AGAG, CAMPS Y LA F1 EN VALENCIA: MUCHO MORRO, CARA DURA Y MÁS POCA VERGUENZA. ¡QUE CUADRILLA!.

POLÍTICA

 11/09/2007

El yernísimo se cobra sus favores a Camps

Agag pretende que la Generalitat Valenciana le financie su entrada en la Fórmula 1: ¡40 millones de euros!

IGNASI PELLICER. VALENCIA

El negocio super-millonario que intenta hacer en Valencia Alejandro Agag – el yernísimo del ex presidente del Gobierno José María Aznar – se va perfilando cada día más. Se desdibuja la jugada, aunque últimamente se le haya puesto en sordina, tanto en su vertiente económico-financiero, como en la política.

El socio de Agag en Valencia, el ex piloto de Fórmula 1, Adrián Campos, se mantiene cauto y discreto. Ni uno, ni otro sueltan prenda sobre cómo les va lo que ambos llevan entre manos. El pasado mes de julio, Agag compró al ex piloto valenciano la mayoría de las acciones de su empresa “Campos Grand-Prix” que compite en GP2, la segunda división de carreras de competición automovilísticas. Agag no hacía más que seguir al pie de la letra un plan mucho más ambicioso que había ideado meses antes, con la bendición de su otro socio, el multimillonario Bernie Ecclestone, patrón y amo de la Formula 1 a escala mundial.

¿Cuánto pagó al ex piloto Campos?
Cuál fue el precio de la operación de compra-venta entre Agag y Campos, sigue siendo un auténtico misterio. Tampoco se sabe con certeza si hubo una verdadera derrama de dinero u otras componendas. Lo bien cierto es que, desde entonces, los dos socios andan detrás de entrar en la escudería japonesa, Super Aguri (Suzuki), en horas bajas por problemas financieros.

El salto a la Fórmula 1
Campos y Agag quieren dar juntos el salto de la GP2 -donde ahora compite la marca valenciana- a la Fórmula 1 que es donde de verdad se mueven los negocios millonarios. De negocios de altos vuelos, Agag sabe un rato, desde que fuera uno de los prebostes del PP, con Aznar de padrino, hasta hoy que, se dedica a los negocios personales en exclusiva.

El pagador, la Generalitat de Camps
El binomio Agag-Campos, si quiere entrar en la Fórmula 1 de la mano de la escudería japonesa Aguri, tiene que desembolsar en torno a los 40 millones de euros, según calculan fuentes muy bien informadas en este sector de negocios. Pero ni Agag, ni el ex piloto Campos, disponen ni juntos ni por separado de tan descomunal cantidad de dinero. Y aquí es donde empiezan, y no acaban, las suspicacias y especulaciones en los mentideros políticos empresariales valencianos sobre la operación de Agag y los posibles soportes financieros para llevarla a buen puerto.

Corren rumores, con sobrado fundamento, de que Agag pretende que sea la Generalitat Valenciana -en manos del PP, bajo la presidencia de Francisco Camps- quien financie los 40 millones de euros que le cuesta la entrada en la Fórmula 1, con Adrián Camps de socio técnico-profesional.

Un convenio en fase de “redacción”
Los millones, se especula, pueden salir de las arcas públicas, mediante un convenio de patrocinio de la Ganeralitat Valenciana. Su contenido se encuentra, al parecer, en la fase de “redacción”. Es muy posible que no se dé a conocer hasta que no estén más avanzadas las obras del circuito urbano de Formula 1, con plazo de ejecución para antes del otoño del 2008 que debe celebrarse la primera competición, tal y como se ha comprometido Ecclestone en persona.

El circuito, arma electoral
Fue precisamente Agag quien ideó el circuito, se lo contó a su socio Ecclestone y al presidente Camps. Estos se las compusieron para utilizar la idea, primero como arma electoral en las últimas elecciones municipales del 27 de mayo, condicionando el proyecto a que saliera reelegido Camps de presidente de las urnas, un caso inédito en la historia de las democracias europeas. Ahora al proyecto urbanístico, se le quiere equipar a la América’s Cup que el PP valenciano le ha sacado todo el rédito electoral, aunque la mayor parte de la inversión económica la haya aportado el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero.

Agag y Camps, dos PPijos
A la deuda política del PP valenciano, pendiente de saldar a favor de Agag, por ser el padre del muy rentable políticamente hablando circuito de Fórmula Uno, hay que pensar que el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, mantiene todavía viva cierta amistad con Agag. Data de la época de las noches del “clan Becerril” que organizaba Agag con “jóvenes promesas” del PP. Las reuniones y sus protagonistas están recopiladas en “Los PPijos. El Turno de la generación de Agag”, obra de los periodistas, Carlos Ribagorda e Ignacio Cardero. De la “fuerte amistad” entre Agag y Eduardo Zaplana, enemigo declarado de Camps en el PP, lógicamente ahora se intenta echar tierra por medio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s