LA LEYENDA DEL LAGO NESS O EL RELEVO DE RAJOY.

enric_sopena7.jpg

31/07/2007

La leyenda del monstruo del lago Ness o el relevo de Rajoy

El descalabro del sucesor interruptus de Aznar no lo oculta ni una noche cerrada en el enigmático enclave escocés

Mientras Mariano Rajoy continuaba ayer mismo descendiendo en picado a los infiernos, en cuanto a la valoración de líderes –según la encuesta de La Sexta, que viene a ratificar todas las anteriores ya sabidas-, en elconfidencial.com se especulaba nada menos que con el relevo del actual presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno.

Puede tratarse simplemente de una versión postmoderna de la vetusta leyenda sobre el monstruo del lago Ness, que tanta literatura periodística ha generado -a lo largo de mucho tiempo- en los periódicos británicos e incluso en numerosos rotativos de otros países. Uno de los remedios tradicionales frente a la sequía informativa propia del estío consistía antaño en recurrir a ese monstruo y/o fantasma, intuido entre las brumas de Escocia por viajeros desplazados a tan conocido lago.

Especulación razonable
No seré yo quien califique a Rodrigo Rato de monstruo. Y tampoco de fantasma. Ni abonaré la idea de que el firmante de esa especulación razonable, el periodista Federico Quevedo, tenga personalmente la más mínima intención de sembrar el pánico –o la alegría más desbordante, según se mire- en Génova 13. Quevedo goza de la confianza de los conservadores, está bien informado de los pasillos más o menos secretos del PP y no oculta, todo lo contrario –lo que en este sentido le honra-, sus simpatías políticas, orientadas básicamente hacia la derecha.

Una historia verosímil
En todo caso, la historia narrada por Quevedo resulta verosímil. Nada más conocerse el retorno de Rato, sostuve en elplural.com y en otros medios que o el PP tiraba del ex vicepresidente económico con José María Aznar en la Moncloa o que la derrota –salvo imponderables- la tenía más que garantizada Rajoy. El descalabro del sucesor interruptus de Aznar –convertido ahora el ex presidente en un lujoso conseguidor, lo que mezcla con su obsesión antipatriótica por poner a parir al Gobierno de su país- no lo oculta a estas horas ni una noche cerrada, sin luna a la vista, en el enigmático lago escocés.

El más listo de todos ellos
Se tambalea Rajoy, como no deja de diagnosticar por escrito Pedro J. Ramírez, que –más allá de otras consideraciones- es el más listo de todos ellos. Y con este Rajoy errático, el PP hace aguas por doquier. De modo que el naufragio parece punto menos que inevitable. ¿Lo evitaría Rato, si en un golpe palaciego Rajoy fuera apartado de la carrera? Algo parecido hizo Fraga Iribarne -entonces Gran Patrón aún de la derecha, bajo las siglas de AP-, cuando propició la caída de Antoñito Hernández Mancha e hizo candidato en las generales de 1989 a Aznar.

Hay precedentes
O sea, que hay precedentes. Pero este Fraga ya no es aquel Fraga, mientras que Rajoy es el heredero precisamente de Aznar quien, pudiendo haber designado a Rodrigo Rato como su sucesor, optó por seleccionar al grisáceo Rajoy. ¿Por qué? La razón es sencilla. Prefería Aznar tener un mediocre en Moncloa -que él pudiera manejar desde la FAES- que una personalidad de relieve como es, sin duda, Rato. Lo cierto es que en el cuartel general de la derecha el malestar y el pesimismo se multiplican. Las bofetadas y los cuchillos largos de momento se olfatean.

Desmesura sistemática
Obsesionados por llevar a cabo una oposición montaraz y apocalíptica -fundada en la insidia, la mentira y los golpes bajos-, los dirigentes del PP han agotado el repertorio y muchas de sus acusaciones se vuelven contra ellos. La desmesura sistemática se acaba, antes o después, pagando. El monstruo del lago Ness sí que ha estado presente, y bien presente, en la política española de 2004 hasta la actualidad. El fantasma parecía Rajoy. ¿Era Aznar el monstruo?

Está por ver
¿Le quedará margen de maniobra a Rato, y ganas, para enderezar el rumbo, en el supuesto de que Rajoy desaparezca del escenario? Está por ver. La leyenda del lago Ness –sin que nadie haya observado todavía allí ni monstruo ni fantasma alguno- sigue viva. Las leyendas, por lo general, no se borran en seis meses mal contados. La leyenda de una oposición, irresponsable y de algarada dialéctica, será muy difícil que se borre del imaginario colectivo. Entre otras cosas, y sobre todo, porque esa leyenda es verdad. Y Rato no es ningún mago.

E.S.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s