La Ecociudad de Sarriguren, galardonada con el Premio Europeo de Urbanismo 2008

jueves, 25 de septiembre de 2008

El Consejo Europeo de Urbanistas le ha otorgado el premio, máximo galardón en la categoría de Medio Ambiente y Sostenibilidad, por su ejemplo de integración de los valores ambientales dentro de un entorno urbano

El Consejo Europeo de Urbanistas ha concedido a la Ecociudad de Sarriguren el Premio Europeo de Urbanismo 2008, en la categoría de Medio Ambiente y Sostenibilidad, máximo galardón oficial en esta materia, que distingue con periodicidad bienal a las mejores prácticas en la Europa de los 27.

El consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, Carlos Esparza, ha dado a conocer hoy la concesión de este premio en el transcurso de una rueda de prensa en la que también han participado el alcalde del Valle de Egüés, Josetxo Andía; y el arquitecto y diseñador de la Ecociudad de Sarriguren, Alfonso Vegara.

En este acto informativo, el consejero Esparza ha destacado que “la concesión de este premio supone una satisfacción doble para el Gobierno de Navarra, porque la Ecociudad de Sarriguren, con un 100 por cien de vivienda protegida, representa el reflejo claro de la política del Ejecutivo foral por integrar todos estos conceptos de ahorro energético, diseño ecológico, accesibilidad y medio ambiente en las promociones de vivienda pública”.

Carlos Esparza ha recordado también que el proyecto de Sarriguren, desarrollado a iniciativa del Gobierno de Navarra, alberga más de 5.000 viviendas, de las que el 53% de las viviendas construidas o en construcción son de protección oficial, y el 46% son de precio tasado. “Ello indica -ha destacado el consejero-, que esta Ecociudad, premiada por su calidad urbanística y medioambiental, alberga un 100% de viviendas con algún nivel de protección”.

El Premio Europeo de Urbanismo es un galardón que otorga cada dos años el Consejo Europeo de Urbanistas, asociación profesional que agrupa a los urbanistas europeos e integrada por un total de 24 asociaciones de otros tantos países europeos (España, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Alemania, Grecia, Francia, Estonia, Irlanda, Italia, Chipre, Malta, Hungría, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Reino Unido, Serbia, Islandia, Suiza y Turquía). El Consejo trabaja como un lobby profesional dentro de Europa con el fin de formar a las y los profesionales en arquitectura y urbanismo en temas de cohesión y desarrollo sostenible, para definir así una estrategia común en cuanto a ordenación y planeamiento en Europa.

Anuncios

La Justicia reactiva la investigación sobre Fabra.

La jueza envía a agentes de la Policía Judicial y un perito a recabar una veintrena de oficinas bancarias datos de todas las cuentas del presidente del PP de Castellón y su familia

BELÉN TOLEDO – Castellón – 24/09/2008 17:18
Un perito acompañado por agentes de la Policía Judicial visitó ayer varias oficinas bancarias de Castellón. En cada una de ellas pidió toda la información sobre los movimientos en los últimos cinco años de las cuentas bancarias de Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón y máximo responsable del PP de esta provincia. Solicitaron también los datos de las cuentas de su esposa y sus hijos, según fuentes de la acusación.

La información bancaria que no fue facilitada en la misma mañana de ayer deberá llegar a manos del perito en los próximos días, informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Las sucursales visitadas fueron en torno a una veintena. A la espera del informe que elaboren los peritos, de momento se desconoce el número total de cuentas bancarias existentes a nombre de Carlos Fabra, aunque un informe de la Agencia Tributaria elaborado en 2005 señala que ya en el año 1999 eran 24, repartidas en 15 entidades bancarias diferentes.

Con este último movimento, el caso Fabra comienza a agilizarse después de casi cinco años de retrasos provocados por los ocho cambios de juez y los cuatro de fiscales que ha padecido el Juzgado número 1 de la localidad castellonense de Nules, que instruye la causa. El líder del partido conservador en Castellón está acusado de nueve delitos, entre los que se cuenta la malversación de fondos, el fraude fiscal, el cohecho y el tráfico de influencias.

La decisión del perito y los agentes de la Policía Judicial de acudir personalmente a las oficinas y entregar los requerimientos en mano a sus responsables en lugar de solicitar la información por correo ordinario pretendía eludir una “nueva demora de meses”, explicó el TSJ en una nota informativa.

La investigación de los movimientos en las cuentas bancarias del presidente de la Diputación es un paso fundamental para la instruir el caso. Según fuentes de la investigación, el Juzgado de Instrucción solicitó el inicio de las pesquisas en el año 2005, pero éstas no comenzaron hasta 2006 porque un recurso presentado por el acusado hizo necesario el consentimiento de la Audiencia de Castellón.

Examen a su patrimonio

Fue entonces cuando los peritos judiciales comenzaron la tarea de revisar todas las pruebas que la acusación particular y la Fiscalía han recogido a lo largo de la instrucción. En primer lugar, revisaron todos los tomos de la causa. Después, accedieron a los registros de organismos públicos como la Agencia Tributaria.

El paso siguiente dio comienzo ayer. A juzgar por el método utilizado en esta ocasión por el Juzgado, el nada habitual de la visita en persona del perito a las entidades bancarias, se ha elegido el procedimiento de urgencia.

Los periodistas preguntaron ayer por la mañana a Carlos Fabra su opinión sobre el recorrido que, en ese mismo momento, hacía la Policía Judicial por los bancos de Castellón en busca de información sobre el uso que hace de su dinero. Según informa Europa Press, el presidente de la Diputación aseguró “no estar nada nervioso” y añadió que “si eso forma parte del procedimiento, me parece muy bien que se mire con toda pulcritud”. “A mí me parece muy bien”, añadió, “si van con un mandamiento judicial a investigar lo que llevan investigando hace cuatro años y que se les ha remitido en reiteradas ocasiones por parte de la entidad bancaria”.

Descalificaciones a los medios

Además de expresar su tranquilidad y satisfacción ante las visitas de los peritos a varios bancos de Castellón, ayer Carlos Fabra arremetió una vez más contra los medios de comunicación: “Lo que sí que es sorprendente, para quien cree que esto funciona como debería funcionar, es que sea la Cadena Ser, vinculada al Gobierno, la que dé la noticia porque esto debería ser un secreto sumarial”. No es la primera vez que el presidente de la Diputación trata de desacreditar a los medios que se interesan por la investigación judicial.

Las descalificaciones con las que el líder conservador responde a cualquier pregunta sobre las acusaciones que pesan sobre él alcanzan también a sus rivales políticos. El pasado 29 de julio, pronunció las palabras “hijo de puta” segundos después de escuchar al portavoz socialista en la Diputación, Francesc Colomer. Hacía solo unos segundos que el Pleno había terminado y la megafonía de la sala no llegó a reproducir el insulto, que sí fue captado por los micrófonos de un medio de comunicación. Hace poco más de una semana, en el primer pleno de la temporada política en la institución, Fabra se negó a pedir una disculpa pública.

Ocho jueces desfilan por un caso sin resolver

La instrucción del ‘caso Fabra’ comenzó a finales del año 2003 y todavía no ha terminado. La causa recayó sobre el juzgado número 1 de Nules. En estos años ha habido ocho cambios de jueces y cuatro de fiscales. En el mes de julio, la plaza quedó desierta. Ante los retrasos, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) pidió en julio refuerzos para los juzgados afectados. Solicitó “dos juzgados bis compuestos cada uno de ellos por un juez, un secretario judicial, un gestor y dos tramitadores”.

El CGPJ atendió los requerimientos del TSJ y creó las plazas de juez necesarias para la ampliación. El Ministerio de Justicia formalizó el trámite siguiente: el de dar el visto bueno al refuerzo.

El último paso en este proceso corresponde a la Consellería de Justicia valenciana, a la que corresponde dotar de los medios humanos y materiales necesarios a los nuevos juzgados. El pasado día 19, la Generalitat comunicó que no enviaría los funcionarios correspondientes hasta el primer semestre del año próximo. Argumentó que es cada seis meses cuando se hace el reparto de medios para los diferentes juzgados de la comunidad.

En julio, el PSOE presentó una moción en la Diputación de Castellón para que la institución pidiera más medios para el juzgado de Nules. La respuesta del PP fue sustituir la propuesta por otra en la que se solicitaba el refuerzo de todos los juzgados de la provincia.

La vida ejemplar del ciudadano Fabra.

JOAN GARÍ – Castellón – 25/09/2008 08:10

Quizá nunca lo sospechó, pero Victorino Fabra Gil, alias el agüelo pantorrilles, hizo algo más que batirse el cobre contra los carlistas en el Maestrazgo durante la segunda mitad del siglo XIX. Su alias, en valenciano castellanizado, lo debe a la costumbre de usar calzón corto, pero su fe liberal no fue mucho más larga: pronto se pasaría con sus huestes al Partido Conservador y, desde allí, controlaría una provincia convulsa.

Sin saberlo, estaba inaugurando una fecunda saga de políticos castellonenses que, durante más de 100 años, impregnaría la política local con los aromas afrutados del caciquismo. Él fue el tío del bisabuelo de Carlos Fabra Carreras (Castellón, 1946), actual presidente de la Diputación de Castellón. Le seguirían Victorino, Hipólito y Plácido, tres sobrinos que para sí hubieran querido los papas Borgia. La Diputación de Castellón, de hecho, parece hecha a medida de los Fabra. Al fin y al cabo, Carlos la heredó de su padre Carlos Fabra Andrés, y este del suyo, Luis Fabra Sanz.

Del franquista Fabra Andrés, que fue alcalde de la ciudad en la durísima posguerra y ahora da nombre a un trofeo de golf, leí hace poco una necrológica retrospectiva en un periódico local donde se le atribuía “el gran despegue de Castellón como una ciudad moderna, abierta, luminosa y mediterránea” (sic).

Inconfundible estampa

Cada Fabra ha añadido su granito de arena a la leyenda. Carlos, por ejemplo, tiene una inconfundible estampa gracias a sus sempiternas gafas de cristales ahumados. En realidad, oscurece su visión no para infundir temor a sus enemigos, sino para ocultar un ojo de cristal que perdió en una reyerta infantil. Con esa vista sesgada tiene en un puño a su partido y a la provincia. No contento con ello, en las últimas elecciones aupó a su hija Andrea Fabra al senado.

Andrea está casada con Juan José Güemes, consejero de Sanidad de Esperanza Aguirre y está incluida, por cierto, en el sumario que se sigue contra su padre por múltiples delitos.

Con su vista sesgada tiene en un puño a su partido y a toda una provincia

Antes de que los abruptos términos cohecho, prevaricación y tráfico de influencias se dieran de bruces con él, Carlos Fabra era un ciudadano ejemplar que se dedicaba al honrado negocio de la política, como todos sus antepasados. No hace mucho tiempo, Mariano Rajoy tuvo que utilizar ese apelativo –“ciudadano ejemplar”– para referirse al todopoderoso presidente de la Diputación, pero para entonces la vida había deparado a Fabra la inmersión en una kafkiana causa judicial urdida por un socio despechado. Vicente Vilar, en efecto, le acusó de haber mediado ante altas instancias del Gobierno de

Aznar para legalizar fraudulentamente determinados productos fitosanitarios. Vilar cumple actualmente condena por haber violado a su esposa (nadie es perfecto).

Acostumbrado a que nadie le tosa y a que todos le besen la mano, Fabra no lleva bien ser objeto de una eternizada investigación judicial que busca saber, entre otras cosas, cuál es el origen de los 600.000 euros que en 1999 tenía repartidos en 19 cuentas. Para un hombre al que la declaración de la renta le sale a devolver no es una pregunta baladí.

A la justicia, sin embargo, también le interesa saber si es cierto que medió en el Ministerio de Agricultura para conseguir la legalización de los fitosanitarios de marras. Algunos ex ministros de Aznar fueron citados a Nules para aclarar esos asuntillos, aunque prefirieron pudorosamente testificar por escrito.

Fabra se ha convertido ya en icono del conservadurismo más recalcitrante

Cinco años después, el llamado caso Fabra es un molesto legajo que los jueces de Nules se van sacudiendo de encima uno tras otro. Ya van ocho jueces y cuatro fiscales. Mientras tanto, al interfecto le ha tocado varias veces la lotería (millones de euros, ya ven) y, de paso, tuvo a bien atribuir a la madre del jefe de la oposición en la Diputación –Francesc Colomer– un oficio poco halagüeño. A lo mejor tiene razón él y, en ese caso, “hijo de puta” sería una frase habitual en boca de cualquier castellonense de buen linaje, y ser agraciado con la suerte de la loto es lo propio de todo multimillonario que dedique algunos eurillos a la cosa del azar. En caso de no tener razón, sin embargo, mentar la madre seguiría siendo algo muy feo –y más para todo un presidente de Diputación– y el truco de la lotería un sistema muy acreditado para, presuntamente, blanquear dinero.

Estatus de héroe

El episodio en que Fabra mentaba a la madre de Colomer originó un corolario divertido al tiempo que patético, cuando un equipo del programa Caiga quien caiga de La Sexta intentó entrevistarle durante el pleno que siguió al insulto. Ni que decir tiene que ni siquiera pudieron acercarse al presidente, protegido inopinadamente por una guardia de armarios del canal Intereconomía. Este episodio parece revelar que Fabra se ha convertido ya en un icono de los sectores del conservadurismo más recalcitrante y su impunidad judicial está a punto de granjearle el estatus de héroe para los que admiran la dureza, al tiempo en la mano y en el rostro.

Genio y figura, Carlos Fabra aguanta lo que le echen. Harán falta otros ocho jueces juntos para su caso y otros cinco años, si cabe, de suspense judicial. Sólo en ese momento, este “ciudadano ejemplar” dejará de sonreír bajo la sombra alargada de su nariz, aunque puede que ni siquiera entonces deje de rellenar distraídamente la bonoloto, contemplando la visión especular del retrato del agüelo pantorrilles.