GEORGETOWN, ACCION DE GRACIAS EN HONOR A AZNAR.

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    24/11/2007

 

Acción de Gracias en honor a Aznar

BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

 

Llevaba varios días agobiado con la duda de si participar en la manifestación de la AVT o asistir a la anunciada clase magistral de José María en Georgetown. Hacía mucho tiempo que no viajaba a Estados Unidos y, ante la seguridad de que mi ausencia no se iba a notar entre los millones de asistentes de la manifestación de Madrid, me decidí por lo segundo. Así que les escribo desde Washington, recién llegado de nuestra querida y ya añorada patria.

No se pueden imaginar lo que supone para esta ciudad cada nueva conferencia del Presidente de Honor del PP. Las tiendas están cerradas desde el miércoles, y las calles lucen sus mejores galas. Llegan gentes desde todos los puntos del país, que quieren pasar estas jornadas previas a la clase de Jose Mari en compañía de sus seres queridos. Los habitantes de esta ciudad, de naturaleza más bien fría, se transforman ante la llegada del maestro y no dejan de sonreír con una expresión casi infantil. Es como si la Navidad se hubiera adelantado a noviembre.

Sabía de la devoción que este país siente por Aznar, pero no podía imaginar que llegara a semejantes cotas. El agradecimiento de estas gentes de bien ante la aportación de sabiduría que supone cada nueva clase o conferencia de Aznar, les ha llevado a bautizar estos festejos en su honor con el nombre de “Día de Acción de Gracias”.

Sirva como muestra de la expectativa que genera cada clase de Aznar, que se deben convocar en secreto, intentando evitar así que se produzca una avalancha de personas ávidas de impregnarse de su sabiduría. Lo contrario podría suponer un serio riesgo para la seguridad pública. O sea, que estas gentes venidas de todo el país, ni tan siquiera pretenden verlo y oírlo en directo, se contentan con la idea de saber que se encuentran en la misma ciudad que el guía. Ni una sola referencia a su clase en la web de la Universidad, ni un solo cartel, nadie que pueda dar una simple indicación sobre cuándo y dónde se celebra.

Comienzo a pensar que he hecho el viaje en balde que, como muchos otros miles de discípulos, deberé conformarme con pensar que he compartido el mismo aire que él respira. Pero no puedo resignarme, quizá si lo encuentro y la clase no termina tarde, aún podamos ir juntos a la manifestación del 20 N, perdón, quería decir del 24 N, en que estaría yo pensando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s