LA CAMPAÑA CONTRA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA: EL PARTO DE LOS MONTES.

POLÍTICA

 16/09/2007

Las tácticas de los que, siendo “15.000”, caben en una cafetería

Las madres objetoras de conciencia de Educación para la Ciudadanía, al descubierto

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Ni en un salón de actos, ni en la sede de alguna asociación, ni tan siquiera en la recepción de un hotel. Las madres objetoras de conciencia, a dos días vista para que empiece a impartirse Educación para la Ciudadanía en diferentes Comunidades Autónomas, ofrecieron una rueda de prensa en un bar de Madrid.

De esta manera, entre raciones de patatas bravas y callos, cafés y bollería industrial, las madres objetoras de conciencia, en el bar Juan Luis de la calle Santa Engracia de Madrid, mostraron, bajo el lema “nosotras parimos, nosotras decidimos”, su enfado con el presidente de Gobierno.

Nueva agrupación
En esta convocatoria, aparte de denunciar “los modos autoritarios del Gobierno”, este grupo de madres objetoras también anunció la creación de una nueva agrupación, “la Plataforma de Madres por la Libertad de Educación”, que tendrá como objetivo primordial “contribuir al incremento de las objeciones de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía”.

Más asociaciones
Con la creación de esta nueva agrupación, se corre el riesgo de que finalmente existan más asociaciones que promueven la objeción de conciencia contra EpC que familias objetoras de conciencia. Según los datos oficiales facilitados por las siete Comunidades Autónomas donde se empezará a impartir el próximo curso lectivo la asignatura, tan sólo 84 familias han decido convertirse en objetores de conciencia frente Educación para la Ciudadanía.

“15.000 objetores”
El problema, afirmó Victoria Llopis, la madre que lidera esta plataforma, es que “estos datos son falsos y una absoluta desinformación”. “Las objeciones de conciencia -afirmó LLópis- ascienden ya a 15.000”, o lo que es lo mismo, “a 8.000 familias” que se negarán a que sus hijos asistan a esta asignatura. Una materia que -no se debe olvidar- está impulsada por la Unión Europea y aborda entre sus contendidos la Constitución Española y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

“¿2.000 a clase?”
Pero los datos de objeciones ofrecidos por la Plataforma de Madres por la Libertad de Educación no cuadran. Por ejemplo, Victoria LLopis afirma tajantemente que en Andalucía hay “dos mil y pico objeciones”, pero si se le pregunta sí el próximo lunes 2.000 alumnos no asistirán a esta asignatura en Andalucía, LLopis empieza a dudar. “¿2000 a clase?, pues… no lo sé. Que (los alumnos objetores) sean exactamente de tercero de la ESO, no lo sé”.

La táctica
Una vez que se comienza a demostrar, que, frente a lo afirmado, los objetores de conciencia apenas llegan al centenar de familias, las objetoras empiezan a hablar de una “táctica”, que tendría como objetivo guardar las solicitudes de objeciones “hasta que haya un número suficiente de estas”, para que, entonces, los “medios de información se sientan obligados a dar la noticia”, comentó, divertida, Teresa Jaurrieta, junto con LLopis, la otra madre que lidera la Plataforma de Madres por la Libertad de Educación.

Probabilidades
El problema es que el argumento de la táctica también carece de sentido, pues en menos de dos días, Educación para la Ciudadanía comenzará a impartirse en siete Comunidades Autónomas y, una vez empezadas las clases, las probabilidades de que a mitad de curso una familia cambie de opinión y decida objetar la asignatura son nulas.

Padres activos
Lo cierto y verdad es que de los más de 200.000 padres que tienen hijos en edad de cursar el año que viene Educación para la Ciudadanía, apenas un centenar han decidido objetar la asignatura. Esto demuestra, no solo estrepitoso fracaso popular que la iniciativa (incitada por diversos medios de comunicación conservadores y promovida por el Partido Popular) ha tenido en el conjunto de España, sino lo muy activos que este centenar de padres han estado a lo largo de este verano.

Hungría y Checoslovaquia
Ciertamente, apenas un centenar de padres han conseguido, a través de Profesionales por la Ética, a título individual, o a través de la “Plataforma de Madres por la Libertad de Educación”, convertirse día tras día en noticia defendiendo argumentos cuando menos cuestionables. “Queremos una Educación para la Ciudadanía como la de Hungría, como la de Checoslovaquia (…) que promueva la vinculación del ciudadano con su nación, con su patria, con su historia”, afirmaban ayer las madres objetoras.

Objetivo cumplido
Una vez terminada la rueda de prensa, las madres objetoras de conciencia se mostraban sonrientes y se felicitaban unas a otras tomando café. “Ha salido muy bien”, afirmaba LLopis, consciente que en apenas un par de horas, su rostro aparecería en los telediarios de diferentes medios de comunicación como Telemadrid. Objetivo cumplido: ocho madres, con sus respetivos maridos, habían conseguido no solo volver a ser noticia, sino que se volviera a hablar de miles de objetores de conciencia frente a una asignatura que pretende “transmitir la particular visión de las cosas de este Gobierno, la particular ideología de Rodríguez Zapatero”. Mientras tanto, en la cafetería Juan Luis empezaban a llegar los primeros clientes preguntando por el menú del día.

jmgarrido@elplural.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s