Uno de cada cinco ciudadanos sufre alteraciones del sueño debido al ruido ambiental

Los altos niveles de ruido hacen que el cuerpo aumente la producción de adrenalina y otras hormonas, lo que eleva el estrés y debilita el sistema inmunitario

  • Fecha de publicación: 15 de abril de 2008

El ruido ambiental de las grandes ciudades causa insomnio o alteraciones del sueño a casi uno de cada cinco habitantes (al 18,75%), y estrés, ansiedad y falta de concentración o de comprensión a más del 27%, según concluye una encuesta realizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación a 800 vecinos de diez ciudades con más de 250.000 habitantes (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Palma de Mallorca, Bilbao, Córdoba, Vigo y Gijón).

El 17,5% de los encuestados afirmó que la contaminación acústica les causa dolor de cabeza y uno de cada cuatro manifestó que les hace estar más irritables y agresivos. Otros entrevistados aseguraron que, a causa del ruido, padecían problemas de memoria (8,33%), tristeza y síntomas depresivos (5,83%), falta de deseo sexual (2,5%) o ataques de pánico (1,67%).

Además, a casi la mitad de los encuestados le molesta bastante o mucho la contaminación acústica, y un 17% asegura que ha visto afectada su actividad diaria por esta causa.

Ana Peñaranda, directora de la encuesta, dice que los altos niveles de ruido ambiental hacen que el cuerpo aumente la producción de adrenalina y otras hormonas, lo que eleva el estrés y debilita el sistema inmunitario, por lo que crece la probabilidad de caer enfermo.

Ocio nocturno

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la fuente de ruido más denunciada es el ocio nocturno, objeto del 37% de las reclamaciones frente al 6% que denuncian el tráfico viario. Éste último es el principal causante del ruido ambiental, afirma el decano del Colegio de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación, Ferrán Amago.

Precisamente, más del 55% de los encuestados señaló al tráfico rodado como origen del ruido ambiental en su vivienda, seguido de la circulación de motos, el ruido emitido por el vecindario en general, el de camiones y vehículos pesados, el causado por alarmas, sirenas y cláxones, y el ocasionado por obras urbanas.

La OMS equipara el ruido a la polución en cuanto a su capacidad de menguar la calidad de vida de los ciudadanos

Menos del 13% de los entrevistados apuntó a bares y zonas de ocio como origen de la contaminación acústica en su casa, un porcentaje ligeramente superior al de quienes acusan de las molestias originadas a vehículos de recogida de basura y residuos urbanos, o a los peatones. En cambio, sólo al 2% le molesta el ruido de los aeropuertos, de los puertos y de las industrias pesadas.

Pese a todas estas molestias, la mayoría de los encuestados (76,5%) reconoce que no prevé tomar medidas para reducir el nivel de ruido en sus ciudades y sólo un 5,75% ha pedido alguna vez mediciones, circunstancia que puede tener su raíz en que cerca del 75% de la población considera que la ley del ruido regula sólo la contaminación acústica de bares, discotecas y zonas de ocio, y que la mayoría (54%) cree que se aplica “poco o nada”.

LA LEY DEL RUIDO CINCO AÑOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN:

– La descoordinación entre administraciones, los incumplimientos de los agentes implicados y el vacío legal de algunos elementos causantes del ruido frenan el desarrollo legislativo de la ley del ruido aprobada en 2003.

– La ley partía con la esperanza de prevenir y reducir los niveles de contaminación acústica para evitar molestias y daños a la salud y al medio ambiente. Para ello pretendía clasificar el territorio habitable en áreas o mapas acústicos en función del predominio del uso del suelo (residencial, industrial, recreativo, sanitario o docente) y crear zonas de servidumbre en lugares afectados por el transporte viario, ferroviario y aéreo.

– El texto implicaba que si se quería edificar en esos terrenos los constructores estaban obligados a usar materiales que redujesen el impacto acústico. Sin embargo, a día de hoy, ni los mapas de ruido para ciudades de más de 250.000 habitantes -como exige Bruselas a los ayuntamientos- ni los deberes incluidos en el Código Técnico de Edificación se han cumplido.

– El extinto Ministerio de Medio Ambiente y las comunidades autónomas trabajan desde hace meses en una normativa estatal que mejore la Ley de 2003 y las normas autonómicas ya existentes. Su objetivo es fijar un límite máximo de decibelios – la OMS lo marca en 65- que las comunidades y ayuntamientos deberían hacer respetar.

– Un estudio del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicaciones presentado recientemente incide en que “poco o nada” se ha hecho hasta el momento, y que estas mejoras atienden más bien a la obligación de impulsar una normativa “paralizada” desde su inicio.

Anuncios

Un comentario en “Uno de cada cinco ciudadanos sufre alteraciones del sueño debido al ruido ambiental

  1. Cada distrito en Madrid celebra las fiestas cuando le toca, en Chamberi (Madrid) organiza verbenas que por la noche producen mucho ruido. Son más de las doce de la noche, se trabaja al día siguiente y hay mucho ruido organizado por el Ayuntamiento.
    Hay una ordenanza municipal que regula el ruido, el Ayuntamiento de Madrid debería que no lo hace, cumplir su propia ordenanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s