LA BLOGOSFERE CELEBRA LA ERRADICACIÓN DE LAS BOMBAS DE RACIMO.

La blogosfera celebra la erradicación de las bombas de racimo

El Gobierno de España se ha comprometido con la erradicación de este arma mortífera

ROSA JIMÉNEZ CANO – Madrid – 21/09/2007

 

La campaña en la blogosfera comenzó a raíz de un artículo en el ‘blog’ del aspirante a diplomático Francisco Polo ‘Bombas racimo: armas fuera de control’, donde explicaba el uso de este arma y los daños, muy similares a las minas antipersonales, que causan en la población civil una vez concluido el conflicto.

La noticia en otros webs

Pocos días después salía a la luz un blog de campaña al que llovieron adhesiones.

Ahora celebran que el gobierno se haya comprometido a apoyar promover las iniciativas que erradiquen las bombas de racimo. De esta mañanera España dejará de almacenar, fabricar y vender este tipo de armas que causan especial daño en la población civil y una vez terminados los conflictos bélicos.

Desde comienzos de mes, la blogosfera estaba infectándose de banners de producción propia apoyando esta medida y ha hecho falta poco más de dos semanas para que el Gobiernos diese el paso.

Francisco Polo, promotor del movimiento se muestra especialmente satisfecho: “Hemos ganado. Hemos ganado todos. Nosotros, el gobierno, pero, sobre todo, todas y cada una de esas personas que no morirán o no se verán mutiladas por el efecto de una bomba de racimo española”.

Blogs adheridos a la campaña

Anuncios

JANE FONDA EN LA PRESENTACIÓN DE UN TRABAJO SOBRE LA SITUACIÓN DE LOS NIÑOS EN EL MUNDO

Jane Fonda, en Madrid

La actriz Jane Fonda hace el signo de la victoria antes de participar en la presentación de un estudio sobre la situación de la infancia en el mundo, “El último de la fila, el último de la clase”, elaborado por la ONG Save the Children

EFE – 2007-08-06

AGREDIDOS POR ZAPATERO.

EL RINCÓN DEL NEOCON

  • Borja Mar�a Zallana de los Acebos
  • BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

    22/09/2007

 

Agredidos por Zapatero

 

La avalancha de medidas sociales con las que nos está bombardeando en los últimos meses el gobierno de Zapatero resulta del todo insoportable para el país. Y cuesta creer que el mismo pueblo que salió a la calle en masa para protestar por la Guerra de Irak, por el Prestige o por el 11 M, permanezca ahora impasible ante esta serie de brutales agresiones.

¡Con la ilusión que teníamos en Génova ante la que hubiera sido nuestra primera cacelorada! Y yo me pregunto: ¿qué más necesita este país para movilizarse? ¿Van a seguir permitiendo los padres, los jubilados y los jóvenes que el gobierno los trate como a unos miserables pedigüeños? ¿Es que ya no corre sangre por las venas de los españoles?

Si no fuera porque uno es hombre de derechas y, por lo tanto, bien educado, le iba yo a escribir aquí a Zapatero donde puede meterse los 2.500 euros por hijo, los 200 para pagar alquileres de los jóvenes o su maldita subida de las pensiones mínimas. Aunque al menos esto está sirviendo para que, por primera vez en mucho tiempo, los nacionalistas catalanes y vascos se pongan de nuestro lado. Y es que, aunque ellos sean periféricos, al fin y al cabo somos todos nacionalistas.

Suerte tiene España de que en algunas comunidades sigamos gobernando nosotros, poniendo coto a los desmanes del gobierno central. Lo que nos llegamos a reír el otro día en la reunión de maitines buscando con la propuesta de Camps de dar en inglés la asignatura de educación para la ciudadanía. Teniendo en cuenta el nivel de idiomas de la mayoría de los profesores de este país, como mucho los niños van a aprender que “El libro de Ciudadanía está sobre la mesa” o que “el sastre del profesor es rico”. Otra propuesta que también tuvo muchos votos fue la de darla en vasco en toda España menos en las Vascongadas, que se daría en bable. Y es que, en el fondo incluso ustedes, lectores de un diario de izquierdas, reconocerán que a cachondos no nos gana nadie.

LAS PRIMERAS “VICTIMAS” DE LA CRISIS DEL GRUPO LLANERA.

PRIMERAS ‘VÍCTIMAS’ DE LA CRISIS

La inmobiliaria Llanera prepara 100 despidos y no puede pagar a 400 proveedores

  • La constructora de la familia Gallego es la primera en afrontar dificultades financieras

anapixel

Actualizado jueves 20/09/2007 10:42 (CET)

ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra

EUGENIO MALLOL

VALENCIA.- La promotora y constructora valenciana Grupo Llanera, que hace sólo unos meses proyectaba salir a cotizar a la Bolsa española, se acaba de colocar en el centro del huracán que ha desatado el cambio de ciclo del sector inmobiliario.

El retraso acumulado en la venta de sus promociones ha provocado que la empresa no pueda hacer frente al pago de unos 400 proveedores por un montante total de tres millones de euros, según fuentes próximas a la familia Gallego, propietaria de la compañía.

Pese a los esfuerzos de la compañía por convencer al mercado de que el problema quedará resuelto hoy mismo y asegurar que no corre peligro de suspender pagos, fuentes solventes aseguraron a EL MUNDO que no se trata de una crisis puntual, y que Llanera se encuentra en una situación complicada caracterizada por contar con realizables a largo plazo y una financiación estructurado a corto plazo.

La compañía está renegociando su deuda con las cajas de ahorro Bancaja y CAM. Los últimos datos conocidos, de principios de año, señalaban que el 76% de la deuda se asociaba a financiación externa y el 23% a fondos propios.

Desde el entorno de la familia Gallego se reconoció el miércoles la existencia de “un plan de reestructuración de la plantilla para adaptarnos a las circunstancias del sector”. Los 800 trabajadores con los que arrancó a principios de año quedarán reducidos a “entre 500 y 550”, es decir, hasta un 37,5% menos, lo que supone que aún queda un centenar de empleados (entre un 15% y un 20%) que van a perder sus puestos en el último trimestre, especialmente “del área de inmobiliaria y marketing”.

De ahí el nerviosismo que se ha instalado en los mandos directivos, algunos de los cuales insisten en que Llanera les ha invitado en una reunión a escuchar ofertas de trabajo, ante la posibilidad de que no sigan en octubre.

La firma valenciana aseguraba a finales del primer semestre estar redactando un plan estratégico en el que preveía crecimientos anuales del 20%. En estos momentos, sin embargo, admite que cerrará el ejercicio 2007 con una caída de ingresos, “pero no superior a la media del sector inmobiliario”.

El Grupo Llanera sostiene que dispone de 120 millones de euros de cartera de obra en ejecución -recientemente se ha adjudicado un edificio del Hospital General de Valencia, por ejemplo- y, según los datos de junio, cuenta con 1.163 viviendas en gestión, 338 de ellas de protección oficial.

La promotora valenciana anunció hace unos meses, tras renunciar a la compra de 2,7 millones de metros cuadrados de suelo finalista en Murcia, que revisaría los 35 proyectos que había diseñado en el Arco Mediterráneo para analizar cuáles eran aplazables o cuáles cabía descartar definitivamente.

Fuentes de la familia Gallego inciden en que la compañía, que ha dicho tener en cartera 40 millones de metros cuadrados, cuenta en realidad con “mucho suelo en carga no desembolsado, que estamos reclasificando”. Llanera posee esos suelos en permuta con los propietarios de los campos hortofrutícolas y decidirá si ejecuta la opción de compra en función de las circunstancias del mercado.

El borrador del plan estratégico de los Gallego contempla mayores sinergias en las áreas de construcción y promoción, la especialización en viviendas de en torno a 180.000 euros de precio de venta al público, y la oferta del 80% de primeras residencias a los jóvenes.

LOS DOS CONSEJEROS INDEPENDIENTES DEJAN LLANERA EN PLENA CRISIS FINANCIERA

Los dos consejeros independientes dejan Llanera en plena crisis financiera

Publicado el 22/09/2007, por Olivia Fontanillo. Valencia

La promotora, que se ha desprendido ya de varias promociones y de terrenos en la provincia de Valencia y ha puesto a la venta su división de concesiones, sigue en negociaciones con entidades financieras.

La crisis de Llanera ha llegado a su consejo de administración. Los dos consejeros independientes, José Luis Súarez y Luis María Huete, ambos profesores de la escuela de negocios IESE, han dejado el máximo órgano de gobierno de la promotora y constructora valenciana.

Fuentes cercanas a ambos dijeron que su salida se debe a que, tras la reestructuración de plantilla acometida en junio –que afectó a unos 40 empleados–, no se había vuelto a convocar el consejo y no habían podido comunicarse con la dirección de la compañía, por lo que no disponían de información directa de la situación real de la empresa. En su escrito de dimisión, Suárez considera esta situación como “una falta de confianza que me impide desempeñar los deberes del cargo”.   

Precisamente ayer iba a celebrarse reunión del consejo, convocada a principios de semana tras producirse las primeras protestas por impagos de acreedores y desatarse públicamente la crisis. No obstante, el encuentro fue suspendido en el último momento, sin que la compañía haya dado ninguna explicación.

Falta de liquidez
El punto central era el análisis de la actual situación financiera y de las medidas inmediatas a adoptar para evitar que los problemas de liquidez le aboquen a la compañía al proceso concursal, situación que la dirección confía en poder evitar. Las entidades financieras han rechazado esta semana el abono de pagarés de la firma a proveedores, situación que puede agravarse ante el próximo vencimiento, el día 30. Fuentes de la empresa estiman en unos 400 los afectados, por un total que rondaría los cinco millones de euros.

Los máximos responsables del grupo, encabezados por su consejero delegado, Fernando Gallego, siguen trabajando en dos direcciones: la renegociación de la deuda con las entidades financieras y la venta de parte de su cartera de suelo y de planes inmobiliarios.
En el primer ámbito, fuentes de la entidad cifran en al menos 150 millones de euros la necesidad de financiación para afrontar los gastos y proyectos en 2007 y 2008. Las reticencias de las cajas valencianas, Bancaja y CAM, sus principales acreedoras, le han llevado a contactar con otras entidades de fuera de la región.

En cuanto a los activos, las mismas fuentes apuntan que se estaría negociando la venta de la división de concesiones –que incluye los aparcamientos y el 50% que el grupo tiene en una residencia de la tercera edad–, así como la venta de suelo del PAI del Brosquil de Cullera –que adquirió a Francisco Roig–; los cuatro millones de metros cuadrados de Reva que aún controla –los otros 4,5 millones los vendió a Bancaja y Nou Litoral antes del verano–; algunas otras promociones de menor envergadura –varias de ellas en sociedad con otras firmas–, y los terrenos donde preveía desarrollar un polígono medioambiental junto a Sedesa.

En los últimos días, Llanera ha cerrado la venta a Intersa Desarrollos Inmobiliarios del 12,5% con que participaba en el proyecto Cullera Playa y Golf, en el que también están Lubasa, Rover Alcisa y Grupo Roig, entre otros. La venta se hará efectiva el día 25 e ingresará 2,7 millones. Además, antes del verano se desprendió de cuatro promociones en Xátiva (Valencia) que desarrollaba a través de la sociedad Residencial Valdemar, en la que tenía como socio al Banco Pastor.

Revisión de la estrategia
Los efectos de la ralentización del negocio inmobiliario, la paralización de algunos de sus grandes proyectos y una estructura de deuda a corto plazo para afrontar proyectos a medio y largo plazo –gran parte de sus 40 millones de metros cuadrados de suelo están aún pendientes de recalificación–, han situado a la firma en una complicada situación financiera. Llanera, paradigma de grupo que aprovechó el boom del sector, pasó de facturar 5,3 millones en 2000 a 419 millones en 2006 y en marzo reconocía un endeudamiento de 304 millones, frente a unos recursos propios de 70 millones.

La firma ha abandonado algunas de sus apuestas estratégicas –como los negocios de aparcamientos y medio ambiente–, ha parado parte de sus promociones inmobiliarias y sus planes de expansión nacional e internacional –ha cerrado las oficinas en Madrid y Londres– y ha cancelado casi todas las acciones de marca y patrocinio.

LLANERA BUSCA DESESPERADAMENTE UN COMPRADOR PARA SU BOLSA DE SUELO.

 

Llanera busca desesperadamente un comprador para su bolsa de suelo

La constructora mantiene contactos urgentes con inversores con el riesgo de que algún acreedor inste la suspensión

 

REDACCIÓN/ VALENCIA

 

Cuando esta semana salieron a la luz impagos de Llanera a proveedores y que se había frustrado el intento de acuerdo del grupo constructor con Bancaja y la Cam, el tiempo empezó a acelerarse.

Los directivos de la compañía confirmaron sus primeros terrores a principios de esta semana cuando se hizo pública la difícil situación que atravesaban desde hacía tiempo. Las gestiones que se habían llevado con suma confidencialidad no habían llegado a ninguna situación que supusiese siquiera ganar tiempo, de forma que ahora las negociaciones con posibles inversores se convierten en perentorias y aumentan en dificultad.

Que sea público que Bancaja y la Cam han declinado la invitación a implicarse en la compañía añade unos elementos de desconfianza que complican cualquier acuerdo.

El esperado consejo de administración extraordinario convocado para ayer no aclaró la situación. Probablemente se pensó que era preferible agotar las últimas y remotas posibilidades de encontrar una salida a la crisis antes de adoptar una decisión drástica y definitiva.

El riesgo más inminente para la compañía ahora tiene que ver con la posibilidad de que algún acreedor importante recurra al juzgado y solicite la intervención. Con la actual ley de proceso concursal lo aconsejable es que sea la empresa en apuros la que solicite el amparo de esta figura legal que permite continuar funcionando sin el agobio de las deudas.

En esta ocasión el periodo previo a la situación que permitirá a los acreedores instar la suspensión de pagos ha comenzado a correr ya hace días, cuando se empezaron a incumplir los primeros compromisos financieros.

La idea que ha prevalecido estos días entre la dirección ha sido la de apurar los plazos en busca de una solución. Pero al margen del agobio del vencimiento del periodo establecido las posibilidades de negociación están muy condicionadas por la alta deuda a la que tiene que hacer frente. Además, la aireada “gran bolsa de suelo” que la constructora ha podido esgrimir en anteriores conversaciones con inversores arroja también serias dudas. En ámbitos financieros se asegura que lo que Llanera tenía eran opciones de compra, algo que finalmente ha supuesto un agravante más de la situación al no poder satisfacer el pago por el terreno señalado.

 

Inquietud y silencio en la empresa

Entre los trabajadores de la compañía reina la preocupación y la incertidumbre. Conocedores desde hace tiempo de parte de las dificultades que atravesaba la empresa confiaban en un acuerdo que salvara la situación. Ayer no había noticia de esa posibilidad y ganaba enteros la inquietud.

Esta semana el fundador de la compañía, Gallego, ha intentado trasladar a la plantilla algo de esperanza, además de la tranquilidad que supone asegurar a todos las nóminas, al menos para este mes.

A lo largo de toda la jornada este periódico intentó recabar la opinión de la empresa sin que hubiese contestación a sus llamadas.

UNA PREGUNTA DESDE ESTA WEB-BLOG: LA GENERALITAT VALENCIANA CONSTITUYÓ EMTRESAS MIXTAS EN LAS QUE PARTICIPABA CON UN 51% LLANERA O ALGÚNA DE SUS EMPRESAS DEL GRUPO Y EL INSTITUTO VALENCIANO DE LA VIVIENDA S.A. QUE TIENE EL 40%. EL OBJETO SOCIAL DE UNAS MERCANTILES MIXTAS QUE SIEMPRE HAN SIDO DE DUDOSA LEGALIDAD ES, SUSTANCIALMENTE, EL DESARROLLO URBANISTICO Y LA PROMOCIÓN DE VIVIENDA, EN ALGÚN CASO DE PROMOCIÓN OFICIAL Y, EN MAYOR MEDIDA PARA EL DESARROLLO DE LA RENTA LIBRE EN ENORMES SUPERFICIES.

 

EN QUE MANERA AFECTA LA SITUACIÓN DE LA EMPRESA LLANERA Y SU GRUPO INMOBILIARIO A LA SITUACIÓN FINANCIERA DE LAS MERCANTILES PARTICIPADAS EN MINORÍA POR LA GENERALITAT VALENCIANA (IVVSA). ME TEMO QUE ESTAMOS ANTE UN LIO JURÍDICO, ECONÓMICO, SOCIAL Y POLÍTICO DE DIMENSIONES MONUMENTALES DADA LA ENVERGADURA DE LAS ACTUACIONES ACOMETIDAS POR LAS EMPRESAS MIXTAS Y EL DÉBIL SUSTENTO JURÍDICO QUE LAS AMPARA.

 

BIEN HARIAN LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN RECABAR LOS INFORMES PERTINENTES Y LLEVAR A LES CORTS VALENCIANES EL TEMA PARA DEPURAR FUTURAS RESPONSABILIDADES Y BIEN HARÍAN LOS SINDICATOS EN HACER LO PROPIO, EN DEFENSA DE LOS TRABAJADORES Y DE SUS FAMILIAS QUE, SEGURAMENTE ESTARAN HASTA EL CUELLO PARA PAGAR SU VIVIENDA HIPOTECADA.

 

A LOS APRENDICES DE BRUJO LES HA ESTALLADO AHORA LA BURBUJA INMOBILIARIA, CONSCIENTES COMO ERAN DE LA DELICADA SITUACIÓN DE LA EMPRESA Y DE SU “PECULIAR” FORMA DE OPERAR EN EL MERCADO.

 

GALLEGO INSCRIBE ASÍ SU NOMBRE EN EL RENGLON INMEDIATAMENTE POSTERIOR AL DE BAÑUELOS Y, PRESUMO QUE LA LIBRETITA DEL PRESIDENTE CAMPS SE VA A IR LLENANDO DE MANERA IRREMISIBLE, PORQUE SUS CAÑAS SE HAN VUELTO SUS PRÓPIAS LANZAS.

 

LO DICHO, CON BUENA P…., BIEN SE JODE; O LO QUE ES LO MISMO, NOS HAN ESTAFADO CON NUESTRO PROPIO DINERO Y ESTA CUADRILLA SEGURO QUE YA TIENE SUS RECUSOS Y SU PATRIMÓNIO A BUEN RECAUDO; QUE LO DE LOS PARAISOS FISCALES Y ECONÓMICOS YA LO TIENEN EXPERIMENTADO CON LO DEL IVEX Y JULIO IGLESIAS.

 

UN POQUITO DE POR FAVOR Y PREPAREN LAS SALES QUE A ALGUIEN LE VA A DAR UN VAHIDO.

 

VICENT VERCHER GARRIGÓS.

LLANERA: REDUCIR TAMAÑO, EL EUFEMISMO DEL DESPIDO INMISERICORDE DE LOS TRABAJADORES.

Inmobiliaria   Inmobiliario

La inmobiliaria Llanera planea reducir su tamaño para salvar la crisis

Llanera va a tener que convencer a los bancos de su viabilidad si quiere salvar la crisis. En la reunión de ayer tras el día de pánico entre empleados y proveedores, la dirección planteó la refinanciación de la deuda. Sin embargo, las dos cajas valencianas, principales acreedores, dudan de su futuro.

Compártalo:
Delicious
Digg
Technorati
Meneame
Ayuda

Joaquim Clemente / VALENCIA (20-09-2007) Publicado en: Edición Impresa – Empresas

Llanera va a tener que convencer a los bancos de su viabilidad si quiere salvar la crisis. En la reunión de ayer tras el día de pánico entre empleados y proveedores, la dirección planteó la refinanciación de la deuda. Sin embargo, las dos cajas valencianas, principales acreedores, dudan de su futuro.Llanera, la inmobiliaria valenciana propiedad de la familia Gallego, está estudiando fórmulas para salir de la profunda crisis en la que está inmersa después de que haya fracasado su modelo ambicioso de urbanismo. La compañía, que cobró notoriedad con una potente campaña de publicidad nacional e internacional, tendrá que replegarse en todos los frentes: renegociación de deuda, venta de activos y reducción drástica de personal.

De las medidas que deberá afrontar la compañía y que ayer estudió el comité directivo, la que mayor dificultad puede tener es la renegociación de la deuda con los bancos, que según la empresa asciende a 304 millones de euros. Fuentes financieras apuntaron ayer que tanto el Grupo Bancaja como la CAM, principales acreedores de la compañía, no están dispuestos a seguir financiando una empresa de cuyo negocio duda.

De momento, la empresa de la familia Gallego no tiene en su agenda inmediata presentar un proceso concursal, pese a que en un futuro inmediato podría verse abocada a ello si no consigue recuperar el favor de los bancos. Eso pasaría no sólo por redimensionar la compañía, buscando actividades recurrentes y rentables que le garanticen ingresos para afrontar los pagos financieros, al margen de las nóminas de sus 650 empleados y las facturas de sus proveedores. La inmobiliaria también debería salvar las corrientes internas de las dos principales entidades financieras valencianas, encabezadas principalmente por los técnicos de las cajas, que ya no confían en la empresa y buscan fórmulas para recuperar la inversión. En el otro lado estaría la vertiente política de las cajas que no ven con buenos ojos la suspensión de pagos de la compañía.

Fuentes de la empresa garantizaron ayer que Llanera pagará los sueldos de sus empleados este mes y el próximo. Esos dos meses son el plazo que parece se ha fijado la empresa para intentar salir de la crisis. La reducción de empleados o la cancelación de contratos con determinadas subcontratas son algunas de las medidas inmediatas para reducir costes. Pero todo apunta a que el ‘plan de transformación’ irá más allá.

Según fuentes conocedoras de la compañía, todo pasa por devolver a la empresa casi a su punto inicial, es decir, una pequeña promotora ‘con actividades recurrentes y rentables’, capaces de recuperar la confianza tanto del sector como de los bancos. ‘Eso pasa por olvidar los macroproyectos que le han abocado a esta situación’, aseguran.

Y es que el apuro que atraviesa Llanera no es tanto fruto del frenazo inmobiliario general, que también ha influido, si no de un modelo de negocio ‘poco riguroso en la planificación’, explicaron a Cinco Días fuentes del sector. Llanera optó por una estrategia consistente en buscar suelo rústico sobre el que planear grandes desarrollos urbanísticos, especialmente resorts con campos de golf. El plan de la empresa pasaba por convertir ese suelo agrícola en urbanizable en un plazo de dos años mediante una agresiva política de negociación con los ayuntamientos para que le aprobasen los planes.

Mientras, la empresa iba tomando posiciones en los terrenos, con opciones de compra sobre el suelo, que implicaban el pago de una señal; proyectaba hasta 24 complejos en todo el mediterráneo, incorporó a mucho personal a la compañía y realizó fuertes campañas de publicidad. Ese gasto estaba apoyado en créditos que la empresa pensaba devolver al comercializar pronto los complejos. Sin embargo las recalificación de suelo se suelen alargar hasta seis años, con lo que no ha podido sacar adelante los proyectos y no ha tenido ingresos por venta de viviendas.

Poco suelo, muchas opcionesLa idea de Llanera para desarrollar sus complejos urbanísticos pasaba por actuar sobre suelo rústico. Ese aspecto era clave para poder ofrecer precios baratos, ya que comprar suelo urbanizable es mucho más caro que recalificar. Ese detalle es clave en la historia de la empresa, ya que al no contar con suelo finalista suficiente no ha podido ir realizando promociones de entidad que le garantizasen unos ingresos suficientes mientras esperaba el cambio de uso del suelo.Sin embargo, Llanera no es un gran propietario de suelo. Con la excepción del terreno agrícola que le compró a Reva en Riba-roja de Túria (Valencia), y que está apalancado por Lehman Brothers, la empresa lo que tiene son numerosas opciones de compra. En 2005 reconoció compromisos por 97,29 millones. Estas opciones llevan implícitas una señal que la empresa podría haber perdido ya al no ejecutar la compra en los plazos previstos.Respecto a planes aprobados de cierta entidad, Llanera cuenta con un PAI en Valencia, en colaboración con la Generalitat, y un complejo con golf en Murcia que ya comercializa. En ninguno de los dos se han iniciado las obras.

• Ver versión con más información relacionada