza de no repetir en las listas dentro de un año, es una dirección que no representa realmente a nadie sino a los que viven de la política.

Lo que ocurrió el 9-M es que el Partido Popular dejó de ser una fuente de Poder. Algo que no fue percibido en 2004, porque sus dirigentes interpretaron la derrota como un castigo por una masacre, un paréntesis en el curso natural de las cosas. Nadie peor que el propio enfermo para diagnosticarse. Nadie peor que los que han vivido encerrados en sus burbujas para darse cuenta de la gravedad del momento y, menos aún, para aplicar la conveniente medicina. En la distancia crece el estupor frente al posible incendio. Desmantelada la dirección y con el secretario general de salida y fuera de juego, Rajoy se encamina hacia su congreso sin control alguno.

Como telón de fondo, la depresión, el bochorno y el desaliento en las filas populares. En el cónclave puede pasar cualquier cosa, fructificar enmiendas políticas contrarias al nuevo ideario del líder o nuevos mecanismos estatutarios que podrían llegar a bloquear su elección. Mariano Rajoy todavía está expuesto a maniobras de unos adversarios que sepan manejarse en los entresijos de la convocatoria valenciana. Sobraría con que los críticos con la nueva línea oficial, ahora heterogénea y diseminada, se organizase para complicarle la vida al de Pontevedra. Porque a Rajoy no le basta con ganar el congreso sino que le apremia desfigurar la bronca interna. ¿Quién hará ese trabajo? ¿Los barones?

El liderazgo es fundamental para ser una alternativa de Gobierno. Al final, cuando los electores introducen la papeleta en la urna, no sólo votan una opción política, sino a una persona a la que uno da su confianza para que gobierne el país. Cuando los votantes acudieron a las urnas hace ahora 3 meses creyeron que José Luis Rodríguez Zapatero ofrecía más garantías que Mariano Rajoy. Por eso, el PP se encamina hacia un proceso de recomposición necesariamente largo. Un proceso que la derecha ya sufrió en su día y que no culminó hasta que José María Aznar se consolidó como líder tras las elecciones del año 89 y el llamado “congreso de la refundación”.

Publicado en Elsemanaldigital.

 

 

Anuncios

Tres meses de vía crucis para Rajoy.

MIGUEL MÁIQUEZ. 31.05.2008 – 10:59h

Mariano Rajoy, sentado en su escaño del Congreso. (EFE/Zipi)

Minuteca todo sobre:

La derrota electoral de Mariano Rajoy en las pasadas elecciones generales desató un proceso de crisis interna en el PP como hacía mucho que no vivía el partido. A tan sólo unas semanas de su Congreso Nacional, la formación se encuentra dividida y ha perdido apoyo electoral, además de a algunos de sus pesos pesados. Ésta es la cronología de lo sucedido hasta ahora.

9 de marzo. LA DERROTA

El PSOE gana las elecciones generales . Consigue 169 escaños (11.064.524 votos) frente a los 153 (10.169.973 votos) que logra el PP de Mariano Rajoy. Tras comparecer ante sus seguidores esa misma noche, el líder popular se despide con un escueto “adiós”, que algunos interpretan, erróneamente, como una señal de que abandonará el cargo.

11 de marzo. “LO MEJOR PARA EL PP”

Primer Comité Ejecutivo Nacional del PP tras las elecciones. Rajoy avanza, en el último momento, que presentará su candidatura al XVI Congreso Nacional, que el partido celebrará en Valencia en junio para elegir presidente, alegando que es “lo mejor para el PP y para España” . En ese momento le expresan públicamente su apoyo el presidente valenciano, Francisco Camps, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. No obstante, la mayoría de los dirigentes del partido evitan hablar del futuro de Rajoy. Tan sólo el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, reconoce la necesidad de “un cambio de estrategia”, aunque no de un cambio de personas. El Mundo y la COPE empiezan a pedir un cambio de liderazgo.

12 de marzo. PRIMEROS AVISOS, PRIMEROS APOYOS

Esperanza Aguirre expresa su intención de no presentarse como candidata, pero no descarta que otros lo hagan. El presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, dice que “Rajoy es el mejor candidato que podemos presentar”, y el del PP riojano, Pedro Sanz, que la continuidad de Rajoy es “un disgusto para el PSOE y una alegría para el PP”. También expresa su apoyo el presidente del PP en Asturias, Ovidio Sánchez.

13 de marzo. MASCLETÀ

Primer viaje de Rajoy tras las elecciones. Asiste a las Fallas invitado por el presidente de la Generalitat Valenciana y del PP en esta comunidad, Francisco Camps. Mientras, en Madrid, Eduardo Zaplana anuncia que se retira de “la primera línea” política y que dejará su puesto como portavoz del grupo parlamentario del PP. Lo hace a falta de dos semanas para que la junta directiva nacional del partido proponga al nuevo portavoz parlamentario, cargo para el que Rajoy no cuenta con él, especialmente tras obtener el apoyo explícito de Camps, enemigo declarado de Zaplana. El Mundo y la COPE ya piden abiertamente que Rajoy se retire.

16 de marzo. PRECIPITACIÓN

El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, indica que “Rajoy se precipitó al anunciar su continuidad como candidato”.

27 de marzo. AMAGO

María Cristina Castro, una militante de base, afiliada tras los atentados del 11-M, expresa su intención de presentarse como candidata a la presidencia del PP. Se retira días después.

31 de marzo. LOS ESCUDEROS

Soraya Sáenz de Santamaría es elegida por Rajoy como portavoz del PP en el Congreso. Pío García Escudero repetirá de portavoz en el Senado. Ambos son estrechos colaboradores de Rajoy, que va perfilando un grupo de leales.

7 de abril. MÁS AVISOS

Esperanza Aguirre dice ahora que no descarta optar a la presidencia del PP, aunque asegura que, “a día de hoy”, no entra en sus planes.

7 de abril. POPULARIDAD

Una encuesta revela que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es el político mejor valorado y más popular entre los votantes del PP. Le siguen, en este orden, Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy. En cuarta posición, José María Aznar.

10 de abril. MATIZ

Aguirre explica que lo único que le interesa es “abrir un debate ideológico”. La presidenta madrileña recibe el apoyo firme de el diario El Mundo y de los periodistas de la COPE como Federico Jiménez Losantos.

19 de abril. EL DESAFÍO

En Elche, arropado por algunos de sus principales “barones” (presidentes autonómicos con poder en la ejecutiva del partido), como Camps y Valcárcel, Rajoy reta a “quien quiera” presentar otra candidatura a que lo haga y añade: “si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya”.

Si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya”. Mariano Rajoy

21 de abril. POR ALUSIONESAguirre pide a Rajoy que “aclare” si con sus palabras en Elche la invitó a marcharse del PP e insiste en que no se presentará como candidata.

24 de abril. A LA AMERICANA

El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, no descarta un sistema de primarias, como en EE UU, para “avanzar en la democratización interna del partido”, opción que “no disgusta nada” al diputado popular Gustavo de Arístegui y para la que el ex ministro Federico Trillo cree que sería necesario “estudiar los pros y los contras”. Soraya Sáenz de Santamaría responde calificando el sistema actual de compromisarios como “absolutamente democrático y transparente”.

24 de abril. LA YENKA

El mismo día, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que apoya a Rajoy, compara el debate interno del partido con el baile de la yenka: “un poquito más delante, un poquito más detrás”, dice.

29 de abril. PRIMER PORTAZO

Zaplana abandona su escaño en el Congreso, se desvincula de la política y ficha como delegado de Telefónica para Europa, con dependencia directa del presidente de la compañía, César Alierta. Lo anuncia un martes, mientras Rajoy está reunido con su grupo parlamentario para anunciar su Gobierno en la sombra, que queda totalmente ensombrecido.

5 de mayo. AVALES

Ignacio González, vicepresidente de Madrid, asegura en 20 minutos que Aguirre habría logrado los avales necesarios “y más”, para presentarse como candidata a la presidencia el PP. “No sabemos si Rajoy será el candidato en 2012”, afirma.

5 de mayo. EL SEGUNDO

Tan sólo unos días después de la salida de Zaplana, Ángel Acebes anuncia que dejará su cargo como secretario general del PP tras el Congreso Nacional del partido en junio. Es lunes.

7 de mayo. CARTAS SOBRE LA MESA

Tras la salida de Acebes, varios dirigentes del PP (el portavoz de Exteriores del partido en el Congreso, Gustavo de Arístegui; el secretario de Libertades Públicas y Seguridad, Ignacio Astarloa; el secretario general de los populares madrileños, Francisco Granados) piden a Mariano Rajoy que desvele ya los nombres de las personas que formarán su nuevo equipo. Como viene ocurriendo desde el 9 de marzo, la COPE y El Mundo apoyan estas peticiones.

11 de mayo. OTRA SEMANA NEGRA

La presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, decide abandonar la redacción de la ponencia política que se presentará al Congreso Nacional de junio por “diferencias de criterio en el seno de la misma”. San Gil era, junto con José Manuel Soria y Alicia Sánchez Camacho, una de las tres personas encargadas de elaborarla. Lo anuncia cerca de la medianoche de un domingo.

12 de mayo. LEÑA AL FUEGO

Aguirre dice que “el hecho de que un referente moral como María San Gil decida abandonar la ponencia política o no firmarla por discrepancias de criterio nos debe mover a todos a la reflexión, y en especial a los responsables del partido”. La esposa del ex presidente Aznar y segunda de Gallardón en el Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, señala que “yo, desde luego, estoy con María San Gil”.

14 de mayo. “ENGAÑADA”

San Gil afirma que se siente “engañada” y que el problema de la ponencia no está en el texto, “sino en la actitud mantenida por los otros ponentes y los representantes de la dirección nacional, con los que he tenido que discutir hasta el concepto de nación”. La presidenta del PP vasco asegura que no formará parte de ninguna candidatura alternativa a Rajoy, pero que tampoco se presentará a lehendakari a menos que se produzcan “cambios importantes” en el partido.

14 de mayo. “COBARDONES”

El diputado del PP Gustavo de Arístegui reta a aquellos de sus compañeros de partido que “en los cenáculos cobardones hablan de unos y de otros y critican a Mariano Rajoy” a que, “si tienen narices”, hablen en los medios de comunicación y den su opinión sobre la situación interna del PP.

19 de mayo. SIN COMPLEJOS

El ex presidente del Gobierno José María Aznar rompe su silencio y habla de la crisis interna del PP. Apuesta por recuperar un “proyecto sin complejos, en el que siempre se procure jugar con los mejores y tener la voluntad de llamarles y de agruparlos” en torno al mismo.

El PP necesita un proyecto en el que siempre se procure jugar con los mejores”. José María Aznar

20 de mayo. ACTIVO

Rajoy afirma que Alberto Ruiz Gallardón es “uno de los principales activos del partido”, y que cuenta con el alcalde de Madrid para la próxima dirección del PP.

21 de mayo. RENUNCIA

María San Gil comunica a Rajoy que no quiere repetir como presidenta del PP vasco.

22 de mayo. A PARES

El antiguo funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que fue secuestrado por ETA durante más de 500 días, abandona el PP, formación de la que era militante desde 1987. Aguirre dice que la baja de Ortega Lara y la renuncia de San Gil “significan que algo se está haciendo no mal, sino muy mal, en la dirección nacional del PP”. Aznar expresa su disgusto por ambas noticias. Rajoy asegura que el PP “saldrá adelante”.

22 de mayo. SMS

Guerra de mensajes a móviles entre los militantes del PP para apoyar a San Gil o a Rajoy en una concentración ante la sede del PP en la calle Génova. Acuden unas 200 personas, la mayoría contrarias a Rajoy.

23 de mayo. EL ASPIRANTE

Juan Costa, ex ministro de Ciencia con José María Aznar, confiesa a Rajoy que varios diputados populares le están animando para que se presente al frente de una candidatura alternativa en el congreso de junio. Costa, hasta ahora el único que parece decidido a presentarse, es el hombre de confianza del también ex ministro y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato, quien se niega a hablar con Rajoy.

23 de mayo. NO ME MOVERÁN

Rajoy afirma en la sede del PP que “hay personas que están intentando que no me presente a la presidencia del partido, pero eso no va a ocurrir”. Mientras, en el exterior, varios centenares de personas se manifestan en apoyo de María San Gil y pidiendo la dimisión del propio Rajoy y del alcalde Ruiz Gallardón. Por la tarde, en Almería, Rajoy aboga por un partido “unido por principios, pero capaz de integrar diferentes maneras de ver las cosas para conseguir el respaldo de 12 ó 13 millones de votos, y no convertirse en una formación de sólo dos millones de votos”.

Hay personas que están intentando que no me presente a la presidencia del partido, pero eso no va a ocurrir”, Mariano Rajoy

25 de mayo. JEROGLÍFICO

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dice que “lo que ocurre en el PP es un jeroglífico que no tiene solución”.

26 de mayo. NUEVO PORTAZO UN LUNES

El secretario de comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, considera en un artículo publicado por El Mundo que Rajoy “no está en condiciones de ofrecer a este partido lo que necesita: un liderazgo renovado, sólido e integrador”. El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, califica el artículo de “sandez” y se muestra a favor de la vuelta de Rato. El diputado nacional del PP por Toledo Alejandro Ballesteros apoya a Elorriaga y dice que el partido tiene un “problema serio de liderazgo”.

26 de mayo. DE CENTRO, NADA

El ex secretario general del partido y ex vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos aboga por eliminar la consideración del partido como una formación de centro y pide que se defina como una organización inspirada en los principios liberales y del humanismo cristiano.

28 de mayo. CARA A CARA

En la cena de celebración del primer año desde el éxito electoral en las elecciones autonómicas y municipales de 2007, Rajoy insiste en que el PP debe definirse de centro (“debemos poner énfasis en nuestro papel de centro reformista, porque eso es lo que nos permitió ganar las elecciones de 1996”), mientras que Aguirre apuesta por no cambiar (“tenemos que seguir defendiendo nuestros valores y principios sin hacer cambios radicales que nadie entendería”).

Tenemos que seguir defendiendo nuestros valores y principios sin hacer cambios radicales que nadie entendería”, Esperanza Aguirre

29 de mayo. FACTURA

Primer barómetro del CIS tras las elecciones generales: los 3,5 puntos que el PSOE sacó al PP en los comicios casi se han duplicado dos meses después: a finales de abril, los socialistas vencerían al PP por 6 puntos de ventaja.

29 de mayo. NI HOLA

Rajoy y Rato coinciden en una cena de gala presidida por el Rey en Barcelona. No se saludan.

29 de mayo. INEXCUSABLE

La dirección del Grupo Popular en el Senado envía un SMS a los senadores populares en el que les ordena la asistencia al acto que celebrará, el sábado día 31, Rajoy en Valladolid, señalando, por dos veces, que la presencia es “inexcusable”:

30 de mayo. INVITACIÓN

Rajoy afirma que le gustaría contar con Esperanza Aguirre para la dirección del PP. Explica que no tendrá vicepresidentes en su partido tras el Congreso de Valencia, pero sí “tres o cuatro” vicesecretarios, y que le gustaría contar para la dirección de su formación política con Aguirre, “si quiere”. Adelanta que tiene claro quién será el sustituto de Acebes como secretario general, y asegura que ni Aznar ni Rato están interviniendo en los movimientos previos al Congreso.

30 de mayo. NINGÚN PROBLEMA

El alcade de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, indica que “respetaría que presentasen una candidatura alternativa” a la de Rajoy, y se muestra “convencido” de que éste no establecerá ningún límite a quien desee formalizar un proyecto diferente. No obstante, añade que “aquellos que se sitúan en el descontento se saben en absoluta minoría”. También asegura que él no será un “obstáculo” si, finalmente, Rajoy cuenta con Aguirre para la dirección del partido, y que no ve ningún “problema” en recuperar las relaciones personales con ella.

31 de mayo. DEMOSTRACIÓN DE FUERZA

Rajoy celebra un acto en Valladolid con los presidentes regionales del PP, en el que el presidente popular demuestra que tiene el respaldo de casi todos los ‘barones’. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no asiste por “compromisos familiares” y tampoco acude María San Gil.

2 de junio. NUEVO ASALTO

Este lunes, convocado por Rajoy, y en medio de la polémica interna que vive el partido, se celebrará el segundo comité ejecutivo nacional del PP desde las elecciones generales, y primero desde que el líder del partido anunció su intención de optar a la reelección. En el Comité Ejecutivo Nacional están representados los secretarios ejecutivos y los presidentes regionales del partido, entre otros. Es probable que, a diferencia de lo que ocurrió el 11 de marzo, esta vez se escuchen más voces críticas.

¿Quien está detras de la tremenda crisis del PP?.

POLÍTICA

 

¿Pero quién demonios está detrás de esta confabulación?

A menos de un mes para el Congreso, cada día se va estrechando el cerco contra Rajoy

Aunque llevamos dos días sin demasiados sobresaltos, ayer, para no romper la tradición, era Alejo Vidal Quadras el que se negaba a firmar su aval apoyando la candidatura de Mariano Rajoy aduciendo que no lo hará hasta que el partido “no defina su estrategia política”. Con anterioridad a esta decisión del líder catalán, Rajoy respiró con un poco de tranquilidad tras comprobar como Losantos, quién lo iba a decir; lograba aunar a todo el PP (duros y blandos) en torno a la figura de su nuevo “valido”, el alcalde de Madrid, en el juicio que tuvo lugar el pasado miércoles para dirimir la querella presentada por Gallardón contra el director de La Mañana.

<!–

En su comparecencia, todos los dirigentes del PP, propuestos como testigos por Losantos, cerraron filas entorno a su compañero y dejando a Jiménez con sus vergüenzas al aire. Por un día y sin que sirva de precedente, Losantos logró aunar a todo el partido. Quién lo iba a decir…

La pregunta de Fernando Ónega
Durante el debate del pasado lunes en el programa 59 Segundos de Televisión Española, el periodista Fernando Ónega dejaba una pregunta en el aire que ninguno de sus acompañantes acertaban a responder: “¿Pero quién coño está detrás de esta confabulación?

Menos de un mes
Y es que a falta de un mes escaso para la celebración del Congreso del PP, cada día se va estrechando el cerco contra el presidente del PP. Son muchos desde dentro y desde fuera del partido los que se siguen preguntando sobre quién o quiénes están detrás de esta confabulación en toda regla, una conjura en la que todos los analistas coinciden que no es fruto de la improvisación o de la casualidad. En ella se están marcando tan bien los tiempos -algo por otro lado tan insólito en la derecha española- que a más de uno le cuesta creer que todo lo que está ocurriendo en el PP sea como consecuencia de la derrota en las pasadas elecciones del 9 de marzo. Nada en este proceso se está dejando a la suerte, todo se mide, todo se mima, todo se cuida con una precisión milimétrica, esa que por desgracia no se utilizó, ni en la oposición, ni, antes, en las horas finales del Gobierno del PP, allá por el año 2004. Quiero decir, después de la boda del Escorial y la triste foto de las Azores.

Una estrategia más que eficaz
La estrategia a día de hoy, y vistos los antecedentes, es fácilmente previsible; lo que ya no parece tan fácil es poner fin a toda esta pelea de gallos, a esta guerra sucia, porque ya sabemos que no hay peor cuña que la de la propia madera. La estrategia, digo, ya está diseñada, captada. Una estrategia simple pero aplastantemente eficaz. Se trata, no es otra cosa a fin de cuentas, de jugar con los sentimientos de millones de ciudadanos, con esos sentimientos que ya fueron machaconamente utilizados durante la pasada legislatura, unos sentimientos que no son otros que la lucha contra ETA y la crítica al PNV, y convencer ahora después de la derrota a los sufridos militantes de que se ha abdicado de ese objetivo.

Apelando al sentimentalismo
Una estrategia en la que nada hay que demostrar, porque al fin y al cabo eso es lo que menos importa, el mensaje ya ha calado, y quienes necesitan que les reafirmen en sus convicciones (hondas, no por profundas, sino por agujereadas) ya están reafirmados. Además si a ello se le añade un toque de sentimentalismo, el caldo ya está a punto para hervir. Eso sí, para que este sea del gusto de estos confabuladores, falta el aderezo más importante y este no es otro que ponerle rostro al dirigente que sea capaz de presentar batalla y enfrentarse a Rajoy, sobre todo viendo cómo se desinfla la opción de Juan Costa, quien en los próximos días podría abandonar definitivamente sus pretensiones de convertirse en el Zapatero del PP, al no contar ni tan siquiera con un mínimo equipo que le acompañe en la aventura.

Un ejercicio de cinismo
Les pareció más que demoledora la espantada de María San Gil. Ellos creyeron que poniendo al frente de su estrategia a una mujer seria, valiente, amenazada, la que más amigos ha visto morir, era la garantía de que todos se iban a volcar contra Rajoy. Pero, cosas que pasan en este mundo de la política, se olvidaron de la frialdad de los políticos, del nadie conoce a nadie y nadie debe nada a nadie, y, por ello, la estrategia fracasó, como fracasó el pasado miércoles Jiménez Losantos al ver a sus testigos ponerse al lado de Gallardón en un “ejercicio de cinismo como nunca había visto”, según palabras del periodista.

La siguiente vuelta
Así que, después del torpedo de María San Gil, había que dar una vuelta de tuerca más, una nueva vuelta con la que estirar a Rajoy en el potro de las ondas y de las imprentas, y hete aquí que encuentran al amigo de Aznar, a Ortega Lara, sumándose a la conspiración y anunciando a bombo y platillo su baja en el partido. Él, el secuestrado más utilizado por la estrategia de Aznar y del PP, abandonaba la nave en solidaridad con San Gil y la nueva política de integración y diálogo de Rajoy. Y, por último hasta el momento, se destaparon las esencias cuando uno de los colaboradores más próximos al presidente, Gabriel Elorriaga, anunciaba, mejor dicho escribía en El Mundo, que Rajoy era la persona menos indicada para reflotar la nave del nuevo PP.

Los méritos de Elorriaga y San Gil
A fin de cuentas, salvo dirigir la perdida campaña electoral de 2004, ¿quién es Gabriel Elorriaga?; igual que podemos plantearnos ¿quién es Juan Costa? Lo mismo, aunque con más discreción, por aquello, insisto, de las circunstancias tan especiales que confluyen en María San Gil, se podría decir de la dirigente vasca, una dirigente cuyo mérito es haber llevado al PP a cosechar los peores resultados electorales en aquella comunidad. Pero, claro, lo del dignísimo Ortega Lara ya es palabra mayor. ¿Quién es el majo que se atreve a censurar lo más mínimo del hombre más castigado de España, al que todos más respetamos? Pues nadie, evidentemente.

Y Rajoy, a lo suyo
Mientras tanto, Rajoy y los suyos continúan moviendo sus fichas; así las apariciones públicas de Mariano Rajoy, como en el mitin de Almería, una función preparada para hacer mérito por Javier Arenas, uno de los “barones” llamados a estar junto al presidente tras la celebración del Congreso de Valencia; la entrevista en ABC y su intervención en el foro Diálogo con los Jóvenes, de Nuevas Generaciones; la presentación de su candidatura prevista en Valladolid con llamada y reclamo a todos los senadores para que acudan a la cita… pero, claro, sin poder decir de verdad quiénes están detrás de la campaña.

¿Quién sobra?
Al final, uno no sabe si en el PP sobra alguien, no sobra nadie o caben todos. Pero, puestos a prescindir, ¿se podría prescindir, caso de que fueran militantes, de aquellos que se manifestaron el viernes frente a la sede de Génova, la misma que intentaron asaltar, supongo que no los mismos, el 13 de marzo de 2004? Lo de manifestarse en horario laboral no parece suficiente motivo. Acierta La Señora cuando se queja de quienes pretenden repartir los carnés de buenos y malos pero, cuando rechaza las adhesiones inquebrantables, ¿vale también para los consejeros de su Gobierno, que viven aterrorizados el día a día de la crisis, que no se atreven a decir una sola palabra a favor de Mariano Rajoy, terror extensible a todos los dirigentes del partido en Madrid? Eso también puede ser motivo de reflexión, no sólo la gestión de Rajoy.

Jesús Cascón es director de bejarnoticias.com, diario digital de Béjar

YA SE CONOCE EL EQUIPO TANTEADO POR JUAN COSTA PARA SUSTITUIR A MARIANO RAJOY

 

El globo se deshincha. La candidatura alternativa a Mariano Rajoy que Juan Costa estaba intentando configurar ha encontrado más dificultades de las que el dirigente valenciano se esperaba, según ha confesado el mismo a su entorno más próximo. La razón, que no encuentra los apoyos necesarios para conformar una lista que le acompañe en la aventura de enfrentarse al actual presidente del PP. Sin embargo, algunos de sus allegados no daban por cerrada la posibilidad de que al final pueda cambiar de opinión, ya que ayer mismo seguía buscando avales y se ponía en contacto con dirigentes del partido para saber su disponibilidad. Informa hoy Carmen del Riego, en “La Vanguardia”

Entre las personas que habrían sido sondeadas para acompañarle en la candidatura alternativa, según las fuentes consultadas, estarían Ana Mato, Gabriel Elorriaga, Carlos Iturgaiz, Ignacio Astarloa o Cayetana Álvarez de Toledo. Todos conocidos en el partido, ya que la intención de Costa era presentar una candidatura de personas con reconocimiento dentro del partido, que agrupara a todos los sectores descontentos con Mariano Rajoy. Costa también se ha puesto en contacto con Esperanza Aguirre, Jaime Mayor Oreja, Rodrigo Rato y hasta José María Aznar, para comunicarles sus intenciones, pero no ha recibido el aval concreto de ninguno de ellos a esa posible candidatura alternativa.

Costa no pertenece al ala dura del PP. El planteamiento con el que Costa justificaba su candidatura es que él no está enmarcado en el ala dura del partido, que tiene experiencia tanto en el aparato -lo ha demostrado en la elaboración del programa electoral- como en el Gobierno, que pertenece a una generación siguiente a la de Rajoy y los demás pesos pesados del PP y, por tanto, representaba la renovación. Sumaba a ello el convencimiento que si el PP perdió las elecciones, no fue por el programa ni por el discurso, sino porque Rajoy “no es un buen candidato”.

¿Quién será secretario general…?Así, su intención era, si llegara a presentarse, hacerlo con un equipo, a diferencia de Mariano Rajoy, que sigue sin desvelar quien será su secretario general. Pese a todo, fuentes consultadas aseguran que Rajoy habría empezado a consultar con los barones regionales los nombres de la lista con la que quiere presentarse y en la que estaría, además de los ya anunciados Alberto Ruiz-Gallardón y Esteban González Pons, Pío García Escudero y Javier Arenas. El nombre del presidente del PP andaluz ha sonado incluso para la secretaría general del PP, aunque el propio Arenas ha descartado esta posibilidad al dar por concluida su etapa en la política estatal. Rajoy lo sabe, por lo que duda que ni siquiera se haya planteado esa hipótesis.

La intención de Juan Costa, si lograba los apoyos suficientes, era anunciar su candidatura el viernes y así condicionar el acto que ha convocado Mariano Rajoy para el sábado en Valladolid, donde recibirá el apoyo de la mayoría de los presidentes regionales del PP, y a la que han sido también invitados, sin consultárselo a Rajoy, los diputados y senadores del PP.
Entre los motivos que habrían llevado a algunas personas a descartar la colaboración con Costa, según las citadas fuentes, se encontraría la intervención el martes del diputado por Toledo Alejandro Ballesteros, que convocó una rueda de prensa para decir que Rajoy no puede ser el líder, pero que no aportó soluciones. Una comparecencia que todos calificaron de “patética”.

Otro elemento que ha jugado en contra de la candidatura de Juan Costa, según estas fuentes, es el mitin de Mariano Rajoy el martes por la noche en la localidad madrileña de San Sebastián de Los Reyes. La forma, dicen estas fuentes, en que plantó cara a Esperanza Aguirre, en su propia casa, ha hecho albergar esperanzas a algunos sectores del PP, dudosos sobre la candidatura de Rajoy.

¿Qué pensará de todo esto “la niña de Rajoy”?

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio San José
  • ANTONIO SAN JOSÉ

    29/05/2008

Luz de Gas

¿Qué pensará de todo esto “la niña de Rajoy”?

Es para no quitárselo de la cabeza. La pobre niña, aún tan pequeña, asistiendo a un espectáculo obsceno que ha convertido a su mentor – ¿o quizá progenitor? – en el pim-pam-pum de aquellos a quienes consideraba fieles amigos y personas cercanas. La criatura habrá descubierto ya que no hay caridad cristiana, compasión ni perdón posible cuando el barco comienza a hacer aguas y algunos ven amenazado su estatus y su cuota en la proyección pública del partido.

<!–

La situación del Partido Popular se mide ya por el parte diario de bajas que, como en una guerra fraticida, se producen de forma escalonada y premeditadamente cruel. ¿Dónde están los amigos de Rajoy? ¿Por qué el silencio de aquellos que dicen apoyarle? No se escucha a Francisco Camps ni a Ramón Luis Valcárcel ni a Alberto Núñez Feijoo, casi ni a Soraya Sáenz de Santamaría, todos aguardan temerosos y prudentes por lo que pueda pasar. Aparece Esteban González Pons en la radio y sus declaraciones casi le cuestan que le vuelen la cabeza los, hasta ayer mismo, considerados medios amigos. La situación es surrealista y dibuja el mundo al revés. En medio del disloque general quien hace una exhibición de sensatez es nada menos que Manuel Fraga Iribarne. Vamos, para cerrar y marcharse a casa…

Luego están los que no son y quieren pringar. ¿Qué me dicen del preclaro estadista Alejandro Ballestero? (por cierto, ¿quién es el tal Ballestero?), un diputado popular por Castilla-La Mancha cuyo único mérito conocido es haber patinado en Rockefeller Center de la mano de una vistosa ex novia de Bruce Willis. El sujeto se suma a las tesis de Gabriel Elorriaga pidiendo el relevo de Rajoy, lo cual parece irrelevante a todos los efectos viniendo de quien viene. Claro que lo de Elorriaga es de aurora boreal porque resulta de una impudicia desmesurada ocupar todavía el cargo de secretario de Comunicación del PP y escribir un artículo contra su jefe sin haber tenido el gesto digno de haber dimitido previamente. Es la obscenidad política en estado puro. Quien ha dirigido (muy mal, por cierto) campañas electorales de Rajoy, y le ha adulado en público y en privado más allá de lo que resulta estéticamente admisible, se convierte hoy en paladín de un movimiento crítico que muerde la mano de quien le ha dado de comer en política y al que le debe todo lo que es.

La cúpula del PP está mostrando, desde luego, su verdadera faz. Enredados en el azul de sus luchas cainitas y guerras intestinas, el partido de la derecha se ha olvidado de para qué les otorgaron los ciudadanos diez millones de votos: para hacer oposición, una actividad que, hoy por hoy, brilla clamorosamente por su ausencia que únicamente podría causar regocijo en algunos sectores indocumentados del PSOE que no acaban de percatarse de lo negativo que es gobernar sin el imprescindible contrapeso del partido rival. Sería bueno que no se ensimismaran con la actual situación y, sobre todo, que no cometan errores de los que puedan arrepentirse por mucho que vean el campo libre.

Mucho me temo que la galopante crisis económica, que viene cada vez a mayor velocidad, va a hacer el papel de oposición del que ha dimitido Rajoy y todos los que le rodean. Entonces el Gobierno deberá dar la auténtica talla de su estatura política y la cosa da la impresión de que se presenta dura, de ahí que toda confianza excesiva resulte ser en estos tiempos tan desaconsejable como letal.

Antonio San José es periodista y analista político

La crisis del PP, en viñetas.

Humor sobre el culebrón genovés

La crisis del PP, en viñetas

ELPLURAL.COM

El humorista gráfico, Malagón, colaborador de Tiempo, El Economista, El Jueves e incluso Diagonal, expone mediante un montaje de muchas de sus viñetas lo que ya bien podría pertenecer al género del sainete. La derrota en el 9-M, el duelo con Esperanza Aguirre, las salidas de María San Gil y Ortega Lara… un sinfín de aventuras de las que quedan aún muchos capítulos. Es de esperar que el propio Malagón los siga haciendo más digeribles.

Los ideólogos de Aznar critican los intentos de centrismo de Rajoy

 

POLÍTICA

“La única política que emana de Génova ni siquiera es ya doméstica: es tribal”

ELPLURAL.COM

El Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), un think tank de corte neocon muy vinculado a José María Aznar, se ha sumado a las críticas contra Mariano Rajoy y la situación de crisis que se vive en el seno del PP. Según esta agrupación, “la única política que emana de Génova ni siquiera es ya doméstica: es tribal”. A su juicio, los que piden un giro al centro del PP “deberían explicar en qué exactamente hay que acercarse a la izquierda, si en la corrupción, el empobrecimiento de las naciones o en los crímenes cometidos en su nombre”.

<!–

En su artículo semanal en Libertad digital, el GEES apunta que los estudios estratégicos no tienen sentido desde que Zapatero llegó al poder, pues consideran que bajo su mandato “lo exterior y la visión de una España actor relevante en el ámbito internacional se hicieron añicos”. Partiendo de esta crítica, el grupo neocon, vinculado a la FAES del ex presidente Aznar, aprovecha para arremeter contra Rajoy y quienes pretenden un giro al centro del PP.

“¿En qué hay que acercarse a la izquierda?”
“Quienes se declaran abiertamente de centro deberían explicar en qué exactamente hay que acercarse a la izquierda, si en la corrupción, el empobrecimiento de las naciones o en los crímenes cometidos en su nombre. A no ser que lo que tengan sea una auténtica empanada mental”, adviertee el GEES.

“Explosivo cóctel”
El grupo criticó que “los defensores de una manida aunque nunca explicada modernización del PP” estén obteniendo “un explosivo cóctel con sus decisiones”, en el que se combinan “el aplauso de los actuales dirigentes socialistas”, “la solidaridad de los antiguos barones del PSOE”, “la misericordia de su principal oponente mediático, El País”, o la “crítica de los dirigentes históricos del PP”.

“Tiene que haber oposición”
Para estos ideólogos del PP más conservador, “tiene que haber una oposición” que “haga lo que tiene que hacer, vigilar al Gobierno estrechamente y oponerse a él con una plataforma clara de valores, ideas y principios”. A su juicio, “frente al asalto revolucionario de la izquierda posmoderna, solo un ideario liberal-conservador puede tener algo que decir en contra y servir de contrapeso y antídoto”.

“Tabla rasa con el pasado”
Según el GEES, cuando Zapatero llegó al poder “hizo tabla rasa con su propio pasado” y “desbancó a los pesos pesados socialistas” obteniendo como resultado “un Ejecutivo radical sin parangón alguno”. Actualmente estaría ocurriendo lo mismo en las filas populares, con la diferencia de los socialistas vivieron esta supuesta renovación desde el poder, mientras que Rajoy lo hace desde la oposición.