La Casa Blanca rodeada de zapatos.

Anuncios

La cumbre del ‘enfriamiento’ climático

 

poznan-polonia-12-de-diciemb-31

 

15-12-2008
 
La Cumbre del Clima de Poznan acabó la madrugada del sábado con un acuerdo de mínimos y con la demostración de que la negociación en 2009 para conseguir un acuerdo que sustituya al Protoclo de Kioto será a cara de perro. Los 187 países reunidos en la ciudad polaca lo dejaron casi todo para 2009, para que sea la Administración de Obama la que negocie el texto que debe estar listo en diciembre próximo en Copenhague. En Bali, hace 12 meses, la cumbre se dio dos años para renovar Kioto. Ha pasado uno sin avances y ahora el plazo para alcanzar un acuerdo tan complejo parece insuficiente, según muchos delegados.
 

Fuente: El Páís
RAFAEL MÉNDEZ (ENVIADO ESPECIAL) – Poznan – 14/12/2008

 
Los países ricos se negaron a aumentar las ayudas a un fondo de adaptación para los países pobres, que reaccionaron airados ante el plenario. La protesta alargó la cumbre hasta pasadas las tres de la madrugada.

Una vez claro que no saldrían de Poznan cifras de reducción de emisiones, los países en desarrollo, de China a Gabón, insistieron en salir con un Fondo de Adaptación con el que pagar obras (desaladoras o diques, por ejemplo) contra los impactos del calentamiento. Los países ricos cedieron sólo a medias. Aceptaron poner en marcha ese fondo en 2009 (oficialmente ya existía pero no funcionaba).

El fondo se nutre del 2% del dinero que supone el ahorro en emisiones mediante la inversión en energías limpias en países en desarrollo (entre 80 y 300 millones de dólares al año). La ministra española de Medio Ambiente, Elena Espinosa, calificó ayer de éxito la puesta en marcha de este fondo. Al alcabar, la sala rompió en aplausos. Duraron poco. Venía la bronca.

Los países pobres pedían sacar otro 2% de otros mecanismos de reducción de emisiones, algo a lo que se negaron los ricos. “Llevo 12 conferencias y este es uno de los momentos más tristes que he vivido. Algunas partes se han negado a sufrir una mínima pérdida del mercado de carbono, mientras millones de personas pierden sus vidas y sus hogares debido al cambio climático”, espetó el delegado de India, entre aplausos. El representante de Gabón criticó la responsabilidad histórica de “los golden boys del calentamiento”. Siguió Pakistán: “No sé qué política es esa de negarse a pagar por lo que uno ha contaminado”. Colombia, Suráfrica, Costa Rica, Brasil, India, Bolivia y Maldivas hablaron en el mismo sentido.

Como explicó el secretario de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático, Yvo de Boer, la negativa a pagar más es, sobre todo, una táctica negociadora: “Para que haya un acuerdo en Copenhague hay que integrar a los países en desarrollo. Y muchos países desarrollados pensaron que no era el momento de aumentar el fondo”. En Poznan, todos los países hablan de reducir o limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. La clave está en cuánto paga cada uno, en cuánto va de los ricos a los pobres. “La cumbre ha ido bien porque no hemos acordado nada”, resumió en los pasillos un delegado de un gran país asiático.

De Boer opinó que resumir la cumbre en esa bronca final es “como ir al cine y sólo recordar un fotograma triste”. Porque aparte de eso, se han cumplido los modestos objetivos que se esperaban. Hay un calendario concreto de negociación para 2009 y de todos los continentes se escucharon discursos parecidos. China, India, México y Brasil, que hasta hace años descargaban todo el esfuerzo en los ricos, presentaron planes voluntarios de limitación de emisiones. Pero el secretario de Medio Ambiente de México, Juan Rafael Elvira, explicó que no aceptarían imposiciones: “Queremos reducir emisiones, pero tenemos prioridades, como la pobreza, y no vamos a atarnos la soga al cuello. Sólo aceptaremos objetivos voluntarios”.

Además, la UE comunicó que pretende reducir las emisiones un 20% en 2020 respecto a 1990. Barack Obama, se ha comprometido a un esfuerzo similar.
¿Y en 2008?
Las organizaciones ecologistas han visto la Cumbre de Poznan como la prueba de la parálisis. Heikki Willstedt, de WWF criticó: “Mientras los países más desfavorecidos han puesto sobre la mesa las víctimas y los impactos del cambio climático, para pedir ayuda a los industrializados, la UE se ha regalado 200.000 millones de euros en su paquete de energía y ha dejado sólo unas migajas para los países en desarrollo”.

Joaquín Nieto, de Sustain Labor y veterano de estas cumbres, señaló: “No ha habido avances pero tampoco retrocesos”. Stephanie Turnmore, de Greenpeace, se mostró decepcionada: “Qué hemos hecho en 2008? Nada. Las ONG ambientalistas resaltaron el papel constructivo de China e India, Brasil o México. Todos ellos han llegado a Poznan con planes de limitación de emisiones pese a no tener ninguna obligación.

Font de Mora afronta un duro diálogo tras aparcar su Ciudadanía

ESPAÑA-EDUCACIÓN CIUDADANÍA

El movimiento educativo ha sido el catalizador de los problemas del sistema

NEUS CABALLER – Valencia – 17/12/2008

Hacía 20 años que no se desconvocaba una huelga de la enseñanza. Todas habían acabado en paro. Excepto la que se había convocado para hoy, que tenía un carácter de huelga general de todos los sectores de la educación. Esta decisión, sin embargo, no debe tomarse como una muestra de debilidad sino como el anticipo de la dureza con que los miembros de la Plataforma per l’Ensenyament piensan negociar en el futuro sus reivindicaciones ante la Consejería de Educación.

La noticia en otros webs

Todos los miembros de la Plataforma (sindicatos, padres y alumnos, directores, inspectores y Escola Valenciana) recordaron ayer que la huelga “simplemente se ha aplazado hasta conocer el resultado de las primeras negociaciones” y, por tanto, se mantendrán “vigilantes” ante las respuestas que vaya dando la Administración.

Alejandro Font de Mora, consejero de Educación, prefirió ayer interpretar la desconvocatoria de una manera un tanto peculiar. Primero se congratuló de la “institucionalidad” por el acuerdo alcanzado con quienes pedían su dimisión y, autoconfirmándose en el cargo, añadió: “No he dimitido y la orden de Ciudadanía en inglés está en pie, excepto para las cuestiones que afectan a la moratoria”. El pacto alcanzado el pasado lunes entierra de hecho la ocurrencia del presidente Francisco Camps de exigir que Educación para la Ciudadanía se imparta en inglés.

El acuerdo alcanzado entre la Plataforma y la Consejería se produce tras un trimestre lectivo plagado de encierros y manifestaciones que culminó la noche del lunes, a solo 48 horas de la huelga general convocada por los tres sindicatos mayoritarios STEPV, CC OO y UGT y apoyada por padres, alumnos y directores. Hasta el 15 febrero, que es la fecha tope acordada, la Administración y los miembros de la Plataforma habrán de cerrar un paquete de “acuerdos básicos”, en una compleja negociación.

Están en juego 12 puntos clave para la enseñanza pública: desde la creación de 47.000 plazas escolares en el curso 2011-2012 a la contratación de 300 especialistas de inglés para reforzar el aprendizaje de esta lengua extranjera en niños de 4 y 5 años, pasando por el diseño de un plan contra el fracaso escolar, que en Secundaria afecta al 38,4% de los jóvenes de 16 a 20 años.Según Font de Mora, “hubo decisiones que llevaron a la desconvocatoria de una huelga que satisface a la Generalitat porque supone la vuelta a la normalidad o la no entrada de un elemento de disfunción para la educación valenciana”. El consejero de Educación fue más lejos al interpretar que el conflicto generado en las aulas por el rechazo del profesorado y de los alumnos a dar Ciudadanía en inglés ha servido para “sensibilizar a la sociedad y al sistema educativo” sobre la importancia de aprender idiomas.

El secretario general del PSPV, Jorge Alarte, instó a Camps a explicar quién asumirá responsabilidades políticas del error reconocido que ha tenido convulsionado el último año al sistema educativo. Alarte indicó que el PSPV vigilará también el cumplimiento de los acuerdos de la Plataforma con la consejería.

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, celebró “la marcha atrás” de la Generalitat de lo que calificó como “un disparate colosal”. El senador por Castellón y portavoz, Juan Bautista Cardona, calificó la situación de “chabacana”. Su intervención en el Senado, durante el turno de preguntas a la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, recordó la incongruencia del presidente Camps, que pasó de manifestar que “el inglés es un punto de inflexión innegociable” a decir ahora que “no se dan las condiciones” para implantar el inglés a través de Educación para la Ciudadanía.

Acerca de si trata de una simple “estrategia” o existe una “voluntad política” real para negociar “acuerdos” de fondo por ambas partes, este diario remitió ayer un cuestionario de tres preguntas (que se reproduce en el recuadro) al consejero Font de Mora y a la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, para que hicieran una valoración del acuerdo alcanzado, pero rechazaron responderlo. Sí que aceptaron ofrecer su opinión los portavoces de los padres, los directores y los sindicatos y lo hicieron para defender la “importancia” del pacto institucional alcanzado el lunes.

Opiniones sobre el conflicto educativo

– 1. ¿Qué le parece el acuerdo alcanzado el lunes entre la consejería y la Plataforma per l’Ensenyament Públic?

– 2. ¿Qué esperanza tiene en el nuevo escenario de negociación pactado a varios meses vista?

– 3. ¿Cómo valora la “interlocución” de la Plataforma? ¿Puede facilitar los acuerdos el que todos los actores con capacidad legal para negociar con la consejería actúen con una voz unitaria?

GEMMA PIQUÉ Portavoz de la Confederación Gonzalo Anaya y de la Plataforma

1. La Plataforma ha conseguido, en un momento muy crítico para el sistema educativo valenciano, resolver una huelga general. Hacía más de 20 años que no se había producido una paralización por una huelga, convocada y autorizada oficialmente. Todas las huelgas de la enseñanza han acabado llevándose a cabo. Y eso debería de tenerlo en cuenta el conseller, de aquí en adelante.

2. El camino de la negociación será largo. Pero es muy importante el documento consensuado entre la comunidad y educativa y la Administración. El documento que presentamos lleva implícito un trabajo muy difícil y hay mucha elaboración detrás. La Plataforma ha destapado, en estos meses de movilizaciones, cómo está en realidad la escuela pública. Y ahora hay un reconocimiento implícito de la consejería de los déficits que tiene el sistema y que hay que corregir. Esa es la única razón por la que se ha aplazado la huelga, que no desconvocado. Ahora hay mucho trabajo por delante.

3. La unión de la Plataforma le ha dado a la sociedad valenciana lo que pedía: la sociedad reclamaba unión y acuerdos. Pero también presión.

VICENT BAGUETTO Portavoz de los directores de Secundaria

1. Los dos documentos firmados son muy importantes. En primer lugar, porque es un reconocimiento explícito a la Plataforma como interlocutor. En segundo, porque desde un punto de vista técnico -sin entrar en valoraciones políticas de lo que piensa el PP de la Ciudadanía- el documento asume que no se daban las condiciones para dar esta asignatura en inglés.

2. La firma de los “acuerdos mínimos” el lunes no es el final de nada, es el principio. Ahora lo que se abre es un impasse hasta que se inicie el proceso de negociación. Ahí veremos si hay una verdadera “voluntad política” de hacer borrón y cuenta nueva y llegar a acuerdos reales. Habrá momentos en los que la Administración y la Plataforma podrán no estar de acuerdo en todo, pero la Plataforma estará dispuesta a llegar a acuerdos que sean mínimamente razonables.

3. La importancia de la Plataforma ha sido vital, porque en ella está representada toda la comunidad educativa. Y, en particular, nosotros los directores hemos intentado introducir elementos de racionalidad en una situación de conflicto para explicar en todo momento la situación, desde los alumnos que no entendían lo que pasaba, a las familias, así como a las estructuras organizativas de los centros y dentro de la consejería para que reflexionara sobre una posición que se ha demostrado que no podía ser.

VICENT MAURI Portavoz de los sindicatos

1. Es positivo, ya que desde el inicio de curso la voluntad y firmeza de la comunidad educativa, en una movilización sin precedentes, ha tumbado la pretensión de la Generalitat de imponer la enseñanza de Ciudadanía en inglés y la negativa a negociar una solución a los problemas del sistema educativo.

2. Esperamos que se aborden todos los puntos planteados por la Plataforma y se avance en la negociación para mejorar la enseñanza pública y las condiciones laborales del profesorado y del personal que trabaja en los centros docentes. Tenemos esperanza porque la negociación va a estar apoyada desde los centros educativos. No lo fiamos todo a la buena voluntad de la Administración. Hemos aplazado la huelga, pero la lucha continúa.

3. La unidad y el trabajo de la Plataforma per l’Ensenyament Públic son claves para continuar trabajando en el futuro. Pero lo es más que esta plataforma se ha multiplicado y extendido en las plataformas comarcales, en la actuación unitaria de los consejos escolares, de los claustros, de las diversas AMPA, de los sindicatos, las asociaciones de alumnos, las decenas de entidades cívicas, sociales, culturales… y las decenas de miles de valencianas y valencianos que han conseguido infligir una derrota en toda regla al Gobierno de Camps, diga lo que diga el conseller con sus bravuconadas y salidas de tono.

Ése es el verdadero valor que hay que preservar. Lo que comenzó como una reivindicación de carácter laboral y de organización de los centros ha actuado como catalizador de los muchos problemas que tiene el sistema educativo valenciano. Con la negociación de la plataforma se abre un nuevo periodo. Ahora queda mucho trabajo por hacer.

Adiós a la confianza: un fraude que paralizará al capitalismo americano

Por ANNE APPLEBAUM (SLATE)*
Actualizado 17-12-2008 16:02 CET

Escena primera: estamos comprando un apartamento en Varsovia, Polonia, en algún momento a principios de los 90. En cada fase de la transacción, los dos, mi marido y yo, tenemos que personarnos, hacer cola y presentar los carnés de identidad. Aparecemos en la oficina del notario más de una vez. Aparecemos en la oficina de impuestos en repetidas ocasiones. Finalmente, nos piden que entreguemos un maletín lleno de dólares. El vendedor no aceptará una transferencia bancaria y tampoco quiere que se le pague en moneda de su país.

1229523664_915831_fotonoticia_normal_2 
(EFE)

 

Escena segunda: estamos comprando un coche en Washington, D.C., en algún momento a principios de los años 2000. Probamos unos cuantos y le decimos al vendedor qué coche queremos. Le damos un cheque personal, que acepta sin pedir un carné de identidad. Mi marido pregunta si no le preocupa que devuelvan el cheque. El vendedor se ríe y salimos del concesionario conduciendo un coche nuevo.

Dos momentos diferentes, dos lugares diferentes, pero sobre todo, dos clases diferentes de capitalismo: si Francis Fukuyama, el autor de ‘Trust: Las Virtudes Sociales’ y la Creación de la Prosperidad’, estuviera escribiendo este artículo, describiría la Varsovia de la primera escena como una ‘cultura de baja confianza‘ y el Washington de la segunda como una ‘cultura de alta confianza‘. También se les podría llamar ‘un lugar donde las transacciones financieras son irritantes y hacen perder el tiempo’ y ‘un lugar donde las transacciones financieras son sencillas’, respectivamente. Sin embargo, etiquetas así no duran para siempre. En las casi dos décadas que han pasado desde principios de los 90, las transferencias bancarias, telefónicas y el uso de la moneda local se han convertido en la norma en Varsovia. La cuestión es ahora si el capitalismo americano cambiará también a lo largo de las próximas dos décadas (y a peor).

Hemos vivido en una cultura con niveles de confianza extraordinariamente altos, en la que se acepta la buena fe de un cliente sin cuestionarla y donde se piensa que la gente acaudalada ha ganado su dinero. Por eso todos creían en Madoff

Leyendo las crónicas del colapso de Inversiones en Valores Bernard L. Madoff, es imposible no concluir que lo hará. La escala de este fraude se extiende mucho más allá de lo que un vendedor de coches o incluso el comprador de un apartamento pueda cometer, por supuesto: entre las víctimas del extraordinario esquema piramidal de Madoff se encuentran bancos muy importantes (BNP Paribas, Valores Nombra), gente famosa (Mort Zuckerman) y los amigos de Madoff del Club de Campo de Palm Beach. A raíz del arresto de Madoff, las organizaciones benéficas van a cerrar, y gente que antes era rica se convertirá en pobre. Lo peor es que todo el que invierta donde sea se lo pensará mucho más, se tomará mucho más tiempo, exigirá mucha más documentación. Y lo harán no sólo a causa de Madoff, sino por los prestamistas de alto riesgo, los bancos de inversión de Wall Street y los defraudadores de Enron que han trabajado tanto para minar nuestra fe en la fiabilidad del sistema.

 madoff
(REUTERS)

Madoff en sus buenos tiempos, cuando iba a la tele como una estrella.

La ironía más aguda aquí es que todos esos planes sólo fueron posibles en primer lugar, precisamente porque, hasta ahora, hemos vivido en una cultura con unos niveles de confianza tan extraordinariamente altos, una cultura en la que se acepta la buena fe de un cliente sin cuestionarla y donde se piensa que la gente acaudalada ha ganado su dinero. En nuestra cultura, se confió en alguien como Madoff precisamente porque era rico: porque era miembro del Club de Campo de Palm Beach; porque su compañía poseía caras oficinas en Manhattan, la mayoría de las cuales estaban ocupadas por personas ejerciendo verdaderos trabajos. A nadie se le ocurrió pensar que un pequeño grupo de selectos empleados estaba desarrollando también un enorme plan de fraude en el piso 17.

slate 

 

En otras culturas (quizá en la mayoría de las otras culturas) la gente muy rica es sospechosa por definición. Recientemente, conocí a un adinerado ruso y automáticamente asumí que era el beneficiario de algún oscuro plan: ¿cómo si no iba a hacerse rico alguien de esa parte del mundo? De hecho, resultó ser el director ejecutivo de una compañía occidental en Kiev, Ucrania, y tener todo en regla. Pero sé por qué cometí el error: aún recuerdo (y los rusos se acuerdan todavía) los fraudulentos negocios de ‘privatización’ y las complejas operaciones de blanqueo de dinero que generaron tantos milmillonarios rusos durante las últimas dos décadas. También recuerdo la extraordinaria saga de la compañía MMM, que en los 90 defraudó 1.500 millones de dólares a unos 2 millones de rusos, utilizando lo que ahora se conocerá seguramente como el segundo mayor esquema piramidal de todos los tiempos. Por aquel entonces, pensábamos que un fraude tan flagrante sólo podía tener lugar en el caos del mundo post soviético.

Estábamos equivocados. El esquema piramidal de Madoff, mucho más amplio que cualquier cosa que pudiera soñar MMM, fue posible por nuestra propia tradición de legalidad. Y ahora él ayudará a acabar con esa tradición. He aquí una predicción: en los próximos años, el capitalismo americano se ralentizará, se hará más precavido, menos productivo y menos emprendedor. Aún estamos muy lejos de la Europa del Este de los 90 o de la Latinoamérica o de la Rusia del presente. Pero quizá no tan lejos como pensamos.

 

* Este artículo se ha publicado originalmente en el medio digital estadounidense Slate.

El ‘héroe’ de las 65 horas es tan sólo un europeísta convencido

alejandro-cercas
Por MARI LUZ PEINADO (SOITU.ES)
Actualizado 17-12-2008 21:28 CET

Las imágenes del eurodiputado Alejandro Cercas tras la votación de hoy en el Parlamento Europeo han recordado a la de un futbolista que acaba de marcar el gol decisivo en una final. Y es que su alegría no es para menos. Este extremeño —nacido en Ibahernando, Cáceres— ha sido la cabeza visible de la oposición a la directiva sobre tiempo de trabajo que podía suponer el paso del máximo de la jornada laboral de 48 a 65 horas. Seguro que para muchos hoy se ha convertido en el hombre del día mientras que para otros sigue siendo un auténtico desconocido pero lo cierto es que Alejandro Cercas es, en buena parte, el artífice de que la propuesta no haya salido adelante.

Echándole un vistazo a su currículum se entiende que haya sido Cercas el impulsor del informe que hoy ha frenado el acuerdo al que habían llegado los ministros de Trabajo de los Veintisiete y que generalizaba el ‘opt out’ británico (que permite pactar jornadas laborales de hasta 65 horas. Licenciado en Derecho, ha ejercido como abogado laboralista. Su carrera política también ha estado en buena parte ligada al mundo del trabajo. Entre 1982 y 1986 fue Presidente de la Comisión de Política Social y Empleo del Congreso de los Diputados. Después —de 1986 a 1999— pasó a ser portavoz de Asuntos Sociales. A partir de ese año se convirtió en eurodiputado y es miembro de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

Y conoce a los trabajadores porque también es trabajador. Como él mismo cuenta en la web de la delegación española del PSOE en el PE, en 1970 estuvo en Bruselas trabajando en una fábrica de papel. “La experiencia fue difícil, y el trato recibido muy duro: los españoles, salvo las honrosas excepciones de siempre, sufríamos prejuicios xenófobos similares a los que hoy padecen los inmigrantes en España”.

“Yo soy un ciudadano de a pie que lleva muchos años luchando por los derechos de los trabajadores. Desde la facultad, después fui abogado laboralista y ahora no podíamos permanecer al margen de esta decisión que suponía un ataque directo a los cimientos de la Europa social“, nos cuenta Cercas por teléfono desde Bruselas, horas después de su ‘triunfo’.

Se muestra exultante por el resultado de la votación. “Pero no por mí, sino porque veo el brillo en la mirada de muchos sindicalistas, de médicos y compañeros que han estado luchando. Muchos lo veían imposible, como si fuera David contra Goliat pero este es un ejemplo de que no hay que renunciar y de que la razón puede ganar a la sinrazón”, comenta por teléfono. Hoy es uno de los hombres más reclamados por los medios de comunicación y apenas da abasto para atender a todos. No en vano, es fácil identificarlo como el ‘héroe’ que ha frenado las 65 horas. “Pero no ha sido una lucha personal sino muy colectiva. El resultado del trabajo de los sindicatos de toda Europa y de muchos compañeros”.

La expectación que había levantado la votación de hoy tenía dos caras: si la directiva salía adelante, sería un golpe casi mortal en la confianza de los europeos hacia sus instituciones. Sin embargo, también podía ser un balón de oxígeno si pasaba lo que finalmente ha ocurrido. El eurodiputado socialista sabía lo que se jugaban. “Ahora sabemos que los ciudadanos están muy enfadados y que casi no confían en la Unión Europea. Pues bien, el mensaje que quiero transmitir hoy es que nos hemos dado cuenta de ello, y que el Parlamento Europeo no es sordo ni mudo”.

Viendo su reacción y escuchándole hablar, no hace falta que diga que es un “europeísta convencido” para saberlo. En la web del PSOE explica de dónde le vienen esas ideas: “Había muchos emigrados políticos y una gran conciencia política y sindical en la Colonia, lo que me ayudó a comprender mejor el drama de mi país y las razones del foso que nos separaba de Europa”.

Para saber más: