Aznar teme que, si dice lo que piensa, Rajoy se cepille a FAES.

 POLÍTICA

 

La gran revelación de Pedro J. Ramírez

Aznar teme que, si dice lo que piensa, Rajoy se cepille a FAES

¿Tiene miedo Aznar de Rajoy? ¿El sucesor a dedo del ex presidente del Gobierno podría cepillarse a FAES? Advierte Pedro J. -en su sermón dominical- que el PP se halla inmerso “en un clima de intimidación y caza de brujas inaugurado con los anatemas del mitin de Elche” [En ese mitin, Rajoy invitó implícitamente a Esperanza a marcharse del partido e irse al Conservador o al Partido Liberal, por cierto ambos inexistentes].

<!–

Gravísima acusación –la referida a la “intimidación” y a la “caza de brujas”-, vertida por tan reputado predicador, que dispone del púlpito mundial y, dos veces por semana, del púlpito que le facilitan los obispos. Él y su cofrade don Federico blandieron el hacha de guerra contra Rajoy minutos después de que las urnas del 9 de marzo emitieran su veredicto favorable al PSOE. Y ahí siguen.

Versallesco y humilde
Como procura ser versallesco, comienza la homilía pidiendo perdón por sus “insultos” a Rajoy, al que el 22 de mayo llamó “tonto contemporáneo”, “antropófago político”, “tiranuelo” e “inepto”. Y añade con humildad poco creíble: “Seguro que tengo unos cuantos pecados más que redimir, pero al menos en relación a éste creo que debo una pública disculpa al presidente del PP (…), hombre correcto y amable donde los haya”.

“¿De qué viviremos?”
Pues menos mal, porque si Rajoy no fuera “correcto y amable”, el “clima” imperante en el PP -a juzgar por lo que aventura Ramírez- sería el de un campo de concentración. Veamos. Primero narra la confesión de un “conocido eurodiputado” a Juan Costa, el candidato fantasma, quien le había solicitado su inclusión en la lista opositora del Congreso de Valencia: “Si acepto ir en tu candidatura y no me incluyen en la lista de las europeas, ¿de qué viviremos mi familia y yo a partir del año próximo”.

El vértigo
Y, enseguida, la gran revelación de Ramírez: “Si hasta Aznar sopesa el riesgo de que el PP deje en la intemperie a FAES si él dice antes, durante o después del Congreso lo que piensa, qué vértigo no sentirán quienes por curriculo y empaque se ven mucho más desprotegidos”. Sabemos por consiguiente ya que si Aznar no dice “lo que piensa” no lo hace para mantenerse como árbitro imparcial, sino sencillamente por pánico a que él y su potente tinglado se acaben quedando –por culpa del vengativo Rajoy- a cielo descubierto y sin techo.

Con una mano delante…
Aznar se va salvando, al no decir “lo que piensa”, de las iras de Rajoy porque -como es lógico- no desea que su FAES sea destruida y él se vea obligado a ir por esos mundos con una mano delante y la otra detrás, sólo protegido por la caridad de filántropos como Rupert Murdoch. O también como Silvio Berlusconi, el pío presidente italiano que se inclina para besar con devoción la mano del Sumo Pontífice y promete perseguir no sólo a los gitanos y a los inmigrantes, sino a las prostitutas. Hermoso empeño el de Berlusconi por erradicar los pecados carnales.

Las desgracias se amontonan
Familias de ex eurodiputados rebeldes, condenadas a la hambruna; prestigiosos centros de reflexión y de análisis políticos, destinados a la intemperie. En el PP de Rajoy se amontonan las desgracias. “Les estaría bien merecido –avisa el predicador– que en el último momento Esperanza Aguirre u otro personaje de fuste indiscutible decidiera presentar su propia candidatura de forma que el aparato tuviera que optar entre el colapso de la antidemocrática barrera de los avales o la evidencia de que quienes predican las libertades no están por la labor de practicarlas”.

Áspero y creciente
Cada día que transcurre emerge de forma más nítida que el antagonismo entre Aznar y Rajoy es áspero y creciente. Miguel Ángel Rodríguez, hombre de confianza de Aznar, lo certificó este sábado por la noche en La Noria. Aunque matizara que no hablaba en nombre de Aznar, se le entendió el mensaje. Los aznaristas no tragan a Rajoy y apuestan -siquiera momentáneamente- por Costa. ¿Cómo no creer, pues, que es la mano de Aznar la que mece la cuna de la rebelión contra Rajoy? Lo he escrito en El Plural en varias ocasiones. Y me ratifico una vez más en ello.

Enric Sopena es director de El Plural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s