Mondragón.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Hugo F. Silberman
  • HUGO F. SILBERMAN

    27/04/2008

 

Mondragón

Desde el primer instante en que el Presidente del gobierno anunció, en la pasada legislatura, el inicio del dialogo con la banda terrorista, el PP y con ellos sus terminales –o centros de mandos- mediáticos, con la histérica colaboración de la AVT y el níhil óbstat de la Conferencia Episcopal iniciaron una brutal ofensiva (en todas las acepciones del diccionario) contra del proceso de diálogo para poner fin a la violencia.

<!–

No vale la pena transcribir todas las mentiras, descalificaciones e insultos que se vertieron, están en las hemerotecas, sección infamias, para recordarlas.

No hay lugar a duda alguna del deseo y la firme voluntad del PP de acabar con ETA. La duda que queda, o al menos me queda a mí, es el deseo de en qué momento se debe producir ese fin.

Es política ficción pensar qué hubiese pasado con el proceso de paz si- aún en desacuerdo- la derecha política, mediática y eclesiástica no hubiera actuado en pinza con los violentos. Ya no vale la pena especular, solo los etarras tienen la respuesta. Lo que quedó claro es que los populares solo aceptaran el fin de ETA si son ellos los que gobiernan. Si Zapatero lograba la desaparición de ETA, pensaban que gobernaría varias legislaturas con mayorías absolutas y, ante esta posibilidad, eligieron el boicot a la paz.

La actitud del PP en Mondragón, absteniéndose en la votación de la moción ética que pedía la dimisión de los concejales que no condenen la violencia terrorista de ETA, como paso previo a una moción de censura, presentada conjuntamente por PNV y PSOE habla muy claramente del doble lenguaje de la derecha.

Es muy difícil pensar que el rumbo que tome en el futuro el PP sea distinto que el que con velocidad de crucero llevó la legislatura anterior, el de la confrontación. La coincidencia en la misma persona- Maria San Gil- encargada de elaborar la ponencia política en el congreso de junio y la presidencia del PP en el País Vasco es una declaración de intenciones, Mondragón, un aviso.

¿Alguien imagina la reacción del PP, la Iglesia, la AVT, y la prensa inflamadora si la abstención fuera del PSOE? Es fácil hacerlo, ya lo vivimos con falsedades, con hechos palmarios sería el acabose. Cuando se hable eufemísticamente del “campo de los demócratas” habrá que matizar. No todos lo son de verdad.

Hugo Silberman es licenciado en Derecho y comentarista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s