Bancos de biodiversidad: el mercado de los ecosistemas.

Compensan los daños causados a los ecosistemas y a las especies que los habitan manteniendo entornos similares en otras zonas

¿Se puede hacer negocio con los ecosistemas? Puede resultar casi malsonante, pero bien enfocado -dicen los expertos- es una forma de conservar la biodiversidad concienciando sobre el valor de la naturaleza y, a la vez, de hacer cómplice (y no enemiga) a la economía. Dada la situación de crisis actual, puede ser también una oportunidad nada desdeñable de desarrollo respetuoso con el medio ambiente. Ése es el propósito de los bancos y del mercado de ecosistemas, un sistema desarrollado en la década de los ochenta en Estados Unidos (EE.UU.) y que se está extendiendo progresivamente en otros países.

  • Autor: Por MERCÈ FERNÁNDEZ
  • Fecha de publicación: 21 de enero de 2009


– Imagen: John Haslam

Los bancos de biodiversidad nacieron para compensar los daños causados a los ecosistemas y a las especies que los habitan con el mantenimiento de entornos naturales similares en otras zonas. La idea nació vinculada al mantenimiento de zonas húmedas en los EE.UU., de la mano de la Ley de Agua Limpia de 1972 y la Normativa del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de aquel país. Allí, cualquiera que quiera construir o dragar un humedal considerado de interés nacional debe pedir un permiso a la agencia de Protección Ambiental y al Cuerpo de Ingenieros. Una de las condiciones para obtener el permiso es que haya garantías de que la construcción no daña el humedal o, si el daño es inevitable, que el constructor compense ese perjuicio creando o recuperando un humedal similar, de la misma extensión o mayor.

En EE.UU. hay hasta 122 bancos de conservación para proteger 89 especies de animales y plantas y 50 tipos de hábitats

La misma empresa constructora puede realizar la tarea de recuperar la zona húmeda similar o puede pagar a alguien que lo haga. Es ahí donde entra la idea de los bancos de ecosistemas, una red de empresas y organizaciones dedicadas a restaurar y conservar humedales que venden en forma de créditos. Según la información que recoge la organización Ecosystem Marketplace en su web, en EE.UU. hay hasta 122 bancos de conservación en 14 estados, dedicados a proteger 89 especies de animales y plantas, y 50 tipos de hábitats. Los hábitats conservados son de todo tipo: humedales, bosques, playas, chaparrales (ecosistemas de arbustos), islas, etc. Entre las especies conservadas en esos hábitats se hallan desde el perrito de la pradera (Cynomys ludovicianus), el cactus Bakersfield, la lagartija chata leoparda (Gambelia sila), el zorro de San Joaquín.

También se puede encontrar hasta una mosca, la Rhaphiomidas terminatus abdominalis, una polinizadora fundamental de su ecosistema y que se halla en peligro de extinción. Se trata de un buen ejemplo de estos bancos de biodiversidad. El único lugar en el mundo donde se halla esta vistosa mosca, que vuela como un colibrí, es en las dunas de Delhi Sand, en California (de ahí su nombre en inglés, “Delhi Sands Flower-loving Fly”). La especie trae de cabeza a toda una población, Colton, ubicada al lado de las dunas de Delhi Sand. El Ayuntamiento de Colton ha visto durante largo tiempo cómo sus proyectos de crecimiento se ven obstaculizados por el complicado equilibrio entre construir y no hacer daño al hábitat de la mosca. En enero de 2007, el periódico Los Angeles Times informaba que la ciudad estaba acabando de negociar con el Gobierno un acuerdo para poder construir en el norte de la ciudad y, a cambio, proteger otra zona equivalente como hábitat para la mosca. Era el fin a un innumerable rosario de proyectos detenidos a causa de la mosca.

Actualmente, en el estado de California, si un constructor quiere construir en una zona que puede afectar a la Delhi Sands Flower-loving Fly debe pagar la conservación del hábitat del insecto en otro lugar equiparable, lo que le supone un costo añadido de 60.000 dólares por hectárea (es el precio en el mercado del ecosistema de la mosca).

Cuánto vale la naturaleza

¿Quién marca el precio de lo que cuesta una especie o un hábitat? Lo habitual es una fórmula mixta en la que las administraciones establecen mediante normas qué especies o hábitats están protegidos y debe “compensarse” su daño. Después, el valor económico de esa compensación lo acaba determinando la oferta y la demanda.

El sistema beneficia además a los propietarios de tierras que legalmente no pueden hacer nada en ellas porque contienen especies protegidas, ya que tienen una compensación económica al vender en forma de créditos su trabajo de conservación del territorio. Es una buena forma de incentivar la conservación de esas tierras y evitar que se acaben buscando formas dudosas de edificar zonas de interés natural.

El mercado de la biodiversidad podría incrementarse hasta los 4.500 millones de dólares en 2010

Según un informe de Ecosystems Marketplace, el creciente mercado de la biodiversidad supone cada año un volumen económico de 3.400 millones de dólares, cifra que podría incrementarse hasta los 4.500 millones de dólares en 2010. Casi todas las transacciones se dan en los EE.UU., pero cada vez hay más países interesados. La condición es que haya una normativa legal que obligue a compensar la pérdida de biodiversidad, de forma que favorezca el comercio de créditos de compensación.

Australia ha lanzado el programa BioBanking de compensaciones. En Brasil hay un sistema nacional de unidades de conservación y de regulación de los bosques que establece compensaciones para los daños sobre las zonas forestales. En Europa existe la Directiva sobre la conservación de hábitats naturales y de la fauna y la flora. Hay otro mercado, el de las emisiones de CO2, que también impulsa en parte ese crecimiento, ya que una de las formas de compensar emisiones es la reforestación. Este mercado movió en 2008 en todo el mundo, según cifras de Ecosystem Marketplace, hasta 118 mil millones de dólares, y la previsión es que podría crecer hasta los 150 mil millones en 2009.

Problemas pendientes

La cuestión de hasta qué punto el mercado de ecosistemas puede ayudar a conservar la naturaleza tiene diferentes lecturas. Para sus defensores, mientras la naturaleza tenga un “valor incalculable” que queda fuera del sistema, su valor no se tendrá en consideración. Pagar y compensar por los daños es una forma de poner valor a esa naturaleza y pagar por ello.


– Imagen: US Forest Service

Para sus detractores, mirar la naturaleza desde un punto de vista económico sigue siendo una explotación. Así opina Bob Williamson, fundador de la Greenhouse Neutral Foundation. “¿Qué precio ponemos a la naturaleza? Moralmente no tenemos derecho a considerar esto”, dice este ecologista. Otros críticos dicen que dejar la naturaleza al mercado es señal de que los gobiernos están abandonando su deber de proteger los ecosistemas.

No obstante, hay otros problemas de carácter más práctico, tal como mostraba un informe reciente del Worldwatch Institute. Uno tiene que ver con el tipo de hábitats: si se trata de compensar los daños causados en la flora y fauna de zonas naturales de interés con la protección de otras zonas de similares características, no siempre es fácil encontrar áreas que sean, desde un punto de vista ecológico, equiparables. Otro de los retos pendientes tiene que ver con la necesidad de control constante ya que este mercado, como cualquier otro, puede abrir puertas al oportunismo y al fraude. Y otras veces no será fraude sino falta de calidad, que los ecosistemas restaurados no cumplan los requisitos mínimos para que sean tales. El problema es que los países donde hay mayor biodiversidad para proteger están en desarrollo y no disponen de instituciones fuertes que supervisen el sistema.

Otra de las críticas, y que supone un reto de futuro, es saber cómo se garantiza que lo que se protege ahora permanecerá dentro de unos años, y cómo se garantizan los fondos económicos para mantener unos hábitats que se acaban de crear o restaurar. Se necesitan garantías, legales y financieras, y un compromiso de permanencia y supervisión “casi perpetuo” que eviten, en la medida de lo posible, que esos ecosistemas vuelvan a estar amenazadas en el futuro.

Anuncios

Algo huele a podrido en el PP.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • JORDI GARCÍA-SOLER

    21/01/2009

Detalles

Resulta del todo punto inconcebible el nivel al que están llegando las fuertes tensiones internas que desde los últimos meses agitan las turbulentas aguas del PP. La guerra abierta desatada por la lideresa Esperanza Aguirre por el control político de Caja Madrid, que ha puesto una vez más al descubierto la lucha cainita que le enfrenta con Alberto Ruiz-Gallardón, es un capítulo más de una sucesión poco menos que ininterrumpida de incidentes iniciados de algún modo ya el 14-M de 2004 y que vienen reproduciéndose con una intensidad inusitada desde el 9-M de 2008. Por si no bastara con esta batalla a campo abierto entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y el alcalde de la ciudad de Madrid, ahí está el reciente descubrimiento de la red de espionaje montada por el consejero de Presidencia, Interior y Justicia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, así como la revelación del espionaje de que ha sido objeto el vicepresidente de la misma Comunidad, al parecer con el uso de cámara oculta en sus viajes al extranjero y con el resultado de un abultado dossier de fotos y documentos confidenciales.

<!–

Algo huele a podrido, y no es precisamente en Dinamarca donde huele ahora a podrido. Desde el rocambolesco –y, por cierto, todavía no esclarecido- escándalo de transfuguismo político que permitió la elección de Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad de Madrid, ésta se ha convertido en el escenario de numerosos asuntos poco o nada claros. Lo que ocurre ahora en Caja Madrid es un auténtico escándalo no sólo político, ya que se corre el riesgo de poner en cuestión la credibilidad de nuestro sistema financiero. Y el montaje de unos servicios de información, investigación y seguridad paralelos, dedicados a obtener toda clase de datos de todo tipo de personas y entidades, raya con lo ilegal.

¿Qué sucedería si los protagonistas de todos estos escándalos no fuesen destacados dirigentes del PP si no líderes de cualquier otra formación política, y en especial si se tratara de dirigentes del PSOE?
¿Qué no dirían, qué no escribirían todos aquellos que ahora callan sobre todos estos escándalos? ¿Dónde están aquellos periodistas “de investigación” que tanto alardean de serlo? ¿Estarán tal vez investigando pero no publicando? Y si fuese así, ¿por qué?

Jordi García-Soler es periodista y analista político

Fellow citizens: comienza el siglo XXI.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    21/01/2009

El Zumbido

El carisma de Barack Obama se mantiene intacto y su canto al esfuerzo y a la esperanza ha resonado ante una nación expectante y esperanzada y ante un mundo en plena ebullición. La toma de posesión de Barack Obama no es un hecho aislado de las grandes transformaciones que se están produciendo en el mundo a partir de la formidable crisis económica y de la puesta en cuestión de los valores neoliberales que han circulado como dogmas en los últimos veinte años. Ese mundo fracasado y tambaleante ha recibido la primera herida de muerte ante el manifiesto de propósitos del primer presidente de raza negra en la historia de los Estados Unidos de Norteamérica.

<!–

Probablemente muchos millones de ciudadanos de todos los rincones del mundo se acordarán de lo que estaban haciendo cuando vieron por televisión jurar su cargo al presidente de los Estados Unidos sobre la misma biblia que lo hizo Abraham Lincon. El 20 de enero de 2009 comienza el siglo XXI y las grandes transformaciones que nos esperan, y que serán consecuencia en gran parte de las medidas que ponga en marcha el presidente Obama para salir de la crisis, van a marcar un mundo diferente que todavía no podemos imaginar.

El discurso de Obama tiene la virtud de ser al mismo tiempo un inventario de los graves errores cometidos por los Estados Unidos en los últimos años y un manifiesto de intenciones de superar esos errores y de reconstruir un prestigio perdido en un mundo diferente en el que ya nunca podrán ser las cosas tan terroríficamente iguales a como han sido.

Carlos Carnicero es periodista y analista político.

U2, Springsteen, Shakira y Beyoncé cantan a Obama.

POLÍTICA

Los vídeos del emotivo concierto en el Lincoln Center

ELPLURAL.COM

Más de un millón de personas asistieron al emotivo concierto en el Lincoln Center de Washington en el que participaron artistas de todo el mundo. Entre ellos Bruce Springsteen, Beyoncé, U-2, Steve Wonder o Shakira. El acto se inició con un homenaje a Martin Luther King (cuyo aniversario se celebraba ese día) y el propio presidente electo aseguró a los asistentes que su voz será la que escuchará cada día al entrar en el Despacho Oval. Entre los que recibieron al primer presidente afroamericano de la historia de EEUU en el mismo lugar en el que Luther King dio en 1963 uno de los discursos más importantes de la lucha por los derechos civiles de los negros, estuvieron también conocidos actores como Tom Hanks, Denzel Washington o Jamie Foxx. Posteriormente se celebró otro concierto con artistas latinos en el que participó el español Alejandro Sanz, Paulina Rubio, Marc Anthony o Jennifer López, entre otros.

Éstos son algunos de los vídeos colgados en internet con los mejores momentos del mítico concierto.

Bono y su banda U2 interpretan In the name of love and City of Blinding Lights at (We are One)

Bruce Springsteen dedica The rising a Obama

Actuación de Beyoncé

Inauguración del concierto: Homenaje a Luther King y actuación de Josh Groban and Heather Headley

<!–

 

–>

 

Wyoming se despide de Bush con un calvo.

POLÍTICA

El Intermedio entrevistó a Obama, Zapatero y Aznar

ELPLURAL.COM

En el día de ayer, El Intermedio (La Sexta) emitió un programa especial para dar la bienvenida a Obama y despedirse del republicano George W. Bush. El Gran Wyoming, siguiendo los consejos de su audiencia, se despidió del mandatario neocon con un calvo.

Vea el calvo de despedida de Wyoming por decisión de su audiencia

Wyoming entrevista a Aznar y a Zapatero

Recibimiento de Wyoming y su equipo al primer presidente de EEUU negro

Un peculiar coro gospel da la bienvenida a Obama

<!–

En otro momento del programa, el cómico de La Sexta consiguió entrevistar a Barack Obama, José Luis Rodríguez Zapatero y a un muy antipático José María Aznar.

Wyoming y su equipo decidieron recibir al nuevo presidente de EEUU emulando el célebre Bienvenido Mister Marshall. El programa contó además con la presencia de un peculiar coro gospel para celebrar la llegada a la Casa Blanca del primer presidente afroamericano de la historia.

–>

 

En otro momento del programa, el cómico de La Sexta consiguió entrevistar a Barack Obama, José Luis Rodríguez Zapatero y a un muy antipático José María Aznar.

Wyoming y su equipo decidieron recibir al nuevo presidente de EEUU emulando el célebre Bienvenido Mister Marshall. El programa contó además con la presencia de un peculiar coro gospel para celebrar la llegada a la Casa Blanca del primer presidente afroamericano de la historia.

 

Obama no defrauda: “Una nación no prospera si favorece sólo a los ricos

POLÍTICA

 

“Proclamamos el fin de los dogmas caducos”

El desahucio de la doctrina neocon fue decretado ayer por Barack Obama con estas inequívocas palabras: “Hoy hemos venido a proclamar el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los dogmas caducos que, durante demasiado tiempo, han estrangulado nuestra política”. En Estados Unidos ha empezado, en efecto, una nueva era.

<!–

No parece una circunstancia en absoluto gratuita, o casual, que Obama subrayara, con brío y solemnidad, que “empezando desde hoy, debemos levantarnos del suelo, sacudirnos el polvo y comenzar de nuevo la tarea de rehacer EEUU”.

“Compañeros ciudadanos”
Ni tampoco puede pasar inadvertido este mensaje, dirigido a sus compatriotas, a los que llamó “compañeros ciudadanos”: “Hemos elegido la esperanza sobre el temor, la igualdad antes que el conflicto y la discordia”.

Tono positivo
Manteniendo siempre un tono positivo, Obama señaló también: “Ha llegado el momento (…) de elegir nuestra mejor historia; de llevar adelante ese valioso don, esa noble idea que ha pasado de generación en generación: la promesa divina de que todos son iguales, todos son libres y todos merecen la oportunidad de alcanzar la felicidad plena”.

Confianza vital
Abogó por “restablecer la confianza vital entre el pueblo norteamericano y su Gobierno”. Y precisó que el Gobierno sí “funciona” cuando ayuda “a las familias a encontrar trabajos con sueldo decente, cuidados médicos que puedan pagar y una jubilación digna”.

El mercado
Significativa además la reflexión sobre si “el mercado es una fuerza del bien o del mal”. Sostiene el nuevo presidente de EEUU que “su poder para generar riqueza y expandir la libertad no tiene rival, pero esta crisis nos ha recordado a todos que sin vigilancia, el mercado puede descontrolarse y que una nación no puede prosperar durante mucho tiempo si favorece sólo a los ricos”.

La seguridad y el imperio de la ley
Otro importante capítulo del discurso de Obama fue el siguiente: “En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falsa la elección entre seguridad y nuestros ideales. Nuestros padres fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, redactaron una carta para garantizar el imperio de la ley y los derechos humanos (…) Esos ideales aún alumbran al mundo y no renunciaremos a ellos por conveniencia. Y a los otros pueblos y Gobiernos que nos observan hoy (…) sabed que América es la amiga de cada nación y cada hombre, mujer y niño que persigue un futuro de paz y dignidad”.

Fortaleza, no debilidad
Apostó claramente el sucesor de Bush de “nuestra herencia multiétnica”, que definió como “una fortaleza” y “no una debilidad”. Declaró Obama: “Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes y de no creyentes. Estamos formados por todas las lenguas y culturas, procedentes de cada rincón de esta Tierra”. Y se refirió a los negros citando a su padre: “Un hombre cuyo padre, hace menos de 60 años, no habría sido servido en un restaurante ahora está ante vosotros para prestar el juramento más sagrado”.

Los enemigos comunes
En su primera alocución como presidente, Obama no ha defraudado. Podría decirse -oyendo con detenimiento el discurso presidencial- que el orador se habría inspirado, al menos de forma parcial, en el histórico discurso de John F. Kennedy, aquel 20 de enero de 1961. Kennedy, por ejemplo, invitó a sus conciudadanos a emprender una “lucha contra los enemigos comunes del hombre: la tiranía, la pobreza, la enfermedad y la guerra misma”.

La exhortación de Kennedy
De modo que cuando Obama aludió -ante los ciudadanos de América del Norte- a “la tarea de rehacer EEUU” sus palabras parecían una evocación de la exhortación de Kennedy: “Así pues, compatriotas, preguntad no qué puede vuestro país hacer por vosotros; preguntad qué podéis hacer vosotros por vuestro país”.

Los profetas de las calamidades
Los profetas cavernarios argüirán probablemente que Kennedy no cumplió sus promesas. Pero habrá que contestarles que no le concedieron el tiempo necesario para ello. Y que por eso precisamente lo mataron. Dirán también que lo de Obama es buenismo –lo que reprochan asimismo a Zapatero- y que el nuevo presidente acabará sucumbiendo a la lógica de los grupos de presión norteamericanos. En todo caso, lo que parecía imposible ha sido ya posible. Un negro progresista, llamado Obama, es democráticamente el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Enric Sopena es director de El Plural.