“Palos con gusto no duelen”, la última indecencia de Libertad Digital

 POLÍTICA

Así trata el periódico de Jiménez Losantos la violencia machista

JOSÉ MARÍA GARRIDO

La persona que ustedes ven abrazada a Mariano Rajoy en la fotografía que ilustra este artículo es José Antonio Martínez-Abarca, articulista y bloggero de Libertad Digital, periódico digital que preside Federico Jiménez Losantos junto con Alberto Recarte. En su último artículo, Martínez-Abarca habla sobre la violencia de género sin referirse en ningún momento a las 68 mujeres que fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas a lo largo de 2006. Tampoco se acuerda de las 70 mujeres que perdieron la vida a causa de la violencia machista en 2007, ni de las 38 que ya han sido asesinadas en 2008.

<!–

Este articulista de Libertad Digital ha preferido centrarse en aquellas “hembras complacientes que, sin tener miedo de su pareja aunque ésta les pegue, y usando su libre voluntad, piensan que unos apalizamientos de vez en vez les merecen la pena porque a cambio ellas sienten esa íntima satisfacción o comodidad de seguir el tradicional ‘rol’ pasivo, subalterno, el inconfesado placer del sometimiento, de cumplir órdenes sin pensar, tan oscuro pero tan real”.

Invitación envenenada
Así, como si existieran mujeres que no se han dedicado a otra cosa y no saben ser otra cosa que mujeres maltratadas, Martínez-Abarca convida a las feministas a que hagan suya esta nueva reivindicación: “Que las mujeres maltratadas que defiendan a su pareja vayan también a la cárcel por incitación pública a la violencia”.

“Palos con gusto no duelen”
En este contexto, Martínez-Abarca saca a la luz un refrán “que dicen en mi pueblo” que, estando hablando de los malos tratos, repugna. “Palos con gusto no duelen”, escribe el articulista de Libertad Digital.

016
Afortunadamente, es más que probable que las “feministas” no hagan caso a Martínez-Abarca y, en lugar de mandar a la cárcel a las mujeres maltratadas que todavía no se han atrevido a denunciar a su pareja, las animen a superar su miedo y, obviando las amenazas que padecen por parte de su pareja, se atrevan a hacerlo. Para ello, simplemente es necesario llamar al 016, teléfono gratuito de atención a víctimas de malos tratos por violencia machista.

Un símil, además
Asimismo, Martínez-Abarca realiza un símil entre las mujeres maltratadas y los “esclavos algodoneros” que resulta tan desafortunado como el refrán de su pueblo: “Tras la guerra civil que manumitió a los esclavos algodoneros, hubo muchos que permanecieron junto a los “massas” del látigo teóricamente como criados y mayordomos, amas de cría y tatas, pero en realidad, de puertas adentro, como lo que habían sido siempre: esclavos. Nunca se habían dedicado a otra cosa y no otra cosa sabían ser. Pero lo peor: no querían tampoco. Y lo hacían con algo que podríamos calificar (con pudor) de gusto. De satisfacción por no desmandarse. El miedo a la libertad, que no vamos a descubrir ahora”.

jmgarrido@elplural.com

(El teléfono 016 recoge confidencialmente consultas sobre violencia contra las mujeres. Es un teléfono gratuito de atención a víctimas de malos tratos que se ofrece en seis idiomas, está habilitado para sordos y es gratuito).

Anuncios