OCHO PERSONAS CONTINUAN EN BUSCA Y CAPTURA POR LOS CASOS “MALAYA” Y “BALLENA BLANCA”

Corrupción

Ocho personas siguen en busca y captura por los casos ‘Malaya’ y ‘Ballena Blanca” 

 

 MÁLAGA.
Un total de ocho personas siguen en situación de busca y captura con orden de detención europea por su presunta relación con los casos Malaya y Ballena Blanca.En la operación Malaya contra la corrupción urbanística y municipal en Marbella, la Policía aún no ha encontrado al ex edil del PA Carlos Fernández, al empresario José Manuel Llorca y al marchante de arte Alberto Pedronzo.

Al iniciarse la segunda fase de la operación, el ex edil aseguró por teléfono que estaba en Galicia haciendo el Camino de Santiago pero que regresaba, aunque desde ese día su teléfono móvil no volvió a estar conectado.

La Policía también busca al empresario José Manuel Llorc, que supuestamente entregó al ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento marbellí, Juan Antonio Roca, 540.000 euros. También sigue en paradero desconocido el galerista de arte Alberto Héctor Pedronzo, quien podría haber incurrido en un delito de blanqueo y deberá abonar una fianza de 40 millones de euros para cubrir sus responsabilidades civiles.

En el otro gran caso, bautizado como Ballena Blanca y que supuso la mayor operación policial contra el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico llevada a cabo en España son cinco las personas sobre las que se ha dictado orden internacional de busca y captura.

Así, aún se ignora el paradero de Sophiane Hambli, que protagonizó un tiroteo en Marbella en 2004, de su mujer Fatma Ben Mabrouk Chebicheb y de su hermano Hakim Hambli. Además, también siguen en busca y captura el norteamericano Boris Peter Abramson y el francés Djamel Dine Talh

EFE

Anuncios

LA PANTOJA NO SE LIBRA.

11781444501.jpg

‘Caso Malaya’: el juez procesa a 86 personas

20MINUTOS.ES/EFE. 23.07.2007 – 19:27h

  • Isabel Pantoja queda imputada en un procedimiento aparte.
  • La fianza para Juan Antonio Roca será de 1.000 millones de euros.
  • La ex mujer de Julián Muñoz, Maite Zaldívar, así como la hija de ambos, no han sido procesadas en el sumario del ‘caso Malaya’.

El juez instructor del ‘caso Malaya’ ha procesado finalmente a 86 personas en esta causa, entre las que no se encuentra Isabel Pantoja, que quedaría imputada en un procedimiento aparte relacionado con el presunto blanqueo de capitales llevado a cabo por su pareja, el ex alcalde Julián Muñoz.

El auto de procesamiento establece también las fianzas para los imputados

El auto de procesamiento dictado por el juez Miguel Ángel Torres, de más de 450 folios, establece además las fianzas solicitadas a los procesados para cubrir sus responsabilidades civiles, entre las que destaca la exigida al ex asesor urbanístico del Ayuntamiento de Marbella , Juan Antonio Roca, que asciende a mil millones de euros.

A Roca, al que el juez Torres considera el presunto cerebro de la trama de corrupción municipal, el juez le imputa los delitos continuados de cohecho, malversación, fraude, contra la hacienda pública, blanqueo de capitales como jefe de una organización, falsedad, tenencia ilícita de armas, tráfico de influencias y prevaricación y contra la ordenación del territorio.

Una veintena de ex conjales procesados

El magistrado procesa además a una veintena de ex concejales del Consistorio marbellí, entre los que se encuentran los ex alcaldes Julián Muñoz y Marisol Yagüe, así como el ex secretario municipal Leopoldo Barrantes, por los delitos continuados de cohecho, prevaricación, contra la ordenación del territorio, malversación y fraude, según los casos.

Julián Muñoz ha sido imputado por delitos continuados de cohecho, prevaricación y fraude

Maite Zaldivar Según el auto de procesamiento, otra veintena de personas, entre las que se encuentra el abogado Manuel Sánchez Zubizarreta o la hija de Roca, son encausadas por un presunto delito de blanqueo de capitales con carácter continuado y pertenencia a organización.

En el caso del abogado Francisco Soriano Zurita y el presunto testaferro Oscar Benavente, el magistrado amplía el procesamiento como autores de un delito continuado de falsedad, y en el caso del ex jefe de seguridad de Roca Jaime Hachuel, de un delito de revelación de secretos.

Por su parte, al igual que Pantoja, la ex mujer de Julián Muñoz, Maite Zaldívar, así como la hija de ambos y otras cuatro personas, no son procesadas en el sumario del ‘caso Malaya’, sino que quedan imputadas en una causa aparte relacionada con el presunto blanqueo de capitales que podría haber cometido el ex alcalde.

Artículos relacionados

BOLSOS DE LOEWE, CESTAS DE EMBUTIDOS O SESIONES DE SPA ABREN UNA NUEVA TRAMA MALAYA.

20070416elpval_1.jpg

POLÍTICA

 12/07/2007

Bolsos de Loewe, cestas de embutidos o sesiones de spa abren una nueva trama malaya

Exclusivos regalos para “comprar” adhesiones de políticos, periodistas y jueces

J.M. GARRIDO

Entradas a los toros, bolsos de Loewe de 630 euros, jamones de pata negra, consumiciones de más de 300 euros en la feria de Málaga y Sevilla, alojamiento, tratamientos faciales y de spa en un hotel de lujo de Marbella y decenas de cestas valoradas en más de 300 euros, eran obsequios que la empresa promotora Aifos, una de las principales empresas implicadas en el caso Malaya regalaba habitualmente a políticos, periodistas, notarios y jueces andaluces.

Marisol Yagüe, Isabel García Marcos, José Antonio Roca, la secretaria de éste, el alcalde de Estepona (al que Roca se refirió como “uno de los nuestros”), o el responsable de urbanismo de este mismo municipio, junto con otras importantes personalidades del mundo de la justicia, de la política y del periodismo fueron obsequiados por la promotora inmobiliaria Aifos.

“Comprar la adhesión”
Un informe policial en el sumario del caso Malaya señala que esta empresa mobiliaria “viene desarrollando de forma habitual una serie de prácticas que pudieran afectar a la probidad exigible de las autoridades, funcionarios y empleados públicos a los que se dirigen”. En definitiva, los agentes policiales sospechan que con estos exclusivos obsequios, la empresa malagueña pretendía “comprar la adhesión” de los obsequiados.

Numerosas irregularidades
La promotora inmobiliaria Aifos facturó cerca de 290 millones de euros en el ejercicio económico del año pasado, aunque esta empresa siempre ha estado envuelta en numerosos problemas e irregularidades. Jesús Ruiz Casado, presidente de Aifos, está imputado por estafa y fraude fiscal.

EL PGOU DE MARBELLA LO LEGALIZA TODO: DESDE LA MANSIÓN DE ANTONIO BANDERAS AL HIPERCOR DE PUERTO BANÚS.

2007070352marbelladentro.jpg

El PGOU de Marbella lo legaliza todo: desde la mansión de Antonio Banderas al Hipercor de Puerto Banús

Marbella

Angeles Muñoz (d) conversa con María Felicidad Montero (c) y con José María Ruiz Povedano (Efe).

@Fátima Martín.- – 04/07/2007

Los VIP’s con mansión, negocio o terreno irregular en Marbella, tal que Antonio Banderas, Isidoro Álvarez (El Corte Inglés) o Luis Portillo (Colonial), están de enhorabuena. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), cuya aprobación inicial ya ha entregado la Junta de Andalucía al Ayuntamiento de Ángeles Muñoz, lo legaliza casi todo.

Pero la normalización no será gratis: a cambio, los empresarios deberán ceder suelo al Consistorio por cada edificación ilegal. Al menos, ése es el punto de partida del Plan. Sólo se queda fuera del mismo el Banana Beach de Ávila Rojas, cuya demolición se deja en manos de los tribunales. El constructor granadino es el gran perjudicado de esta ‘pax’ urbanística firmada entre Junta socialista, Ayuntamiento popular y empresariado.

En el ‘todo vale’ del Plan se incluyen hoteles NH, Guadalpines, Hipercor y Opencors, La Cañada de Tomás Olivo, el Senator de Hoteles Playa, todo tipo de promociones denunciadas, como Los Jardines del Príncipe, de Gaelco, o la Guadalmina de Fadesa, y mansiones con irregularidades, como la de Antonio Banderas en Los Monteros, o la de Amusátegui en Nagüeles.

La idea de los muñidores del plan, con el otrora prestigioso arquitecto andaluz Manuel Fustegueras y el director gerente de la Oficina de Planeamiento Urbanístico de la Junta, José María Ruiz Povedano a la cabeza, era normalizar los desmanes urbanísticos con un peaje muy concreto: la cesión de cien metros cuadrados por cada vivienda ilegal.

De ese trueque sale la legalización del Hotel Senator, propiedad de Hoteles Playa, mientras las 99 viviendas aledañas, propiedad de una sociedad participada por Luis Portillo, pasarán a ser de dominio público. Del mismo modo, la tercera fase del centro comercial La Cañada de Tomás Olivo será el precio a pagar por la regularización de las dos anteriores. Todo sea con tal de recuperar el antiguo esplendor de Marbella ahora que la Costa del Sol está plagada de carteles de ‘se vende’.

El gran perdedor de este plan inicial es José Ávila Rojas, cuyo Banana Beach se queda en el limbo. El edificio promete dar mucho juego, no ya porque esté habitado, sino porque entre sus propietarios se encuentran personajes como Yola Berrocal o Carmen Sevilla, quien en la reforma de su ático se cargó dos ascensores.

Dos años de negociacionesPero las rebajas no han terminado. Hasta su aprobación definitiva, al patrón del plan que regirá el urbanismo de Marbella de aquí en adelante le queda mucha tela que cortar. “Es un punto de partida”, reconocen tanto políticos como empresarios, que contarán con dos años para negociar las contrapartidas a sus irregularidades.

Pese a los esfuerzos, la aparente vuelta a la normalidad urbanística de Marbella no ha agradado a todo el mundo. Quienes llevan más de 15 años luchando contra los ‘giles’ y sus trapacerías destacan que las edificaciones que tienen sentencia de no deberían entrar en el plan. “La no demolición de las edificaciones irregulares supone una demolición del Estado de Derecho”, claman. Pero estos ‘aguafiestas’ son minoría. Más del 70% de los marbelleros se manifestaron contra las demoliciones tanto en encuestas como en las urnas.

 RSS     Delicious     Technorati     Fresqui     Menéame    wikio Wikio    

FERNANDO DELGADO: “POBRES Y RICOS”

575454.jpgbolsademadrid.jpgcaea0n5zcak6j3m7caimyu33cay0r2etcag5hmt6cagdu07acas11ujwcag6nwficaqodpgscaxdn2luca1e2fk0cam7f652caohg51bca4t0l25ca11jntlcaahuxdrcab5l7zyca4gzy9v.jpgca9gnpfbcaa1rcbscav11vbccauigqjbca58rin9caq4yx58canl75l5ca81nq2mcan6u79ucafmj3glcart4p1nca0dzuqdcaf4pas3cax250izca144q0ucayzsenicaxscikjcaou294f.jpg2007030580ybarra_emilio1.jpgca0ddqhaca398slacaozle8kcan9eo79cap80gt9ca54v1cvcae0bw11caskfbc0cagp6fg0caa2gzxvcaaxvva5candupi1can0sk86ca0sd8g1ca2nwj1ecazxnafdca5lhkwkcae5yilg.jpgca8j9pdmca9p7siocaolzo3bcav0ewvhcacx2jpnca7vha4bcav22zkycaze6uxicaj9n2i4caup3nf4cayvr2m9call7obmcamr6arjca1dogtgca7pdezncaubk15rca4mihh7cameqt40.jpgbotin.jpgjulian-munoz.jpg2007031381gamarradentro1.jpg1178144450.jpghomemain.jpg

Opinión

Pobres y ricos

FERNANDO DELGADO

Estamos tan distraídos con lo que los políticos y los medios nos indican como impor­tante, o cómo ellos mismos son la importancia, que el hecho de que el salario real medio bajara un 4% en diez años, a pesar del fuerte crecimiento económico, o precisamente por eso, nos trae al pairo, incluso hoy que van a analizarnos el estado de la nación, o la semana pasada, cuando cumplimos con nuestra declaración de la renta. Envueltos en preocupaciones trascendentales para la patria, llevadas al barro de la contienda política, ni siquiera caemos en la cuenta de que nuestro país es el único de la OCDE en el que se ha producido un retroceso del poder adquisitivo con un gobierno y con otro. Para que luego digan que votamos más con el bolsillo que con el corazón, para que digan que somos egoís­tas… Que no nos preocupe que dos de cada tres jóvenes españoles tengan un contrato precario, el doble que la media de la OCDE, pa­se, pero fíjense si seremos po­co envidiosos los pobres que no nos importa nada que el 20% más rico de nuestra población haya ganado en 2005 casi seis veces más que el 20% más pobre, cuando en la Unión Europa se conformaron con la media de un 4,9.

Y en medio de todo esto, nadie cuenta en el Congreso que desde 1999 a 2006 los beneficios de las empresas Gobierno que es y la oposición que fue Gobierno tendrían que congratularse y celebrar que tengamos empresas tan boyantes. En el mismo periódico donde leí estos datos hace días se me informaba unas páginas más adelante de que el Banco Santander, sin ir más lejos, tendrá este año diez mil millones de euros de beneficios. Pero nada preocupa al pa­recer que en medio de este panorama el gasto social sólo alcance el 62%, que para algunos será mucho, sin duda. Y como parte de estos datos alcanzan en el tiempo, como he dicho, al Gobierno que fue y al que es, a Rato y a Solbes, lo que resulta extraño es que ni socialistas ni populares nos transmitan su entusias­mo por lo que tienen de positivo ni se aflijan por las desigualdades. Es posible, no obstante, que Pedro Solbes acceda a explicar cualquier día estos números, desde su posición de un gobierno de izquierda, aunque los sindicatos no se lo pidan, y que Rodrigo Rato vuelva porque halla en ellos razones para que su partido se preocupe por lo que debería importar a los ciudadanos.

Claro que la impugnación de las leyes sociales que nombran igualdades o amplían derechos de los ciudadanos y el rifirrafe con el terrorismo, por ejemplo, no le dejan tiempo a Rajoy para hacer preguntas a Zapatero por nuestro pan de cada día. Y eso que ni siquiera se ha entretenido en pedir perdón a los que según el Supremo ha injuriado gravemente. El gran patriota no halla tiempo para considerar lo caro que se pone el pan en la patria pa­ra los más desvalidos. Ni siquiera encuentra tiempo para valorar si le parecen pocos los beneficios de los más acaudalados.

Publicado en LEVANTE-EMV (3.07.2007)

EUROPA CONDENA LOS ABUSOS URBANISTICOS EN LA COMUNIDAD VALENCIANA, MADRID Y ANDALUCIA.

POLÍTICA

 22/06/2007

No responden a las “necesidades reales”

Europa condena abusos urbanísticos en Valencia, Madrid y Andalucía

S.C.

El Parlamento Europeo (PE) aprobó ayer una resolución en la que expresa “su más enérgica condena y oposición a los macroproyectos de urbanización” en España, denunciando que no responden “en absoluto a las necesidades reales” de los ciudadanos, que resultan “insostenibles en el plano ambiental” y que tienen “un impacto desastroso en la identidad histórica y cultural de las zonas afectadas”. El texto pone el acento en la Comunidad Valenciana, advirtiendo de que las irregularidades también se han extendido “por otras regiones de la franja costera mediterránea” y también “a la Comunidad de Madrid”.

La resolución fue presentada por los grupos Socialista, Liberal, Verdes e Izquierda Unitaria y aprobada con 327 votos a favor, 222 en contra y 35 abstenciones.

Amenaza al medio ambiente
La resolución del PE advierte sobre cómo algunas modelos de construcción descontrolada en España están amenazando al medio ambiente y al desarrollo sostenible, y “pone en tela de juicio los métodos de selección de los promotores y agentes urbanizadores, así como las competencias, a menudo excesivas, que en la práctica otorgan algunas autoridades locales a expensas de los intereses” de los habitantes. El texto pide a las autoridades españoles, “en particular, al Gobierno de la Comunidad Valenciana” a que remedien la situación, e insta a las autoridades locales a que “impliquen” a sus ciudadanos “en los proyectos urbanísticos”.

Miles de quejas
La dura advertencia tiene su origen en un informe realizado a instancias de las miles de quejas ciudadanas en materia de urbanismo que llevaron a la Comisión de Peticiones de la Eurocámara a hacer averiguaciones, y llevaron a una misión parlamentaria a investigar la Comunidad de Valencia, la sierra madrileña y la provincia de Almería.

“Opotunidad de rectificar” 
El eurodiputado socialista valenciano Joan Calabuch, que participó en la redacción del texto, insistió durante el debate previo a su aprobación en la necesidad de un cambio en la política urbanística de la Comunidad Valenciana, solicitando al gobierno regional del Partido Popular que aproveche en su nueva legislatura “la oportunidad de rectificar” y dar solución al problema que ha sido incapaz de resolver”. En ese sentido, pidió la reforma de la Ley Urbanística Valenciana y mecanismos de arbitraje para los ciudadanos.

Violación de derechos
Otro de los eurodiputados que participó en la propuesta, el también socialista Carlos Carnero, advirtió de que “determinados gobiernos locales y autonómicos están agrediendo el medioambiente y la sostenibilidad de la vida de la ciudadanía y, por lo tanto, violando los derechos individuales y colectivos”.

EL PINCHAZO DE LA BURBUJA INMOBILIARIA NOS COSTARÁ UN PUNTO DEL PIB Y DEJARÁ EN LA CALLE A 50.000 TRABAJADORES.

20070518elpepinac_3.jpg

El fin del ‘boom’ del ladrillo costará un punto del PIB y 50.000 empleos (El País, 4-6-07).
  Fecha:5/6/2007
Enlaces de referencia:

 

Nadie lo discute ya: la era del boom del ladrillo vive sus últimas horas. Pero lo que para unos es el fin del milagro económico español, para otros es una cura necesaria. El escenario más probable es que el ajuste comience a finales de 2007 y se prolongue durante tres o cuatro años, con un coste en crecimiento económico anual de hasta un punto y 50.000 empleos. El Gobierno no muestra inquietud alguna al respecto. Habrá un “aterrizaje suave y hasta deseable”, e incluso se prepara una revisión al alza del crecimiento para este año (3,7-3,8%) y se anticipa entre un 3,3% y un 3,4% en 2008.

Si el presidente del Gobierno tuviera que decidir un adelanto electoral por la situación económica, la respuesta, tajante, sería no. No se detecta inquietud alguna por lo que está sucediendo en el mercado inmobiliario. Incluso hay cierta esperanza en que el sector del ladrillo empiece a aflojar y la economía española baje algunos grados su temperatura.

Es más o menos la sensación entre los analistas, aunque ha habido momentos de cierto pánico. Por ejemplo, cuando la inmobiliaria Astroc se desplomó en Bolsa, hace unas semanas, y arrastró durante una jornada a todo el sector. O cuando la prensa internacional dio por terminado en sus editoriales lo que habían bautizado como “el milagro económico español”.

Ahora los análisis están más sosegados, pero “no cabe duda de que las cosas están cambiando”, dicen en el servicio de estudios de un gran banco. Los precios de la vivienda se desaceleran (ahora sólo crecen al 7%), también el crédito hipotecario (sólo aumenta el 19%) y disminuye en torno al 10% el número de hipotecas que se firman. Y hay señales, como el aumento de la morosidad (desde niveles todavía muy bajos), que dan el aviso.

¿Es grave el problema? Puede serlo si se considera de forma aislada. La construcción de vivienda (véase cuadro) y el consumo familiar han sido los dos grandes motores de la economía española y del empleo en la última década. Si ahora el primero de ellos se apaga, el crecimiento se va a resentir. El impacto puede estimarse en un punto al año de menor crecimiento y unos 50.000 empleos, que se compensarían en parte con la exportación y la inversión en bienes de equipo, como ya empieza a suceder.

“El proceso de maduración del sector inmobiliario es largo, de al menos 18 meses, y el año pasado todavía estábamos en pleno auge”, señala un experto del INE. Estima, por tanto, que la desaceleración se va a notar sobre todo en 2008. Ahí empezaría el ajuste, “que se prolongará durante tres o cuatro años”, señala Ángel Laborda, director del Servicio de Estudios de las Cajas de Ahorros.

El impacto en el crecimiento es un escenario que puede considerarse central y que descarta un ajuste brusco. Está calculado sobre la base de un ritmo de construcción de viviendas de unas 500.000 al año (frente a las más de 800.000 del pasado año). Un ritmo que cubriría las necesidades de nuevos hogares, sin el componente especulativo de los últimos años. Esta reducción, del 35%, se produciría de forma escalonada, en tres años.

David Vegara, secretario de Estado de Economía, no cree que se rebase ese suelo de las 500.000 viviendas por año: “En España hay una demanda sólida y se explica por la inmigración, las segundas residencias de españoles y extranjeros o el aumento de las familias monoparentales”.

No está de acuerdo, sin embargo, en que ese parón en el mercado vaya a detraer una cantidad importante al PIB. “El impacto será limitado”, asegura. Aunque así fuera “no sería un escenario dramático”, añade Laborda. Sólo habría que empezar a preocuparse si se produce una recesión internacional, escenario que nadie prevé en estos momentos.

El límite está en un crecimiento del 2,5%, a partir del cual, en la economía española empieza a aumentar el desempleo. Es un escenario para 2008 al que sólo se acerca, de momento, la OCDE. En sus previsiones de primavera señaló un 2,7% de crecimiento para la economía española el año que viene por el frenazo inmobiliario. Una cifra que el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, se apresuró a descalificar.
Relevo de las exportaciones

Solbes ya conocía que la economía española había crecido un espectacular 4,1% en el primer trimestre del año. Después de ese dato, publicado hace algo más de una semana, los ánimos se han tranquilizado un poco. Todos los analistas, incluido el Gobierno, coinciden en la tesis del aterrizaje suave y en que vamos a asistir, como ya se apunta, a un relevo ordenado de la construcción por las exportaciones y la inversión en bienes de equipo.

“Es lo mejor que nos puede pasar”, dicen fuentes del Gobierno, “que los precios bajen, que ganemos competitividad y exportemos más”. Si esto supone un crecimiento algo más bajo, es lo más normal que puede suceder. “No es lógico que una economía como la española, la octava del mundo, crezca a más del 4%”, dice Vegara.

Las previsiones del Gobierno se revisarán al alza para este año, como han hecho la mayoría de los analistas tras el dato del primer trimestre. La estimación ahora (el dato se conocerá a finales de julio) es que la economía puede crecer un 3,7% o un 3,8% en 2007, frente al 3,4% inicialmente estimado. Para 2008, la previsión del Gobierno se situará entre el 3,3% y el 3,4%.
Un colchón demográfico y de obra pública

Los años de precios disparados y actividad al rojo vivo suelen tener un final vertiginoso. El último informe del Servicio de Estudios del BBVA compara con situaciones análogas y la conclusión es siempre la misma. Cuando después de años de escaladas de precio la demanda se para, el mercado se derrumba: a mediados de los setenta, los precios pasaron de subir más de un 20% anual en España a bajar un 10% en año y medio. Una caída similar se apreció al final del anterior boom inmobiliario, en 1992. Es un fenómeno que se ha repetido ahora en otros mercados, como los de EE UU, Reino Unido o Australia.

Pero el fin del boom en España es mucho más suave. En términos reales (descontada la inflación), la mayor subida anual de precios se registró a finales de 2004. Desde entonces, el mercado enfiló una suave pendiente de descenso, que aún le mantiene en incrementos moderados (por debajo del 10%), dos años y medio después. Y la actividad sólo ha empezado a resentirse ahora, tras marcar en 2006 un máximo de viviendas iniciadas (más de 800.000). “La clave que distingue a España en estos momentos es el factor demográfico”, sostiene el catedrático Josep Oliver.

Ese componente demográfico explica que en sólo una década, se haya pasado de crear 213.000 nuevos hogares al año a superar los 525.000 en 2006. Según las estimaciones de Caixa Catalunya, ese crecimiento bajará algo de intensidad, pero aún en 2008 se crearían 455.000 nuevos hogares, el doble que 10 años atrás. Esos nuevos hogares garantizan para la demanda de construcción residencial un suelo de 500.000 viviendas iniciadas al año. Muchas serán ocupadas por inmigrantes, que ya constituyen el 50% de los nuevos hogares.

El ritmo de creación de nuevos hogares por personas nacidas en España también se ha intensificado en la última década (de 177.000 a 264.000 nuevos hogares al año). Una tendencia que Caixa Catalunya achaca a varios orígenes: el impacto del babyboom (nacidos entre 1968 y 1978), que ahora empiezan a ser padres, la creación de hogares más reducidos (familias monoparentales y separaciones) y la mayor longevidad.

Pero en el sector de la construcción, no todo es levantar viviendas. Lo que se contabiliza como no residencial aporta casi la mitad de la inversión realizada en la construcción (unos 160.000 millones de euros en 2006).