Para el PP, la Ley sobre Reproducción Asistida no respondía “a una demanda social”

 ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Hugo F. Silberman
  • HUGO F. SILBERMAN

    19/10/2008

 

El domingo 12 de octubre, día de la fiesta nacional, mientras el patriota Mariano Rajoy aguantaba estoicamente el “coñazo” del desfile de las Fuerzas Armadas, nacía en la Unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla el niño Javier Mariscal Puertas, noticia esta que se coló (fugazmente) entre las de la crisis económica-financiera. La trascendencia del nacimiento de Javier es inmensa en lo humano y científico, pero no se debe dejar de lado una cuestión previa sin la cual no habría tenido lugar tan maravilloso acontecimiento: voluntad política e ideología progresista.

<!–

Javier tiene un hermano de seis años, Andrés, víctima de una extraña y rara enfermedad llamada beta-Talasemia major (anemia congénita severa), enfermedad hereditaria e incurable que obliga al enfermo (cada quince días) a recibir transfusiones de sangre, y una esperanza de vida que no pasa de los treinta y cinco años. La única posibilidad de cura es un trasplante de células madre extraídas del cordón umbilical de su hermano, para conseguirlo fue necesario someter a su madre a un Diagnóstico Genético Preimplantatorio, técnica basada en el análisis genético de embriones obtenidos por fecundación in vitro con el fin de transplantar al útero los que están libres de la enfermedad.

Nada de lo hasta aquí escrito hubiese ocurrido si no fuera porque lo permite la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida (Ley 14/2006 de 26 de mayo), aprobada durante el primer gobierno Zapatero y que contó con la oposición y voto negativo de la derecha conservadora, para quienes, en palabras de la diputada Mercedes Roldós, “Los cambios introducidos no responden a una demanda social, ni siquiera a una necesidad técnica manifestada por las sociedades médicas (…) plantea cambios radicales que han sido desaconsejados por los comités de bioética de todo el mundo”. ¿Por qué todos los avances científicos y de libertades “no responden a una demanda social” para el PP?

Tampoco lo hasta aquí escrito hubiese ocurrido si no fuera porque en el año 2002 la Junta de Andalucía contrató como asesor del programa andaluz de investigación con células madre a un científico español, Bernat Soria, hoy ministro de Sanidad, que se tuvo que marchar a la Universidad de Medicina de Singapur para seguir desarrollando su actividad científica, que estuvo perseguida en la Comunidad de Valencia y por el Ministerio de Sanidad. En 2004, ya radicado en Andalucía, dirigió el Laboratorio Andaluz de Terapia Celular y en 2005 el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.

Otros serían los actores de esta historia si no fuera porque el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla es parte integrante de la red sanitaria pública, universal y gratuita. Es importante remarcar este carácter porque demuestra que el acceso a las mas modernas técnicas científicas está al alcance de todos los ciudadanos por el solo hecho de serlo (se calcula que cada intento de fecundación cuesta unos 12 mil euros) y también el altísimo nivel científico y profesional de la sanidad pública, una reflexión muy apropiada en Madrid y Valencia, abocadas a una salvaje privatización y degradación del sistema sanitario.

Estadísticamente es probable que Javier sea bautizado en la fe católica ¿qué pensará el cura que oficie la ceremonia de la actitud contraria y beligerante de su Iglesia a la fecundación in vitro y la experimentación con células madre?

Bienvenido Javier, felicidades Andrés, gracias médicos, biólogos y a todo el personal del Hospital Virgen del Rocío, entre toda la porquería que estamos viendo y viviendo, vosotros aportáis vida y futuro.

Hugo Silberman es licenciado en Derecho y comentarista

–>

Javier tiene un hermano de seis años, Andrés, víctima de una extraña y rara enfermedad llamada beta-Talasemia major (anemia congénita severa), enfermedad hereditaria e incurable que obliga al enfermo (cada quince días) a recibir transfusiones de sangre, y una esperanza de vida que no pasa de los treinta y cinco años. La única posibilidad de cura es un trasplante de células madre extraídas del cordón umbilical de su hermano, para conseguirlo fue necesario someter a su madre a un Diagnóstico Genético Preimplantatorio, técnica basada en el análisis genético de embriones obtenidos por fecundación in vitro con el fin de transplantar al útero los que están libres de la enfermedad.

Nada de lo hasta aquí escrito hubiese ocurrido si no fuera porque lo permite la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida (Ley 14/2006 de 26 de mayo), aprobada durante el primer gobierno Zapatero y que contó con la oposición y voto negativo de la derecha conservadora, para quienes, en palabras de la diputada Mercedes Roldós, “Los cambios introducidos no responden a una demanda social, ni siquiera a una necesidad técnica manifestada por las sociedades médicas (…) plantea cambios radicales que han sido desaconsejados por los comités de bioética de todo el mundo”. ¿Por qué todos los avances científicos y de libertades “no responden a una demanda social” para el PP?

Tampoco lo hasta aquí escrito hubiese ocurrido si no fuera porque en el año 2002 la Junta de Andalucía contrató como asesor del programa andaluz de investigación con células madre a un científico español, Bernat Soria, hoy ministro de Sanidad, que se tuvo que marchar a la Universidad de Medicina de Singapur para seguir desarrollando su actividad científica, que estuvo perseguida en la Comunidad de Valencia y por el Ministerio de Sanidad. En 2004, ya radicado en Andalucía, dirigió el Laboratorio Andaluz de Terapia Celular y en 2005 el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.

Otros serían los actores de esta historia si no fuera porque el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla es parte integrante de la red sanitaria pública, universal y gratuita. Es importante remarcar este carácter porque demuestra que el acceso a las mas modernas técnicas científicas está al alcance de todos los ciudadanos por el solo hecho de serlo (se calcula que cada intento de fecundación cuesta unos 12 mil euros) y también el altísimo nivel científico y profesional de la sanidad pública, una reflexión muy apropiada en Madrid y Valencia, abocadas a una salvaje privatización y degradación del sistema sanitario.

Estadísticamente es probable que Javier sea bautizado en la fe católica ¿qué pensará el cura que oficie la ceremonia de la actitud contraria y beligerante de su Iglesia a la fecundación in vitro y la experimentación con células madre?

Bienvenido Javier, felicidades Andrés, gracias médicos, biólogos y a todo el personal del Hospital Virgen del Rocío, entre toda la porquería que estamos viendo y viviendo, vosotros aportáis vida y futuro.

Hugo Silberman es licenciado en Derecho y comentarista

Anuncios

La vacuna contra el cáncer de cuello de útero será gratis en toda España a partir de septiembre

 

Todas las comunidades autónomas suministrarán este mismo año el antiviral a niñas de entre 11 y 14 años

 

 

PÚBLICO.ES – Madrid – 13/08/2008 16:37
Por primera vez, todas las comunidades autónomas ofrecerán, a partir de septiembre y a todas las niñas de entre 11 y 14 años, la posibilidad de vacunarse gratuitamente contra el Virus del Papiloma Humano (VPH). Este virus es el causante de la mayoría de las lesiones relacionadas con el cáncer de cuello de útero.

De esta manera, con el inicio del nuevo curso, las Consejerías de Sanidad de cada comunidad distribuirán de forma progresiva la profilaxis, que se inyectará en tres fases durante un periodo de seis meses. El objetivo es proteger del cáncer de cérvix a unas 200.000 niñas antes de que se inicien en las relaciones sexuales, vía de trasmisión del VPH.Esta vacunación universal “tendrá un coste estimado de 60 millones de euros”, según el profesor de la Universidad rey Juan Carlos I, Ángel Gil.

Las destinatarias

En agosto de 2007, el ministro de sanidad, Bernat Soria, autorizó el Gardesil, la primera vacuna aprobada para prevenir la infección por algunos tipos del VPH. Dos meses más tarde, el consejo interterritorial del Sistema Nacional de Salud determinó que en un plazo de tres años todos los gobiernos autonómicos tenían que incorporar el antiviral a sus calendarios vacunales. Pero ninguno ha querido esperar al 2010 para ofrecer este servicio de manera gratuita.

Andalucía,a la cabeza, vacunará en septiembre a 45.000 niñas nacidas en 1994, para lo que la Junta ha invertido 12,1 millones de euros. También en septiembre, la Comunidad de Madrid prevé vacunar a 32.500 adolescentes. Catalunya calcula que serán unas 30.000 chicas a las que se le podrá inocular el fármaco mientras que en la Comunidad Valenciana serán inmunizadas 25.000 niñas. Baleares, por su parte, presentará un proyecto de vacunación que sólo durará tres semanas.

Regiones adelantadas

La Rioja, el País Vasco y Navarra se han adelantado al proceso y llevan vacunando a las adolescentes desde noviembre del año pasado. En La Rioja ya se han apuntado al tratamiento el 97% de las destinatarias. En Castilla y León también se han anticipado y desde el mes de abril ya se han inyectado la primera dosis el 94% de las niñas de 14 años.

Algunos expertos consideran que la vacunación masiva hará que las niñas se confíen y dejen de acudir al ginecólogo. Por ello advierten que, pese a la vacuna, el cribado no se podrá evitar. La vacuna “sólo“ protege contra los cuatro tipos más onogénicos del VPH, causantes del 70% de los cáncer de cuello de útero. Pero Ángel Gil se muestra optimista: “por cada 170 niñas vacunadas, se evitará un cáncer de cérvix“.

Por primera vez, todas las comunidades autónomas ofertarán a las niñas el próximo curso una nueva asignatura voluntaria: vacunarse gratuitamente contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que causa la mayoría de las lesiones relacionadas con el cáncer de cuello de útero.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, celebrado en octubre de 2007, determinó que en un plazo de tres años todos los Gobiernos autonómicos tenían que incorporar el antiviral a sus calendarios vacunales, pero ninguno ha querido quedarse atrás en la prestación gratuita de este servicio en el curso 2008-2009.

La supuesta efectividad de la vacuna se conocerá dentro de 35 años

A partir de septiembre, las respectivas Consejerías de Sanidad distribuirán de forma progresiva la profilaxis, que se inyecta en tres fases, para proteger del cáncer de cérvix a unas 200.000 niñas de un grupo de edad situado entre los once y catorce años, antes de las relaciones sexuales, por ser ésta la vía de trasmisión del VPH.

En 2007 se detectaron en España 2.000 casos de cáncer de cuello de útero y fallecieron por esta causa unas seiscientas mujeres. La vacuna no sustituye los programas de cribado y su supuesta efectividad se conocerá dentro de 35 años.

Todas las comunidades implicadas 

Unas 45.500 niñas andaluzas nacidas en 1994, que este año cumplen 14 años, serán vacunadas por la Sanidad pública a partir de septiembre, para lo que la Junta ha encargado 152.312 dosis que suponen un coste de 12,1 millones de euros. También en septiembre la Comunidad de Madrid prevé vacunar a 32.500 jóvenes que hayan cumplido o cumplan durante este año los 14 y que recibirán tres inyecciones en un período de seis meses con una inversión de 9,2 millones de euros.

Catalunya calcula que serán unas 30.000 las chicas a las que se podría inocular el fármaco, en el que la Generalitat invertirá unos 10 millones de euros. El departamento de Salud de País Valenciano destinará 7,5 millones de euros para inmunizar durante 2008 a 25.000 niñas de 13 años. La Rioja comenzó a vacunar a las adolescentes de once y catorce años en noviembre del pasado año, sumándose al tratamiento el 97% de las de esas edades. El Gobierno riojano empleó en el curso 2007-2008 un total de 7.780 dosis, y el próximo ejercicio utilizará 9.900, con el objetivo de que en 2010 estén vacunadas las de entre 11 y 17 años.

En 2007 se detectaron en España 2.000 casos de cáncer de cuello de útero y fallecieron por esta causa unas seiscientas mujeres

En el País Vasco, Osakidetza también adelantó la campaña a finales de noviembre de 2007 para las niñas de primero de la ESO y estima que cada año unas 9.000, de entre 12 y 13 años, se protejan contra el virus. En Navarra se vacunó desde noviembre de 2007 a unas 6.000 niñas y jóvenes -alrededor de 3.000 de 12-13 años, en el primer curso de ESO, y otras tantas de 15-16, en cuarto curso de ESO-, y para el próximo ejercicio se prevén cifras similares.

La iniciativa contra el cáncer de cérvix se iniciará en Asturias en septiembre, entre las nacidas en 1995 -unas 3.475 menores-, con un coste de entre 750.000 y 800.000 euros. En Castilla-La Mancha se dispensarán unas 33.000 dosis de la vacuna, que se comenzaron a distribuir en los centros de salud el pasado 18 de febrero y, próximamente, la comunidad dará a conocer los datos relativos al primer semestre.

La Consejería de Sanidad de Cantabria adquirió este año 11.880 unidades, con el objetivo de inmunizar a 2.100 niñas de catorce años. En Castilla y León desde abril se vacunaron el 94% de las nacidas en 1994 -9.370-, un porcentaje que corresponde a la primera de las tres dosis y que se cerrará en los próximos meses hasta completar un presupuesto global de 3,6 millones de euros.

En Canarias se han adquirido entre enero y junio de este año 6.433 unidades del tratamiento con el propósito de alcanzar a lo largo del año a todas las niñas que cumplen catorce años. El Gobierno de Aragón comenzará a administrar después del verano el tratamiento y unas 5.500 niñas de 14 años podrán beneficiarse de él en los centros de Atención Primaria. La Consellería de Sanidad de la Xunta de Galicia abordará esta tarea a finales de septiembre e inicialmente serán inoculadas cerca de 5.000 niñas.

Extremadura, que incorpora por primera vez la profilaxis, usará 15.000 dosis con una inversión de 1,5 millones de euros para las niñas de 14 años. Murcia se sumará a la iniciativa a mediados de octubre, para las niñas nacidas en 1995, y Baleares presentará su proyecto de vacunación en unas tres semanas.