TU TAMBIÉN ERES CÓMPLICE DE LA DEFORESTACIÓN: “EL CRIMEN DE LUCINDO”

Tú también eres cómplice de la deforestación: “El crimen de Lucindo”
escrito por José Rodríguez   
Estamos acostumbrados a pensar que el cambio climático el principal causante son los grandes capitales, las multinacionales, los gobiernos que no aplican las medidas para frenar las emisiones, etc… Aunque en parte esto sea cierto, y que a pesar de toda lógica, hay grupos de intereses que siguen omitiendo las evidencias científicas para poder seguir emitiendo sin control ni límite para así poder seguir presentando unas opulentas cuentas de resultados, los ciudadanos de a pié también tenemos responsabilidades. Esto no los recuerdan en el siguiente ¿interrogatorio? que realizan a través de www.crimenesdelucindo.org/ vinculada a la web www.frenaelcambioclimatico.org/blog/.El flash que se activa justo aquí abajo hace conscienciarnos que también somos corresponsables de la deforestación, una parte importante del aumento de las emisiones de CO2. No sólo las emisiones del transporte o la industria, de la producción de energía a través de la quema de combustibles fósiles; tema del que ya he hablado extensamente en este blog. ¿Tú también eres cómplice?

Anuncios

IV FORO MUJERES, SALUD Y GÉNERO.

Estimados/as amigos/as,

Queremos recordarles que el próximo 6 y 7 de noviembre de 2007 el Observatorio de Salud de la Mujer celebrará el IV Foro Mujeres, Salud y Género: La salud en las edades centrales de la vida, en el Salón de Actos Ernest Lluch del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Seria un placer contar con su presencia y la de aquellas personas de su organización que pudieran estar interesadas.

El programa preliminar y la información para la inscripción se encuentran en: www.foromujeressaludygenero..es

Agradeciéndole su colaboración, reciba un cordial saludo.

Concha Colomer Revuelta

Directora del Observatorio de Salud de la Mujer y

del Observatorio del Sistema Nacional de Salud

Secretaría Técnica

IV Foro Mujeres, Salud y Género

Tel. 91.204.87.00

Móvil. 671.671.479

DESPUES DE LA SENTENCIA DEL 11-M, ¿PODEMOS FINGIR QUE NO HA PASADO NADA?.

2/11/2007  EL JUEGO SUCIO DEL PP Y SUS MEDIOS AFINES

¿Podemos fingir que no ha pasado nada?

  1. • No se debe permitir que quienes han engañado a los ciudadanos en interés propio queden inmunes
 TOÑO VEGA
TOÑO VEGA

CARLOS Carnicero*

Hay ocasiones en que la evidencia es tan insoportable que exige ser formulada para que la sociedad se vea reflejada junto a ella. Entonces hay que decidir si puede permitirse el lujo de que las culpas queden sin castigo. Si las felonías ni siquiera pagan el peaje del descrédito social, nada impedirá que vuelvan a producirse. Esa es la encrucijada en la que la sentencia del atentado de los trenes sitúa a la sociedad española.
Lo ocurrido en torno al 11-M ha quedado reflejado en la sentencia, que no deja resquicio para cuestionar lo sucedido y obliga a revisar lo que ha acontecido en España en los últimos tres años y medio. El resultado, en la parte que toca a los padrinos de la teoría de la conspiración, es la náusea.
La síntesis no es difícil: el PP, una vez que perdió las elecciones por su forma de gestionar el atentado, decidió persistir en el error, intentando que la deslegitimación de la victoria socialista fuera un atajo para recuperar el poder. A partir de ahí se estableció una espiral diabólica que retroalimentaba los intereses del PP y los de una pléyade de supuestos periodistas que han acreditado que la información no es para ellos más que un instrumento de sus intereses. El Mundo estableció líneas de investigación solo en la dirección de sostener su tesis, que se fue haciendo cada vez más perversa.

EL PRIMER axioma era la autoría de ETA, pese a que era imposible de defender: no ha existido nunca una evidencia que relacionara a la banda terrorista con el atentado. El segundo paso fue todavía más audaz y perverso: pretendía una conspiración de funcionarios públicos, exdirigentes socialistas y mandos enquistados en las fuerzas de seguridad que habrían sido instigadores o cómplices del atentado. La brutalidad de la acusación pretendía que se organizó el 11-M para desplazar al PP de la Moncloa.
Cada nueva diatriba de El Mundo, cada nuevo encargo a un confidente de cabecera, cada nueva insidia formulada sobre la manipulación de los hechos, ha tenido en la COPE su ventilador mediá- tico y en el Grupo Popular, la escenificación política: Mariano Rajoy, llegó a pedir la anulación de la instrucción del sumario.
La sociedad española, con una paciencia democrática franciscana, ha asistido a este espectáculo de irracionalidad sin poder hacer más que esperar a que la sentencia judicial zanjara una discusión imposible. No se puede establecer ningún mecanismo dialéctico fiable con quien no está sujeto a ninguna norma ética; con quien no se siente vinculado con la verdad y puede sostener una cosa y la contraria sin que le tiemble una ceja. Ahora hay una versión judicial de lo sucedido. Un auto impecable desde el punto de vista del derecho. Normalidad jurídica y constitucional acorde con nuestro Estado de derecho.
Los actuales dirigentes del PP pretenden que aquí no ha pasado nada. Tienen el cinismo, frente a las actas del Congreso y la testarudez de la hemerotecas, de pretender que ellos nunca cuestionaron ni al juez instructor ni los procedimientos. El cepillo de carpintero de esos comportamientos, la exigencia de responsabilidades políticas, la deben ejercer los ciudadanos ante la urnas. Allí se decidirá si los políticos que han tenido estos comportamientos pueden seguir en la política española. Nada más que decir de Rajoy y su equipo.
Y, ¿qué hacer con la jauría mediática que ha pretendido sostener lo que era imposible solo para satisfacer sus intereses? Nuestro sistema democrático consagra la libertad de opinión hasta el extremo de permitir la existencia de periodismo como el que practican la COPE y El Mundo. Los periodistas que han obedecido las consignas de estos ayatolás de la comunicación no han querido ejercer su cláusula de conciencia y han firmando cada crónica haciéndose cómplices de sus directores. Hace mucho tiempo que El Mundo y la COPE traspasaron los limites del periodismo sensacionalista para instalarse en la cumbre de la manipulación de la información.

 LA   ENCRUCIJADA a la que nos somete la sentencia es muy sencilla: ¿puede la democracia española permitirse el lujo de aparentar que aquí no ha pasado nada grave? ¿Podemos tratar a los obispos españoles, al director de El Mundo y a quienes han colaborado con él con indiferencia hacia sus responsabilidades en el desprestigio de las instituciones y en el encanallamiento de nuestra vida democrática?
Una sociedad que no protege sus principios es una sociedad indefensa. La sociedad española, sus instituciones, empresarios y políticos deben saber que permitir la simulación de honorabilidad de estos sujetos nos haría a todos cómplices de sus procedimientos. El Estado de derecho les permite hacer lo que han hecho con los límites de la comisión de delitos; la indignidad no siempre queda retratada en un comportamiento penalmente punible. Pero permitir que estos individuos pretendan ser como los demás españoles es, sencillamente, consagrar que comportamientos como los que han tenido sigan siendo posibles en el futuro.

* Periodista.

LA SENTENCIA DEL 11-M EN LA PRENSA INTERNACIONAL.

POLÍTICA

 01/11/2007

“Aznar: cronología de una manipulación”, titulaba Le Monde

Toda la prensa internacional también da por finalizada la teoría de la conspiración

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Ayer salió a la luz la sentencia del juicio por el peor “acto terrorista islamista en Europa”, afirmaba The Telegraph. En este terrible atentado, destacaba el Internacional Herald Tribune, “ETA no ha jugado ningún papel”.

Ciertamente, la sentencia del juicio del 11 de marzo se convirtió ayer en la noticia estrella en toda la prensa internacional. Tres hombres, informaba la BBC, han recibido una condena de miles de años.

Trashorras
“Los marroquíes Jamal Zougam, Otman el Ghanoui y el español Emilio Trashorras fueron condenados por asesinato a más de 43.000 años en la cárcel”, añadía la británica BBC.

Aznar
Sin embargo, de ETA ni rastro, pese a que José María Aznar, tal y como recordaba el Herald Tribune, afirmó incesantemente que había sido el grupo terrorista que provocó la masacre de Atocha. Aznar realizó esta acusación “inmediatamente después de los ataques”, y la mantuvo durante los tres días posteriores, pese a que cada vez era más evidente que estas bombas “eran obra de los terroristas islamistas”.

Irak
“Esta acusación”, proseguía el Herald Tribune, junto con el gran rechazo que los españoles habían mostrado frente a la guerra de Irak, fue un elemento decisivo para que “José Luis Rodríguez Zapatero se convirtiera en el primer ministro español”.

ETA
En este mismo sentido informaba el prestigioso diario alemán, Der Spiegel, que también indicaba que ETA “no tuvo nada que ver con las bombas”, descartándose así las “suposiciones” realizadas por el Partido Popular.

Manipulación
Pero sin duda, el medio de comunicación internacional más duro con el partido Popular, y en especial, con José María Aznar, fue el francés Le Monde. Este prestigioso rotativo ofrecía una completa información en la que se analizaba la politización de los atentados. Además, Le Monde realizaba un instructivo video en el que se explicaba lo acaecido esos tres días de marzo bajo el titulo “Aznar: cronología de una manipulación”.

Una célula islamista
El italiano La Repubblica aseguraba que con esta sentencia se descartada definitivamente la autoría de ETA en la masacre de Madrid. “Ha sido una célula islámica”, afirmaba el diario italiano.

Justicia
Por su parte, la televisión árabe Al Yazira también se hacía eco del fallo judicial del juicio del 11-m recordando que “muchos españoles culparon al Gobierno por el ataque”. En este mismo sentido, Al Yazira aseguraba que la mayoría de las “teorías de la conspiración”, habían sido desmentidas por la justicia.

Futuro
Por último, todos los periódicos internacionales recogían las palabras emitidas por José Luis Rodríguez Zapatero. “Se ha impartido justicia, tenemos que mirar hacía delante”, afirmaba el presidente de Gobierno español.

jmgarrido@elplural.com

LA SENTENCIA DEL 11-M, ¿QUE CONSPIRACIÓN?.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Antonio San José
  • ANTONIO SAN JOSÉ

    01/11/2007

Luz de Gas

¿Qué conspiración?

¡Vaya ridículo! ¡Qué cantidad de tergiversaciones interesadas! ¡Qué patético resulta todo ahora a la luz de la verdad!

Nos marearon durante tres largos años con la cantinela monocorde del “¡queremos saber!” y, al fin, hemos sabido. Pedían investigación hasta el fondo y la han tenido: ¿Y ahora qué?

Estamos en una democracia madura, muy madura; vivimos en un estado de derecho y la justicia se ha pronunciado. Una impecable labor procesal encabezada por el juez Javier Gómez Bermúdez después de la instrucción de su colega Juan del Olmo (tan vilipendiado y ahora, por fin, reivindicado), han puesto negro sobre blanco la versión oficial de lo que ocurrió en Madrid aquel aciago 11 de marzo de 2004. El fallo judicial se ciñe a los hechos probados, no a las conjeturas tan disparatadas como interesadas de tantos. La justicia ha hecho su labor en un régimen garantista, tanto que uno de los principales actores en el proceso, Rabei Osman, el egipcio, ha sido absuelto para disgusto de muchos de los familiares de las víctimas, entre ellos Pilar Manjón, quien ha anunciado ya el ejercicio de un derecho que les asiste como es el de recurrir la sentencia. El mecanismo legal funciona y, a pesar de las discrepancias que cada cual pueda manifestar, debemos felicitarnos por ello como sociedad.

La justicia ha hablado y ha echado por tierra cualquier atisbo de la fantasmagórica “teoría de la conspiración”. Queda meridiana y contundentemente claro que la banda terrorista ETA no tuvo nada que ver con estos atentados, desmontando así el principal argumento empleado por algunos conspicuos miembros del Partido Popular y determinados medios de comunicación empeñados en que la verdad jurídica no destruyera sus nada inocentes ensoñaciones. Preocupa en este sentido que Mariano Rajoy haya dejado un resquicio abierto mostrando su apoyo a “cualquier otra línea de investigación”, algo que, realmente, se define por sí solo.

Tampoco ha habido indefensión en los acusados por el manejo del secreto del sumario del juez Del Olmo ni se rompió la cadena de custodia de la famosa mochila (llamada en la sentencia apropiadamente bolsa de deportes) ni en la Renault Kangoo. Lo mismo cabe decir acerca del delirio de los explosivos (del tipo goma 2) procedentes de Mina Conchita ni de la cuestionada labor policial que ha quedado debida y justamente reivindicada en la sentencia judicial.

Ayer debió quedar cerrado un capítulo negro y siniestro de nuestra reciente historia. Sería bueno, al menos, que así fuera por dignidad y fortaleza democrática. Si alguien quiere recurrir puede hacerlo y mientras tanto todos debemos acatar el fallo y no elucubrar con “autores intelectuales” ni otras quimeras desarboladas por la propia fuerza de los hechos. ¡Ya está bien! Las víctimas y sus familiares se merecen un respeto que algunos parece que no van a reconocer fácilmente.

Como última derivada hay que subrayar que la sentencia viene a suponer un triunfo del periodismo honesto y responsable frente al interesado amarillismo de algunos medios que ahora deberían pedir perdón a sus lectores y oyentes. ¿Lo harán?: claro que no, desechen de inmediato cualquier duda al respecto.

Y otra más, de paso, el Partido Popular tampoco entonará el mea culpa. Después de todo lo que han dicho José María Aznar, Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Jaime Ignacio del Burgo, Agustín Díaz de Mera, Jaime Mayor Oreja y Vicente Martínez Pujalte, entre otros, hoy cabría esperar un atisbo de mínima autocrítica ante el ridículo papel en el que quedan sus afirmaciones. Pero tampoco ocurrirá, y es una pena porque a cuatro meses de las elecciones del 9 de marzo, este país merece tener una oposición que no lo tome por tonto.

CON LA SENTENCIA DEL 11-M TRIUNFA EL ESTADO DE DERECHO.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • Fernando de Silva
  • FERNANDO DE SILVA

    01/11/2007

 

Con la sentencia del 11-M triunfa el Estado de Derecho

Han transcurrido 1328 días y 4 horas desde que se perpetró en España el acto terrorista más grave y sangriento de nuestra historia reciente, y sus autores ya han sido juzgados y condenados. En un tiempo récord, dada la complejidad del proceso, con la sentencia publicada en el día de ayer se da por concluido un episodio que ha conmocionado nuestro país en los últimos años, y que permanecerá en las mentes de los españoles durante generaciones; el Estado de Derecho triunfa una vez más, gracias a la eficacia del funcionamiento de nuestras instituciones, y a ello han contribuido de forma decisiva:

-Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que desde minutos después de los hechos han actuado en su investigación con una profesionalidad e independencia incontestable; superando desde un principio las presiones políticas y mediáticas a las que fueron sometidas, y sin dejarse amedrentar por las constantes críticas y descalificaciones que han recibido por quienes han mantenido la teoría de la conspiración.

-La instrucción del proceso por parte del juez de la Audiencia Nacional Sr. del Olmo que, con algunos altibajos, poniendo incluso en peligro su salud, en más de 100.000 folios agrupados en más de 250 tomos ha sabido plasmar los resultados de la investigación judicial, evitando desde un principio la contaminación de la instrucción por quienes estaban interesados en su fracaso por fines puramente partidistas.

-El impecable enjuiciamiento de los hechos, bajo la batuta del juez de tendencia conservadora Sr. Gomez Bermudez, que con mano firme ha sabido dirigir uno de los juicios más complejos de los celebrados en la España democrática, impidiendo que fuese contaminado desde dentro y desde fuera; poniéndole el punto final con la sentencia notificada en el día de hoy.

Hoy también se pone punto final a la teoría de la conspiración, iniciada cinco horas después del atentado por el entonces Ministro del Interior Sr. Acebes cuando atribuyó sin pruebas la autoría a ETA para añadir posteriormente “…y quien diga lo contrario es un miserable…”; teoría de la conspiración que se ha mantenido viva gracias a la poco gratificante labor de muchos dirigentes del PP, con el apoyo mediático del diario El Mundo y el fanatismo ultraconservador de la AVT encabezado por el Sr. Alcaraz. Muchos seguirán dudando de la eficacia de nuestra fuerzas de seguridad y de nuestra administración de justicia, porque les interesa mantener viva la mentira; pero ya serán menos, unos pocos, un grupo de fanáticos ciegos de rencor y de ira que no creen en nuestras instituciones y en la democracia; ellos mismos se delatarán marginándose del sentir de la mayoría de los españoles.

Se dice que una mentira repetida hasta la saciedad puede llegar a convertirse en creíble; pero no es cierto, la verdad es muy tozuda y los españoles somos más inteligentes de lo que muchos políticos piensan.

Los culpables de la matanza del 11M ya han sido condenados; en 600 folios se resumen los hechos probados y los fundamentos jurídicos que justifican su fallo. Tiempo habrá para estudiar y comentar su contenido. Por el momento nos quedamos con lo positivo: de nuevo, una vez más, ha triunfado el estado de derecho y el sentido común, es una victoria de todos y para todos, aunque unos pocos se sientan defraudados.

Las absoluciones de algunos de los acusados por falta de prueba son la mejor demostración de que el tribunal ha actuado con imparcialidad, y solamente han condenado a quienes en conciencia consideraban responsables de los delitos de los que eran acusados.