El último voto del dimitido alcalde popular de Alicante, beneficioso para el “clan Tabarot”

 

 POLÍTICA

El redactor del plan de Urbanismo trabaja también para la inmobiliaria del que fuera imputado por fraude

V.V.

El arquitecto Jesús Quesada Polo, encargado de redactar el Plan de Urbanismo de Alicante por el que votó a favor el ex alcalde popular Luis Díaz Alperi antes de presentar su dimisión, trabajaba también con la inmobiliaria Riviera Coast. La empresa, propiedad de Claude Roch Tabarot, está acusada de estafar a un millar de familias, por un importe de unos sesenta millones de euros. Él mismo reconoció ante el juez la recalificación de un edificio en la ciudad.

<!–

La última decisión de Luis Díaz Alperi antes de presentar su dimisión como alcalde de Alicante a principios de septiembre fue la de votar a favor en un pleno municipal del Plan de Urbanismo propuesto por el arquitecto Jesús Quesada Polo. El plan incluía la construcción –sin licencia- de un edificio de oficinas sobre la parcela del antiguo Liceo Francés (algo que no llegó a ejecutarse) y otro sobre una residencia de ancianos, Jardines del Edén, propiedad del grupo inmobiliario Riviera Coast.

En el Ayuntamiento y en Riviera Coast
Según un reportaje de la revista Interviú la modificación del edificio de esta constructora no fue casual: Quesada Polo trabajaba, además de para el Ayuntamiento popular, para Riviera Coast a través de su propia empresa, Laboratorio de Proyectos SL.

Por valor de 20 millones
El propietario de la inmobiliaria, Claude Roch Tabarot, reconoció tras ser detenido en septiembre el pelotazo que se avecinaba: “Tenemos como activo un edificio en Alicante que vale 20 millones de euros, y esperamos ponerlo en el Plan General, que se está tramitando normalmente. Esperamos poder utilizarlo como alquiler de despachos en los meses que vienen”, le dijo al juez, según Interviú.

Edificios “blanqueados”
Y es que la empresa de Tabarot está acusada de haber estafado unos 60 millones de euros a unas mil familias de la región. Según declaró el abogado de los afectados, José Luis Escobar, “Tabarot sabía con antelación que sus edificios ilegales iban a ser ‘blanqueados’ y recalificados en el Plan General un mes después porque el arquitecto del Ayuntamiento y de su empresa era el mismo”.

“Información privilegiada”
Algo similar sostiene la edil socialista Loles Fernández, quien corroboró que Quesada trabajaba tanto para el Ayuntamiento como para Riviera Coast y reconoció que por ello “Tabarot sabía que sus terrenos iban a ser recalificados, poseía información privilegiada”.

Anuncios

En el 50 aniversario del pontificado de Juan XXIII.

Se cumplen 50 años del comienzo de su pontificado

“Gracias a Juan XXIII volvió a haber primavera en la Iglesia católica”

ELPLURAL.COM

Hoy se cumplen 50 años desde que Juan XXIII fue ordenado Papa. En los escasos cinco años que duró su pontificado, el veneciano fue capaz de propiciar una renovación absoluta de la Iglesia católica, impulsando un aperturismo nunca antes conocido. Para el teólogo Juan José Tamayo, “gracias a Juan XXIII volvió a haber primavera en la Iglesia católica, tras siglos de invernada, y empezamos a acariciar la esperanza de Otra Iglesia Posible. Por fue una primavera corta, que apenas duró diez años. Luego vino, de nuevo, la larga invernada, que dura ya cuarenta años. ¿Hasta cuando?”.

<!–

El teólogo progresista Juan José Tamayo recordó, a través de un artículo publicado en El País, el cincuenta aniversario de la elección de Juan XXIII como el sucesor del pontificado del polémico Pío XII. En su texto, Tamayo apuntó que “nada hacía pensar en la biografía del nuevo Papa que pudiera llevar a cabo cambios importantes en la marcha de la Iglesia”. No obstante, en los escasos cinco años que duró su mandato al frente de la Iglesia “logró poner en marcha una de las mayores transformaciones” de la institución.

“Del autoritarismo al conciliarismo”
Según el teólogo, Juan XXIII puso fin “a cuatro siglos de Contrarreforma, haciendo suya, sin citarla, la propuesta de Lutero (‘La Iglesia debe estar en permanente reforma’), que luego asumió el concilio Vaticano II”. Con su pontificado, la Iglesia “pasó del autoritarismo piano al conciliarismo, del integrismo al compromiso con la historia, de la Contrarreforma a la Reforma, de la Cristiandad a la Modernidad”.

“Utopía de la acción”
Tamayo sostiene también que coincidiendo con el papado de Juan XXIII se inició “una era de cambios compulsivos en la historia de la humanidad” alentados por “una filosofía de la esperanza que tuvo su traducción religiosa en las teologías de la secularización, revolución, de la esperanza y de la liberación”. “¡Era la utopía de la acción!”, apunta en el texto.

“Cultura de los derechos humanos”
Además, el teólogo destacó que el nuevo papa “hizo suya la cultura de los derechos humanos (…) y la incorporó a la doctrina social de la Iglesia en su memorable encíclica Pacem in terris” quince años después de que se firmase en la ONU la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que había contado con “no pocas resistencias de la Iglesia católica”.

El Vaticano II
Junto a ello, Juan XXIII hizo que el Vaticano II recuperase “la tradición democrática de los concilios medievales”, se distanció de los “profetas de calamidades” y “criticó las alianzas que el cristianismo había hecho, desde Constantino, entre el trono y el altar, denunciando las ‘ilícitas injerencias de las autoridades civiles’ en el desarrollo de los concilios ecuménicos.