Quin avorriment! (¡Que aburrimiento!)

aburrido

MARTÍN PACHECO

 Mucha gente conoce la pirámide de Maslow, un señor que organizó jerárquicamente, en forma de pirámide, las necesidades, desde las más necesarias hasta las más importantes, para explicar su tesis de que «una necesidad sustancialmente satisfecha» ya no motiva. Sin embargo, no es cierto. A Francisco Camps sigue motivándole el Himne, a pesar de que teníamos la necesidad «sustancialmente satisfecha» con la versión muy sentida y patriótica de Francisco, el xiquet d´Alcoi. Ahora, Camps, aunque tengamos lo necesario hecho unos zorros y a la espera de una solución del Gobierno de Zapatero, sigue centrándose en «lo importante»: una versión en castellano, valenciano e inglés del Himne en la garganta profunda de Plácido Domingo. Alguien dirá: no pasa nada por eso. Es cierto: no pasa nada ni por eso ni sin eso.

¡Hay que ver, siguiendo con la importancia de las cosas, la perra que les ha entrado en el Consell con los uniformes! Si el motivo que les lleva a promoverlo en las escuelas públicas es el prestigio y el trilingüismo (¡los colegios públicos ingle­ses también lo llevan!), la propuesta para que lo vistan «subalternos y conductores» es para «facilitar la identificación de determinados servidores públicos ante el ciudadano». Es cierto: alguien podría pensar que un señor sentado en el asiento del piloto y con las manos al volante es la rueda de recambio, mientras que si lleva uniforme todos sabremos que es el chófer. Tampoco pasa nada por eso. Ellos tam­bién llevan uniforme: si tú ves un lunes a un tipo con traje de domingo, corbata de padrino de boda y camisa de mucha fiesta de guardar, seguro que es el President, un conseller, un director general o Ricardo Costa.

Hablando de Ricardo y de su capacidad analítica de los fenómenos de masas. Supongo que estará de acuerdo conmigo en que si tenemos en cuenta que la «comunidad citrícola valenciana» la componen cinco millones de personas, la concentración de 200 agricultores convocados por la Unió de Llauradors a las puertas de la Conselleria de Agricultura fue un «fracaso absoluto». Ergo: no sólo no de­ben cambiar la política agraria, sino que deberían hacerla en inglés.

Responder a las 10 propuestas de la Plataforma per l´Ensenyament Públic con la futura creación de tres colegios públicos en inglés (desayuno, comida y ce­na), es como si te preguntan la hora y contestas que eres de Segovia dulce producto y la más puta del acueducto. ¡Qué manía con el inglés!

Hablando de manías: los que están a favor del AVE ¿podrían dejar de reivindicar el AVE a los que están a favor del AVE?¿Dejar de exigir que se construya el AVE a los que están construyendo el AVE?¿Dejar de exigir que llegue en 2010 a los que se exigen llegar en 2010? Es como si un tipo que respira le exigiera a otro que respira que respirara. Quin avorriment!

Publicado en Levante-EMV 08.12.2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s