La concejala antropófaga.

Viva el buen humor, que es bueno descojonarse de tanto político envarado e hipocrita.