La detención de varios policías en la ‘Operación Puerto Banús’ destapa una trama como la de Coslada

Agentes participan en una reunión para presentar un manifiesto sobre el ‘caso Coslada’ (Efe-Archivo).

@Amparo de la Gama. Marbella.- 01/10/2008 06:00h

CosladaOperación Puerto Banús

 

La ‘Operación Clan Puerto Banús’ ha puesto en jaque al equipo de la policía local de Marbella. La detención ayer de los dos agentes que pasan hoy a disposición judicial para prestar declaración en el juzgado número 3, regentado por Gonzalo Dívar, es la punta del iceberg de un entramado de redes de corrupción dentro del cuerpo de la policial local, desde donde presuntamente se extorsionaba a prostitutas, protegiéndolas a cambio de sexo y dinero, y obligándolas al tráfico de estupefacientes.

 

En el momento de cerrar esta información, había diez personas implicadas en el caso, agentes locales acusados de “tráfico de drogas, agresiones con lesiones a prostitutas, omisión del deber de perseguir el delito”. Además de los agentes están implicados familiares de éstos y una limpiadora de un colegio de niños de San Pedro, quien se encargaba presuntamente de vender la droga. El juez Gonzalo Dívar, sobrino del presidente del Consejo del Poder Judicial, ha decretado secreto de sumario del caso.

 

Los agentes detenidos, conocidos como el ‘Clan Puerto Banús’, ejercían presuntamente sus abusos de poder en un local denominado la ‘Casita azul’ y en diferentes lugares de alterne de la zona. El clan estaba encabezado presuntamente por Jesús Gil Merchán, alias Machota, junto a su amigo, también policía local, Enrique Morante, alias El Quique, así apodados por las chicas que han realizado esta mañana el reconocimiento fotográfico y que les consideran “los sheriffs del local”.

 

Ambos agentes estaban siendo investigados por supuestas coacciones en relación con este prostíbulo, donde acudían con frecuencia y consumían presuntamente cocaína. La ‘Operación Clan Puerto Banús’ ha puesto de manifiesto un organigrama perfectamente diseñado para operar ilegalmente en la localidad. Todo ello ha sido destapado con grabaciones de vídeos y fotografías. Se trataba de toda una red de agentes de policías locales que acudían a esta casa de cita “para, haciendo uso de su poder, obligar a las chicas a mover estupefacientes”, señalan las fuentes. Ya habían sido objeto, por cuestiones no relacionadas con este caso, de varios expedientes, pero hasta ahora no se les había podido separar del cuerpo.

 

La operación, dirigida personalmente por el comisario jefe Francisco Arrebola y las secciones de Udev y Policía Urbana, se estaba fraguando desde hacía varios meses, “pero hasta que se le fue la mano más de la cuenta a Jesús Gil, con la paliza que le propinó a nuestra testigo protegida, en la que le causó numerosos daños corporales y le provocó un aborto, no hemos podido hacer nada contra ellos”, declara en exclusiva a El Confidencial uno de los agentes de la Policía Nacional que ha llevado a cabo la operación.

 

Estas mismas fuentes aseguran “que los detenidos iban allí vistiendo el uniforme del cuerpo de la Policía Local y cada vez que iban lo hacían en horas de servicio”. Estas afirmaciones del agente de la investigación, que tiene en su haber los vídeos grabados en dicho prostíbulo, se contradicen con las de la coordinadora de Seguridad Ciudadana, Francisca Caracuel, que ayer aseguró a nuestro diario que estaban fuera de servicio a la hora de cometer las presuntas agresiones.

 

Una limpiadora hacía de vendedora de droga

  

Empresarios de locales de Puerto Banús, prostitutas, compañeros de los agentes implicados, estuvieron prestando declaración durante toda la jornada de ayer en las dependencias policiales. El dueño de uno de los locales que extorsionaban los agentes se quejaba a El Confidencial de que “es necesario algún tipo de control y vigilancia sobre estos agentes de la autoridad que dependen de la Administración más cercana a los ciudadanos”.

 

Además de Enrique Morante y Jesús Gil, autor de la paliza a la joven prostituta, se ha detenido al hermano de éste, Oscar Morante, alias Oskitar, trabajador en el desguace del Ayuntamiento y que está acusado de tráfico de drogas; a Emilio David Romero, alias el Goku, por omisión del deber; a Emilio Camacho; Carmen Campesino, alias la Mamen; Fernando López y Rafael Alcántara. Sin embargo, lo más llamativo del caso es la detención de María Jesús Lima, limpiadora de un colegio de San Pedro de Alcántara, quien, presuntamente, se habría encargado de vender la droga que los agentes detenidos le ordenaban.

Anuncios

Un comentario en “La detención de varios policías en la ‘Operación Puerto Banús’ destapa una trama como la de Coslada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s