LAS CONCESIONES DE AZNAR A ETA O LA MENTIRA SISTEMÁTICA DEL PP.

aznar-de-risas.jpg       20/02/2007

Las vergonzosas contradicciones del PP, en Internet

Aznar ya hizo concesiones a ETA en 1996

ELPLURAL.COM

Las contradicciones del PP en política antiterrorista no pasan desapercibidas para los internautas que han hecho circular por la red un revelador documento que resume las concesiones del PP a ETA durante la tregua de 1998. Pero lo más llamativo es la generosa política que aplicó el recién estrenado Gobierno de Aznar en 1996, cuando ETA declaró una tregua relámpago de seis días el 23 de junio de ese año, mientras Ortega Lara seguía secuestrado desde el 17 de enero y ETA llevaba poco más de un mes sin matar. Aznar tardó en reaccionar seis días y comenzó entonces a acelerar el acercamiento de presos a cárceles próximas a Euskadi.

A lo largo de 1996, el Gobierno de Aznar facilitó el acercamiento de 33 presos. El Mundo alabó seis días después de la declaración de la tregua de 1996, la “valiente iniciativa” de acelerar el acercamiento de 30 presos de ETA al País Vasco: “Gracias a esta actitud del Ejecutivo, hoy existe una razonable esperanza de que ETA reconsidere su actitud y negocie una paz digna. Es su gran oportunidad y la de todos”.

El PP traslada presos mientras ETA mata
En 1997, mientras ETA sigue asesinando, se producen 27 traslados y se concede el tercer grado a 16 etarras. El 16 de septiembre de 1998 ETA declara una tregua indefinida dos meses después de asesinar a Manuel Zamarreño Villoria. El diario de Pedro J. Ramírez, consideró entonces “forzoso reconocer” la importancia de los partidos nacionalistas, que “han logrado demostrar al llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco que tenía otro camino abierto, perfectamente transitable: el de la labor política pacífica”. Dos días después de la declaración de la tregua Aznar prometió flexibilidad si la tregua de ETA se “consolida”.

Aznar promete generosidad
En septiembre de 1998, Aznar exigió a los nacionalistas “lealtad”a la Constitución, y prometió a cambio “generosidad”. A lo largo de noviembre El Mundo fue informando de la intención del Gobierno de efectuar nuevos traslados de presos de ETA antes de Navidad. El 19 de diciembre 1998, Interior movió ficha y trasladó a los etarras más duros, entre ellos a Ignacio de Juana Chaos. El 9 de junio de 1999, según El Mundo, ETA confirmó el inicio de los contactos con el Gobierno, propiciados por la mediación del obispo Uriarte. Dos meses más tarde el Gobierno relanzó el proceso de paz con el traslado de 105 presos etarras. Según Mayor Oreja, fue la “respuesta a 15 meses sin muertos”.

Aquí el único que negocia es Aznar
El 21 de enero de 2000, ETA rompió la tregua y asesinó a Pedro Antonio Blanco. Siete años más tarde, con el Gobierno socialista en el poder y tras el atentado de Barajas que puso fin a la tregua declarada por ETA, Aznar aseguró: “Lo peor es que el objetivo de ese ’pacto de mínimos’ ya no será la derrota de ETA, sino cómo se mantiene, a prueba de bombas, un proceso que reafirmará a la banda en la idea de que matar y negociar son ingredientes que entran en la misma receta”.

Las dos caras de la mentira
Tras este repaso al doble rasero mostrado por el PP, el documento que circula por la Web termina mostrando las dos caras de la mentira. Por un lado se sitúa la clase política representada por Aznar, Acebes, Rajoy y Zaplana, a quienes dedican la siguiente frase: “Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”. Y por el otro nos encontramos con la derecha mediática, con Jiménez Losantos a la cabeza, seguido de Pedro J. Ramírez, César Vidal, Ignacio Villa, Carlos Dávila y Carmen Tomás.

Publicado en El Plural.com  21.02.2007