EL PP APUESTA TODO AL DESENCANTO.

1204361273964rajoy_325dn.jpg 

El PP apuesta todo al desencanto

Desvela que su estrategia se basa en”sembrar dudas” sobre economía, inmigración y política territorial

FERNANDO GAREA – Madrid – 29/02/2008 21:57
Me ha fallado. Me ha decepcionado. No le interesan mis problemas. Cada vez es peor”. Estas frases las pronuncia una supuesta votante socialista en el último vídeo del PP, dirigido a las mujeres.

Es la plasmación en imagen y sonido de la estrategia de campaña de Rajoy, basada en intentar desmovilizar a la izquierda, a los potenciales votantes del PSOE.

La campaña innovadora, tal y como desveló ayer Gabriel Elorriaga en el Financial Times, es la de promover la abstención, desalentando a los electores de la izquierda, a base de crear dudas sobre los dirigentes del PSOE en los asuntos esenciales, incluido el terrorismo y la inmigración. se apela al sentimiento.

Elorriaga admite que “el PP tiene una imagen de partido de derechas” y en esta ocasión no hace nada por evitarlo. El objetivo, según Elorriaga, es “hacer flaquear a los votantes socialistas”, porque según su análisis esos electores no votarán nunca al PP. Es más, tienen claro que es difícil que su partido suba y supere su actual porcentaje de voto.

Suelo electoral estable

Su suelo es su techo y permanece estable toda la legislatura, gracias a que ha mantenido movilizados a los suyos con las manifestaciones y la tensión. Por eso, es vital el terrorismo como elemento movilizador de los suyos y desalentador de la izquierda.

La estrategia es desmovilizar a los electores naturales del PSOE haciéndoles ver que Zapatero negocia con ETA, da papeles a los inmigrantes y no ataja las dificultades económicas. Es básico minar su credibilidad y para eso Rajoy le acusó 14 veces de mentir en el debate.

El fundamento es lo que en la izquierda se llama el elector exquisito o disperso, crítico con decisiones del PSOE, al que hay que arrastrar a las urnas.

La duda es qué podrá más la desmotivación de la izquierda o la movilización que provoque en ese sector ideológico ver al PP alejado del centro. Éste último es el objetivo estratégico del PSOE y consiste en presentar al PP como la derecha extrema. Cuando Aznar dirigía el partido que recibió de Fraga siguió al pie de la letra la tesis de que las elecciones se ganan desde el centro, al que él añadió lo de reformista y otros apellidos para reforzar su posición. Ahora el centro ya no es objetivo y no está Gallardón, el programa no tiene complejos y los mensajes de campaña tampoco, aunque los excesos no son patrimonio de los dirigentes del PP.

Síndrome de La Moncloa

En campaña algunos políticos experimentan un empuje irrefrenable hacia la exageracion y el exabrupto. Los aplausos de los incondicionales y el agitar de banderas les transforma y les provoca vértigo. Si esa campaña sigue a una legislatura muy dura y crispada la tentación se convierte en conducta habitual y diaria. Ese desequilibrio se agudiza si se mezcla con otros síndromes como el de La Moncloa, que afecta a los presidentes del Gobierno y les convierte en enfermos crónicos.

Quienes lo padecen viven permanentemente con sentimiento de ser víctimas de una injusticia planetaria por parte de quien usurpa su cargo.

La situación se agrava si se juntan en la misma campaña dos ex presidentes del Gobierno, como ha ocurrido ahora por primera vez en la Historia constitucional. Los dos se sienten un patrimonio de sus partidos y como tal son tratados por los suyos que, además, los protegen por el patriotismo partidario que todos cultivan.

Los dos pretenden ayudar y a veces estorban. A los dos les tienen sin cuidado las consignas, las disciplinas de partido y las estrategias. Están de vuelta de todo y miran por encima del hombro a los que le han seguido, sean de su partido o del otro.

A uno de ellos, Felipe González, se le calentó la boca e insultó al candidato del PP. Le llamó “imbécil”.

 

El otro, Aznar, interpretó a su manera las frases que escuchó a su sucesor durante meses y acusó al Gobierno de seguir negociando con ETA.

A la misma hora que la expresión del ex presidente del PSOE se extendía, el candidato de su partido, Zapatero, se jactaba de no insultar. Y a la misma hora en que el ex presidente del PP lanzaba su acusación de complacencia del PSOE con ETA, alguien con una mochila se dirigía a la sede socialista de Derio (Vizcaya). Poco después el artefacto que llevaba hacía explosión y destrozaba el local.

A la misma hora, en Madrid, un portavoz de una asociación de víctimas del terrorismo acusaba, de nuevo, al Gobierno de complicidad con ETA. Ayer el PSOE dejó traslucir su malestar por la expresión de Felipe González y destacados dirigentes como José Blanco y José Bono la tacharon de “no adecuada” y aseguraron abiertamente que no les gustaba el insulto. González no rectificó y Zapatero le elogió y no se distanció.

A Aznar nadie de su partido le corrigió. Incluso fue jaleado en decenas de actos de su partido y su acusación se extendió como un eco por toda España. Lo oyeron las tres decenas de dirigentes de la izquierda abertzale que están en la cárcel porque fueron detenidos en los últimos meses.

También lo escucharon los ciudadanos que se salvaron de los atentados que ETA ha intentado en los últimos meses y que han resultado frustrados por la eficacia de las Fuerzas de Seguridad, por la impericia de los terroristas o por las dificultades que tiene la banda ahora para formar a sus activistas.

Se incluyen los agentes de la Ertzaintza que se salvaron la semana pasada porque falló la bomba trampa que colocó ETA, a pesar de que, según Aznar, está en tratos con el Gobierno. Lo oyó también Mariano Rajoy que anoche en su mitin de Pamplona insitió en utilizar el terrorismo en la campaña electoral.

Anuncios

PP: EL DÚO DE LA ABSTENCIÓN.

1204409213714elorriagarajoydetalledn.jpg 

El PSOE encuentra el resorte

Las palabras atribuidas a Elorriaga proporcionan a los socialistas munición para incentivar la movilización

FERNANDO GAREA – Madrid – 02/03/2008 20:17
El miedo es “la sensación de alerta y angustia por la presencia de un peligro o mal, sea real o imaginario” y provoca siempre una reacción inmediata que puede traducirse en parálisis y aturdimiento o en sobresalto y aceleración.

El miedo nunca deja indiferente, por eso es siempre un arma electoral eficaz, aunque de consecuencias siempre impredecibles. Hillary Clinton lo utiliza estos días a la desesperada para mostrar a Obama como inexperto e insolvente.

Rajoy lo utiliza para que los votantes de la izquierda dejen de ir a votar y Zapatero para que no se queden en casa y vayan a rechazar al PP. El primero busca el efecto paralizante y el segundo el que sobresalta. El candidato del PP repite frases como “Zapatero es un peligro para la economía o para la inimigración” para apelar al miedo de las clases medias y bajas, potenciales electores del PSOE.

Campaña importada de México

Para entender la frase fundamental de su campaña hay que recurrir a su nuevo asesor, Antonio Solá. Él fue el cerebro de la campaña electoral de Felipe Calderón en México, frente al izquierdista Andres López Obrador. El lema con el que ganó el anterior cliente de Solá, con una campaña muy agresiva, era “López Obrador, un peligro para México”.

Es decir, se trataba de meter miedo entre los electores, creando la “sensación de alerta y angustia” de que podían perder lo que tenían. Ahora, Rajoy ha comprado la idea que, según asegura el Financial Times que dice Gabriel Elorriaga , consiste en “sembrar suficientes dudas sobre la economía, la inmigración y las cuestiones nacionalistas”.

Zapatero da una vuelta al mensaje y presenta al PP como un partido xenófobo 

Se busca así activar la reacción paralizante del miedo . En el caso de la inmigración sembrar el miedo tiene la contraindicación de convertirlo en pánico y en conflicto social descontrolado. Y en la economía el miedo supone llamar a la crisis, jugando con el factor sicológico de la economía.

“Cuatro años más de Gobierno de Zapatero es jugar a la ruleta rusa, un peligro para los bolsillos de los ciudadanos y un riesgo serio para las economías familiares”, dijo Rajoy ayer en Zaragoza interpretando este papel. Y Aznar llevó al extremo ayer el mensaje, como los actores encasillados que terminan sobreactuando: “Zapatero seguirá negociando con los terroristas si nadie se lo impide”.

La otra reacción al miedo, la de la sobreexcitación y la movilización. Esta es la que maneja el PSOE en la campaña. Para eso señala al PP como xenófobo y utiliza lemas como el de “no es lo mismo” o el de “si no vas, ellos vuelven”. Es decir, algo así como “aunque no nos quieran lo suficiente, voténnos al menos para que no gobierne de nuevo la derecha”. Si no es por cariño, que sea por miedo.

Rajoy extrema el discurso y dice que la victoria del PP es una “ruleta rusa”

La base de ese mensaje está en el hecho de que el PSOE perdió las elecciones cuando en los años 90 hubo un electorado de izquierdas molesto por la corrupción y los escándalos. Ahora se trata de no molestar a esos electores e identificar al PP con la derecha eclesiástica en lo social y xenófoba. Le han ayudado en esa estrategia la exclusión de Gallardón, el programa del PP y los mensajes de Rajoy, donde la palabra centro es tabú.

Ausencia de propuestas propias

El PSOE ha encontrado en las palabras atribuidas a Elorriaga la palanca perfecta para lograr la movilización, a falta de un catálogo reconocido de propuestas electorales propias más o menos llamativas. Y lo malo para el PP es que las frases entrecomilladas del Financial Times son coherentes con lo que hace y dice Rajoy.

Los datos de los dos partidos, a una semana de las elecciones, coinciden en augurar una alta participación. Si fuera así, todo parece indicar que la baja abstención beneficiaría al PSOE, pero tampoco esa es una verdad absoluta. En 1996 ganó Aznar con una participación muy alta del 77%; en 2004 el PSOE ganó con un 75,6% y en las últimas municipales el PP fue el más votado con el 63%.

Si, finalmente, la movilización gana a la parálisis, el sucesor de Rajoy tendrá que hacérselo mirar e iniciar otra vez el viaje al centro. Literalmente, tendrá que corregir la estrategia excéntrica, definida por la Real Academia como “fuera del centro o que tiene un centro diferente”, y descentrada, o sea, “que se encuentra fuera del estado o lugar de su asiento y acomodo”.