LOS PEORES CIEGOS, ADEMOS SON MILLONARIOS.

  • CARLOS CARNICERO

    19/02/2007

  • El zumbido

     

    En contra de lo que afirma el proverbio, existe un ciego todavía peor que el que no quiere ver: el que fabrica cosas que no existen. Esta clase de invidentes políticos y periodísticos están instalados en el juicio del 11-M buscando el rastro de ETA desesperadamente entre los escombros macabros de la estación de Atocha. A estas alturas, terminada la instrucción del sumario, comprobados una y otra vez los explosivos, las mochilas, las tarjetas de teléfono… parece un intento baldío insistir en una conspiración que solo puede quedar en el imaginario de los mismos que la han inventado.

    No tengo la menor duda de que la sentencia no establecerá la paz en este asunto porque la actitud de quienes han fabricado la ensoñación de que las cosas fueron distintas, es perenne. No hay evidencia que les satisfaga; su posición se basa en un sofisma al que no terminan de dar forma, porque ni siquiera existen las premisas falsas que conduzcan a la conclusión que pretenden.

    Lo más preocupante del juicio es observar la actitud de algunas acusaciones particulares que tienen más empeño en sostener esas tesis políticas que en buscar pruebas que condenen a los acusados. El desprecio hacia las víctimas del atentado, por parte de quienes distraen el epicentro del juicio hacia esas fabulaciones que no encuentran soporte, es evidente. Manipular el dolor prometiendo una verdad abstracta contraria a las evidencias es una fórmula antigua que se sostiene hasta que desisten los fabuladores. En España tenemos un problema serio, porque los repetidores de las mentiras son incansables: todavía no pagan precio por sus desmanes. Solo las urnas y los quioscos pueden restablecer un equilibrio que nos conducirá a una homologación en estos asuntos con los países de nuestro entorno.

    Mientras tanto, hay que tener mucha paciencia porque estos moscones pululan todo el día por las ondas y las páginas de algunos periódicos alimentados por la irredenta actitud del PP de no querer reconocer el resultado de las elecciones generales.

    El peor de todos es un tal Miguel Ángel Rodríguez. Un periodista mediocre de Valladolid al que ha hecho millonario José María Aznar y el que fuera presidente de Telefónica, Juan Villalonga. Quiere saber “qué grupo terrorista puso a Rodríguez Zapatero en La Moncloa”. Este individuo se ha hecho rico gracias a la política, lo cual no demuestra que sea inteligente, porque aplicando su lógica tendríamos que convenir que a José María Aznar, que utilizó el GAL como ariete político, le habría puesto ETA en la presidencia del Gobierno.

    Lo peor que tiene la derecha de este país es que no se conforma con hacerse ricos sino que además pretenden seguir en la pomada política. ¿O quizá es la condición de que se hagan más ricos?

    Publicado en EL PLURAL.com

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s