El pelotazo urbanístico del Arzobispo de Valencia.

Pelotazo del Arzobispado de Valencia al vender un solar donado para un templo

20MINUTOS.ES. 12.04.2008

  • Un vecino de Gandia donó el terreno para que se construyese un templo y dinero para edificarlo.
  • El arzobispo aceptó la donación, en 1993, pero en 2006 lo subastó para que se construyeran pisos.
  • Obtuvo 1,5 millones de euros de plusvalía, 33 veces lo que valía el solar en el momento de la donación.
  • El Arzobispado dice que el dinero está en depósito y que construirá el templo, pero en otro sitio.

El Arzobispado de Valencia ha vendido a una constructora un solar situado en Gandia que había sido donado en 1993 por un particular, José Pascual Romero Ferrandis, para que sobre él se construyera una iglesia, según publica hoy el diario Levante. En esa iglesia, según la última voluntad del donante, reposarían para siempre sus restos mortales y los de sus padres, “siempre que las leyes canónicas y civiles lo permitan”.
La parcela fue vendida en el año 2006 por 1,6 millones de euros, y sobre la misma se está construyendo un edificio de viviendas, incumpliéndose así el testamento de Romero, que donó al Arzobispado, además del solar, una cantidad económica cercana a los ochenta millones de pesetas (casi 500.000 euros). Ese dinero, según su voluntad, también se tenía que destinar a sufragar, en todo o en parte, las obras del templo parroquial, según la información publicada hoy.

 

Cuando se hizo el testamento, en 1993, el valor del solar se calculó en ocho millones de pesetas (cerca de 50.000 euros), y se ha vendido por 1,6 millones.

José Pascual Romero falleció en febrero de 1996, tres años después de que, en un documento firmado por él mismo y por el arzobispo de Valencia, el cardenal Agustín García-Gasco, acordaran la donación del solar y de todos sus ahorros para que “la Archidiócesis de Valencia los destinara a construir sobre ellos un templo y sus anejos para actividades pastorales”. 

En ese documento, García-Gasco acepta, a petición de Romero, que esa parroquia, situada en un área de expansión urbana de Gandia, se consagre a San Jerónimo Hermosilla.

Cuando se hizo el testamento, en 1993, el valor del solar se calculó en ocho millones de pesetas (cerca de 50.000 euros), pero su ubicación, en un área de expansión de Gandia y junto a una gran zona verde, unido al enorme crecimiento demográfico experimentado por esta ciudad, ha permitido multiplicar su precio por 33. Cuando el Arzobispado de Valencia lo subastó, en 1996, consiguió sacar la friolera de 1,6 millones de euros. La empresa que lo adquirió lo destinó a la construcción de pisos, y, en este momento, las obras están en una fase muy adelantada.

Un portavoz oficial del Arzobispado indicó a Levante que sus servicios jurídicos entienden que la donación de José Pascual Romero “no estaba condicionada” a la construcción de la iglesia. Aun así, indicó que la voluntad es erigir el templo bajo la advocación de San Jerónimo Hermosilla, pero no en ese solar porque “está muy próximo a la iglesia parroquial” de San Cristóbal, situada a unos 300 metros. Además, recuerdan que la parcela cedida quedó sometida a un proceso de urbanización iniciado por el Ayuntamiento de Gandia que supuso la alteración de sus dimensiones.

El portavoz, finalmente, señaló que todo el dinero del testamento, el ofrecido en metálico y el obtenido con la venta del solar, ha quedado en un depósito y que el arzobispo, Agustín García-Gasco, “es el garante” del mismo para, en un lugar y en un momento todavía no determinado, construir la iglesia que José Pascual Romero soñó.

Ruido de sables en el PP.

Cualquier lucha de poder en la Historia se ha regido por la misma regla: “no es nada personal”. Y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no va a cambiar esa norma clásica. Hoy mismo se lo ha dejado claro a sus rivales: desde los pasillos de la Asamblea de Madrid afirma que su “interés” de cara al Congreso del PP no es “personal” y que lo que le “interesa de verdad es abrir el debate ideológico” en su partido.

“A mí lo que de verdad me interesa es abrir el debate ideológico”, ha asegurado Aguirre. “Yo ya lo hice el lunes, explicando en una conferencia por qué es importante que el PP le dé la batalla ideológica al PSOE, por qué creo yo que nuestras ideas, principios y valores son superiores ética y moralmente a los de los socialistas, y por qué hay que discutir”, ha dicho.

http://www.publico.es/068745/ruido/sables/pp

Desenvainar los aceros 

Hacía más de 20 años, desde los tiempos de Antonio Hernández Mancha, que no se desenvainaban en el PP las espadas de la desunión.

La posible incursión de Esperanza Aguirre en la lid por hacerse con las riendas del partido conservador frente a la candidatura de Mariano Rajoy, ha disparado la batalla interna dentro del partido. Día tras día se escuchan críticas, dudas sobre el liderazgo de Rajoy, muestras de apoyo a Aguirre o puyas que rematan antiguos encontronazos. El PP es una olla a presión.

Es la batalla -reducida en intensidad, pero batalla- que se libró en el PSOE entre ‘felipistas’ y ‘guerristas’ de la década de los 90.

Hoy en el PP nadie que habla da puntada sin hilo. La unidad, otrora uno de los principales valores del partido conservador, se ha transformado ahora en disputa abierta. Pocos callan. Y los que hablan, ya que lo hacen, optan por ir a degüello.

Ayer fue Manuel Cobo el que copó las informaciones al censurar a Esperanza Aguirre por el “espectáculo” dado  al amagar con presentar su propia candidatura frente a Rajoy.

Saénz de Santamaria minimiza “el ruido” dentro del partido 

Fue la espita que abrió la llave de la fractura. A lo largo de este jueves han sido varios los dirigentes del PP que se han revolcado en el barro de la réplica y la contrarréplica.

En Génova 13 no han tenido más remedio que desayunarse las palabras del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que ya parece poco propenso a lanzar críticas implícitas a su rival -y sin embargo, según aseguran ambos, amiga- Esperanza Aguirre.

Las puyas, desde bien temprano 

En visita a Pekín, Gallardón ha criticado a la “indecisa” presidenta de la Comunidad de Madrid. A su juicio, si ésta “convierte su indecisión en decisión” tiene “derecho” a presentar su candidatura a la Presidencia del PP, pero no tendrá el apoyo mayoritario de los militantes frente a Mariano Rajoy. Al mismo tiempo, ha expresado un deseo en forma de daga: que Aguirre no sea presidenta de su partido.

Ignacio González compara a Gallardón con “Pepiño Blanco”

El vicepresidente primero del Gobierno regional madrileño, Ignacio González, tampoco ha eludido el ataque directo. Tras reiterar más de seis veces que la ‘lideresa‘ no competirá por la presidencia del PP, ha arremetido contra Gallardón al compararle con “el señor Pepiño Blanco” por la “habitual coincidencia de planteamientos” entre ambos. Dura comparación. Precisamente hoy el secretario general del PSOE ha asegurado que “nadie da un duro por Rajoy”.

Por si alguien dudaba de su afinidad con el líder del PP, los presidentes de la Generalitat, Francisco Camps, y de Murcia, Ramón Luis Valcárcel -los más beneficiados en el congreso de junio del partido- han respaldado de forma cerrada a Mariano Rajoy. Ambos estiman que es “la persona oportuna” para liderar el partido. Y han introducido un matiz para los más despistados: “Todo el PP” comparte su tesis de apoyar “claramente y sin fisuras” al gallego.

Y más. El vicealcalde, Manuel Cobo, ha animado al secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, “a seguir buscando mimbres”, en los dos meses que quedan hasta el Congreso del PP, y “ver si encuentra suficientes para hacer lo que le gustaría hacer -en el Congreso- aunque trate de dar una imagen distinta”.

Todo el mundo sabe “a qué juega Aguirre”

El 9-M ha supuesto para muchos en el PP el fin de una etapa. Esa en la que debían mantener la unidad y el discurso unánimemente compartido. La derrota de Rajoy la celebración en julio del congreso para designar al líder de conducirá a los conservadores a las elecciones de 2012 ha roto todas las costuras. Ya se puede hablar.

De ahí que en muchas ocasiones se entren juegos de réplicas y contrarréplicas que, no pocas veces, sólo sirven para calentar aún más el ambiente.

Camps: “Todo el PP apoya claramente y sin fisuras a Rajoy”

Un ejemplo: también este jueves, el vicealcalde de Madrid ha animado al secretario general del PP de la Comunidad, Francisco Granados, “a seguir buscando mimbres”, en los dos meses que quedan hasta el congreso del PP, y “ver si encuentra suficientes para hacer lo que le gustaría hacer -en el Congreso- aunque trate de dar una imagen distinta”. Cobo, ‘número dos’ de Gallardón, ha subrayado que sus afirmaciones no tienen por qué “ofender ni extrañar” a nadie porque “todo el mundo sabe “a qué juega” y “cuáles son las intenciones” de Aguirre y Granados.

Mientras tanto, Esperanza Aguirre se abraza a la discreción y deja todo en el aire. Disputará la presidencia del partido a Rajoy. O no.

Entre tanta bofetada, Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del PP en el Congreso, ha minimizado el “ruido” existente. Considera que es algo “normal” cuando se va a celebrar un Congreso en la que hay que renovar puestos de dirección y se revisan los principios ideológicos.

Ha sido su intento por evitar que el “ruido” termine siendo una gran explosión.

Los fieles a Esperanza Aguirre avivan el culebrón del PP en Madrid.

 

MARÍA JESÚS GÜEMES – Madrid – 11/04/2008 16:58
El cruce de reproches en el PP de Madrid es imparable. Tras las palabras de Alberto Ruiz- Gallardón, acusando a Esperanza Aguirre de indecisa y dejando claro que no deseaba que fuera la presidenta del PP, se ha desatado una lucha sin cuartel entre ambos bandos.

En este culebrón, el protagonismo recayó sobre Francisco Granados, quien se encargó de recordar que el alcalde “es el único líder del partido que ha manifestado que quiere ser presidente del Gobierno y el único que no se ha presentado a un congreso”.

Pero no fue la única puñalada del consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid. La más dolorosa fue la dirigida hacia Manuel Cobo, el vicealcalde. Para Granados sus declaraciones son fruto “del resentimiento”.

Además, se quejó de las “ocurrencias” propias “de esos afiliados de base sin representación orgánica en el partido”, que tienen “cierta dificultad para encontrar la sede del PP porque sólo pasan por ella cada cuatro años, con las elecciones”.

Sin tregua

Y es que los fieles a Aguirre no dieron tregua al sector de Gallardón. Entre el coro de voces destacaron también las palabras del alcalde de Alcalá de Henares, Bartolomé González, para quien si Gallardón y Cobo se presentaran a un congreso por su distrito no saldrían elegidos “ni como compromisarios, porque no les votan ni los suyos”.

Le parece que ninguno de los dos ha sabido asumir la derrota del congreso del PP de Madrid. Uno tras otro, los seguidores de la lideresa fueron dando la cara por su jefa. El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, coincidió con ella en que “no es tanto el momento de hablar de personas como de ideas”, y el portavoz del Grupo Popular en la Asamblea regional, Antonio Beteta, incidió en la misma idea: “Ese debate enriquece al partido y a la sociedad, especialmente cuando hay un congreso”.

Su adjunto siguió cerrando filas pero fue más allá. Para Juan Soler las declaraciones de los “supuestos barones” del PP son “gratuitas” y “poco democráticas”. Además, está convencido de que no son por apoyar a Rajoy sino por “atacar a Aguirre”. Por si fuera poco dijo que las opiniones de Manuel Cobo “tienen la relevancia del estornudo de un microbio”.

Mientras la guerra prosigue, el presidente nacional del PP se dedica a lo suyo. En la copa que el PP dio a sus trabajadores hace un par de días, con toda esta marejada ya de fondo, sus colaboradores le vieron como siempre y, sobre todo, centrado en la investidura de Zapatero como presidente de Gobierno.

Precisamente, a su término, el líder del PP aconsejaba paciencia, sentido del humor, indiferencia y espíritu deportivo ante el congreso, informa Europa Press.

Mientras, por los pasillos del Congreso todos los dirigentes conservadores se declaraban hartos del tema. Confesaban que los dos dirigentes madrileños están dando un “espectáculo bochornoso” y aguardan a que en sus peleas, “acaben matándose entre ellos”.

Maletas

Esperando a que escampe el temporal, Rajoy vuelve a hacer las maletas. Hoy está en Córdoba, en un acto con interventores y apoderados, y el lunes presidirá la Junta Directiva del PP de Castilla y León. Tanto Javier Arenas como Juan Vicente Herrera son dos de los barones que le han mostrado su respaldo.

Todo el partido anda revuelto. Aunque para la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tampoco tiene sentido que se arme tanto lío porque es “legítimo y normal” que cada persona exprese “su ambición y criterio”.

 

Ya que ni el secretario general ni el líder del partido ponen orden, Manuel Fraga se ha pronunciado. El presidente fundador cree que “no es normal ni conveniente la constante discusión entre Aguirre y Gallardón, por lo que será mejor que se resuelva en el congreso”. Ahora, en la pelea, da la cara por su favorito. “A Gallardón se le está negando el paso todavía”, concluyó.