Cómo afecta la quiebra de Lehman Brothers a los ahorradores españoles

Algunos bancos españoles han distribuido bonos de esta entidad en bancarrota que no puede garantizar la devolución de los ahorros invertidos

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 17 de septiembre de 2008

El impacto de Lehman


– Imagen: Neil Gould

Es posible que la primera vez que oyera el nombre Lehman Brothers fuera sólo hace unos días, cuando toda la prensa publicó la sorprendente noticia de su bancarrota. Es posible que hasta entonces no supiera ni siquiera ubicar su país de origen. Sin embargo, víctimas de la globalización, muchos clientes bancarios españoles pueden verse afectados por la quiebra de esta entidad estadounidense, la cuarta más grande del país (sus activos alcanzaban los 425.000 millones de dólares). El problema pueden tenerlo, de hecho lo tienen, sobre todo, quienes tengan contratado un producto estructurado. Estos activos se han puesto muy de moda en los últimos años, ante las turbulencias que azotan a los mercados de valores, ya que permiten beneficiarse de posibles alzas a medio plazo, pero, por lo general (aunque no siempre), con el capital garantizado. Hoy, ante la suspensión de pagos de Lehman Brothers, pueden quedarse sin parte de su dinero todos aquellos que contrataron un producto estructurado emitido y garantizado por este banco, pero distribuido por entidades españolas.

Salir en defensa de lo propio y evitar todo tipo de comparaciones con las entidades americanas involucradas en la venta de hipotecas “subprime” ha sido el santo y seña de la banca española desde hace más de un año, cuando estalló la crisis en Estados Unidos. Doce meses después, sin embargo, comienza a demostrarse que también hay activos tóxicos distribuidos por nuestras entidades. Y uno de ellos lleva por nombre “estructurado”. Según fuentes de mercado, Lehman Brothers es uno de los emisores de productos estructurados más activos en España. Es decir, este banco de inversión está especializado en el diseño de este tipo de vehículos de inversión que, por lo general, garantizan el capital invertido y, además, dan opción a ganar una rentabilidad atractiva en función de la evolución que tengan a medio plazo determinadas acciones, índices bursátiles, divisas o materias primas.

Si en el folleto del producto contratado figura como emisor y garante Lehman Brothers, el capital invertido puede estar en peligro

Aunque Lehman Brothers no operaba en España como un banco tradicional (vendiendo cuentas, hipotecas…), sino como un banco de inversión (que ofrecía intermediación bursátil, en renta fija), también ha ocupado un papel muy importante en el diseño de este tipo de productos estructurados distribuidos por la banca convencional española. El papel de Lehman era diseñar y emitir este tipo de productos. Sin embargo, de su distribución se encargaban todo tipo de entidades de prestigio de todo el mundo, entre ellas algunas de la banca española. Según fuentes de mercado, Bankinter y Credit Suisse, entre otras, son dos de las grandes entidades que han distribuido productos estructurados de Lehman Brothers. Aun así, no todos los ahorradores que tengan depositado su dinero en estos productos deben estar preocupados.

Para saber si perderán o no parte de sus ahorros hay que mirar si en el folleto del producto en cuestión figura como emisor y garante Lehman Brothers. Si es así, su capital puede estar en peligro ya que este banco ha suspendido pagos, lo que implica que no paga su deuda. Por lo tanto, lo que en teoría era un activo seguro ha dejado de serlo, ya que el banco no cuenta con capital suficiente como para hacer frente a las garantías a las que se comprometió. En principio, cuando se inicie la liquidación del banco, la entidad tendrá que hacer frente a sus compromisos financieros con los activos de que disponga, hasta donde pueda llegar. Eso supone que recuperar el cien por cien de los ahorros depositados en este tipo de productos será prácticamente imposible. De momento, se dice que el banco podrá hacer frente a un 60% de sus deudas, aunque esta cantidad está todavía por determinar.

Fondos de inversión, afectados

De forma indirecta, algunos fondos de inversión también se están viendo afectados por la quiebra de Lehman Brothers. Esto es así porque algunos fondos comercializados por entidades españolas invertían en bonos emitidos por Lehman Brothers. En este caso, no existe, sin embargo, riesgo de perder el dinero por parte del ahorrador, ya que los garantes o depositarios de los fondos son las propias gestoras españolas. No obstante, todos aquellos fondos que invierten en activos de Lehman sí que notarán una caída en su rentabilidad ya que estos activos han perdido prácticamente todo su valor ante la quiebra del banco.

En la actualidad, según datos de Bloomberg, al menos 14 gestoras españolas, 66 fondos de renta fija y 21 SICAV (sociedades de inversión de grandes patrimonios) han invertido en activos emitidos por Lehman Brothers. En concreto algunos fondos de inversión del grupo Santander, BBVA, La Caixa o Banco Popular, entre otras, han invertido en bonos emitidos por esta entidad en quiebra, por lo que la rentabilidad de sus productos podría resentirse. En el caso de los fondos de inversión, sin embargo, el dinero puede recuperarse fácilmente ya que la liquidez es inmediata. Es decir, diariamente se puede solicitar el reembolso de las participaciones y las entidades están obligadas a venderlas y devolver el capital de su ahorrador (con las plusvalías o minusvalías generadas), a precio de mercado.

Estructurados tóxicos y libres de peligro


– Imagen: conorwithonen

Aunque es cierto que hay entidades que han comercializados productos de Lehman Brothers en España y cuyos clientes podrían verse en apuros para recuperar parte de su dinero, conviene diferenciar bien quiénes están afectados realmente. En la actualidad se comercializan varios tipos de productos estructurados: depósitos, fondos, bonos y notas, pero no todos ellos funcionan de igual manera. Lo importante es saber quién está comprometido a devolver el capital invertido, es decir, conocer quién es el garante.

En los productos estructurados, hay que diferenciar varias figuras:

  • El emisor o diseñador del producto: esta entidad se encarga de diseñar el producto, es decir, de configurar su estructura, definir cuál será su garantía, a qué activos estará referenciado y cuáles son las condiciones que deben cumplirse para que el ahorrador obtenga un cupón determinado de rentabilidad. Esta entidad se encarga de fabricar, por así decirlo, el producto.
  • El garante: es la entidad que se compromete a devolver el capital invertido al vencimiento del producto. Es decir, si en un producto estructurado un ahorrador invierte 100 euros, esta entidad se compromete a devolvérselos, pase lo que pase en los mercados, al vencimiento (cuando concluya el plazo del producto). El garante puede o no coincidir con el emisor. Es decir, el emisor puede únicamente diseñar el producto, pero luego no garantizar el pago del capital, sino dejarlo en manos de otra entidad.
  • El distribuidor: esta figura es quien se encarga de vender el producto. Puede o no coincidir con el emisor. Sería el intermediario, que se encargaría únicamente de comercializar o vender el estructurado.

Teniendo en cuenta estas tres figuras, un cliente español para saber si sus ahorros están en peligro deberá ver si en los folletos de sus productos estructurados figura como garante Lehman Brothers. Por lo general, en el caso de los depósitos y los fondos estructurados que se comercializan en España, el garante suele ser el distribuidor. Es decir, si Santander, BBVA o Bankinter, por poner algunos ejemplos, comercializan este tipo de productos, lo normal es que sean ellos quienes hagan frente a la garantía del capital que anuncian, aunque el diseño haya sido de Lehman Brothers. En este caso, los ahorros no están en peligro, ya que las entidades españolas son solventes.


– Imagen: sanja gjenero

Por el contrario, en una situación bien distinta están los ahorradores que tengan bonos o notas estructuradas emitidas por Lehman Brothers. En este caso (bonos y notas estructuradas), por lo general, el emisor y el garante suelen ser la misma entidad. Por lo tanto, todos aquellos que dispongan de un bono estructurado emitido y garantizado por Lehman Brothers deben saber que pueden perder parte de su capital. En España, han distribuido productos estructurados de Lehman Brothers muchas entidades (entre otras Bankinter…), pero han operado exclusivamente como distribuidoras y no como garantes del capital. Quien emite el bono (en este caso Lehman Brothers) no puede devolver el dinero, por lo que en este caso sí que correrá peligro su ahorro. Además, se trata de productos ilíquidos que no pueden rescatarse hasta su vencimiento, con lo que quien desee recuperar ahora su dinero perderá la garantía (ya que ésta sólo funciona si se mantiene el capital toda la vida del bono).

Ejemplo: un bono estructurado de Bankinter afectado

Uno de los productos distribuido en España y afectado por la quiebra de Lehman Brothers es el “Bono Fortaleza” que Bankinter comercializó a principios de año. En el folleto de emisión de este producto figura como emisor y garante Lehman Brothers. Se trata de un bono estructurado y referenciado al comportamiento de las acciones de ING Groep y Deutsche Bank a un plazo de ocho años, pero autocancelable automáticamente. El bono paga un 25% anualmente siempre que las dos acciones se encuentren por encima de su precio inicial. El primer año que se cumpla dicha condición el producto se cancela y el ahorrador cobra lo correspondiente.

Una peculiaridad del producto es que, aunque no suele ser habitual, no garantizaba el capital invertido inicialmente. Además, aunque no tiene garantía de capital, ahora todos los que hayan invertido su dinero en este bono se encuentran con el problema de que, lo más probable, es que no puedan recuperar totalmente los ahorros depositados en el producto ya que el garante se ha declarado en quiebra. En todo caso, los cupones de rentabilidad del producto sí que suelen depender del distribuidor con lo que, si las acciones suben, Bankinter debe poder abonar las ganancias pertinentes a sus clientes.

En cualquier caso, la entidad española avisaba en su folleto comercial que se trataba de un producto financiero de riesgo elevado, que puede generar beneficios, pero también pérdidas.

Anuncios

4 comentarios en “Cómo afecta la quiebra de Lehman Brothers a los ahorradores españoles

  1. Somos un despacho de abogados que ya representamos a clientes que contrataron bonos emitidos o garantizados por Lehman Brothers Holding Inc o Lehman Brothers Treasury BV. En algunos casos, el documento de orden de compra con el intermediario ni siquiera contempla ni en el análisis de escenarios, ni en la advertencia de riegos, ni en los supuestos de interrupción de la cotización ni en los supuestos de cancelación anticipada, la quiebra del emisor ni el garante. En la mayoría de los casos el banco intermediario no había calificado al cliente conforme a la LMV art 79 bis. 5.

    La quiebra de Lehman Brothers afecta a todos aquellos inversores que tengan bonos u otros instrumentos financieros emitidos por Lehman Brothers. Con la declaración judicial de quiebra dichos productos se convierten en créditos concursales.

    Si usted es afectado deberá reconocer su crédito en la quiebra en las jurisdicciones holandesa y estadounidense y participar con los demás acreedores en la parte resultante de la liquidación. Pero ademas de ejercitar sus derechos como acreedor concursal, existen otras responsabilidades, derivadas de la comercialización y venta del producto. Su intermediario ha debido cumplir las normas de conducta recogidas en la MiFID. Conforme a su categoría de cliente, la inversión ha debido responder a su conveniencia e idoneidad. El incumplimiento de las normas de conducta obliga al intermediario a responder del daño ocasionado al inversor.

    Existen dos consideraciones legales con base en las cuales tomar acciones judiciales contra el intermediario en estos casos. En los casos en los que directamente nos encontramos ante una descripción errónea del producto, se traspasan los límites del mandato o contrato mercantil de “comisión financiera” al ejecutar orden de compra de un producto distinto al descrito en el mismo documento de orden (Art. 1714 y 1726 Cc; 244 y 256 C de c). Por otro lado incumplimiento del deber de calificar el cliente y proveerle con la información no sesgada y transparencia correspondiente a su categoría con carácter previo a la contratación de productos financieros complejos (Ley del Mercado de Valores arts 78 y 79 bis). En el caso de contratación de obligaciones o bonos el riego del emisor o garante es el principal a considerar ya que no importa el resto de condiciones o subyacentes si no existe capacidad para devolver el importe o cumplir con el resultado por parte del emisor o garante. Ambos incumplimientos son susceptibles de indemnización de daños y perjuicios adicionales a las cantidades entregadas al mandatario o comisionista para la ejecución de la orden.

    En nuestra experiencia, el servicio de reclamaciones de la CNMV tiene un criterio claro coincidente con el de Banco de España y el jurisprudencial (la más reciente el Juzgado de Primera Instancia de Palma de Mallorca el 15 de noviembre de 2004, en línea de STS 28/2003 en la que condenaba a la entidad demandada a indemnizar por daños y perjuicios a su cliente, al haberle asesorado indebidamente acerca de un producto de rentabilidad variable en función del beneficio distribuible y el riesgo de mercado, en lugar de un depósito de renta fija. La sentencia citada consideró que la entidad asesoró erróneamente a su cliente, al no haber tenido en cuenta su perfil inversor; y que le informó de manera sesgada de las características esenciales y reales del producto contratado. El sistema bancario español ha de garantizar a los clientes de entidades de crédito una adecuada transparencia, ofreciendo a cada cliente una información personalizada, incluso más allá de lo que la normativa exige, con lo que se trata de ofertar a cada cliente los productos financieros según sus necesidades y perfil de riesgo.).

    Lexland Abogados propondrá una solución negociada entre sus clientes afectados y las entidades intermediarias como paso previo a la interposición de demanda.

    Persona de contacto Dimas Cuesta. dcuesta@lexland.es
    Tel 952 77 88 99. Estaremos encantados de atenderle.
    http://www.lexland.es

  2. Tengo unos ahorros en BBVA DINERO FI y no se hasta que punto me ha afectado la quiebra de LEMHAN BROTHERS ni lo que puede venir despues.Soy un pequeño ahorrador,un pececito,que teme al tiburon.Si me pueden aconsejar, lo agradecere.Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s