EN LA MUERTE DE JOSE LUIS DE VILALLONGA.

jose-luis-de-vilallonga.jpg

Muere a los 87 años el aristócrata y escritor José Luis de Vilallonga

20MINUTOS.ES. 30.08.2007 – 19:23h

Ampliar foto

Fotografía de archivo del periodista y escritor tomada en noviembre de 2003 en Barcelona (EFE).

  • Ha fallecido en su casa de Palma de Mallorca.
  • Está previsto que sea enterrado en Barcelona.
  • Murió acompañado de su ex esposa Syliane Stella Morell.

El escritor, actor y periodista José Luis de Vilallonga ha muerto este jueves a los 87 años de edad en su domicilio de Palma de Mallorca, informaron fuentes próximas al aristócrata.

Vilallonga falleció a primera hora de la tarde, acompañado por su ex esposa Syliane Stella Morell, según las mismas fuentes, que adelantaron que está previsto que el escritor y actor sea enterrado en Barcelona, donde vivió muchos años.

Nacido en Madrid en 1920, era hijo del marqués de Castelvell, Grande de España, y de la hija del marqués de Portago.

Escribió una biografía autorizada sobre Juan Carlos I, El Rey

Se negó a seguir la carrera diplomática y a principios de los años cuarenta empezó a colaborar en la revista Destino, en el Diario de Barcelona y El Noticiero Universal. Residió un tiempo en París, donde colaboró en el Paris-Macht y publicó sus primeros libros, el primero de los cuales fue, en 1954, Las Ramblas terminan en el mar.

Además de su faceta de escritor hizo también alguna incursión en el cine como actor, con películas como Los amantes (1958, de L. Malle), Desayuno con diamantes (1961, de B. Edwards) y Giulietta de los espíritus (1965, de F. Fellini). Entre su obras destaca Encuentros y encontronazos (1995) y una biografía autorizada sobre Juan Carlos I, El Rey, publicada en 1993.

“Monárquico genético”

Vilallonga se definía como “monárquico genético” y políticamente evolucionó desde el monarquismo de origen familiar de su primera juventud, con su participación en requetés y acciones de propaganda falangista, al antifranquismo y al liberalismo democrático.

Contrajo matrimonio en tres ocasiones, la primera de ellas con la aristócrata inglesa Priscilla Scott, de la que se divorció en 1956; la segunda con Syliane Stella Morell (unión que se prolongó de 1974 a 1995); y, tras 13 meses de relación sentimental con María Vidaurreta, se casó en octubre de 1999 con la periodista Begoña Aranguren.

Anuncios

Un comentario en “EN LA MUERTE DE JOSE LUIS DE VILALLONGA.

  1. JOSÉ LUÍS DE VILALLONGA Y CABEZA DE VACA

    Marqués de Castellvell y Grande de España.

    Por Rafael del Barco Carreras.

    Con la muerte de José Luis de Vilallonga me rebrotan veintidós años atrás. Otro mundo, cuando tropecé tras tres años en La Modelo con un vividor explotando su papel de escritor, socialista y aristócrata, y por casualidades se incluyó entre mis estafas bancarias en el intento de enderezar mis empresas muy dañadas por la ausencia. La compra del coquetón pero desastroso restaurante montado por Syliane, y los créditos del Banco Mercantil de Tarragona, amén de unas letras en el Banco Pastor, le produjeron no menos de treinta millones de los 85. Aunque se los gastaría en su brillante vida de gran marqués, que en aquel momento disfrutaba más su mujer que él con ya 65 años, aquel dinero formó parte de mis últimos años de cárcel. Es curioso pensar que conocí y traté tanto a José Luis de Vilallonga como a Antonio de la Rosa Vázquez, o sea, poco, puntual, para unos negocios, y los De la Rosa me convirtieron en desgraciadamente protagonista, y José Luis, ¡con lo que le gustaba autobiografiarse!, nunca jamás nombró a quién le cubrió sus gastos durante unos años. El 85, 86 y más. El alivio monetario hasta alcanzar el éxito con la biografía del Rey elevando su caché de personaje célebre. El papanatismo. Un retruécano nos involucrara Antonio Parés Neira, administrador del Hotel Ritz de Barcelona, gracias a otra de mis operaciones financieras, y al que, sin recato después de muerto, en una de sus “memorias”, acusó de convertir el devaluado hotel, de antes de su reforma, en un mublé, olvidándose de largas y gratuitas estancias. Una fatal carambola pues en el 80 me recomendó a Luis Pascual Estevill, su abogado, y “perdió” unos documentos clave en el proceso por el Consorcio de la Zona Franca. Tito Parés, además de añadir en mi vida a Pascual Estevill y José Luis, sería uno de los promotores de Tita Cervera con la que el marqués partiría peras al encargarle la biografía del Barón Tyssen. El “club del Hotel Ritz de Barcelona”, donde se parieron tantas truculencias de la Gran Corrupción. Los tres descansan en paz.

    Haber conocido a su hermano Alfonso, por los 70, por cliente de la Caja Cooperativa de mi dirección, termina casi cuarenta años de anécdotas de los gran Vilallonga. Una de las grandes sagas, de los mayores terratenientes de Cataluña, se diluyó entre ciclos políticos y despreocupados artistas de mucho gasto. Recuerdo a Alfonso, pisando una finca con otro decrépito caserón y torre de vigilancia en Tarragona, consultándome por la venta en cincuenta millones ofrecidos, o a un grupo madrileño que le ofrecía trescientos si la escrituraban por seiscientos millones. Negocios.

    Me gustó leerle en tiempos, pero después de tratarle (otra casualidad, vecinos durante un año en la Castellana nº. 80) y reclamarle judicialmente diez millones de pesetas con sentencia a favor de una de mis sociedades, perdí la afición por su excelente castellano. Por supuesto, nunca cobré, por no encontrar bienes a su nombre a pesar de la declaración al Banco Mercantil por cientos de millones. Los derechos de autor los cobraba entre en negro y un agente francés. Insolvente total, aunque deudas sí sabía contraer, y seguramente por ello el piso en Castellana 80, mil metros cuadrados de doble ático, comprados por 25 millones a finales de los 70, con quizá el último reparto familiar, figuraba a nombre de Syliane.

    El tema acabaría con otro expolio a manos del abogado Eduardo Soler Fisas, socio de Luis Pascual Estevill, imposibilitándome la venta del Castillo de Castellbell, que yo consideraba de mi propiedad con poder suficiente para su venta. Una operación con actas corruptas. Mis ex abogados y sus “faenas”. Mal bicho el tal Soler (bufete con el otro ex socio de Pascual, Guerau Ruiz Pena, contratado por el Ayuntamiento) que en 1996 se presentó a juez por el “cuarto turno”, según rezan las listas publicadas en Internet, cuando Pascual alcanzó su máximo poder como vocal del Consejo General del Poder Judicial y su delegado en Cataluña, sin conseguirlo por la estrepitosa caída de su “padrino”. Su “vocación” se despertaría en los viajes a Suiza con el ya juez Pascual distribuyendo saldos. Viajes incluidos en el sumario por “extorsión y chantaje” pero escaqueados en el burle entre trileros de los “profesionales de la Justicia”. Otra historia paralela a la de José Luis.

    Para detalles http://www.lagrancorrupción.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s