LES CLAUS DEL CANVI CLIMÁTIC, UN LIBRO IMPRESCINDIBLE DE ANTONIO MADRIDEJOS.

3/11/2007  

UNA OBRA DIVULGATIVA SOBRE EL ALCANCE DE UN PROBLEMA MUNDIAL

La Tierra tiene fiebre

  1. • El periodista Antonio Madridejos publica ‘Les claus del canvi climátic’, colofón de un año de informes sobre el calentamiento
  2. •  El libro retrata el efecto en Catalunya
 Antonio Madridejos.
Antonio Madridejos.

CARLES COLS
BARCELONA

Les claus del canvi climàtic es el último diagnóstico sobre el estado de salud de la tierra (tiene fiebre, vienen a decir los expertos) que ha llegado a las librerías catalanas. Ser el último siempre otorga, si se trata de analizar el cambio climático, un plus de interés, pues incorpora los datos más actualizados que maneja la comunidad científica, pero es este un libro singular, diferente a los demás, porque no solo ofrece un ordenado y claro retrato sobre el alcance real del problema al que se enfrenta el mundo, sino que es capaz, a la par, de añadir un mirada local, catalana en este caso, del cambio climático. El autor de Les claus del canvi climàtic es Antonio Madridejos, periodista responsable en EL PERIÓDICO del área de ciencia.
“Este ha sido un año de informes del grupo de expertos de la ONU para el cambio climático”, recuerda Madridejos. La información que encontrarán los lectores es la última hora del debate. No es, advierte, la mirada a menudo alarmista que tienden a ofrecer algunos medios, pero tampoco la lectura escéptica del primo de Mariano Rajoy. Están en Les claus… las evidencias científicas y, también, las réplicas de los escépticos. El cambio climático no es ecuación simple, de modo que los anomalías en algunas partes del mundo parecen contradecir en ocasiones fenómenos ocurridos en otras latitudes. Madridejos, a través de 30 artículos de longitudes periodísticas —“es como mejor me manejo”, afirma– termina por cuadrar el puzle.

Falsas sardinas
“No es un libro para niños”, avisa. La lectura es extremadamente cómoda, y eso induce a engaño. El autor es filólogo de formación y tiene una envidiable capacidad para componer unos textos arquitectónicamente impecables. Les claus… es un manual de más calado de lo que sugiere su aspecto liviano (142 páginas).
Madridejos, no obstante, destaca de su obra, más que el carácter divulgativo y su caliente actualidad, la mirada catalana que, de forma intercalada, ofrece a lo largo del libro. Es cómodo y efectista, y también discutible, vincular el cambio climático a la fotografía de un oso polar sobre un hielo flotando sobre el mar. Más serio y difícil es trasladar a escala catalana los datos recopilados por los expertos de la ONU. Los cambios en floraciones y migraciones, por ejemplo, el hecho de que los cítricos valencianos se cultiven ya más al norte del delta del Ebre gracias a ese leve pero crucial aumento de la temperatura, la extensión de la procesionaria a cotas hasta ahora inaccesibles para es parásito invasor… Es, probablemente, uno de los capítulos más apasionantes de Les claus…, Permite descubrir que por culpa del calentamiento del agua ya es posible que entre las sabrosas sardinas que sirven en el restaurante se cuele algún ejemplar primo lejano procedente de latitudes más cálidas, con más espinas y de peor calidad.
El libro de Madridejos es,en resumen, el broche perfecto para un año en el que el cambio climático se ha comido de forma merecida parte de las portadas de la prensa nacional e internacional.

Anuncios

SENTENCIA DEL 11-M: AL PP NO LE SIRVE DE NADA MIRAR PARA OTRA PARTE.

EL ANÁLISIS DEL SÁBADO

Sentencia 11-M: Al PP no le sirve de nada mirar para otra parte ahora

Enrique de Diego


Las hemerotecas están llenas de infundios, fabulaciones y chorradas; las fonotecas ahítas de insultos, descalificaciones e incluso histéricas peticiones de libertad para los terroristas.
3 de noviembre de 2007.  Algunas webs llegaron a hacer llamamientos para ayudar a la defensa de Jamal Zougham, condenado ni más ni menos que por participación directa en la masacre de 191 personas, con más de mil heridos, a un total de 43.000 años (estas cifras astronómicas debían evitarse porque parecen un sarcasmo jurídico). Se ha dicho que se investigaba y no se ha investigado nada, simplemente se ha inventado una realidad que nunca existió, para vender y ganar audiencia; se ha mentido y manipulado de manera obsesiva, paranoica, con estrictos fines mercantilistas; se ha hablado en nombre de las víctimas mientras se las utilizaba y se las menospreciaba en niveles abrumadoramente inmorales.Que eso lo hayan hecho periodistas es para que abandonen la profesión y asistan a un curso acelerado de deontología, pero lo realmente más grave es que toda esa mentira masiva, durante más de dos años, ha sido avalada, jaleada y voceada por el Partido Popular, y muy concretamente por su secretario general, Ángel Acebes (con el agravante de que era ministro del Interior el 3 de abril de 2004 cuando se asalta el piso de la calle Carmen Martín Gaite en Leganés) y por el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana. Ha habido otros, pero dos de los más notorios ya han dicho que no se presentarán a las elecciones, como son los casos de Jaime Ignacio del Burgo, quien llegó a entrevistar por cuestionario a Rafa Zouhier, y Alicia Castro, que presentó dos ristras de preguntas parlamentarias a cual más delirante en las que llegaba a preguntar textualmente: “¿Quién dio la orden de asaltar el piso de Leganés?” Todo un caso de amnesia aguda, puesto que la cadena de mando era Pedro Díaz Pintado, Agustín Díaz de Mera, Ignacio Astarloa y Ángel Acebes.Por tanto, el PP tiene un problema, y muy grave y en vísperas electorales, y no le va a servir de nada mirar para otro lado o recuperar ahora el discurso que algunos le aconsejábamos sin que se hiciera el más mínimo caso: fue el PP el que hizo la investigación, incluso brillante, que en un caso de estupidez supina ha sido el propio PP el que se ha dedicado a denigrar, incluso cuestionando que los terroristas de Leganés se hubieran suicidado, lo que, para más inri, mancillaba la memoria del heroico geo Francisco Javier Torronteras.

La reacción de Mariano Rajoy a la sentencia ha sido desconcertante, tirando a penosa, e indica que ahora mismo está atrapado por la pinza del secretario general y el portavoz, dos personas que no hacen más que restar y que, a día de hoy, sería mejor que se fueran a su casa. Rajoy había sido hasta ahora si no prudente por lo menos ambiguo, y ha tenido que ser en el último momento cuando se ha metido en el berenjenal de seguir las investigaciones -¿cuáles?- y ha asumido esa última patraña de lo del autor intelectual que es una auténtica memez de tebeo.

No sé, la verdad, cómo va a salir el PP de ésta porque se le percibe noqueado y sin resortes y –como he dicho- con todas las hemerotecas y fonotecas dispuestas a repartir estopa. De fondo, ha estado la sumisión de una parte de ese partido a un grupo de periodistas –de salida inminente un libro mío ultrapolémico desentrañando esos tortuosos entresijos- que se han creído con bula para mentir y manipular. Y ya dijo Lincoln que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. El engaño ha terminado. La sentencia es demoledora aunque, en mi opinión, blanda e injusta en la absolución de los Toro. Pero, lo dicho, al PP no le basta con idear argumentarios para ganar tiempo: ha de hacer una reflexión muy seria y depurar responsabilidades a fondo. Se juega las generales.

Visto en el Semanal Digital 3.11.2007.

EL SINDICATO UNIFICADO DE LA POLICÍA INICIARÁ ACCIONES LEGALES CONTRA QUIENES LES ACUSARON DE COLABORAR EN LA MASACRE DEL 11-M.

POLÍTICA

 03/11/2007

Pedirán responsabilidades para quienes les acusaron de colaborar en la masacre

El sindicato policial mayoritario se querellará contra los conspiradores del 11-M

V. VADILLO

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), el mayoritario en cuanto a número de afiliados, anunció que se querellará contra políticos y periodistas promotores de la teoría de la conspiración en torno a la autoría del 11-M que, desde que se cometieron los atentados, han acusado a la propia Policía de estar implicada en los hechos. Ignacio Astarloa, Jaime Ignacio del Burgo, Federico Jiménez Losantos, Fernando Múgica y Luis del Pino estarán entre los querellados.

Aunque la decisión de querellarse contra todos aquellos que acusaron a la Policía de participar y colaborar con los terroristas del 11-M estaba tomada desde junio de 2005, el SUP ha esperado a conocer la sentencia y ver cómo quedaba desmontada, punto por punto, toda la teoría de la conspiración, para hacerla efectiva. El sindicato mayoritario de la Policía (con más de 30.000 afiliados) aseguró que tomará cuanto antes medidas judiciales contra todos aquellos que dudaron de su profesionalidad en la masacre.

“Limpiar el nombre de la Policía”
“Queremos limpiar el nombre de la Policía porque se nos ha dicho de todo. Que éramos encubridores, cómplices, inductores. Que incluso policías progresistas del sindicato habían sido los autores de la matanza. Todos ellos comparten una actitud miserable y mezquina hacia nosotros”, aseguró José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del sindicato.

Astarloa “tenía toda la información”
La central ya ha confirmado que exigirá responsabilidades penales por sus acusaciones “injuriosas y malintencionadas” a Ignacio Astarloa, secretario de Seguridad del PP en los meses anteriores y posteriores a los atentados, y con quien el SUP está especialmente dolido. “Él tenía toda la información, toda. Todos los mandos policiales eran de su confianza. Socialista, ninguno. De que no hubiera traductores [de árabe], por ejemplo, sólo él era el responsable. ¿Por qué dudó de nosotros?”, lamentó Sánchez Fornet en declaraciones a Público.

Del Burgo
También se querellarán contra el diputado de UPN, miembro del Grupo Popular en el Congreso, Jaime Ignacio del Burgo, quien ha escrito libros avalando la teoría de la conspiración y ha firmado muchas de las preguntas parlamentarias de los populares sobre teorías alternativas de la masacre. De su boca han salido frases como “La investigación policial no ha estado a la atura”, o “Ha habido policías que han mentido”.

Periodistas conspiradores
En el grupo de los periodistas conspiradores el SUP menciona a “el locutor rabioso”, Federico Jiménez Losantos; al colaborador de El Mundo Fernando Múgica, y a uno de los principales inventores de los bulos sobre la masacre, con tres libros publicados sobre el tema, Luis del Pino.

Otros posibles acusados
Además, la central no descarta abrir acciones también contra otros periodistas como Pedro J. Ramírez o Casimiro García-Abadillo, y políticos como Acebes o Zaplana, aunque son conscientes de que las dificultades serán mayores en estos casos. De cualquier modo, los policías ya han recopilado recortes de prensa y cortes de radio en los que se acusa a agentes de haber permitido el atentado, de falsificar pruebas o de colaborar con los terroristas.

En la Audiencia Nacional
El SUP presentará su querella ante la Audiencia Nacional aunque no descartan abrir también un proceso contencioso-administrativo para forzar al Ministerio de Interior a asumir la defensa de los agentes. Además, media docena de ellos estudian también la posibilidad de querellarse de manera individual.

EL RINCON DEL NEOCÓN: “MANUAL PARA INTERPRETAR CORRECTAMENTE LA SENTENCIA DEL 11-M”

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    03/11/2007

Borja María Zallana de los Azebos

Manual para interpretar correctamente la sentencia del 11-M

 

Ante la certeza que teníamos de que el pueblo español no estaba preparado para interpretar correctamente una sentencia judicial tan complicada como la del 11 M, en el Partido hace meses que venimos preparando un sencillo manual. Muchos son los argumentos que están utilizando Zapatero y sus acólitos para dar un giro a la sentencia que favorezca su absurda teoría de que el atentado fue obra de un grupo de islamistas, cabreados por la intervención de España en la Guerra de Irak.

Las pruebas que presentan los Zapateristas para relacionar el atentado con Irak son tan endebles como los túneles de Cataluña. Para comenzar, que los tres países en los que se han cometido los tres atentados más importantes coincidan con los que participaron en la reunión de las Azores es simple y pura casualidad. Si los terroristas escogieron España fue por simple envidia. Envidia de un país que, gracias al firme timón de José María Aznar, se había convertido en faro de Occidente y asombro de propios y extraños ante sus avances económicos y sociales.

En cuanto a la fecha, un día 11, igual que en el caso de los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono, de nuevo una casualidad. Probablemente los terroristas no eran conscientes de la significación de esa fecha, ya que hay que tener en cuenta que el calendario musulmán es distinto al nuestro y que este grupo de moros desarrapados difícilmente podía tener acceso, y aún menos entender, nuestro sistema de fechas con su complicada combinación de días divididos en semanas pero enumerados de forma consecutiva para cada mes.

El que la mayoría de los terroristas juzgados sean musulmanes, tampoco supone ninguna prueba que pueda relacionar el atentado con la Guerra de Irak. Bien al contrario, es una magnífica muestra del éxito de la política de integración racial llevada a cabo por José Mari durante su mandato, que hizo posible que estos indeseables hicieran amistad con españoles de tanta raigambre como el grupo de asturianos encabezados por Trashorras.

Pero sin duda, lo que más problemas nos crea sobre la autoría e intención del atentado es que no se haya podido determinar quien fue el ideólogo capaz que elegir con tanta precisión el lugar y la fecha adecuada para hacer daño al Gobierno. He de reconocer que este asunto ha motivado entre nuestras filas dudas de alcance filosófico. Si admitimos que por la fecha escogida, tres días antes de las elecciones, se pretendía hacer daño al Gobierno de Aznar, hemos de reconocer que algo tendría que ver con las acciones realizadas por éste, y eso nos podría llevar de nuevo al principio de relacionarlo todo con la Guerra de Irak; pero si aceptamos que esa fecha está buscada de forma aleatoria, podemos caer en el error de que alguien pueda imaginar que no hizo falta un cerebro pensante que decidiera pormenores tan complicados y que, por lo tanto, se admita como verdad incuestionable que los condenados son los únicos responsables del atentado.

En el Partido no albergamos duda alguna de que tras el atentado, que nada tiene que ver con la Guerra de Irak ni, por lo tanto, con ninguna red internacional de terroristas islámicos, debe haber un grupo de cerebros que buscó de forma deliberada que perdiéramos las elecciones generales del 14 de marzo. Esta verdad incuestionable excluye por completo a los pobres desgraciados que acaban de ser condenados. Sólo a alguien con una gran preparación intelectual se le puede ocurrir que para hacer daño a un Gobierno se cometa un atentado tres días antes de las elecciones generales. Y para afirmar esto nos basamos en un estudio hecho hace pocas semanas entre los más destacados cerebros del Partido que ante la pregunta: ¿En qué fecha cometería usted un atentado si quisiera hacer daño a un Gobierno que está a punto de celebrar unas elecciones?”, respondieron de forma mayoritaria la respuesta A: “Unos meses antes, para que tenga tiempo de reaccionar”. Sólo hubo dos disidencias, un conocido alcalde que escogió la B: “En los días previos a las elecciones” y otro dirigente (no sé yo lo que vamos a hacer con este Ángel, que no termina de aplicarse) que respondió la C: “Después de las elecciones, cuando ya nadie lo espere”.