RAJOY: TIEMPO DE DESCUENTO

jueves 23 de agosto de 2007

Rajoy: tiempo de descuento

Cuando Aznar señaló a Rajoy para que le sucediera al frente del Partido Popular, debió pensar dos cosas: la primera es que Rajoy era un hombre con poca fuerza en el aparato de Génova lo que le obligaría a contar con el equipo anterior –el suyo-, y la segunda es que Rajoy era, entre sus posibles “herederos”, uno de los más dóciles… en eso no se equivocó. Lo que iba a fallar en los planes de Aznar era, precisamente, lo más importante: el PP no ganaría las elecciones de 2004 y, por lo tanto, Rajoy, pasaba a medirse como jefe de la oposición y no sería investido Presidente. ¿Si Aznar hubiera imaginado la posibilidad de que el PP perdiera las generales – algo que, en su soberbia, jamás debió pensar – habría hecho la misma elección?

Durante estos años, Mariano Rajoy no ha logrado consolidar un liderazgo firme al frente del PP. Hoy por hoy, es uno de los líderes políticos de la derecha con peor valoración e, incluso en los momentos más difíciles de la legislatura para el PSOE, Rajoy se ha situado en las encuestas muy por detrás de Jose Luis Rodríguez Zapatero. El PP ha seguido pegado a la imagen y al estilo bronco de Aznar y, a pesar de algún tímido intento por cambiar a los portavoces populares, lo cierto es que la presencia mediática ha sido protagonizada por Acebes y Zaplana, representantes del fracaso político y electoral del PP.

Tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo – que Rajoy quiso escenificar como un éxito- el Partido Popular ha obtenido menos poder institucional y dos de sus líderes territoriales más relevantes, Piqué, en Cataluña, y Matas en Baleares, simplemente se han ido, dejando a Rajoy en evidencia ante su partido y sus electores.

En los últimos meses las cosas se han ido complicando para Rajoy. La salida de Rodrigo Rato del FMI – que el propio Rato ha presentado como una opción personal – removió las aguas del PP y se organizaron intensos debates en los medios de comunicación sobre el efecto que iba a producir, en el liderazgo del PP, la llegada de Rato a Madrid.

Ahora, Gallardón reaparece con su campaña de autopromoción, levantando verdaderas ampollas en otros y otras “aspirantes” y en el aparato genovés. Este último episodio, aunque acabe reducido a una serpiente de verano y el PP cierre filas ante el inicio del curso político, no deja de traducir un mar de fondo realmente inquietante para Rajoy. Las declaraciones y contradeclaraciones de Acebes, Zaplana y Aguirre, por un lado y Gallardón y Cobo, por otro, son la plasmación evidente de que el PP se prepara para el día después de Rajoy… Ninguno de los dirigentes del PP cree que Rajoy pueda ganar las elecciones generales y no le darán más oportunidades. El legado de Aznar sigue en disputa y Mariano Rajoy ya ha sido descontado… por los suyos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s