CASI 5.000.000 DE ESPECTADORES SIGUIERON EL DEBATE EN EL QUE SOLBES SUPERÓ A PIZARRO.

1203679051396solbesokc3.jpg

PÚBLICO – Madrid – 21/02/2008 22:26
Los segundos espadas del PSOE y del PP, Pedro Solbes y Manuel Pizarro, llegaron al debate en Antena 3 teniendo muy claro su papel y sus mensajes (de hecho, Pizarro leyó más de una vez el discurso preparado). El ‘cara a cara’ fue seguido por 4.784.000 espectadores, según datos de Sofres facilitados por Barlovento Comunicación.

Solbes iba a dar un mensaje de confianza y Pizarro a resaltar que el Gobierno no había hecho nada para mejorar la economía española y que ahora está peor que antes.

Sin embargo, en el debate se vio a un Solbes más creíble y convincente, lo que es un duro golpe para el fichaje estrella del Partido Popular.

El ministro insistió en un mensaje de tranquilidad e ironizó con que al candidato del PP no le habían explicado bien las cosas en su partido. Pizarro comenzó desgranando todo lo que, a su juicio, va mal en la economía española: la inflación (4,3% en enero), el déficit por cuenta corriente, el endeudamiento de las familias y, por supuesto, el desempleo (82.000 parados más que al inicio de la legislatura).

Concluyó su primer round diciendo que el modelo de ladrillo y consumo “ha decaído” y preguntando a Solbes si lo habían “ocultado por razones electorales”.

Entonces, el ministro recordó que se han creado más de tres millones de empleos en la legislatura y que la tasa de paro es más baja que la que había con el PP (más del 11% con el Partido Popular y 8,6% ahora).

Hubo mucho juego de florete con las cifras, pero se convirtió en tensión cuando llegaron a las pensiones. Solbes acusó a Pizarro de haber defendido la privatización del sistema de pensiones al abogar por el sistema chileno (enseñó una noticia en este sentido publicada por El Mundo) y ahí Pizarro se revolvió y perdió momentáneamente la tranquilidad.

Crisis o no crisis

Solbes reconoció que hay problemas “por supuesto”, pero “la herencia que dejamos es mucho mejor que la que recibimos”. En cuanto a la situación actual, matizó: “Prefiero hablar de turbulencias que de crisis, es prematuro hablar de crisis”.

Citó la previsión de crecimiento para España de la Comisión Europa anunciada ayer (2,7%) y dijo que con esa cifra no se puede hablar de crisis. No dejó pasar la ocasión de recriminar al PP: “En algunos casos tengo la sensación de que están ustedes convocando la crisis, que no buscan soluciones sino creando problemas”.

Pizarro no entró al trapo de intentar justificar las declaraciones de miembros del Partido Popular poniendo en duda la credibilidad de instituciones como el INE, el Banco de España o la solvencia del sector financiero. Al contrario, en un momento determinado llegó a decir que aceptaba que el año pasado se había crecido el 3,8%.

La demagogia no faltó en el debate, como cuando Pizarro enumeró como uno de los gastos que recortaría el PP para equilibrar la cuentas con la rebaja fiscal el piso del ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo o el Ministerio de Vivienda o lograr la ilegalización total de ANV.

El ministro se irrita

Sólo se irritó Solbes cuando le insistió Pizarro en que el Gobierno del PP tendría entre sus objetivos incrementar la productividad y la inversión en I+D+i. El ministro le recordó que el PP había dejado esa inversión en el 0,5% del PIB y que en los cuatro años del gobierno socialista se ha duplicado “Y aún así no estoy satisfecho porque estamos lejos de Europa en esto”.

Aunque intentaron acercar el debate a las preocupaciones comunes de los ciudadanos, en parte del debate se perdieron en cifras difíciles de seguir. Y las propuestas de futuro no llegaron a levantar los ánimos.

Solbes, por su parte, ha insistido en la experiencia de los socialistas en la gestión económica para transmitir un “mensaje de tranquilidad y confianza”. Ha insistido en que si no se hace hincapié en el catastrofismo España saldrá reforzada.

SOLBES DA UNA LECCIÓN A PIZARRO

I. Escolar

El ministro de Economía es creíble y transmite confianza, pero no es precisamente el mejor orador del Gobierno. Su tono es monocorde y aburrido al hablar, se pasa de técnico y anoche, en el debate, se enfrentó a Manuel Pizarro como si estuviese en el Congreso de los Diputados y no en una tele. A pesar de todo, Pedro Solbes ganó por mucho al ex presidente de Endesa. El amigo de Jiménez Losantos, el de Teruel, estuvo tenso. Después de la demagogia de su primera intervención, la que llevaba más ensayada, perdió los papeles. Y no los recuperó.La mano de Pujalte

Pizarro tuvo dos caras. Una nerviosa y con los ojos hacia abajo, cuando leía en sus papeles las intervenciones que traía preparadas de casa o cuando escuchaba a su contrincante. Otra más natural, demagógica y algo insultante, cuando intentaba colar a ETA en un debate económico. Ninguna de las dos le favorecía. El ex presidente de Endesa preparó este debate, entre otros asesores, con Vicente Martínez Pujalte. Se notaba la mano del diputado más agresivo de la bancada popular. Pero no para bien.

Recortes en la vivienda

Cada vez que habla Pizarro, al PP le toca reescribir el programa electoral. El fichaje estrella de Rajoy tiene especial facilidad para comprometer al PP en asuntos donde la derecha no quiere pronunciarse. Lo hizo a los pocos días de llegar, cuando criticó las energías renovables. Lo volvió a hacer en el debate, cuando anunció que suprimiría el Ministerio de Vivienda para poder pagar su prometida rebaja fiscal. Que se lo comente a Esperanza Aguirre, que hace sólo unos meses ha creado una Consejería de Vivienda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s