EL DEFENSOR DEL MENOR DE MADRID LAMENTA QUE UN OBISPO UTILICE LOS MISMOS ARGUMENTOS QUE LOS PEDERASTAS.

POLÍTICA

 28/12/2007

Pedro Zerolo: “Si Dios existe, tendría que estar llorando ante estas declaraciones”

El Defensor del Menor de Madrid lamenta que un obispo utilice los mismos argumentos que los pederastas

JOSÉ MARÍA GARRIDO

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, ha calificado de “barbaridad” que el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, afirmara el pasado 24 de diciembre que “hay adolescentes que están deseándolo –que se abuse sexualmente de ellos-”, ya que éste es precisamente el mensaje de los que justifican la pederastia.

Arturo Canalda también ha realizado una clara advertencia al prelado de Tenerife: “Los que creen que la pederastia es algo bueno lo justifican en que son los niños los que dan el consentimiento, y los que lo piden o lo autorizan”.

Petición
“Me gustaría que se dejaran de utilizar estos mensajes de los niños porque al final es el mensaje que justifica la pederastia”, agregó el Defensor del Menor, quien, como el resto de la población, ha condenado sin paliativos las palabras pronunciadas por el obispo español.

“Perverso y bárbaro”
Pero mientras el Defensor del Menor calificaba el mensaje del obispo de “perverso” y de “barbaridad”, la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha vuelto a guardar silencio sobre este polémico tema. La CEE ha recordado que nunca hace declaraciones sobre afirmaciones que con anterioridad hayan pronunciado los prelados.

Manifestación
De este modo, los que se manifiestan el próximo domingo 30 de diciembre en Madrid para “defender a la familia cristiana”, han desaprovechado una nueva oportunidad para condenar que un alto cargo de la Iglesia Católica pueda justificar la pederastia.

Las palabras
“Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece”, rezó textualmente el obispo ultraconservador la pasada Nochebuena en una entrevista que concedió a un periódico local, La Opinión de Tenerife.

Homosexuales
Además de justificar los abusos sexuales a menores de edad, Bernardo Álvarez también calumnió al colectivo homosexual. Para el jerarca católico, el 94% de los homosexuales lo son por “vicio”, y todos ellos padecen una “enfermedad, una carencia, una deformación de la naturaleza propia del ser humano”.

Llorando de vergüenza
Frente a estas injurias, el Secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, lo tiene claro: “Si Dios existe, tendría que estar llorando ante estas declaraciones”.

Tribunales
Mientras tanto, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), estudiará en los próximos días la posibilidad de llevar a los tribunales a Bernardo Álvarez por haber comparado la pederastia con la homosexualidad.

“Ni uno más”
“No vamos a consentir un insulto más, pedimos que rectifique públicamente o tendrá que vérselas con la ley. Si alguien pone en peligro la convivencia, son los obispos”, señaló Toni Poveda, portavoz del colectivo FELGTB.

jmgarrido@elplural.com

Anuncios

Un comentario en “EL DEFENSOR DEL MENOR DE MADRID LAMENTA QUE UN OBISPO UTILICE LOS MISMOS ARGUMENTOS QUE LOS PEDERASTAS.

  1. ESTO ES PURA TERGIVERSACIÓN…

    Lo que el Sr. Obispo de Tenerife quiere decir es que hay casos en que los propios menores provocan a los adultos, que no es la generalidad de los casos; nunca justifica sino lo denuncia, en conformidad con la Iglesia que sólo concibe la sexualidad dentro del matrimonio libre, consciente, responsable, adulto y bendecido por Dios. Esos casos denunciados por el Sr. Obispo son excepciones, pero pasan, y eso lo sabe todo el mundo. Hay jovencitas, menores de edad, que provocan a hombres adultos buscando sexo para satisfacer su curiosidad sexual o simplemente para obtener favores. Hay jovencitos menores de edad que van a las discotecas, bares, a ofrecerse a mujeres asentadas económicamente para lo mismo. ¿Y qué decir de los alumnos de institutos que andan provocando a sus profesores y profesoras buscando tener una relación con ellos?. Y así un largo etcétera. Además, la ley española establece en 13 años la edad mínima para el consentimiento sexual, porque de hecho se producen esos casos. A esta edad se refirió el Obispo, que desde los 13 años ya los hay que andan buscando sexo.

    La Iglesia considera aberrantes, condenables e injustificables, no sólo todos estos casos, sino muy especialmente los abusos con niños aún menores, inocentes, que son manipulados, engañados, utilizados por personas sin escrúpulos. La pederastia es un delito repugnante y repetidamente condenado por la Iglesia. Sin embargo, las leyes civiles y penales se quedan muy cortas comparado con las Leyes de la Iglesia que son infinitamente más prohibitivas y exigentes, pues la Iglesia prohíbe y condena toda relación sexual con cualquier menor tenga la edad que tenga, consentida o no, fuera de los cauces legales establecidos por Dios y por los hombres, en la regulación del matrimonio canónico. El abuso sexual es un delito aberrante ante las leyes de los hombres, PERO ANTE DIOS LO ES MUCHO MÁS: “Pero al que haga tropezar a uno de estos pequenitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar.” (Mt 18,6).

    El Obispo no ha dicho que “los abusos ocurran porque los menores los consientan”, como dicen los titulares, eso es pura aberración, mentira y embuste. El Obispo ha dicho que el abuso de menores y la homosexualidad son comparables en cuanto vicios, desviaciones, de la conducta sexual natural. Y a pregunta de la entrevistadora que le dijo que la homosexualidad es consentida y los abusos no. El Obispo, dando por hecho que es así, y que los abusos son los que son, meros y repugnantes abusos, le contestó que, sin embargo, hay ocasiones en que los propios menores incitan a los adultos; y por eso dio el ejemplo de jóvenes desde 13 años, edad reconocida legal para el consentimiento sexual. Es muy diferente. Está hablando de casos excepcionales y como un comentario secundario. En la prensa atea, masona, marxista y anticlerical, es decir el 90% de la prensa, HAN CAMBIADO EL DISCURSO Y CALUMNIADO AL OBISPO. El promotor de esta calumnia ha sido el diario “LA OPINIÓN DE TENERIFE”. Ellos fueron los que enviaron el embuste cocinado y preparado a su red de prensa alienada e izquierdista. Si lo examinas, verás que cortaron abruptamente el discurso del Obispo justo donde les interesó, impidiendo que conociéramos las explicaciones subsiguientes del Obispo.

    El origen del “escándalo” no es más que el tabú social de no querer reconocer esa realidad. Desde las propias instituciones y en las escuelas se viene promoviendo en los jovencitos desde la más temprana edad la libre sexualidad, dándoles hasta los preservativos para que lo prueben. Y es bien sabido que el sexo lleva a más sexo como la droga lleva a más drogas; no se extrañen si luego esos mismos jovencitos buscan probar cosas mayores. Es mucha la hipocresía y mentira social que hay, no se tapen los ojos para no ver. Condenan las consecuencias de aquello que ellos mismos han promovido y aceptado como bueno, cuando era malo. Han obsesionado a los jóvenes con el sexo y luego se lamentan de que pasen estas cosas. Están recogiendo lo que han sembrado y luego laméntense sí y échenle la culpa al que denuncia el fracaso y engaño de la política sexual prematura.

    Es verdad que últimamente han salido muchos casos en que sacerdotes han aparecido involucrados en casos de pederastia, y es que la Iglesia como la sociedad, emite leyes, pero cada individuo en su propia libertad las cumple o desobedece; nadie tiene acceso a la voluntad del individuo para controlarla. Por eso se establecen medidas punitivas tanto en la sociedad como dentro de la Iglesia. Y por encima de todo eso está Dios, cuyo Juicio es totalmente eficaz e infalible. La Iglesia siente repugnancia por la pederastia, pero no puede meterse en la mente de cada uno de sus miembros para sujetarlo como se ata un caballo para que no camine solo; si así fuera sería una comunidad de esclavos; pero es una comunidad de hombres libres, y eso significa deber de hacer el bien, pero posibilidad de error. Aunque la gran mayoría de los miembros de la Iglesia hacen el bien, hay un sector de ellos que han caído en pecado. ¿Y la Iglesia que puede hacer?. Orar por ellos, aconsejarlos y enmendarlos, tomando medidas disciplinarias, en la medida de lo posible. Sin perjuicio de lo que las leyes humanas decidan respecto de esas personas que hacen esas repugnancias bajo la influencia del Mal.

    Además, en España la LIBERTAD DE EXPRESIÓN es un derecho constitucional de primer nivel, superior a muchos otros, y en él se fundamenta la democracia. Libertad de expresión es derecho a decir lo que se piensa aunque no guste a los demás. Si no respetamos ese derecho se están poniendo los cimientos de una dictadura del pensamiento que ahora mismo están lidereando los intereses homosexuales y ateos. Desde el momento en que uno no puede decir lo que piensa, empieza el fin de la democracia, empieza el fin de la libertad, y está comenzando una dictadura, una imposición, una prohibición del pensamiento. Es lícito hablar contra la homosexualidad, lo ampara el derecho constitucional de la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, siempre que se respete y se hable con propiedad.

    NO CAIGAN VÍCTIMAS DE LA MANIPULACIÓN Y DE LA MENTIRA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s