Risas o llantos.

RAFAEL RIVERA

 Ya sé que hay muchos que están orgullosos de lo que somos por estas tierras, y de lo que hacemos. Y creen que suponemos un ejemplo a seguir. Pero hay otros que nos consideran el hazmerreír del mundo, que nos mira atónitos sin acabar de creerse que pueda ser verdad lo que pasa.
El ayuntamiento de esta ciudad busca desesperadamente a un indigente que vive en el cauce, pero no para darle cobijo, no crean, sino para multarle. Ejemplar. Pretende cobrarle 750 euros de nada. Supongo que el multado, cuando le encuentren, sacará si visa oro y pagará sin pestañear.
Por no hablar de la huelga del metro. Ninguna ciudad del mundo mantendría una huelga meses y meses sin resolver el conflicto. Negociar que Valencia sea sede de esto o de aquello sí que saben, con el talonario flojo, pero el transporte público, ¿a quién le importa? Y del Valencia CF ni hablamos, claro, porque las carcajadas o llantos, según se mire, salen hasta en el telediario. No bastan todos los pelotazos del mundo para arreglar las ambiciones de unos y otros, que ya es guasa hablar de pelotazos en un club de fútbol. Pero, cuidado, es un equipo que representa el sentir del pueblo y todas esas monsergas que hemos de oír, aunque sus jefes se plantean vender a sus jugadores para zurcir un campo desproporcionado y mal ubicado. Eso sí, ponen y quitan directivos con sueldos astronómicos por unos minutos de gestión, pero sin multas; parecido al perseguido por vivir debajo del puente. Qué quieren, siempre me despiertan más simpatías las coderas con remiendos que las camisas almidonadas.
Y lo que es mejor de todo son los miles de millones de euros que ha gastado el Consell sin tenerlos. Pero no en urgencias y cuestiones básicas para los de a pie, no crean, los han gastado en fastos, y sin pedirnos permiso. Se deben dinero incluso a ellos mismos, y Ciegsa en vez de construir colegios hace promesas y alquila barracones.
Eso sí, el estruendo de la fórmula se oye hasta en nuestros dormitorios y los vecinos del Grao se pierden para ir a su casa entre vallas, balizas y señales de prohibido ir a más de 250 Km/h; y eso que ahora las carreras, ya no le gustan ni a Fernando Alonso.
Ya ven, nosotros a lo nuestro y desde fuera nos miran perplejos y preguntan, pero oye, ¿qué pasa en Valencia? Y yo qué sé, hijo, y yo qué sé. Será que estamos todos anestesiados.

(levante-EMV. 12.08.2008)

EL CIRCUITO VALENCIANO DE CARRERAS EN CHESTE ESTÁ EN QUIEBRA Y LO MEJOR QUE PUEDE HACER ES CERRAR, SEGÚN CONCLUYE LA ÚLTIMA AUDITORIA

Circuito del Motor y Promoción Deportiva , la empresa que gestiona el Circuito de Cheste, está en quiebra, su comité ejecutivo no se reúne y las firmas de mantenimiento carecen de contrato vigente, según publicó ayer el diario Las Provincias basándose en la auditoría de la cuenta general.

Pérdidas enormes. Según el periódico valenciano, el anexo al informe de auditoría de cumplimiento de la legalidad constata diversas carencias en relación con el cumplimiento de los estatutos de la sociedad. Primero, subraya que el consejo de administración debería reunirse cada tres meses, y en 2007 sólo lo hizo en dos ocasiones. Después, que el comité ejecutivo, la dirección de la empresa, debería reunirse cada dos meses. Y en cambio, “no se ha reunido en ninguna ocasión durante el ejercicio 2007”.

Sin solución. En cuanto a la situación financiera de la empresa, la auditoría recuerda que uno de los supuestos de disolución de una sociedad anónima es el de que las pérdidas reduzcan el patrimonio por debajo de la mitad del capital social. El informe explica que pese a que la Generalitat ha anunciado en 2008 una ampliación de capital por valor de 7.011.000 euros, para paliar esa situación, incluso cuando se lleve a cabo, seguirá sin corregirse el supuesto de disolución de la sociedad.

Empresas de mantenimiento, sin contratos legales. Entre las ‘perlas’ que descubre el informe auditor, se incluye que el servicio de mantenimiento técnico de las instalaciones lo realizan dos empresas: la primera tiene un contrato “vencido desde enero de 2006”. La segunda carece de contrato firmado para la prestación de ese servicio. El informe explica que se convocó un concurso para adjudicar el mencionado mantenimiento técnico, pero precisa que a fecha de publicación del informe, sigue sin producirse la adjudicación.

Indignidad sucesoria.

 ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Victoria Lafora
  • VICTORIA LAFORA

    12/08/2008

Ver para contar

Agosto, un mes siempre terrible para la siniestra lista de mujeres asesinadas por la violencia machista, va a servir esta vez para impulsar una nueva reforma del Código Penal que estreche el cerco a los que maltratan y matan a sus compañeras.

<!–

Dado que la Ley contra la Violencia de Género no ha servido para mucho -en 2005, año de su entrada en vigor, hubo sesenta asesinadas y el pasado 2007, setenta y cuatro-, el PSOE pretende que el Gobierno proponga al Congreso la modificación de la figura jurídica llamada “indignidad sucesoria”, la que rige los motivos por los que una persona puede ser desheredada.

Se daba la paradoja de que el hombre que asesinaba a su mujer heredaba sus bienes, o por lo menos, la parte de la legítima compartida con sus hijos a los que había dejado huérfanos.

Son esas modificaciones legales que, de puro necesarias, no se explica cómo con tantas muertas como llevamos enterradas, a nadie se le había ocurrido, hasta ahora, abordar una injusticia tan colosal. Incluso cuando se redactó la norma que pretendía luchar contra la violencia machista se dejó ese vacío legal que afrenta, todavía más, a los deudos de la víctima.

También pretenden los socialistas que reciban el mismo castigo quienes incurran en delitos contra la libertad, la integridad sexual o desatiendan los deberes familiares. Es decir, aquellos padres que al separarse “se olvidan” de que tienen hijos y dejan de prestarles el menor sustento económico. Con la nueva ley, perderán, como es de justicia, y también de lógica, cualquier derecho sucesorio.

Para lograr el mayor consenso y evitar que el Partido Popular esgrima la discriminación de los varones en esta modificación del Código Penal, la ley no hace distingos entre hombres y mujeres: serán desheredados los que maltraten, tengan el sexo que tengan. Aunque lamentablemente los que matan suelen ser siempre los mismos, diga lo que diga el PP.

Así es que septiembre ya pueden sus señorías ponerse a enmendar un entuerto, lograr el consenso y remediar un fallo legal que de puro estúpido merecería estar en una sección de la inolvidable revista satírica “La Codorniz”.

Victoria Lafora es periodista y analista política

Ahora, Osetia: no se dejen engañar.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Amando Hurtado
  • AMANDO HURTADO

    12/08/2008

 

Hasta finales del siglo IX, los osetos, de etnia turcomana, habían estado pastoreando por las estepas del río Don. Huyendo de los jázaros, se refugiaron en el Cáucaso central. En el siglo XVIII, Catalina II de Rusia intentó someterlos para asegurar su frontera con Turquía, pero no fueron integrados en el imperio ruso hasta mediados del siglo XIX. Tras la Revolución de Octubre de 1917 y la posterior creación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Osetia quedó administrativamente dividida en dos Repúblicas Autónomas: Osetia del Norte (8000 Km2), integrada en la República Federal Soviética Rusa y Osetia del Sur (3900 Km2), integrada en la República Soviética de Georgia, la patria de Stalin. La división se mantuvo tras la desaparición de la URSS, en 1991, a pesar del descontento de los osetos. Por ello, Osetia del Sur había venido disfrutando de un auto-gobierno de facto, sin graves problemas… hasta que el gobierno georgiano “pensó” que le convenía integrarse en la OTAN y así lo pactó con Bush en la cumbre de la OTAN, a principios de 2008.

<!–

En julio último, la Secretaria de Estado de Bush, Condoleezza Rice, visitó la capital de Georgia, Tibilisi (la antigua Tiflis), reiterando el pleno respaldo norteamericano al “deseo” manifestado por el pequeño estado caucásico de integrarse en la OTAN. No solo los rusos, sino también algunos miembros europeos de la OTAN consideraron el gesto innecesariamente provocativo… e inconveniente para la estabilidad de los suministros de petróleo que reciben de Rusia.

No se sabe si la Sra. Rice dio luz verde al presidente georgiano, Saakashvili, o si éste simplemente entendió que una intervención militar en Osetia del Sur sería respaldada por Washington, pero no hay que olvidar que Georgia mantiene 2.000 militares en Irak a petición norteamericana. El caso es que el día 7 de agosto, oportuna víspera del comienzo de los Juegos Olímpicos del “un mundo, un sueño”, Saakashvili envió un fuerte contingente de tropas a Osetia del Sur, desencadenando un ataque inesperado para “afirmar” su soberanía sobre aquel territorio.

La Associated Press informó al día siguiente de que el ataque militar georgiano a Osetia del Sur había causado ya en torno a 1.400 bajas y destruido gran cantidad de edificios de la capital, Tskhinvali. Datos posteriores elevan el número de muertos a más de 2000 y a decenas de miles los heridos, según ambos bandos.

Por acuerdo expreso alcanzado entre los gobiernos de Moscú, Tibilisi y Tskhinvali, los rusos tenían desplegados en la inquieta Osetia del Sur a un número de “guardianes de la paz”, de los que algunos resultaron muertos y 30 fueron heridos durante el ataque georgiano del día 7 de agosto. Ello dio lugar a una rápida reacción rusa, tan eficaz que el gobierno georgiano optó por “ponerse la venda” y proponer la retirada de todas las tropas en acción.

No se hizo esperar una declaración de Bush, desde Pekín, aludiendo al derecho a la “integridad territorial” de Georgia y a la defensa de su “libertad”. La de los osetos no parece contar demasiado ahora, a diferencia de lo que predicó en el caso de Kosovo, defendiendo precisamente la segregación de una provincia serbia emblemática.

Y es que el fondo del tema, una vez más, radica en el interés norteamericano por establecer bases de la OTAN en torno a Rusia (la OTAN nació para eso, en una situación internacional muy distinta), pero ahora, además, con objeto de asegurarse la hegemonía en una región estratégicamente clave para la defensa de sus intereses en el mercado del petróleo. En Georgia, como en Kosovo, el paso siguiente será el establecimiento de bases de la OTAN. Las ricas regiones petrolíferas de Asia central y los oleoductos del Cáucaso han sido siempre rusos o de influencia rusa. Por otra parte, Irán e Irak se hallan a más fácil tiro de cohete desde Georgia.

Tanto la llamada “Revolución rosa”, que llevó a Saakhasvili al poder en Georgia, en 2003, como la “Revolución naranja” ucrania de 2005, contaron con el previo apoyo norteamericano, proponiendo como panacea las ventajas del “mercado libre”. Con tan pragmática finalidad, los EE.UU. han enviado a Georgia, hasta ahora, 160 asesores militares cooperantes en la reestructuración de su ejército.
Un mundo, un sueño…

Amando Hurtado es escritor y licenciado en Derecho