MADRID, CAPITAL DE ESPAÑA ¿Y QUE MÁS?.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • EDUARDO SOTILLOS

    02/06/2007

Una cierta mirada

Madrid, capital de España

Madrid es la capital, pero no es toda España, ni lo que ocurre en Madrid, por importante que sea, debe ocultar la vida social, económica, cultural y política de un país que va consolidando su personalidad precisamente en función del enriquecimiento de su variedad impulsada por un sistema autonómico que ya casi nadie discute, ni los acontecimientos de repercusión intencional de los que es sede. Sin embargo, gracias a la centralidad geográfica de los grandes medios de comunicación, las querellas internas de los socialistas madrileños, basadas en la derrota, y las de los populares, emanadas de la victoria, monopolizan los debates.

El Partido Popular, con una inteligente estrategia apoyada en el desconcierto del PSOE, ha conseguido instalar en la opinión pública la idea de que la foto del balcón de la calle Génova se multiplicaba por toda España. El PSOE no ha sabido visualizar, actuando a la defensiva, sus innegables avances en cuotas de poder local y autonómico. Por si algo faltara, el último servicio de Miguel Sebastián -y él no es el único culpable- ha sido anunciar su dimisión el mismo día de la visita de Sarkozy a La Moncloa: una excusa pintiparada para subordinar la imagen del entendimiento entre el Presidente de la República Francesa y el del gobierno español a la de un contrito candidato a alcalde. Madrid es muy importante, pero el pulso entre Gallardón y Esperanza Aguirre no puede desplazar del protagonismo informativo el encuentro de la Secretaria de Estado norteamericana con el gobierno español, en unas jornadas intensas de acción diplomática que echan por tierra el interesado y demagógico discurso de quienes pregonaban que nuestro único campo de relaciones internacionales era el referido al triángulo Cuba-Venezuela-Bolivia.

España, efectivamente, tiene un papel importante que jugar en esas tres naciones, seguramente con superior capacidad de interlocución que los propios Estados Unidos, gracias a contar con un discurso propio. Moratinos conoce mejor las claves para avanzar en el respeto a los derechos humanos en Cuba que la señora Rice, hipotecada por la supuesta rentabilidad electoral de los votos más radicales del exilio cubano. Y así se lo ha hecho saber, con claridad y cortesía diplomática, en una rueda de prensa que protagonizaban- eso sí, en Madrid, capital de España- los representantes de dos países aliados y soberanos. Una imagen mucho más digna que la de aquel ciudadano que se cuadraba militarmente ante cualquier instrucción de la Casa Blanca. El futuro de la Unión Europea, las crisis de Oriente Medio y Afganistán, la democracia en Cuba o Venezuela, deberían tener alguna importancia mayor que la lista de concejales socialistas en la Casa de la Villa o la primogenitura en la sucesión hipotética de Rajoy. Pero me temo que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s