Rajoy defrauda sus propias expectativas de afianzarse como líder

POLÍTICA

 

El Congreso de Valencia cerró en falso la crisis intestina del PP

Más de tres meses después de la poteosis valenciana de Mariano Rajoy –aquel Congreso diseñado a la medida de su continuidad al frente de la derecha-, el líder del PP parece que no levanta cabeza y eso que la crisis económica no facilita –todo lo contrario- el despegue del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Incluso las declaraciones de la Reina a la periodista Pilar Urbano se le han cruzado a Rajoy como si tuviera un mal fario.

<!–

La disputa pública entre el que fuera hasta el 9 de marzo su portavoz, Gabriel Elorriaga –que luego se pasó a las filas de los sublevados-, y Esteban González Pons, su nuevo hombre de confianza en el frente mediático, ha vuelto a proyectar en la opinión pública la imagen de que las rencillas internas no sólo no se han eclipsado, sino que se multiplican.

Desestabilización popular
El Mundo, que es pieza clave en la estrategia de la desestabilización popular, se ha apresurado a sacar provecho de la cháchara de la Reina. Uno de sus editoriales de ayer, sábado, sostenía: “Es indudable que el vicesecretario del PP [González Pons] metió la pata perjudicando a su propio partido”.

No para en barras
Sin embargo, no deja de ser curioso -al tiempo que revelador de cómo el diario citado no se para en barras a la hora de sembrar cizaña contra Rajoy- que, el viernes, el editorial dedicado a la Reina afirmaba que los pronunciamientos de Sofía de Grecia “no hacen ningún favor a la Monarquía”. También resaltaba la necesaria “neutralidad” de la Corona, recordaba con acierto que en España los Reyes no votan para evitar cualquier atisbo de partidismo y que ese episodio había sido “poco oportuno”. Más o menos, como se ve, eran tesis similares a las propagadas por González Pons, aunque 24 horas más tarde el malo de la película –según el juicio de El Mundo– era Pons.

La derecha, a la greña
En el mismo periódico, Isabel San Sebastián –demoledora crítica de Rajoy al que, con frecuencia, ha puesto de chupa de dómine-, carga contra Génova 13 a propósito de la ruptura entre la UPN y el PP. Navarra en el punto de mira es el título de su artículo, publicado ayer. “Un problema de esta envergadura [el futuro de Navarra]” exige afrontarlo “con tiempo y estrategia”.

Expediente en un cajón
Y San Sebastián añade: “Hace meses que el líder de la oposición debería haber previsto esta contingencia y empezado a preparar la respuesta, en vez de meter el expediente en un cajón y confiar que se resolviera por sí solo (…) Lo que ha ocurrido (…) es exactamente lo que pretendía Blanco con su trampa. Ahora el centro-derecha español anda a la greña y el nacionalismo vasco afila los dientes, con la ayuda inestimable del PSOE…Una vez más”.

La pachorra
En varios puntos de su reflexión, la tan controvertida periodista tiene razón. Rajoy ha practicado en el caso de Navarra su tradicional pachorra, esa perceptible alergia a asumir los problemas y tratar de resolverlos con ahínco, esfuerzo y eficacia. Como es verdad que José Blanco –el número 2 del PSOE- le tendió una trampa a Rajoy asumiendo el coste de apoyar a Miguel y Sanz y su UPN. Y es una evidencia –al alcance del observador más lerdo- que el PP “anda a la greña”.

El fusilamiento de Piqué
Mientras tanto, Soraya Sáenz de Santamaría no logra domeñar a sus huestes en el Congreso de los Diputados. En Cataluña el efecto Sánchez-Camacho se ha desvanecido. El PP allí sigue dando palos de ciego. Hace un año largo –que nadie lo olvide-, Rajoy, tan centrista ahora, autorizó el fusilamiento del centrista Josep Piqué, lo que procedió a ejecutar entonces Ángel Acebes. También andan erráticos los populares de Basagoiti –a pesar del rock congresual- en el País Vasco, donde el partido de Rosa Diez puede ser la puntilla para el PP en las próximas elecciones autonómicas.

Cambio de pareja
En Canarias, las tensiones entre Coalición Canaria y los populares -los dos partidos gobiernan coaligados- tienden a vaticinar un cambio de pareja por parte de los nacionalistas canarios. “El cambio de pareja puede ocurrir en cualquier momento”, me dijo ayer un apreciado colega, excelente conocedor de la política canaria.

Remolonea y defrauda
Rajoy remolonea y defrauda con ello sus propias expectativas de afianzarse como un líder capaz de derrotar a Zapatero. El Congreso de Valencia cerró en falso la crisis intestina del PP. En estos meses siguientes a ese Congreso, Rajoy no ha crecido; más bien ha decrecido. Ha desaprovechado otra oportunidad de consolidar su liderazgo. Cada día que pasa se va desdibujando paulatinamente. Juega en su favor, no obstante, el hecho de que, atendidas las circunstancias, no tiene alternativa clara.

Adagio griego
Esperanza Aguirre ha bajado muchos enteros y su obsesión ultraliberal la desgasta además en estos tiempos de crisis económica mundial. Y Ruiz-Gallardón no atraviesa por su mejor momento, aparte de que los sectores más radicales de la derecha genovesa siguen haciéndole vudú. Los dioses ciegan a los que quieren perder (adagio griego).

Enric Sopena es director de El Plural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s