LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITAN.

Ruido de moquetas
44 picos, palas y azadones (por Cruz Sierra) EL BOLETIN
 
  

Anda un colega madrileño estos días dándole un repaso a Eduardo Zaplana e informando sobre sus habituales excesos, esta vez en gastos de representación, regalos y viajes en avión privado (“picos, palas y azadones”, que diría cualquier gran capitán). No viene mal refrescarle al personal de vez en cuando cómo se gastaba los duros de todos el todavía portavoz del PP en el Congreso. Lástima que este colega del papel no hubiera publicado el scoop cuando el citado político estaba en el poder, en Madrid o en Valencia, una primicia por otra parte ya relatada entonces en medios locales con menos ínfulas (menos mal que el condenable boicot le ha hecho abrir los ojos, aleluya). Por cierto que entre las compras de nuestro prohombre en Madrid a cuenta del contribuyente se encuentra un reloj de señora de marca Fósil ´todo acero´ (como la cara del comprador), por valor de 1.168 euros (apenas una chuche comparada con los habituales pelucos que gasta el personaje). Al menos 44 amigas, familiares y cargos del PP -todas mujeres-, recibieron felicitación y obsequio (a escote entre los contribuyentes) en las navidades de 2002. Por no hablar de sus siempre nutridos viajes en avión privado, una truculenta historia aún por desvelar.

También parece de acero total la persistencia del conseller de Economía, Gerardo Camps, por intentar convencer a los contribuyentes de este país de que las cuentas de la Generalitat están saneadas, que su superávit es auténtico y de que se está cumpliendo a rajatabla el Plan de Saneamiento financiero impuesto desde Madrid. Tal vez tenga convencidos a los del ministerio (dificílmente) de que sus números son correctos. Puede que incluso el propio conseller se muestre crédulo de semejante ilusión. Pero cualquier empresario o padre/madre de familia serios saben que no se pueden tener unos ingresos más o menos justos y unos gastos, deudas e impagos en aumento y simultáneamente pretender convencer a la gente de que las cuentas están bien, saneadas y que además ofrecen superávit. Esto no es serio, lo digan en la calle Caballeros o en Sebastopol. Sí, son elecciones, ¿y qué? ¿es motivo para tomar el pelo? El conseller debería reflexionar sobre la cuestión. Ni siquiera sus seguidores y muchos fans se lo creen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s