PSOE y PP ante la crisis.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • ANTONIO ASENCIO

    04/08/2008

 

Las “crisis” económicas suelen reabrir el debate –adormecido en época de bonanza- entre intervencionistas y liberales. Las soluciones se contraponen desde ambos flancos del espectro ideológico, lo que acentúa las divergencias entre izquierda y derecha y la confrontación política se rearma. Las crisis económicas son malas para la economía, evidentemente, y no tan malas para la política, que siempre precisa un motivo para la controversia, un conflicto con el que alimentar las tomas de posiciones.

<!–

Lo paradójico de esta crisis, en España, es que ha tenido el efecto justo contrario: desarmar el debate. Resulta, cuanto menos, alarmante, que la mayor crítica que el PP
ha hecho al Gobierno a cuenta de la “crisis” sea el reconocimiento o no de la misma, el empleo de sinónimos y otras ligerezas por el estilo. Lo lógico hubiese sido una
batería de propuestas desde el liberalismo económico más ortodoxo. Ni por asomo. O no tienen esas medidas, o no se atreven a decirlas: las esconden.

¿Por qué? Manejo dos hipótesis: el PP ha perdido el debate ideológico y ha virado al centro; en ese caso, no ocultan nada, sencillamente sus soluciones coinciden con las del PSOE y la única crítica que cabe es la supuesta “inactividad”. La otra hipótesis es táctica: proponer medidas impopulares, como flexibilizar el despido o recortar el
gasto social, les puede acarrear costes políticos en este estadio de la crisis, de modo que aguardan a que sus efectos sean más profundos para exponer esas medidas
como única salida posible, inasumible por un Gobierno de izquierdas.

El tiempo dirá, pero el Gobierno debería tomar nota de cada de cada palabra que dice Rajoy en temas económicos. Tanto sus palabras como sus silencios, le comprometen. Si no dice nada, o si sus propuestas se parecen a las del Gobierno, no tendrá credibilidad para sacar al duro neoliberal que lleva dentro. Habrá que recordárselo.

Y mientras tanto, que se moje: ¿Quiere o no el señor Rajoy abaratar el despido? ¿Quiere recortar gasto social? ¿Qué propone hacer con los sueldos de los funcionarios? El PSOE tiene que llevar a Rajoy y al PP a su marco ideológico, retratarlo ahí una y otra vez. Porque sí, hay dos formas muy diferentes de abordar una crisis económica. Y no deberíamos dejar que la derecha oculte con silencio, o con cortinas de humo semánticas, sus verdaderas intenciones.

Antonio Asencio es periodista.

antasencio@gmail.com

LA REALIDAD SOCIAL Y EL DEBATE RETORICO DE LA IDEOLOGÍA.

  

A los amigos de la empresa Rodrigo Sancho S.A.

Ando enzarzado en la lectura de la Ponencia Marco del PSPV-PSOE y en las declaraciones pensadas, repensadas, mesuradas y eclecticas sobre si el partido socialista en el País Valenciano gira a la derecha, se zambulle en el centro o se viste de lagarterana para ganar las elecciones y estoy calibrando la posibilidad de abrir un concurso de sms para que el electorado nos diga como ha de llamarse este partido para que sea percibido como normal por esta sociedad que vota al PP de manera compulsiva, cuando de pronto me doy de bruces con un titular periodístico que me resulta familiar por la proximidad y la notoriedad del caso: “Una empresa de curtidos de Canals despide a 20 empleados y no les paga el finiquito” Rodrigo Sancho S.A. anuncia que no pagará las nóminas de julio y agosto a los 53 empleados que quedan. Los sindicatos reclaman al juez la liquidación de la compañía. Y dejo por un momento la Ponencia Marco del PSPV-PSOE y pienso en el último Comité Comarcal de La Costera-Canal de Navarrés y en el circo que estamos montando cuando el marco real de la sociedad de esta comarca en la que la destrucción de la industria tradicional comenzó con la crisis de Ferrys en 1995 y ha continuado con las de Tejidos Royo, Argent, Cerdá, Impelsa, Rodrigo Sancho y otras industriuas subsidiarias de las que el paro ha tenido que engullir más de cinco mil trabajadores que despues se sumergieron en las industria negra de los sotanos o se subieron a un andamio con la esperanza de sobrevivir para salir adelante con el ladrillo y cuyo futuro y el de sus familias ha estallado con la burbuja inmobilaria que ha pinchado con tanta vehemencia como responsabilidad directa del mundo financiero. Trabajo, casa, hipoteca, paro: ese es el marco real para la reflexión de la izquierda. Despidos, deslocalización, especulación, evasión fiscal: ese el el marco para la reflexión de la derecha. ¿Y en en centro?: El vacio ideologico, el no ser social de la persona, la desorientación en una coyuntura sobrevenida y la vida ortopedica que tiene su paliativo final en el coctel de los ansiolíticos de la farmacia a cargo del erario público. 

No creo que sea tan dificil hilvanar un discurso sencillo para diferenciar la izquierda de la derecha cuando la realidad dispara tan a quemarropa. No creo que seamos tan insensatos para malgastar nuestras energías en juegos florales de discursos de ponentes y candidatos en busca del centro que, como dijo La Trinca en los años 70 con su humor corrosivo, es sinónimo de medio, es decir, de la mitad o sea, de la derecha porque la izquierda no es eso. Tenemos ante nuestras narices la consecuencia de una política conservadora que nos ha llevado a un marco criminal para el desarrollo armónico de la vida digna de la gente trabajadora que le hecha 12 horas al día para poder subsistir en una casa hipotecada de por vida y poco más; ¿todavía queremos acercarnos a las maneras, las palabras y finalmente los conceptos del PP para ganar el reconocimiento social?. Seguramente soy muy torpe y muy simplón, pero como decia el índio: Mi no compender. Demasiado argumento para tan poca novela. Demasiadas hiperboles para buscar una explicación a lo evidente: no queremos ser de izquierdas, es demasiado duro, nos exige demasiado y nos aleja del glamour de la vida hueca y aparente que nos hemos montado llena del stress postvacacional, de las reuniones a 24º, de los comités de dirección, de las declaraciones ocurrentes buscando el titular del medio, del poder de la posición, del dinero y del status adquirido con los votos de los que decimos defender. De puta pena.

Veo la fotografía que ilustra la noricia de marras y conozco a las personas, una por una, y sé de sus historias personales. Veo a Antonio Colomer, un histórico del movimiento vecinal, del PCE, de EU, eterno concejal de Canals que, con su narcha, se fueron las esperanzas de la coalición de izquierdas; veo a Garpar Benito, Presidente del Comité de Empresa, militante del PSOE, resistente socialista de Cerdá, miembto del Comité Comarcal y de una ejecutiva del PSPV-PSOE que se fué a su casa por pura dignidad política y a otras 17 entrañables personas a pié firme, a la puerta de la fabrica, mientras el empresario decide no abrir, no pagar y tomar las de Villadiego y me pregunto qué estarán pensando, en medio de nuestro clamoroso silencio, que hacemos ante la dramática situación que están viviendo con sus familias. Porque lo único que se escucha es un estruendoso silencio complice con una situación que ya es parte del paisaje comarcal. Y nosotros pensando si somos carne o pescado, si nos llamamos del reino, del país o de la comunidad, o si cambiamos el logo o mantenemos la marca, si nos refundamos, nos renovamos o nos regeneramos. Ningún candidato a la Secretaría General del PSPV-PSOE, que es mi partido desde hace 35 años, ha acudido a hablar con estos trabajadores, ni ha emitido un comunicado de solidaridad que les reconozca la situación y la existencia, ni ha realizado una gestión que haya servido para algo. Seguramente tendremos que empezar a pensar que los trabajadores contaminan, que las circunstancias conflictivas pueden deteriorar la caísima, pulcra y estudiada imagen diseñada para los medios y que la tapicería de cuero del Audi oficial huele mejor que la fabrica de curtidos en la que se fabríca.

En 1995 muchas personas, instituciones, partidos y sindicatos gastamos ingentes esfuerzos, recursos económicos y muchas toneladas de solidaridad para impedir la primera gran crisis del sector en las comarcas centrales del País Valenciano y, poco a poco, la referencia obrera para los partidos de izquierda se ha ido consumiendo como una vela hasta acabar en el tamaño de un celemin. Habíamos encontrado el nuevo El Dorado con el cemento, el ladrillo, el dinero negro y demasiada complicidad en el submundo de los grandes despliegues urbanísticos.

Quizás nos sea de util reflexión la imagen de esta soledad digna de éstos últimos 19 mohicanos curtido industrial para reflexionar sobre nuestras estupideces y empezar a llamar a las cosas por su nombre para, de esa manera sí, recuperar el espacio de la izquierda plural, de la gente trabajadora, de la inmensa mayoría, para dignificar la política y ganar la mayoría social que cada día más se va pareciendo, en su perfil social, al grupo de amigos y compañeros de la resistencia de Rodrigo Sancho a los que deseo, desde mi própia soledad de corredor de fondo, lo mejor y afrecerles mi ayuda y mi colaboración en lo que pueda valer; como siempre he hecho en otras ocasiones y circunstancias.

Vicent Vercher Garrigós

Militante del PSPV-PSOE

CAMISETAS POR LA SEPARACIÓN IGLESIAS-ESTADO.


 Autor: RGS
 Fuente: Granada Laica
 Fecha: 31/08/2008

 

¡¡Ya están aquí!! Lo que todos esperabais: ¡¡LAS CAMISETAS LAICAS!! Estamos a mitad del verano, es cierto, pero con el calentamiento global quizá podamos llevarlas en Diciembre (en el hemisferio sur pueden llevarlas sin problema). Además: ¿acaso el verano que viene no nos haran falta? ¿no nos harán falta cuando el Papa dé su macroconcierto en Madrid en 2011? Compradlas hoy que ¡¡nos las quitan de las manos!!

El precio de las camisetas es de 7 EUROS 7 cada una. Si nos pides 5 o más camisetas para regalarlas a tu madre, amigos, etc, o venderlas en tu asociación o en tu bar, te las llevas por 6 EUROS 6. Son de calidad calidad, no de esas finuchas que dejan ver los lunares a través, ni de las gruesas que te da calor ponertelas.

Estos son los modelos (Las costuras no se ven en la camiseta real: en cuanto pueda, mañana domingo, pongo fotos):
Al precio de la camiseta hay que añadir los gastos de envío que figuran en la tabla siguiente: (para envíos en España. Para otros paises tendríamos que consultarlo)

Nº de camisetas Envío normal Envío certificado
UNA 2,00 5,00
DOS 4,00 7,00
HASTA 5 6,50 7,50
HASTA 10   8,00
HASTA 25   10,00

Como veis, para dos o tres camisetas la cosa está cara y más si el envío es certificado, pero para cinco o más empieza a abaratarse. Los que sois de Granada podeis llamar al 639 966 290 ó 958 050645 (Rafa) y quedamos para que las recojais.

Más costos: el pago del envío puede hacerse de las tres formas siguientes:

FORMA DE PAGO COSTO
Contra reembolso 1,40€
Ingreso o transferencia en cuenta corriente (Caja Granada, 2031-0006-89-0115415101) 0€
Mediante el botón “Dona a LAICISMO.org” que figura en la columna de la derecha arriba. 0,25€ por camiseta + 0,35€

En los dos últimos casos, ingreso/transferencia o con el botón “Dona a LAICISMO.org” tienes que esperar a que hagamos las cuentas del costo total y te lo enviemos para que no haya errores.

Para realizar tu pedido escribenos a camisetas@laicismo.org indicándonos:

  • Nombre y apellidos.
  • Dirección de envío.
  • Número de camisetas de cada modelo y talla.
  • Envío certificado o no.
  • Forma de pago.

ANIMAOS Y PEDID RÁPIDO VUESTRAS CAMISETAS ¡¡QUE NOS LAS QUITAN DE LAS MANOS!!

 

La Sanidad pública valenciana, en peligro: Camps sigue el modelo de su antecesor Zaplana

POLÍTICA

Las resonancias magnéticas, un negocio del que se benefician empresarios cercanos o del PP

IGNASI PELLICER/VALENCIA

Después de todo, el actual presidente valenciano del PP, Francisco Camps, va a resultar ser un seguidor más respetuoso de lo que se pueda pensar, respecto a la política privatizadora de la sanidad pública que inició su predecesor en el cargo, Eduardo Zaplana. Parece como si, de repente, todo quedara olvidado de la sonada guerra fratricida que ambos políticos han protagonizado, en el seno de la familia conservadora “popular” valenciana en los últimos años.

<!–

El gobierno regional de Camps acaba de anunciar que quiere mantener privatizados (“externalizado”, es el eufemismo oficial) los servicios de resonancias magnéticas, siguiendo al pie de la letra el modelo que implantó Zaplana en el 2001 y que vence el próximo mes de septiembre. Según la oposición socialista, el anterior convenio ha generado, durante los 7 años de vigencia, unos sobrecostes de 100 millones de euros para el erario público. La gran mayoría de los radiólogos valencianos critican este modelo, porque les impide en los hospitales públicos gestionar, controlar por ellos mismos y responder a las verdaderas necesidades de los pacientes, dicen.

Ni límite ni control
El diputado autonómico socialista, Ignacio Subías –médico de profesión- conoce al dedillo lo que habla cuando explica a El Plural por qué y cómo se han podido generar los 100 millones de euros de más en la factura pública de resonancias hospitalarias. En el convenio privatizador de Zaplana -que ahora asume Camps- se fijó un precio por cada resonancia a las empresas privadas, con un presupuesto inicial cercano a los 167 millones de euros. Pero les dejó libertad absoluta para determinar cuál debía ser el volumen total de ellas. “Sin límite y sin control –comenta el portavoz socialista- las resonancias magnéticas se han convertido en un auténtico negocio”, denuncia.

“Derroche”
Para los próximos 10 años, el presupuesto de gasto previsto por el ejecutivo valenciano del PP en este capítulo sanitario es de 497 millones de euros. “Se trata de un derroche más, en detrimento del servicio público de sanidad donde debe controlarse el gasto para que se beneficien los pacientes, no las empresas”, critica el socialista Subías.

El doble de la media
Las cifras cantan por sí solas. En la Comunidad Valenciana se hacen el doble de resonancias, comparándolas con las que se practican en el resto de autonomías españolas de media. La Sociedad Española de Radiología, máxima autoridad en esta especialidad médica, recomienda que no se supere la ratio entre 20 y 25 resonancias por cada 1.000 habitantes. En el País Valenciano, este porcentaje es tres veces superior, según se desprende de datos estadísticos debidamente contrastados.

Peperos beneficiados
La empresa privada de resonancias Eresa es la adjudicataria del servicio en los hospitales de Valencia y Castellón. En Alicante, el convenio privatizado se lo reparten entre dos empresa: Beanaca, propiedad del empresario Carlos Paz, gestor de la Clínica de Benidorm, muy amigo de Eduardo Zaplana, e Inscanner fundada por el ex diputado del PP, Luis Concepción, recuerdan a El Plural fuentes sindicales de la sanidad pública valenciana.

No atienden a razones
Ni Zaplana escuchó a los profesionales radiólogos, como al que era en el año 2000 presidente de la Sociedad Valenciana de Radiología, Héctor Cortina, quien le pidió por escrito al entonces presidente de la Generalitat que desistiera en su intención de privatizar las resonancias (“porque hay un peligro inminente de que se convierta en un negocio”, profetizó), “ni ahora el presidente Camps atiende a ninguna sugerencia de los profesionales en radiología y gestores hospitalarios”, resume el portavoz autonómico del PSPV-PSOE Subías.

¿Listas de espera?
El PP valenciano justificó la privatización de las resonancias, en primer lugar para reducir las listas de espera. Pero este objetivo tampoco se ha conseguido, ya que el tiempo de demora actual ronda los tres o cuatro meses para confirmar diagnósticos de pacientes externos, en los 31 centros sanitarios valencianos que cuentan con este tipo de servicios.

“Opción de compra”
La alternativa socialista al derroche de fondos públicos generado por el gasto descomunal de la factura de resonancias magnéticas –según Subías- pasa sencillamente por adquirir los equipos radiológicos en funcionamiento para que sean de propiedad pública. Basta para ello, dice, que se actualice la cláusula de “opción de compra”, incluida ya en el primer convenio, pero que ni el PP, ni las empresas adjudicatarias han mostrado intención de hacerla valer.

–>

El gobierno regional de Camps acaba de anunciar que quiere mantener privatizados (“externalizado”, es el eufemismo oficial) los servicios de resonancias magnéticas, siguiendo al pie de la letra el modelo que implantó Zaplana en el 2001 y que vence el próximo mes de septiembre. Según la oposición socialista, el anterior convenio ha generado, durante los 7 años de vigencia, unos sobrecostes de 100 millones de euros para el erario público. La gran mayoría de los radiólogos valencianos critican este modelo, porque les impide en los hospitales públicos gestionar, controlar por ellos mismos y responder a las verdaderas necesidades de los pacientes, dicen.

Ni límite ni control
El diputado autonómico socialista, Ignacio Subías –médico de profesión- conoce al dedillo lo que habla cuando explica a El Plural por qué y cómo se han podido generar los 100 millones de euros de más en la factura pública de resonancias hospitalarias. En el convenio privatizador de Zaplana -que ahora asume Camps- se fijó un precio por cada resonancia a las empresas privadas, con un presupuesto inicial cercano a los 167 millones de euros. Pero les dejó libertad absoluta para determinar cuál debía ser el volumen total de ellas. “Sin límite y sin control –comenta el portavoz socialista- las resonancias magnéticas se han convertido en un auténtico negocio”, denuncia.

“Derroche”
Para los próximos 10 años, el presupuesto de gasto previsto por el ejecutivo valenciano del PP en este capítulo sanitario es de 497 millones de euros. “Se trata de un derroche más, en detrimento del servicio público de sanidad donde debe controlarse el gasto para que se beneficien los pacientes, no las empresas”, critica el socialista Subías.

El doble de la media
Las cifras cantan por sí solas. En la Comunidad Valenciana se hacen el doble de resonancias, comparándolas con las que se practican en el resto de autonomías españolas de media. La Sociedad Española de Radiología, máxima autoridad en esta especialidad médica, recomienda que no se supere la ratio entre 20 y 25 resonancias por cada 1.000 habitantes. En el País Valenciano, este porcentaje es tres veces superior, según se desprende de datos estadísticos debidamente contrastados.

Peperos beneficiados
La empresa privada de resonancias Eresa es la adjudicataria del servicio en los hospitales de Valencia y Castellón. En Alicante, el convenio privatizado se lo reparten entre dos empresa: Beanaca, propiedad del empresario Carlos Paz, gestor de la Clínica de Benidorm, muy amigo de Eduardo Zaplana, e Inscanner fundada por el ex diputado del PP, Luis Concepción, recuerdan a El Plural fuentes sindicales de la sanidad pública valenciana.

No atienden a razones
Ni Zaplana escuchó a los profesionales radiólogos, como al que era en el año 2000 presidente de la Sociedad Valenciana de Radiología, Héctor Cortina, quien le pidió por escrito al entonces presidente de la Generalitat que desistiera en su intención de privatizar las resonancias (“porque hay un peligro inminente de que se convierta en un negocio”, profetizó), “ni ahora el presidente Camps atiende a ninguna sugerencia de los profesionales en radiología y gestores hospitalarios”, resume el portavoz autonómico del PSPV-PSOE Subías.

¿Listas de espera?
El PP valenciano justificó la privatización de las resonancias, en primer lugar para reducir las listas de espera. Pero este objetivo tampoco se ha conseguido, ya que el tiempo de demora actual ronda los tres o cuatro meses para confirmar diagnósticos de pacientes externos, en los 31 centros sanitarios valencianos que cuentan con este tipo de servicios.

“Opción de compra”
La alternativa socialista al derroche de fondos públicos generado por el gasto descomunal de la factura de resonancias magnéticas –según Subías- pasa sencillamente por adquirir los equipos radiológicos en funcionamiento para que sean de propiedad pública. Basta para ello, dice, que se actualice la cláusula de “opción de compra”, incluida ya en el primer convenio, pero que ni el PP, ni las empresas adjudicatarias han mostrado intención de hacerla valer.

Política Sanitaria progresista de la Junta de Andalucía.

NOTIC. ANDALUCÍA

El BOJA ha publicado hoy el decreto que garantiza la asistencia sanitaria

Los menores de 1 año recibirán medicamentos gratis desde hoy

AGENCIAS/ANDALUCÍA

Los niños andaluces menores de un año tendrán acceso gratuito a los medicamentos a partir de mañana. La medida, impulsada por el gobierno andaluz, se ha publicado hoy en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, con lo que mañana entrará en vigor este decreto

<!–

La iniciativa entra dentro del Plan de Apoyo las Familias Andaluzas y se lleva a cabo con el compromiso adquirido de ejecución en esta etapa inicial de la legislatura, según indica la Consejería de Salud.

Menores de un año
El decreto garantiza a los menores de un año la obtención gratuita de medicamentos y productos sanitarios que les sean prescritos por sus médicos y que estén incluidos en la prestación farmacéutica del sistema sanitario público andaluz. Hasta el día de hoy, los niños menores de un año, al igual que el resto de la población, abonan entre el 40 y el 10 por ciento del precio de venta de los fármacos según el tipo, porcentaje que a partir de ahora será asumido íntegramente por la Administración sanitaria.

95.000 niños
Se prevé que el coste anual de esta medida, que se puede llevar a cabo gracias al ahorro conseguido en la factura farmacéutica de la Comunidad andaluza, ascienda a 4,5 millones de euros. Para beneficiarse de esta medida, a la que podrán acceder unos 95.000 niños, deberán ser identificados por su tarjeta sanitaria cuando acudan a la consulta, o bien con el justificante de haberla solicitado o con el documento temporal de reconocimiento del derecho a la asistencia sanitaria.

Receta electrónica
Una vez se compruebe que el menor tiene derecho a la prestación, la extensión de la receta electrónica facilitará el proceso. El programa reconocerá automáticamente si el pequeño es beneficiario y emitirá la prescripción sin coste alguno. También podrá realizarse en papel a través de los modelos oficiales de receta específicos para los colectivos exentos de aportación económica.

Centros intergeneracionales, una apuesta de futuro.

Centros intergeneracionales

Se diseñan como espacios de encuentro en los que jóvenes y mayores intercambian experiencias y aprenden a respetarse

Un centro intergeneracional es mucho más que un espacio compartido por jóvenes y mayores. Es un lugar de intercambio. Un punto en el que la inocencia coincide con la experiencia, interactúa, mediante actividades planificadas y periódicas. Niños, jóvenes y mayores aprenden unos de otros en encuentros informales que les enseñan, ante todo, a entenderse y respetarse.

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 30 de julio de 2008

Programas intergeneracionales

Más de la mitad de las personas mayores (57%) piensa que los hijos tratan a sus padres peor de lo que trataban las generaciones anteriores a los suyos. Por el contrario, el 35% cree que los padres hoy cuidan a los hijos mejor que las generaciones anteriores. Lo dice la macroencuesta “Deliberación Mayor”, encargada por la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) y de la que sólo se ha conocido un avance de los resultados. Las conclusiones se presentarán a comienzos de octubre, durante el XVII Congreso Confederal Internacional que la entidad celebrará en Santiago de Compostela. No obstante, con lo que sabemos hoy, “parece claro que los mayores sienten que sus hijos tienen otras prioridades”, lamenta el presidente de UDP, Luis Martín Pindado.


– Imagen: Micah Maziar

El Consorcio Internacional para los Programas Intergeneracionales (ICIP) asegura que éstos son agentes de cambio social que conectan a unas generaciones con otras “para beneficio de todas las edades y de las comunidades en las que viven”. Esa conexión favorece que niños, jóvenes y mayores se conozcan mejor y tengan “una oportunidad única de crear conciencia, conformar actitudes y reforzar relaciones“, afirma el ICIP.

En España, la Red de Relaciones Intergeneracionales, puesta en marcha por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), se plantea como objetivo principal la implantación de “una auténtica sociedad para todas las edades”. Creada en septiembre de 2005, esta Red promociona el envejecimiento activo e intenta aprovechar el potencial de la intergeneracionalidad, un “encuentro e intercambio entre personas y grupos pertenecientes a distintas generaciones”. Entre otras cosas, la Red facilita el contacto entre personas y entidades, difunde información sobre esta materia y ofrece apoyo técnico.

Tipos de programas

En un acto organizado en colaboración con la Universidad de Granada sobre “Los centros intergeneracionales en la atención a la dependencia”, la Red Intergeneracional del Imserso presentó un informe con el mismo nombre en el que se destacan los requisitos que ha de cumplir un centro intergeneracional para ser reconocido como tal. Según éstos, ha de estar diseñado para alcanzar sus fines, haber sido planificado cuidadosamente, tener continuidad en el tiempo, conseguir un impacto positivo para las dos generaciones participantes y mejorar la calidad de vida de ambas.

La coincidencia de jóvenes y mayores en un mismo lugar no garantiza que una actividad sea intergeneracional

“Eso sí, conviene dejar bien claro que la naturaleza intergeneracional de un programa no se justifica con la mera co-presencia de niños/jóvenes y personas mayores”, prosigue el informe. La coincidencia de diferentes edades en un mismo lugar no garantiza que una actividad sea intergeneracional y, “mucho menos, que vaya a lograr unos resultados positivos”.

De acuerdo a estos requisitos, los expertos distinguen cuatro tipos de programas intergeneracionales.

  • El primero de ellos engloba aquellas iniciativas en las que los mayores se convierten en mentores, amigos o cuidadores de niños y jóvenes.
  • El segundo atribuye a los menores la capacidad de “servir” a los mayores con visitas, acompañamiento o tutorización de tareas.
  • Los dos últimos tipos se refieren a actividades conjuntas en las que unos y otros sirven a la comunidad o se prestan un servicio mutuo, respectivamente.

 

Beneficios

Los beneficios de la puesta en marcha de programas intergeneracionales son evidentes para ambas partes. El proyecto “INTERGEN: Descripción, análisis y evaluación de los programas intergeneracionales en España. Modelos y buenas prácticas” intenta demostrarlo. Llevada a cabo con la subvención del Imserso en 2006 y 2007, esta investigación identificó un total de 132 prácticas intergeneracionales en España. Tras analizar 30 de ellas en profundidad, reveló que el 89,4% de los participantes más jóvenes cree que su acción ayuda a que las personas mayores se sientan mejor, mientras que un 85,2% se reconoce más capaz de hacer cosas por sí mismo.


– Imagen: Alvaro Gandara Astray

Por su parte, los participantes mayores sienten en su mayoría (94,3%) que contribuyen a la educación de las generaciones más jóvenes y confiesan sentirse mejor gracias al contacto con otras generaciones. Tres de cada cuatro califica su participación como muy satisfactoria y sólo un 1,5% la cree insatisfecha. Por ello, cuando se pregunta por la posibilidad de repetir en los programas, el 98,5% no duda en participar de nuevo. También el 96,5% de los jóvenes lo recomendaría.

Las personas mayores que interactúan con jóvenes se sienten en una atmósfera “parecida a la de un hogar o una familia”

La organización Generations United (Generaciones Unidas) encuentra también beneficios tanto en las personas mayores como en las más jóvenes. Experta en el tema, esta entidad asegura que las personas mayores que interactúan con jóvenes se sienten en una atmósfera “parecida a la de un hogar o una familia”. A su entender, este tipo de programas promueven el enriquecimiento social, renuevan el interés hacia los otros, mejoran el estado de las personas con demencia u otra discapacidad cognitiva y ayudan a ganar en autonomía y movilidad.

En cuanto a los beneficios en niños, subraya que, de acuerdo a sus análisis, los menores en edad preescolar muestran índices de desarrollo personal y social más altos que otros compañeros que no participan en estos programas, mejoran sus percepciones acerca de las personas mayores o con discapacidad y tienen menos problemas de comportamiento.

Declaración de León

La Conferencia Ministerial sobre el Envejecimiento, celebrada en noviembre del pasado año en León reunió a representantes de los Estados miembros de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE). Todos ellos firmaron la Declaración Ministerial de León, que se compromete a llevar a la práctica la Estrategia Regional de Aplicación del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento.

La Declaración celebra el aumento de la longevidad como “un logro importante de nuestras sociedades”, aunque reconoce que el rápido envejecimiento de la población exige medidas inmediatas y aboga por alcanzar “una sociedad para todas las edades basada en el respeto de los derechos humanos” y “la protección contra la discriminación por motivos de edad”.

El objetivo es alcanzar “una sociedad para todas las edades basada en el respeto de los derechos humanos”

En este contexto, los países firmantes se comprometen a proteger los derechos de las personas de todas las edades, fomentar una imagen positiva de los mayores, facilitar la interacción entre ciudadanos, promover la solidaridad intergeneracional y favorecer las iniciativas destinadas a sensibilizar al público sobre el potencial de los jóvenes y de las personas mayores.

Precisamente, a finales de 2009 en León está previsto que comience a funcionar el Centro de Referencia Estatal de Buenas Prácticas para personas mayores dependientes, también conocido como Ciudad del Mayor. Este centro, que contará con un centenar de plazas, pretende convertirse en una referencia en la promoción de la autonomía de las personas mayores y del entorno familiar. Asimismo, fomentará las relaciones intergeneracionales mediante actividades socioculturales y de entretenimiento.

Vivienda apuesta por levantar pisos de alquiler público-privados.

 

El proyecto requiere la reforma de la Ley Hipotecaria, por lo que es necesaria la intervención del Ministerio de Economía

  • Fecha de publicación: 28 de julio de 2008

El Ministerio de Vivienda busca dar un impulso al mercado del alquiler y conseguir que las empresas puedan levantar y arrendar durante 30 años casas en suelo público para entregarlas después a las administraciones que les cedieron el terreno. Esta iniciativa, sin embargo, requiere la intervención del Ministerio de Economía, el único que puede abordar la reforma de la Ley Hipotecaria que exige el proyecto.

La fórmula ideada por Vivienda consiste en aprovechar suelos propiedad del Estado, de comunidades autónomas o de ayuntamientos para desarrollar en ellos pisos de alquiler. Unas casas que pagarían las empresas privadas, que después obtendrían el pertinente beneficio económico de los alquileres que cobraran por ellas.

El acceso a estos arrendamientos estaría controlado por la Administración correspondiente a través de registros públicos de demandantes o cualquier otro sistema que garantizara la equidad del sistema.

El proyecto es bastante novedoso. La filosofía principal pasa por otorgar libertad total a las empresas privadas para promover y gestionar los alquileres. Ellas construyen, cobran las rentas y se encargan también del mantenimiento de los edificios. El plazo inicial sobre el que se trabaja es de 30 años, tiempo suficiente, según Vivienda, para que los inversores recuperen su dinero y obtengan un beneficio.