¿Qué hay y quién está detrás de las decisiones económicas?

POLÍTICA

 

No es democrático que los asuntos económicos más relevantes nos vengan impuestos

JUAN TORRES LÓPEZ

Quizá uno de los interrogantes peor resueltos sobre la democracia es el que se pregunta por las condiciones de todo tipo que necesariamente deben darse para que podamos decir con propiedad que la democracia existe como tal.

<!–

No trataré de resolverlo aquí, pero me parece que, además de instituciones representativas, partidos democráticos o ciudadanos que la hagan suya, entre otras, hay una fundamental: la deliberación. Al menos, en el sentido en que la define Adela Cortina cuando dice que “delibera quien considera atenta y detenidamente el pro y contra de los motivos de una decisión antes de adoptarla, y la razón o sinrazón de los votos antes de emitirlos” (El País, Opinión, 24-08-2004).

¿Quién hay detrás?
Traigo esto a colación porque si hay algo evidente en las relaciones económicas de nuestra época es que cada vez resulta más desnaturalizado y desconocido el agente de quien efectivamente dependen las decisiones económicas.

Tópicos desinformativos
Hoy día es normal que se hable de la autoridad fiscal o monetaria, del Ejecutivo o, ya en el paroxismo, de los mercados, … es decir, de instancias impersonales que desde ningún punto de vista pueden considerarse que tengan capacidad de resolver, criterio autónomo para determinar lo bueno o lo malo, ni por supuesto boca para poder expresarse y decidir.

Los que deciden
No puede ser que sean esas instituciones sin alma ni rostro las que deciden. Como se decía en El Quijote, debe ser “alguien y aún álguienes” quienes estén tomando las decisiones que a todos nos afectan y en cuya génesis no participamos.

Solo los líderes
La deliberación ha desaparecido, si es que algún día existió, del mundo económico. Al menos, la deliberación abierta, pública y ciudadana. O incluso partidaria, puesto que es cada vez más habitual comprobar que son solo los grandes líderes, y no el conjunto de sus partidos, los que aparecen como los exclusivos portadores de la propuestas sobre lo que debe o no debe hacerse, sobre lo que nos conviene o no.

La democracia, en juego
Y ahí radica no solo uno de los grandes problemas de la economía de nuestro tiempo sino de la democracia en su conjunto.

Lo importante nos viene impuesto
¿Cómo creer que vivimos en verdaderas democracias cuando los asuntos económicos más relevantes (que normalmente lo son, a su vez, para la demos en su conjunto) nos vienen dados y sin posibilidad de modificar su orientación o contenido?

Los que no se ven
La otra cara de la cuestión es que resulta igualmente iluso creer que son solamente los líderes o grandes dirigentes quienes deciden por sí mismos. No recuerdo quién lo dijo ni siquiera si es apócrifo o no, pero comparto la idea de que el verdadero poder no lo tiene el que está sentado en el sillón sino quien puede hablarle al oído.

Y no dan la cara
Y esa es la cuestión, que quienes pueden hacerlo no dan la cara a los ciudadanos y les imponen así cada vez más habitualmente caminos obligados por donde no está claro que realmente quieran transitar.

Transparencia y participación, fundamentales
Cuando tan palpablemente se echa en falta la deliberación, la democracia y el control ciudadano de las relaciones económicas quizá convenga traer a colación unas palabras sabias del Premio Nobel de Economía, Amartya Sen, ante la Organización Internacional del Trabajo. Se refería a la crisis asiática, pero nada hay escrito que diga que no podría pasarnos a nosotros: “El desarrollo de la crisis financiera de algunas de estas economías ha estado estrechamente vinculada a la falta de transparencia empresarial, en particular, la falta de participación pública en el examen de las disposiciones financieras y comerciales. La ausencia de un foro democrático ha agravado este hecho. La oportunidad que hubiesen podido facilitar los procesos democráticos de impugnar el poder de determinados grupos o familias en varios de estos países hubiese podido ser determinante”.

Juan Torres López es Catedrático de Economía Aplicada y editor de Altereconomía: otra forma de mirar la economía

www.altereconomia.org  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s